Archivos para el tag ‘Calabaza’

Pudding de calabaza y almendras

Laura Vichera | 22 de enero de 2017 a las 8:13

  • un kilo de calabaza de invierno, tipo Butternut
  • 3 huevos
  • 200grs de azúcar
  • 30 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • 150 grs de harina
  • 2 cucharadas de almendras molidas
  • 250 mls de leche o leche de coco
  • una varita de vainilla
  • algo más de mantequilla para el molde

 

Con la punta de un cuchillo abrimos la vainilla por la mitad, a lo largo. Raspamos las semillas y lo pasamos todo a un cazo con la leche. Arrimar a fuego suave y antes de que comience a hervir, apartamos y dejamos enfriar tapado.

Luego, precalentar el horno a 200 grados. Limpiar la calabaza y la cortamos en daditos. Los colocamos sobre una bandeja forrada con papel de aluminio y “cerramos” con otra hoja de papel para que no se escape el vapor. Hornear durante veinte minutos.

Cuando la calabaza esté cocida, machacar con un tenedor y pasamos a un escurridor para que suelte todo el agua y se vaya enfriando. Una vez fría, pasamos la calabaza a un cuenco y agregamos la almendra molida, el azúcar y la harina tamizada.

Poco a poco, añadimos la leche colada y la mantequilla. Vamos trabajando todo para que se vayan mezclando los ingredientes. Agregar el agua de azahar y los huevos, uno a uno, sin dejar de mover.

Por último, bajar la temperatura del horno a 180 grados. Volcar la mezcla en un molde ligeramente engrasado y hornear durante cuarenta y cinco minutos.

Pasado este tiempo, pinchar con un cuchillo para comprobar que está cuajado. Sacar del horno y dejamos enfriar. Luego, pasamos al frigorífico donde lo dejaremos un mínimo de cuatro horas.

Empanada de calabaza y anchoas

Laura Vichera | 17 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • 2 láminas de masa quebrada
  • 300 grs de calabaza Butternut
  • ralladura de piel de naranja
  • una bola de queso Mozzarella fresco
  • 8 anchoas en conserva
  • un vaso de leche evaporada
  • 2 yemas
  • 2 cucharadas de nata ligera
  • 3 cucharadas de harina
  • una cucharada de mantequilla
  • una pizca de clavo, pimienta negra y nuez moscada molidas
  • un huevo y una cucharada de leche para pintar
  • algo de mantequilla para el molde

 

Sobre un molde desmontable, previamente engrasado, estiramos una de las láminas de masa procurando que los bordes sobresalgan. Presionar las paredes y pinchar el fondo. Dejamos en el frigorífico.

Una vez limpia la calabaza, la cortamos en daditos que asamos en el horno a 170 grados durante veinte minutos. Pasado este tiempo, machacamos ligeramente. Dejar en un escurridor para que suelte todo el agua posible.

Mientras, en una sartén, fundimos la mantequilla y espolvorear la harina. Tostamos bien y añadir poco a poco la leche, la ralladura de piel de naranja, la pimienta, la nuez moscada y el clavo. Vamos moviendo, a fuego suave y en momento en que comience a espesar, apartamos.

Fuera del fuego, dejamos templar e incorporar las yemas y la nata. Cuando todo esté bien trabado, agregar las anchoas bien escurridas y picadas, la Mozzarella en daditos y la calabaza. Precalentar el horno a 180 grados.

Sobre el molde repartimos el relleno, procurando que quede bien extendido. Cubrir con la otra lámina de masa quebrada y la recortamos para que quede más pequeña.

Por último, pegar los bordes de la masa inferior sobre ella y los pegamos con el huevo batido con la cucharada de leche. Pinchar la superficie y pintamos. Hornear durante cuarenta minutos, aproximadamente. Servir templada.

Crema de calabaza con buñuelos

Laura Vichera | 7 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • un kilo de calabaza de pulpa naranja
  • 3 puerros hermosos
  • 2 cebolletas
  • caldo de verduras
  • unas hebras de azafrán
  • una pizca de nuez moscada
  • sal y pimienta blanca
  • un par de cucharadas de mantequilla
  • aceite de oliva

PARA LOS BUÑUELOS

  •  150 grs de harina
  • 2 huevos
  • 50 grs de queso Gorgonzola
  • una cucharadita de levadura

 

En primer lugar, limpiar los puerros, retirar la parte verde, enjuagar bien el interior para eliminar la tierra y los cortamos en rodajas. Pelar las cebolletas y las picamos en tiras finas.

