Archivos para el tag ‘azafrán’

Estofado marinero

Laura Vichera | 10 de marzo de 2017 a las 8:13

  • un kilo de mejillones
  • medio kilo de rosada, bacalao, rape
  • 250 grs de lomo de salmón
  • 2 zanahorias
  • un puerro mediano, sólo la parte blanca
  • 3 chalotas
  • un vaso de vino blanco seco
  • un vaso de caldo de pescado
  • medio vasito de nata ligera
  • una yema
  • unas hebras de azafrán
  • una pizca de cúrcuma molida
  • una tira de piel de naranja
  • unas ramitas de perejil
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Con un cuchillo raspamos los mejillones y los enjuagamos con abundante agua. Los pasamos a una cazuela, mojar con el vino y cocemos hasta que se abran  y luego, colamos el caldo.

Luego, limpiar el pescado, retirar la piel y las espinas y lo cortamos en dados medianos. En otra cazuela, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogamos las chalotas y el puerro muy picados, a fuego muy suave.

Cuando el sofrito esté hecho, incorporar las zanahorias limpias y cortadas en rodajitas. Rehogar todo junto, moviendo suavemente y añadimos la tira de piel de naranja, la cúrcuma, una pizca de sal y pimienta y el azafrán.

Pasados unos minutos, añadimos el caldo y el agua de cocción de los mejillones. Cuando comience a hervir, bajar el fuego y agregamos los dados de pescado. Cocer suavemente durante diez minutos.

Mientras, en un cuenco, mezclar la yema con la nata. En el último momento incorporamos los mejillones, unas hojas de perejil picadas y la yema mezclada con la nata. Sacudir la cazuela y calentar todo junto un par de minutos más sin que llegue a hervir. Servir enseguida y acompañar con unas patatas al vapor.

Escalopes de ternera rellenos

Laura Vichera | 7 de febrero de 2017 a las 8:13

  • 4 filetes grandes de ternera, tipo babilla, falda…
  • 200 grs de salchichas frescas de cerdo o de ave
  • 250 grs de champiñones pequeños
  • un huevo
  • unas ramitas de tomillo
  • ralladura de piel de limón
  • unas hebras de azafrán
  • un vaso de vino blanco seco
  • caldo de verduras
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Antes de empezar, limpiar los filetes de grasa y los colocamos entre dos láminas de film transparente. Los aplanamos con un mazo hasta dejarlos lo más finos posibles. Salpimentar por ambas caras y reservar.

A continuación, limpiar los champiñones y los picamos menudos. Se pasan a un cuenco y agregamos las salchichas desmenuzadas. Incorporar el huevo batido, el tomillo, la ralladura de piel de limón y unas hebras de azafrán. Reservar en el frigorífico durante media hora.

Pasado este tiempo, precalentamos el horno a 180 grados. Sobre la mesa, extender los filetes y repartimos el relleno en el centro de cada uno de ellos.

Luego, doblar los bordes más cortos hacia dentro y luego los bordes más largos. Hacemos “paquetes” atándolos con hilo de cocina. Se doran en una sartén con una pizca de aceite de oliva y a fuego vivo para que tomen color y queden sellados.

Seguidamente, mojar con el vino, sacudir la cazuela y sacamos los escalopes y se pasan a una fuente. Mojar con el caldo de verduras y hornear durante cuarenta y cinco minutos, aproximadamente.

Servir recién hechos y acompañar con unas patatas salteadas o pasta hervida.

Ternera estofada con chirivías

Laura Vichera | 31 de enero de 2017 a las 8:13

  • un kilo de ternera para guiso: jarrete, aleta…
  • 3 chalotas
  • 2 chirivías grandes
  • 2 zanahorias
  • caldo de carne desgrasado
  • una cucharada de harina de maíz
  • 2 vainas de vainilla
  • 2 clavos de olor
  • unas hebras de azafrán
  • unos granos de pimienta rosa
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Para empezar, limpiamos la carne de grasa y la cortamos en dados de tamaño mediano. Pelar las chalotas y las picamos muy menudas. Raspar y despuntar las chirivías y las zanahorias y se cortan en rodajas.

Con la punta de un cuchillo abrimos la vainilla, en dos, a lo largo y sacamos las semillas. Se reservan en un cuenco y conservar también las vainas vacías.

En una cazuela honda, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogar los dados de carne salpimentados. Sofreír a fuego vivo y, un par de minutos después, añadir las chirivías y las zanahorias y también los clavos de olor, los granos de pimienta rosa y el azafrán. Saltear todo junto unos cinco minutos.

