Archivos para el tag ‘azúcar moreno’

Galletas caracol

Laura Vichera | 12 de marzo de 2017 a las 8:13

  • 370 grs de harina de repostería
  • 3 yemas de huevo
  • 60 grs de chocolate negro para fundir, 70% de cacao
  • 200 grs de mantequilla
  • 120 grs de azúcar moreno
  • unas gotas de esencia de vainilla
  • una cucharadita de levadura
  • una pizca de sal

 

En un cuenco, troceamos el chocolate y lo fundimos al baño María. Mantenemos templado mientras, en otro cuenco tamizamos la harina con la levadura, agregar el azúcar y la pizca de sal.

Cuando todo esté bien mezclado, incorporar la mantequilla cortada en daditos y agregar también las tres yemas y la esencia de vainilla. Vamos trabajando con la punta de los dedos hasta obtener una masa bien trabada y sin grumos.

A continuación, dividimos la masa en dos y a una de las partes  añadimos el chocolate fundido y volvemos a amasar. Luego, colocamos cada una de las masas entre dos láminas de film transparente.

Con el rodillo vamos estirando  hasta dejarlas de un espesor más o menos de dos o tres milímetros. Sin retirar el film, las pasamos al frigorífico y dejamos reposar una media hora.

Pasado este tiempo, precalentamos el horno a 150 grados. Retirar el plástico y colocar las dos masas una sobre otra, procurando que queden del mismo tamaño.

Luego, enrollar formando un cilindro que cortamos en rodajitas, más o menos de un centímetro y medio de grosor. Las vamos colocando sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado, separadas unas de otras y las aplastamos un poquito con el dorso de una cuchara humedecido.

Por último, hornear durante quince minutos y una vez hechas, las dejamos enfriar sobre una rejilla antes de guardarlas en una caja hermética.

Crêpes rellenas de piña a la vainilla

Laura Vichera | 5 de febrero de 2017 a las 8:13

  •  2 huevos
  • una taza de leche a temperatura ambiente
  • 100 grs de harina
  • una cucharada de mantequilla
  • esencia de vainilla
  • una pizca de sal

PARA EL RELLENO

  • una piña pequeña y madura
  • una cucharada de azúcar moreno
  • 2 vainas de vainilla
  • 2 cucharaditas de mantequilla

 

Siempre es conveniente preparar la masa de las crêpes con antelación para que repose. En un bol grande tamizamos la harina con la sal y hacemos un hueco en el centro, incorporamos los huevos batidos, la vainilla y la sal.

Poco a poco, vamos agregando la leche y la mantequilla fundida y trabajamos bien con las varillas eléctricas. Pasamos la masa por un colador, tapar y dejamos reposar un par de horas a temperatura ambiente.

Para el relleno, cortamos la piña en daditos y los pasamos a una sartén con la mantequilla y las dos vainas de vainilla abiertas por la mitad a lo largo. Les raspamos el interior con un cuchillo para separar las semillas y mezclamos todo con la fruta.

Luego, espolvorear el azúcar moreno y poner a fuego medio, agitando suavemente la sartén para que se funda la mantequilla y la piña se vaya caramelizando. Cuando tenga un color dorado, apartamos y reservar.

Por último, engrasar una sartén y cuando esté muy caliente, vertemos un cucharón de masa y extendemos. Cuando empiecen a salir burbujas, le damos la vuelta y cocemos por el otro lado. Las vamos colocando en un plato, una sobre otra y cubrimos con papel de aluminio para que no se enfríen.

Sobre cada una de las crêpes colocamos unas cucharadas de piña caramelizada y las doblamos en cuatro o en forma de rollito. Servir enseguida y acompañar con helado de vainilla.

Bizcocho de mandarinas y pistachos

Laura Vichera | 29 de enero de 2017 a las 8:13

  • 4 huevos hermosos
  • 6 mandarinas grandes
  • 200 grs de pistachos molidos
  • 180 grs de azúcar moreno
  • una cucharadita de levadura
  • unas gotas de esencia de vainilla
  • algo más de mantequilla y una pizca de harina para el molde
  • azúcar glas para servir

 

En primer lugar, pelamos las mandarinas y las ponemos enteras en una cazuela con agua hirviendo. Mantener al fuego durante tres cuartos de hora.

Mientras, engrasar un molde con una pizca de mantequilla y espolvorear el interior con harina. Sacudimos bocabajo para eliminar la harina sobrante y lo dejamos en el frigorífico. Precalentar el horno a 180 grados.

Pasado el tiempo de cocción de las mandarinas, las sacamos y dejamos enfriar. Las cortamos en dos, a lo ancho, sobre un plato para poder aprovechar el zumo.