A continuación, calentar las dos cucharadas de mantequilla en una cazuela grande con un poquito de aceite de oliva y los rehogamos, a fuego suave, moviendo para que se ablanden sin dorarse.

Mientras, retirar la corteza a la calabaza, desechar las barbas y las semillas y la cortamos en daditos. Cuando el sofrito esté a punto, los incorporamos a la cazuela y añadimos también las hebras de azafrán, la nuez moscada y una pizca de sal y pimienta.

A fuego medio, para que se mezclen los sabores y la verdura se dore ligeramente vamos moviendo y cuando todo comience a tomar color, cubrir con el caldo caliente, tapar y cocer a fuego suave durante media hora.

Para la guarnición, batir los huevos en un bol, añadir sal, pimienta, el queso desmenuzado y la levadura. Incorporar poco a poco la harina tamizada y mezclar bien. Formar los buñuelos y freírlos en abundante aceite caliente hasta dorar. Sacarlos a escurrir sobre papel absorbente.

Por último, triturar la crema, la pasamos por el chino y servir muy caliente acompañada de los buñuelos, decorada con unas hebras de azafrán y algo más de nuez moscada.

Arroz pilaf con calabaza y pasas

Laura Vichera | 11 de noviembre de 2016 a las 8:13

  • 350 grs de arroz de grano largo, Thaï o Basmati
  • 100 grs de calabaza limpia
  •  una cebolla grande
  • 30 grs de mantequilla
  • una pizca de clavo molido
  • unas hebras de azafrán
  • un puñado de pasas sin semillas
  • unas almendras fileteadas para decorar
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Una vez limpia la calabaza, la cortamos en daditos pequeños. En un cuenco con agua templada ponemos las pasas a remojar. Pelar y picar menuda la cebolla. Precalentar el horno a 200 grados.

En un cazo, calentamos el agua con un buen pellizco de sal. La cantidad de agua debe ser una vez y media la de arroz. En otra cazuela que podamos llevar al horno, calentamos la mantequilla con un chorrito de aceite de oliva y rehogamos la cebolla a fuego suave.

Cuando esté blandita, incorporamos el arroz y el azafrán y, cuando el grano comience a estar transparente, añadimos sal, clavo, pimienta molida y el agua. En el momento en que comience a hervir, cubrir la cazuela con un círculo de papel sulfurizado, tapamos y metemos en el horno durante quince minutos.

 Mientras, en una sartén tostamos las almendras y se reservan. Agregar unas gotas de aceite y saltear los daditos de calabaza, procurando que queden hechos sin ablandarse.

 Pasado el tiempo de cocción del arroz, retirar la tapa y el papel y dejamos que el grano absorba el vapor restante. Volcar sobre una fuente, incorporar las pasas bien escurridas y “abrir” el grano con un tenedor para que quede muy suelto.

 Por último, incorporar también los daditos de calabaza y rectificar de sal y pimienta. Presentar en una fuente, adornar con las almendras y sacar enseguida a la mesa.

Empanada de carne, calabaza y apio

Laura Vichera | 5 de noviembre de 2016 a las 8:13

  • 200 grs de harina
  • 100 grs de mantequilla fría
  • 60 grs de agua fría
  • unas semillas de sésamo

PARA EL RELLENO

  • 300 grs de ternera en filetes finos o, mejor aún, restos de carne asada
  • 400 grs de calabaza limpia
  • unas ramitas de apio tiernas
  • 2 huevos
  • unas ramitas de tomillo
  • unas ramitas de perejil
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Con antelación, preparamos la masa. Tamizar la harina en un cuenco y añadimos la pizca de sal y también las semillas de sésamo. Incorporar la mantequilla cortada en daditos y, poco a poco, vamos incorporando el agua.

Cuando tengamos los ingredientes bien trabados, formar una bola y dejamos en el frigorífico durante media hora.

Para el relleno, picamos la cebolleta y el apio en tiras finas y la calabaza en daditos. Si lo que vamos a utilizar son filetes de ternera, los limpiamos de grasa y se pican muy menudos, a cuchillo. Si es un resto de carne asada, la desmenuzamos.

