Archivos para el tag ‘brécol’

Verduras asadas con Parmesano

Laura Vichera | 10 de abril de 2017 a las 8:13

  • 250 grs de judías verdes redondas
  • una docena de espárragos verdes de calibre mediano
  • un trozo de calabaza de pulpa naranja, tipo Butternut
  • 150 grs de brécol
  • una zanahoria gruesa
  • 100 grs de queso Parmesano rallado
  • unas semillas de sésamo negro
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Vamos preparando todas las verduras: despuntar las judías verdes y, sin trocear, retirar las hebras, las enjuagamos y se dejan escurrir. Desechar la parte final de los espárragos y los dejamos enteros también.

Luego, separar el brécol en ramilletes, raspar y despuntar la zanahoria y la cortamos en bastones a lo largo. Retirar la corteza y las barbas a la calabaza y se corta en tacos alargados, de grosor mediano.

En una cazuela ponemos agua a hervir con un puñado de sal y escaldamos, en primer lugar, las judías verdes hasta dejarlas “al dente”. Se sacan, las escurrimos bien y las pasamos a un cuenco con agua helada. Hacemos lo mismo con los espárragos.

A continuación, cocemos al vapor y por separado los ramilletes de brécol, la zanahoria y también la calabaza. Deben quedar crujientes. Se enfrían igual que el resto de verduras y, bien escurridas, las dejamos sobre papel absorbente para que queden lo más secas posible.

Luego, precalentamos el horno a 200 grados y cubrimos una bandeja con papel sulfurizado.  En un cuenco mezclamos un chorrito de aceite de oliva con una pizca de sal, pimienta negra recién molida y unas cucharadas de queso Parmesano.

Por tandas, vamos “rebozando” las verduras y se colocan bien separadas sobre la bandeja. Gratinar diez minutos, el tiempo de que el queso funda y quede crujiente. Una vez hechas, se sacan a una fuente, espolvorear el sésamo y servir enseguida.

 

 

Gratinado de brécol y zanahorias

Laura Vichera | 5 de octubre de 2016 a las 8:13

  • 2 piezas hermosas de brécol
  • 3 zanahorias grandes
  • 300 grs de champiñones pequeños
  • 2 dientes de ajo
  • 120 grs de queso rallado, tipo Emmental o Gruyère
  • 60 mls de leche fría
  • 2 cucharaditas de mostaza
  • 40 grs de harina de maíz
  • unas gotas de zumo de limón
  • una guindilla
  • unas semillas de alcaravea
  • nuez moscada
  • sal y pimienta negra molida
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • aceite de oliva

En primer lugar, limpiar los champiñones, los cortamos en cuatro, rociar con unas gotas de zumo de limón y reservamos. Despuntar y pelar las zanahorias y las cortamos en rodajas. Retirar la parte más dura de los tallos del brécol y lo separamos en ramilletes. Enjuagar y reservamos.

A continuación, cocemos las rodajas de zanahoria y el brécol al vapor, juntos o por separado. Cuando estén “al dente”, los pasamos a un escurridor y dejamos enfriar.

En unas gotas de aceite de oliva, rehogamos los champiñones con la guindilla, a fuego vivo hasta que suelten todo el agua y se sacan bien escurridos a una fuente, ligeramente engrasada, donde los mezclamos con el resto de verduras.

En un cuenco desleímos la harina de maíz con la mitad de la leche, bien fría y cuando ya no tengamos grumos, agregar la leche restante. Volcar en un cazo y arrimar a fuego suave. Mover constantemente hasta que comience a espesar.

Fuera del fuego, dejamos templar unos minutos y agregar la mostaza y  los dientes de ajo machacados. Añadir también las semillas de alcaravea, una pizca de nuez moscada, sal y pimienta negra molida. Incorporar el queso rallado, mezclar y volcar sobre las verduras. Hornear a 225 grados durante veinticinco minutos, hasta quede bien dorado. Servir enseguida.

Croquetas de brécol y Parmesano

Laura Vichera | 9 de mayo de 2016 a las 8:13

  • unos ramilletes de brécol, aproximadamente 250 grs.
  • una patata pequeña
  • 100 grs de queso Parmesano rallado
  • 2 huevos
  • 60 grs de mantequilla
  • Unas cucharadas ade harina
  • pan rallado
  • unas hebras de azafrán
  • una pizca de nuez moscada
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

Lo primero que tenemos que tenemos que hacer es limpiar el brécol, enjuagamos y escurrimos bien. Luego, lo separamos en ramilletes pequeños, reservamos unos cuantos y el resto se pasan a un cestillo con la patata pelada y cortada en dados. Cocer al vapor hasta que las verduras estén muy tiernas.