Con la punta de un cuchillo retiramos las semillas y las pasamos al vaso de la batidora o el robot con el zumo que han soltado. Triturar a velocidad alta hasta obtener un puré.

En un cuenco batimos los huevos con el azúcar hasta que queden bien trabados y tengamos una crema espesa. Añadir luego la vainilla, la levadura y también los pistachos molidos.

Por último, incorporar el puré de mandarinas y acabar de mezclar.  Volcar en el molde, sacudir para que no queden huecos y hornear durante una hora y cuarto.

Acabado el tiempo de cocción, sacamos el bizcocho que debe quedar húmedo. Dejamos enfriar dentro del molde y luego desmoldamos sobre una fuente y espolvorear con azúcar glas.

También podemos adornar con algunos pistachos troceados o con unos gajos de mandarina pelados.

Crema de tomates asados

Laura Vichera | 13 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • un kilo de tomates de pera maduros
  • 2 cebollas moradas
  • 4 dientes de ajo
  • una cucharada de concentrado de tomate
  • un vasito de nata ligera
  • caldo de verduras o de ave desgrasado
  • unas ramitas de albahaca fresca
  • unas hebras de azafrán
  • una cucharada de azúcar moreno
  • sal y pimienta negra molida
  • una cucharada de mantequilla
  • aceite de oliva

 

Lo primero que tenemos que hacer es lavar los tomates y los cortamos en dos, a lo largo. Sobre una fuente forrada con papel de aluminio, los colocamos con la parte cortada hacia abajo. Agregar también una de las cebollas cortadas en tiras. Precalentamos el horno a 175 grados.

Por encima, añadimos una pizca de sal y pimienta y también un hilo de aceite de oliva. Hornear durante cuarenta y cinco minutos y dejamos enfriar dentro del horno. Luego, retirar las pieles y los reservamos en un cuenco.

En una cazuela amplia calentamos un chorrito de aceite de oliva con la mantequilla. Cuando funda, añadimos la otra cebolla muy picada y vamos moviendo, a fuego suave, hasta que se ablande.

A continuación, añadir las hebras de azafrán, el concentrado de tomate y mezclamos bien. Incorporar entonces los tomates y la cebolla asada, espolvorear el azúcar y rehogamos todo junto durante cinco minutos.

También añadimos un puñado de hojas de albahaca picadas, una pizca de sal y pimienta. Cubrir con el caldo caliente, mezclar bien y tapar la cazuela. Dejar cocer a fuego suave durante media hora.

Pasado este tiempo, dejamos templar y trituramos. Pasar por el chino, agregar la nata, rectificar de sal y pimienta y arrimar de nuevo al fuego. Servir muy caliente y adornar con unas hojas de albahaca y una cucharadita de nata por encima.

Pollo antillano

Laura Vichera | 6 de octubre de 2016 a las 8:13

  • 8 trozos de pollo de corral, mejor muslos y contramuslos
  • 2 cebollas moradas medianas
  • 2 dientes de ajo
  • una lima
  • 2 cucharadas soperas de concentrado de tomate
  • una cucharada de azúcar moreno
  • 4 clavos de olor
  • 2 hojas de laurel
  • una guindilla
  • unas ramitas de tomillo
  • unas hojas de perejil
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

La víspera, preparamos la marinada: en un cuenco mezclamos una de las cucharadas de concentrado de tomate con una de las cebollas y un diente de ajo y algunas hojas de perejil, todo muy picado. Agregar una hoja de laurel, unas ramitas de tomillo y la guindilla.

Luego, limpiar los trozos de pollo, retirar la piel y la grasa. Enjuagar, secamos y salpimentamos. Los pasamos al cuenco, agregar un hilo de aceite de oliva y el zumo y ralladura de lima. Mezclar con las manos, tapar con film y dejamos toda la noche en el frigorífico moviendo de vez en cuando.

Para la salsa, calentamos un chorrito de aceite de oliva en una cazuela baja y añadir el azúcar. Mover a fuego suave hasta que comience a caramelizar.

A continuación, incorporar los trozos de pollo escurridos y los rehogamos durante diez minutos, hasta que comiencen a tomar color. Añadir, entonces, la otra cucharada de concentrado de tomate, el resto de tomillo, los otros dos clavos, la otra hoja de laurel y la otra cebolla y el otro diente de ajo picados.

Pasados unos minutos, cuando todo esté bien mezclado, mojar con caldo hasta cubrir, tapar y cocer a fuego suave durante media hora, dándole la vuelta  a los trozos de pollo  un par de veces durante este tiempo.  Acompañar con pasta larga hervida.