A continuación, cubrir con el caldo y añadimos las semillas y las vainas de vainilla. Sacudir la cazuela, tapamos y cocer a fuego suave durante una hora y media, comprobando de vez en cuando por si fuera necesario agregar algo más de caldo o de agua.

Pasado el tiempo de cocción, desleír la harina de maíz en un vasito de caldo o de agua fría, emulsionar bien para que no tenga grumos y la agregamos a la cazuela sin dejar de mover. Damos un último hervor todo junto, sin tapar, y dejamos reposar fuera del fuego antes de servir.

Estofado de calamares, patatas y piñones

Laura Vichera | 30 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • 600 grs de calamares pequeños
  • 2 patatas medianas
  • 5 tomates de pera maduros
  • un par de ramitas de apio con sus hojas
  • una zanahoria
  • una cebolla morada
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de piñones
  • un vaso de vino blanco seco
  • caldo de pescado
  • 2 hojas de laurel
  • unas hebras de azafrán
  • una pizca de pimentón
  • unos granos de pimienta negra
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Para empezar, limpiamos los calamares cuidadosamente, les damos la vuelta y los rellenamos con sus tentáculos y sus aletas.  Se dejan escurrir mientras preparamos el resto de ingredientes.

En el mortero, machacamos los granos de pimienta con los dientes de ajo, las hebras de azafrán y los piñones. Trabajar hasta obtener una pasta y desleír con el vino blanco.

A continuación, escaldamos los tomates, retirar la piel y las semillas y los troceamos en daditos. Limpiar el apio, lo cortamos en rodajitas y hacer lo mismo con la cebolla. Pelar las patatas y las cascamos.

En una cazuela amplia preparamos un sofrito con el apio y la cebolla. Pochar a fuego suave y cuando estén blanditos, incorporar los dados de tomate y espolvoreamos el pimentón.

Cuando se haya evaporado el jugo de las verduras, agregamos la zanahoria y las patatas, damos unas vueltas y añadimos los calamares. Rehogar todo junto unos minutos, volcar el majado de piñones y ajos y movemos para que se mezclen los sabores.

 Por último, cubrir con el caldo, sacudir la cazuela, bajar el fuego y tapar. Cocemos durante media hora, moviendo de vez en cuando. Servir bien caliente y espolvorear cada uno de los platos con algo más de pimentón.

Crema de tomates asados

Laura Vichera | 13 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • un kilo de tomates de pera maduros
  • 2 cebollas moradas
  • 4 dientes de ajo
  • una cucharada de concentrado de tomate
  • un vasito de nata ligera
  • caldo de verduras o de ave desgrasado
  • unas ramitas de albahaca fresca
  • unas hebras de azafrán
  • una cucharada de azúcar moreno
  • sal y pimienta negra molida
  • una cucharada de mantequilla
  • aceite de oliva

 

Lo primero que tenemos que hacer es lavar los tomates y los cortamos en dos, a lo largo. Sobre una fuente forrada con papel de aluminio, los colocamos con la parte cortada hacia abajo. Agregar también una de las cebollas cortadas en tiras. Precalentamos el horno a 175 grados.

Por encima, añadimos una pizca de sal y pimienta y también un hilo de aceite de oliva. Hornear durante cuarenta y cinco minutos y dejamos enfriar dentro del horno. Luego, retirar las pieles y los reservamos en un cuenco.

En una cazuela amplia calentamos un chorrito de aceite de oliva con la mantequilla. Cuando funda, añadimos la otra cebolla muy picada y vamos moviendo, a fuego suave, hasta que se ablande.

A continuación, añadir las hebras de azafrán, el concentrado de tomate y mezclamos bien. Incorporar entonces los tomates y la cebolla asada, espolvorear el azúcar y rehogamos todo junto durante cinco minutos.

También añadimos un puñado de hojas de albahaca picadas, una pizca de sal y pimienta. Cubrir con el caldo caliente, mezclar bien y tapar la cazuela. Dejar cocer a fuego suave durante media hora.

Pasado este tiempo, dejamos templar y trituramos. Pasar por el chino, agregar la nata, rectificar de sal y pimienta y arrimar de nuevo al fuego. Servir muy caliente y adornar con unas hojas de albahaca y una cucharadita de nata por encima.