En un cuenco se mezclan con la mantequilla y añadir las hebras de azafrán, una pizca de nuez moscada, sal y pimienta recién molida. Trabajar todo bien e incorporar los ramilletes de brécol reservado, picado en trocitos y una cucharada de queso Parmesano. Mezclamos y pasar a una manga pastelera. Dejamos de dos a tres horas en el frigorífico.

Pasado este tiempo, batimos los huevos en un plato, en otro, ponemos la harina y en un tercer plato, mezclamos el queso Parmesano con el pan rallado.

Vamos formando las croquetas y se pasan primero por harina, luego por huevo batido y, por último, por el pan rallado. Se van colocando sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado y agregar un hilo de aceite de oliva por encima. Hornear unos quince minutos a 180 grados. Servir recién hechas y acompañar con una ensalada.

SUGERENCIA.- Evidentemente, podemos freírlas también, como unas croquetas tradicionales, pero del otro modo que proponemos, las convertimos en un plato mucho más ligero.

Pastel ligero de verduras

Laura Vichera | 29 de febrero de 2016 a las 8:13

  • 5 zanahorias medianas
  • unos ramilletes de brécol
  • 2 calabacines medianos
  • un pimiento rojo
  • 2 chalotas
  • 250 mls de leche evaporada
  • 4 huevos
  • unas hebras de azafrán
  • sal y pimienta negra molida
  • mantequilla y pan rallado para el molde

En primer lugar, engrasar un molde alargado con algo de mantequilla y espolvorear con pan rallado. Sacudimos bocabajo para eliminar el sobrante y dejamos en el frigorífico.

Luego, despuntar las zanahorias, las raspamos y las cortamos en rebanadas, a lo largo. Despuntar los calabacines, los pelamos a medias y se cortan igual que las zanahorias. Quitar el extremo a los tallos de brécol y los desmenuzamos en ramilletes pequeños.

En una cazuela ponemos agua a hervir y escaldamos las tiras de calabacín. Se dejan en un escurridor. Hacemos lo mismo con las zanahorias y con el brécol procurando dejarlos “al dente”.

A continuación, precalentamos el horno a 190 grados. En un cuenco batimos los huevos hasta que queden bien espumosos. Agregar la leche evaporada y las hebras de azafrán y mezclar hasta obtener una crema bien trabada.

En un chorrito de aceite de oliva, sofreímos las chalotas y los pimientos rojos, todo picado muy fino. Cuando estén blanditos, apartar del fuego y dejamos templar un poquito. Una vez templado el sofrito, mezclar con los huevos.

Sobre el fondo del molde repartimos una cuarta parte de la crema, encima las tiras de zanahoria bien extendidas, luego más crema, las tiras de calabacín, más crema y por último, los ramilletes de brécol, bien ordenados. Cubrir con la crema restante y tapar con papel de aluminio.

Hornear una hora al baño María y dejar enfriar completamente dentro del molde. Servir cortado en rodajas y acompañar con una salsa de tomate casera.

Tortitas de quinoa y panceta

Laura Vichera | 30 de septiembre de 2015 a las 8:13

  • 175 grs de quinoa
  • 150 grs de ramilletes de brécol
  • 80 grs de panceta ahumada en una sola loncha
  • 2 huevos medianos
  • una chalota
  • 50 grs de queso fresco, tipo Quark
  • 2 cucharadas de queso Parmesano rallado
  • unos tallos de cebollino fresco
  • unas cucharadas de pan rallado
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, retirar la corteza de la panceta, la cortamos en daditos y la salteamos en una sartén, sin nada de aceite. Cuando esté doradita, se saca y dejamos escurrir sobre papel absorbente. En la misma sartén, calentamos un chorrito de aceite de oliva y sofreír la chalota muy picada. Cuando esté blandita, apartamos.

Luego, enjuagar la quinoa y la volcamos en un cazo donde tendremos agua hirviendo con un pellizco de sal. Cocer durante quince minutos y dejamos escurrir.

A continuación, escaldar los ramilletes de brécol en agua hirviendo y se escurren igualmente. Los salteamos en la sartén con la chalota y se vuelcan en un cuenco. Incorporar también los huevos batidos y la quinoa.

Vamos agregando el queso Parmesano y el queso fresco. Incorporar el cebollino picado, sal y pimienta negra molida. Si la masa quedara demasiado suelta, agregar una pizca de pan rallado para que tome consistencia. Tapar con film transparente y dejamos un ratito en el frigorífico.