Berenjenas a la soja con pasta y tofu

Laura Vichera | 24 de septiembre de 2016 a las 8:13

  • 300 grs de pasta larga fresca
  • 2 berenjenas medianas de pulpa firme
  • 100 grs de tofu
  • 2 cebolletas
  • 2 dientes de ajo
  • salsa de soja
  • una nuez de jengibre fresco
  • una cucharadita de azúcar moreno
  • una estrella de anís
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 Un rato antes de prepararlas, despuntar las berenjenas y, sin pelar, las cortamos en tiras, a lo largo. Las dejamos en un escurridor, espolvoreadas con sal gorda y ponemos un peso encima para que suelten el jugo amargo.

Media hora después, las enjuagamos bien y se secan con papel de cocina. Calentamos unas cucharadas de aceite de oliva en una sartén amplia y añadimos el anís estrellado, una de las cebolletas y  un diente de ajo muy picados.

Vamos moviendo y añadimos las berenjenas. Mezclar bien para que se mezclen con el resto de ingredientes. Tapar y cocinar a fuego suave durante media hora, moviendo de vez en cuando para que se hagan de forma homogénea. Deben quedar tiernas y tomar algo de color.

Una vez escurrido el tofu, lo cortamos en daditos pequeños que salteamos en una sartén con una pizca de aceite de oliva.

Mientras, en un cuenco, mezclamos la otra cebolleta muy picada con el azúcar y tres o cuatro cucharadas de salsa de soja. Añadir también el otro ajo machacado y el jengibre pelado y rallado. Volcar sobre las berenjenas, moverlas suavemente y cocinar todo junto cinco minutos más.

Aparte, en una cazuela, cocemos la pasta hasta dejarla “al dente”. Escurrimos bien y mezclar con las berenjenas y los daditos de tofu. Servir enseguida y acompañar con algo más de salsa de soja.

Bizcocho de plátano y canela

Laura Vichera | 3 de julio de 2016 a las 8:13

  • 2 plátanos maduros
  • 3 huevos hermosos
  • 100 grs de azúcar moreno
  • 120 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • una cucharada de canela molida
  • 180 grs de harina
  • una cucharada de levadura
  • medio limón, zumo y ralladura de piel
  • algo más de harina y mantequilla para el molde
  • una pizca de sal

 

Lo primero que hacemos es engrasar un molde alargado, tipo plumcacke con una pizca de mantequilla y espolvorear con harina. Sacudir bocabajo para eliminar el sobrante y dejamos en el frigorífico.

Luego, fundir ligeramente la mantequilla y reservar. Pelar los plátanos y los cortamos en daditos que dejamos en un plato. Rociamos con zumo de limón para que no se oxiden y reservamos. Precalentar el horno a 180 grados.

En un cuenco cascamos los huevos y los batimos enérgicamente con el azúcar hasta que tengamos una mezcla espumosa. Poco a poco, incorporar la harina tamizada con la levadura y la canela.

Cuando todo esté bien mezclado, incorporar la mantequilla y la pizca de sal. Trabajar todo junto hasta que tengamos una masa lisa y sin grumos y, por último, añadimos los dados de plátano y la ralladura de piel de limón.

Volcamos en el molde y sacudir para que no queden huecos. Hornear unos cuarenta y cinco minutos. Pasado este tiempo, pinchar con la punta de un cuchillo para comprobar que está cuajado. Sacamos del horno y dejamos templar. Desmoldar luego sobre una rejilla y dejamos enfriar del todo.

SUGERENCIA.- Podemos incorporar también a la masa unos piñones o unas nueces o añadir unas pasas.

Galletas de arándanos y avellanas

Laura Vichera | 13 de marzo de 2016 a las 8:13

  • 200 grs de harina de repostería
  • un huevo hermoso
  • 150 grs de mantequilla media sal muy fría
  • 90 grs de azúcar moreno
  • un puñado de arándanos
  • 65 grs de avellanas molidas
  • una pizca de sal
  • un puñado de avellanas enteras peladas

 

 Un rato antes de hornear las galletas, preparamos la masa para que pueda reposar en el frigorífico y así poder trabajarla mejor.

En un cuenco tamizamos la harina y hacemos un hueco en el centro. Incorporar el azúcar moreno y la pizca de sal. Añadimos seguidamente las avellanas molidas y también el huevo batido como para tortilla y trabajar con varillas hasta mezclar todo bien.