Pollo con apio y uvas

Laura Vichera | 8 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • un pollo de corral grande
  • 200 grs de uvas sin semillas
  • unas ramitas de apio con sus hojas
  • 3 zanahorias
  • 2 cebolletas
  • un puñado de almendras
  • caldo de verduras o de ave desgrasado
  • 2 cucharadas de miel
  • un manojo de culantro fresco
  • unas hebras de azafrán
  • una pizca de comino molido
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Para empezar, troceamos el pollo, retiramos la piel y la grasa, lo enjuagamos bien y dejamos en un escurridor. Quitar las hebras a los tallos de apio y los cortamos en rodajitas. Pelar las cebolletas y las cortamos en aritos o en tiras finas. Despuntar las zanahorias, las raspamos y se cortan en bastones.

Luego escaldamos las almendras unos minutos en agua hirviendo. Las pasamos a un cuenco con agua fría y, cuando se les arrugue la piel, las pelamos y se reservan.

En una cazuela amplia rehogamos, en primer lugar, las cebolletas y los trozos de pollo salpimentados. Doramos a fuego medio y espolvorear el comino molido.

A continuación, añadimos las rodajitas de apio, las hebras de azafrán y los bastones de zanahoria y rehogamos para que todo vaya tomando color.

Pasados unos minutos, agregar la miel, unas hojas de culantro picadas y mojar con un par de vasitos de caldo templado. Tapar y cocer a fuego suave durante cuarenta y cinco minutos.

Diez minutos antes de apartar, incorporamos las uvas, peladas o no y añadimos también las almendras, enteras o fileteadas, como más nos guste. Sacudir suavemente la cazuela agregar algo más de culantro picado y dejamos reposar fuera del fuego antes de servir.

Crema de calabaza con buñuelos

Laura Vichera | 7 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • un kilo de calabaza de pulpa naranja
  • 3 puerros hermosos
  • 2 cebolletas
  • caldo de verduras
  • unas hebras de azafrán
  • una pizca de nuez moscada
  • sal y pimienta blanca
  • un par de cucharadas de mantequilla
  • aceite de oliva

PARA LOS BUÑUELOS

  •  150 grs de harina
  • 2 huevos
  • 50 grs de queso Gorgonzola
  • una cucharadita de levadura

 

En primer lugar, limpiar los puerros, retirar la parte verde, enjuagar bien el interior para eliminar la tierra y los cortamos en rodajas. Pelar las cebolletas y las picamos en tiras finas.

A continuación, calentar las dos cucharadas de mantequilla en una cazuela grande con un poquito de aceite de oliva y los rehogamos, a fuego suave, moviendo para que se ablanden sin dorarse.

Mientras, retirar la corteza a la calabaza, desechar las barbas y las semillas y la cortamos en daditos. Cuando el sofrito esté a punto, los incorporamos a la cazuela y añadimos también las hebras de azafrán, la nuez moscada y una pizca de sal y pimienta.

A fuego medio, para que se mezclen los sabores y la verdura se dore ligeramente vamos moviendo y cuando todo comience a tomar color, cubrir con el caldo caliente, tapar y cocer a fuego suave durante media hora.

Para la guarnición, batir los huevos en un bol, añadir sal, pimienta, el queso desmenuzado y la levadura. Incorporar poco a poco la harina tamizada y mezclar bien. Formar los buñuelos y freírlos en abundante aceite caliente hasta dorar. Sacarlos a escurrir sobre papel absorbente.

Por último, triturar la crema, la pasamos por el chino y servir muy caliente acompañada de los buñuelos, decorada con unas hebras de azafrán y algo más de nuez moscada.

Croquetas de verdura y queso de cabra

Laura Vichera | 5 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • 150 grs de queso de cabra en rulo (debe estar muy frío para poder cortarlo)
  • un calabacín pequeño
  • una chirivía
  • 2 chalotas
  • una yema
  • 2 huevos enteros
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 6 cucharadas de harina
  • 2 tazas de leche
  • una pizca de nuez moscada
  • unas hebras de azafrán
  • pan rallado para rebozar
  • sal y pimienta negra recién molida
  • aceite para freír

 

Antes de empezar, preparar todas las verduras: raspar y despuntar la chirivía y el calabacín y los rallamos no muy finos. Pelar las chalotas y las picamos muy finas. Cortar el queso en daditos pequeños y reservar en el frigorífico.

En una sartén amplia, a fuego suave, calentamos la mantequilla con un chorrito de aceite de oliva. Incorporar las verduras, las hebras de azafrán y una pizca de nuez moscada, sal y pimienta. Tapar a medias y pochamos durante diez minutos aproximadamente.