En el último momento, formamos tortitas de tamaño pequeño que aplastamos con las manos. Se pasan por la plancha o la sartén con un chorrito de aceite de oliva y se doran por ambas caras. Acompañar con una ensalada y un coulis de tomate picante.

Crema de brécol, patata y queso

Laura Vichera | 11 de marzo de 2015 a las 8:13

  • medio kilo de brécol
  • 2 patatas medianas
  • 2 cebolletas
  • un vasito de leche evaporada
  • 50 grs de queso rallado, tipo Gruyère o Emmental
  • caldo de verduras o de pollo desgrasado
  • unas hojas de albahaca
  • unas hebras de azafrán
  • unas pipas de calabaza peladas para adornar
  • sal y pimienta negra molida
  • una cucharada de mantequilla
  • aceite de oliva

Una vez retiradas las partes más duras de los tallos de brécol, lo separamos en ramilletes, se enjuagan y los escaldamos unos minutos en agua hirviendo. Pelar las patatas, se cortan en daditos y se reservan.  En un cazo ponemos el caldo a calentar.

Aparte, en la cazuela donde vayamos a preparar la crema, calentamos un par de cucharadas de aceite de oliva con la mantequilla y rehogamos, a fuego muy suave, las cebolletas picadas.

Vamos moviendo y, cuando estén blanditas incorporar los dados de patata, los ramilletes de brécol y parte de las hojas de albahaca. Agregar una pizca de sal y pimienta molida, las hebras de azafrán y rehogamos todo junto.

Pasados unos minutos, agregar caldo en cantidad suficiente, mezclar bien y tapar la cazuela. Bajar el fuego y cocer durante media hora.

Mientras, enjuagar las hojas de albahaca restantes, se secan bien y las pasamos por harina. Se fríen hasta que queden crujientes y se dejan escurrir sobre papel absorbente.

Finalizado el tiempo de cocción de las verduras, apartamos y dejamos templar un poquito. Triturar y pasamos por el chino. Incorporar la leche evaporada, el queso rallado y arrimar nuevamente al fuego. Calentar despacio, moviendo con varillas para que el queso funda y nos quede una crema bien trabada.

Servir muy caliente, adornar con un puñado de pipas y las hojas de albahaca.

Brécol gratinado al tomillo

Laura Vichera | 8 de septiembre de 2014 a las 8:13

  • medio kilo de brécol limpio
  • 2 cebolletas
  • 2 dientes de ajo
  • un puñado de nueces peladas
  • 100 grs de queso para gratinar
  • unas ramitas de tomillo fresco
  • un vaso grande de leche
  • una cucharada de mantequilla
  • 3 cucharadas de harina
  • una pizca de cúrcuma
  • unas semillas de comino
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

Una vez separado el brécol en ramitos, pelamos los tallos para eliminar las partes más duras. Cocer al vapor procurando dejarlo “al dente”, sin que se ablande, porque luego tendrá que pasar por el horno.

En una sartén grande, ponemos a calentar un chorrito de aceite de oliva con la mantequilla y cuando funda, añadimos las cebolletas y los dientes de ajo muy picados. Vamos pochando a fuego suave.

Cuando estén blanditos, espolvorear la harina, la nuez moscada, añadir el tomillo desmenuzado, las semillas de comino ligeramente machacadas, la cúrcuma, sal y pimienta negra molida.

Poco a poco, le vamos agregando la leche, sin dejar de mover, para que no se formen grumos y nos quede una crema lisa. Apartamos y dejamos templar. Precalentamos el horno a 250 grados.

Sobre una fuente grande o en fuentes pequeñas individuales, colocamos los ramitos de brécol y napar con la crema. Repartir por encima las nueces troceadas y, por último, espolvorear el queso rallado.

Justo antes de comer, metemos en el horno durante quince minutos. Antes de sacar, gratinamos para que la superficie quede bien dorada y servimos enseguida.

 

 

Pastel de brécol, zanahorias y jamón

Laura Vichera | 13 de junio de 2014 a las 8:13

  • 150 grs de jamón serrano en lonchas finas
  • 3 zanahorias gruesas
  • 700 grs de brécol
  • 3 huevos
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • un vasito de nata líquida
  • unas hojas de albahaca fresca
  • una pizca de nuez moscada
  • sal y pimienta negra
  • pan rallado y mantequilla para el molde

Antes de preparar el pastel, engrasar un molde alargado con una pizca de mantequilla y espolvorear por dentro con pan rallado. Sacudir bocabajo y dejamos en el frigorífico.