A continuación, incorporar la mantequilla muy fría y cortada en daditos. Añadir también los arándanos muy picados. Trabajar con las manos hasta que todos los ingredientes queden bien trabados y tengamos una masa lisa y sin grumos. Formar una bola, envolver en film transparente y dejar al menos una hora en el frigorífico.

Pasado este tiempo, precalentamos el horno a 180 grados y forramos una bandeja con papel sulfurizado. Sacamos la masa y vamos pellizcándola, sacando bolitas del tamaño de una nuez.

Bien separadas unas de otras, las vamos colocando sobre la bandeja. En el centro de cada una de las galletas colocamos una avellana entera y presionamos para que quede bien sujeta.

Una vez formadas todas las galletas, horneamos durante quince o veinte minutos, dependiendo del tamaño. Vigilamos durante la cocción para que no se quemen.

A medida que estén hechas, se van dejando sobre una rejilla y cuando estén completamente frías, las guardamos en una caja hermética.

Tarta de manzanas al caramelo

Laura Vichera | 6 de marzo de 2016 a las 8:13

  • 225 grs de harina de repostería
  • un huevo hermoso
  • 4 manzanas Royal Gala
  • 100 grs de mantequilla muy blanda
  • un puñado de avellanas peladas
  • un par de cucharadas de azúcar vainillada
  • 4 cucharadas soperas de azúcar moreno

PARA ELABORAR EL CARAMELO

  •  300 grs de azúcar blanco
  • 150 mls de nata ligera
  • 50 grs de mantequilla salada
  • 6 cucharadas de agua
  • un pellizco de sal en escamas

La víspera, preparamos el caramelo. En un cazo ponemos el azúcar y el agua y calentar a fuego suave sin mover. Cuando veamos que el caramelo tenga ya un color dorado, incorporar la mantequilla y mezclar.

Fuera del fuego, dejamos templar un poquito y vamos agregando la nata, poco a poco y sin dejar de mover. Cuando tengamos una crema lisa y homogénea, añadir las escamas de sal y volcar en un tarro. Dejamos reposar a temperatura ambiente.

Para preparar la tarta, mezclamos la harina y el azúcar moreno. Agregar la mantequilla y el huevo y trabajar la masa hasta que quede lisa y sin grumos. Formar una bola, envolver en film y dejamos en el frigorífico durante una hora.

Mientras, lavar las manzanas, retirar el corazón y las cortamos en rodajas finas, con ayuda de una mandolina. Sobre un molde redondo o rectangular estiramos la masa, presionando bien sobre las paredes y el fondo. Recortar el sobrante y precalentamos el horno a 180 grados.

Cubrir el fondo de la tarta con una capa de caramelo y encima colocamos las rodajas de manzana, de forma ordenada. Repartir por encima las avellanas muy picadas y espolvorear el azúcar vainillado.

Por último, hornear durante media hora, vigilando que no se dore en exceso. Servir templada y adornar con unas cucharadas de caramelo.

 

Bizcocho de higos, clavo y anís

Laura Vichera | 27 de septiembre de 2015 a las 8:13

  • 300 grs de higos frescos, en su punto de maduración pero firmes
  • 2 huevos hermosos
  • 110 grs de harina de repostería
  • una cucharada de levadura
  • 80 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100 grs de azúcar moreno
  • una copita de anís seco
  • un pellizco de clavo molido
  • una pizca de sal
  • algo más de harina y levadura para el molde
  • azúcar glas para presentar

Con cuidado de no apretarlos, enjuagar los higos bajo el grifo y los secamos con papel de cocina. Desechar el rabillo y los cortamos en dados.

En una sartén antiadherente calentamos la mantequilla y cuando funda, incorporar los trozos de higo y el anís. Saltear a fuego vivo un par de minutos, lo justo para que se trabe todo. Apartar y dejamos enfriar. Precalentamos el horno a 180 grados.

A continuación, en un cuenco, tamizamos la harina con la levadura y un pellizco de sal.  Hacemos un hueco en el centro e incorporamos los huevos previamente batidos. Trabajar con varillas hasta que tengamos una mezcla lisa y sin grumos.

Luego, añadimos también la mantequilla y el anís que tenemos en la sartén, el azúcar moreno y la pizca de clavo molido.

Cuando todos los ingredientes queden bien trabados, incorporar los trozos de higo, mezclar suavemente y dejamos reposar unos minutos.

Mientras, engrasar un molde alargado o rectangular con una pizca de mantequilla, espolvorear con algo más de harina y volcar la masa. Sacudir para que no queden huecos y hornear durante  media hora.

Pasado este tiempo, comprobar que está cuajado y cuando esté templado, desmoldar sobre una rejilla y, una vez frío, espolvorear generosamente con azúcar glas.