Pasado este tiempo, dejamos destapado para que evapore el jugo de las verduras y espolvorear la harina. Vamos moviendo con varillas, suavemente y cuando se trabe con la mantequilla, vamos añadiendo poco a poco la leche a temperatura ambiente.

Continuamos dando vueltas hasta que espese, vigilando para que no se formen grumos. Apartamos del fuego, dejamos templar un poquito y añadimos la yema y también los daditos de queso. Mezclar suavemente y volcar en una bandeja.

Cuando la masa esté cuajada, vamos formando las croquetas, no demasiado grandes, y las pasamos por huevo batido y pan rallado. Se van friendo por tandas, en aceite bien caliente y, una vez doraditas, se sacan a escurrir sobre papel absorbente y las servimos enseguida acompañadas de una ensalada de pimientos asados.

 

Arroz pilaf con calabaza y pasas

Laura Vichera | 11 de noviembre de 2016 a las 8:13

  • 350 grs de arroz de grano largo, Thaï o Basmati
  • 100 grs de calabaza limpia
  •  una cebolla grande
  • 30 grs de mantequilla
  • una pizca de clavo molido
  • unas hebras de azafrán
  • un puñado de pasas sin semillas
  • unas almendras fileteadas para decorar
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Una vez limpia la calabaza, la cortamos en daditos pequeños. En un cuenco con agua templada ponemos las pasas a remojar. Pelar y picar menuda la cebolla. Precalentar el horno a 200 grados.

En un cazo, calentamos el agua con un buen pellizco de sal. La cantidad de agua debe ser una vez y media la de arroz. En otra cazuela que podamos llevar al horno, calentamos la mantequilla con un chorrito de aceite de oliva y rehogamos la cebolla a fuego suave.

Cuando esté blandita, incorporamos el arroz y el azafrán y, cuando el grano comience a estar transparente, añadimos sal, clavo, pimienta molida y el agua. En el momento en que comience a hervir, cubrir la cazuela con un círculo de papel sulfurizado, tapamos y metemos en el horno durante quince minutos.

 Mientras, en una sartén tostamos las almendras y se reservan. Agregar unas gotas de aceite y saltear los daditos de calabaza, procurando que queden hechos sin ablandarse.

 Pasado el tiempo de cocción del arroz, retirar la tapa y el papel y dejamos que el grano absorba el vapor restante. Volcar sobre una fuente, incorporar las pasas bien escurridas y “abrir” el grano con un tenedor para que quede muy suelto.

 Por último, incorporar también los daditos de calabaza y rectificar de sal y pimienta. Presentar en una fuente, adornar con las almendras y sacar enseguida a la mesa.

Pasta con gambas a la crema

Laura Vichera | 4 de noviembre de 2016 a las 8:13

  • 350 grs de pasta larga
  • medio kilo de gambas hermosas
  • una cebolleta
  • una cucharada sopera de brandy
  • una copita de vino blanco seco
  • medio vasito de leche de coco o leche evaporada
  • una guindilla pequeña
  • unas ramitas de cebollino
  • unas hebras de azafrán
  • una pizca de pimentón
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, pelamos las gambas y pasamos las cáscaras y las pieles a una cazuela. Cubrir con agua fría y cocinar a fuego suave hasta obtener un caldo concentrado. Dejamos enfriar y colamos.

Con la punta de un cuchillo, retirar la vena dorsal a las gambas, enjuagamos y se dejan escurrir. Picar muy menuda la cebolleta y abrir la guindilla para retirar las semillas.

En una sartén amplia calentamos un chorrito de aceite de oliva y pochar la cebolleta, a fuego medio, sin dejar de mover. Cuando esté blandita, incorporar las gambas y las doramos un par de minutos. Añadir entonces el brandy y flambear. Agregar a continuación el vino blanco, la guindilla, las hebras de azafrán, la leche y unos tallos de cebollino picado.

Luego, salpimentar, incorporamos también una pizca de pimentón y un vasito de caldo. Mezclamos y dejar todo junto al fuego durante diez minutos más, agitando suavemente la sartén para que la salsa quede bien trabada.

Aparte, en una cazuela grande, calentamos agua con un pellizco de sal. Cuando comience a hervir, incorporamos la pasta y cuando esté “al dente”, volcar en un escurridor y refrescar con agua fría.

Justo antes de sacar a la mesa, incorporar la pasta a la sartén y salteamos un par de minutos, sin dejar de agitar, para que quede bien trabada con la salsa.