Luego, limpiar el brécol, pelar los tallos y lo separamos en ramilletes. Despuntar las zanahorias, se raspan y las cortamos en lonchas gruesas, a lo largo. Cocer todo junto al vapor hasta que queden “al dente”.

A continuación, separar las yemas y las mezclamos en un cuenco con la nata y un buen puñado de albahaca picada, nuez moscada, sal y pimienta. Montar las claras a punto de nieve fuerte, con una pizca de sal.

Cuando se haya enfriado la verdura, separar el brécol y lo mezclamos con la nata, desmenuzando ligeramente con el tenedor. Precalentar el horno a 170 grados.

Sobre el molde vamos colocando las lonchas de jamón, cubriendo el fondo y las paredes, procurando montarlas unas sobre otras y dejando que sobren por los bordes.

Volcar la mitad de la crema de brécol y por encima colocamos las lonchas de zanahoria. Cubrir con el resto de brécol y nata y sacudir para que no queden huecos.

Por último, “cerrar” el pastel plegando el jamón, tapar con papel de aluminio y cocer al baño María durante una hora aproximadamente. Comprobar que está bien cuajado y cuando esté frío lo sacamos del molde y se deja en el frigorífico un par de horas antes de cortarlo.

Curry de coliflor y brécol

Laura Vichera | 8 de enero de 2014 a las 8:13

  • una coliflor grande
  • unos ramilletes de brécol
  • 2 chalotas
  • 100 grs de requesón
  • un vasito de leche desnatada
  • un vasito de caldo de verduras
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • una cucharada de harina
  • una cucharadita de curry en polvo o en pasta
  • sal y pimienta negra recién molida
  • aceite de oliva de baja graduación

 

Lavar cuidadosamente la coliflor, retirar la parte más dura de los tallos y separarla en ramilletes. Hacer lo mismo con el brécol y los cocemos al vapor, por separado, hasta dejarlos “al dente”.

Una vez hechos, se vuelcan en un escurridor y dejamos enfriar. Volcar también el requesón en un colador con un peso encima para que suelte el suero.

Mientras, preparamos la salsa de curry. En una sartén calentamos la cucharada de mantequilla con un chorrito de aceite. Picar las chalotas en tiras muy finas y las pochamos a fuego muy suave.

A continuación,  espolvorear la harina y cuando esté tostada, añadir el curry, en cantidad suficiente para que esté bien sabroso, una pizca de sal y pimienta recién molida. Poco a poco, vamos agregando poco a poco la leche y el caldo.

Sin dejar de mover para que no se formen grumos, dejamos al fuego unos minutos hasta que espese y apartamos. Precalentar el horno a 190 grados.

Sobre una fuente ligeramente engrasada con algo más de mantequilla y colocamos, bien ordenados, los dos tipos de verdura. Por encima, repartimos el requesón en montoncitos, añadir algo más de pimienta negra y napar con la crema de curry.  Gratinar unos ocho minutos, hasta dorar y servir enseguida.

Crema fría de brécol y calabacín

Laura Vichera | 9 de julio de 2012 a las 8:13

  • 200 grs de brécol
  • unas ramitas de apio con sus hojas
  • un calabacín grande
  • 3 chalotas
  • caldo de ave desgrasado o caldo de verduras
  • un vaso de nata líquida ligera
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • una pizca de nuez moscada
  • sal y pimienta negra recién molida

PARA ACOMPAÑAR

  •  100 grs de queso azul
  • unas semillas de amapola

 

Una vez limpio el brécol de hebras, quitar la parte dura del tallo y lo cortamos en rodajas. Separar los ramilletes y escaldar todo un par de minutos en agua hirviendo con una pizca de sal. Escurrir y reservar el agua de cocción.

Luego, en la cazuela donde vayamos a preparar la crema, rehogar las chalotas muy picadas con el apio limpio y también cortado en rodajitas y la mantequilla. Cuando comiencen a estar transparentes, incorporar el calabacín, sin pelar y cortado en daditos y también el brécol troceado.

Damos unas vueltas para que tomen el sabor del sofrito, agregar una pizca de nuez moscada, sal y pimienta. Añadir el agua de cocción del brécol y también un par de vasos de caldo si fuera necesario. Tapar la cazuela y cocer a fuego medio una media hora.

Pasado este tiempo, dejamos templar, retirar el exceso de caldo si lo hubiera y añadir la nata líquida. Triturar con la batidora y pasar por el chino hasta que tengamos una crema fina y no demasiado espesa. Dejar en el frigorífico hasta el momento de servir.

Antes de sacar a la mesa, sobre cada uno de los vasos o de los cuencos de crema, desmenuzar un trocito de queso azul y espolvorear unas semillas de amapola.