En una sartén con un chorrito de aceite de oliva rehogamos las verduras a fuego suave. Cuando estén blanditas, incorporar la carne, el tomillo desmenuzado, sal y pimienta. Volcar en un cuenco y dejamos enfriar. Precalentar el horno a 180 grados.

Sobre un molde desmontable estiramos la mitad de la masa, procurando que sobresalga. A la mezcla de carne y verduras añadimos un huevo batido y rellenamos la base de la empanada, procurando que quede bien extendida.

Por último, estirar el resto de la masa y “tapamos”. Pegar los bordes de las dos masas y pintar con el otro huevo batido. Pinchar la superficie y hornear durante cuarenta minutos. Servir templada y acompañar con una ensalada.

Lasaña de verduras con nueces

Laura Vichera | 28 de octubre de 2016 a las 8:13

  • 16 placas para lasaña (pueden ser precocidas)
  • un puñado de nueces peladas
  • 150 grs de panceta ahumada en un solo trozo
  • un calabacín mediano
  • un trocito de calabaza
  • 3 zanahorias
  • una cebolla morada
  • 3 champiñones
  • unas ramitas de apio
  • unas hebras de azafrán
  • un vasito de caldo de verduras
  • queso tierno rallado
  • una taza de salsa de tomate casera
  • una taza de salsa bechamel casera
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Antes de empezar, preparar todas las verduras. Las pelamos y se cortan en daditos de tamaño más o menos similar. Retirar la corteza a la panceta y la cortamos en tiras.

En una sartén amplia con un chorrito de aceite de oliva,  rehogar todas las verduras, a fuego suave con el azafrán, una pizca de sal y pimienta molida.

Pasados unos minutos, cuando las verduras hayan tomado color, agregar el vasito de caldo, tapar  a medias la sartén y cocer durante veinte minutos, moviendo de vez en cuando hasta que el jugo reduzca.

Aparte, en otra sartén, sin nada de aceite, saltear los daditos de panceta hasta que estén doraditos. Se sacan y los dejamos escurrir sobre papel absorbente. Precalentar el horno a 150 grados.

Sobre el fondo de una fuente repartimos la mitad de la salsa de tomate y colocamos una primera capa de pasta. Encima, unas cucharadas de verduras, un puñado de nueces troceadas y unos taquitos de panceta.

Vamos alternando los ingredientes, formando capas, hasta acabar con una última de pasta. Napar con la bechamel mezclada con la salsa de tomate reservada y repartir por encima el queso rallado.

En el último momento, hornear durante media hora y gratinamos hasta dorar. Servir enseguida.

Buñuelos de calabaza, queso y curry

Laura Vichera | 7 de octubre de 2016 a las 8:13

  • 800 grs de calabaza de pulpa naranja
  • 100 grs de queso tierno de cabra
  • 2 huevos
  • 80 grs de harina de repostería
  • 60 grs de harina de maíz
  • medio litro de leche
  • una cucharada de curry en pasta o en polvo
  • unas hebras de azafrán
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

En primer lugar, retirar la corteza, las pipas y las barbas de la calabaza y la rallamos, con un rallador grueso, de forma que no se deshaga, sino que se noten los trocitos. Pasamos a un escurridor y dejamos con un peso encima para que suelte la mayor cantidad de agua posible.

A continuación cortar el queso en daditos y reservar. Separamos las claras y las montamos a punto de nieve con una pizca de sal. En un cuenco, mezclamos los dos tipos de harina tamizada con las dos yemas, el curry y una pizca de sal.

Cuando todo esté bien mezclado, incorporar poco a poco la leche fría y un chorrito de aceite de oliva y movemos para que no se formen grumos. Podemos terminar de mezclar utilizando la batidora.

Por último, incorporar las claras montadas y  las hebras de azafrán. Mezclar despacio y dejamos en el frigorífico, para que repose, al menos durante una hora.

En el momento de preparar los buñuelos, vamos añadiendo la calabaza rallada y los daditos de queso a la pasta de rebozar. Vamos echando cucharadas de masa en una sartén grande con abundante aceite bien caliente.

A medida que se vayan dorando, les vamos dando la vuelta y los sacamos a escurrir sobre papel absorbente. Servir recién hechos y acompañar con una ensalada.

Parmigiana de calabacín y calabaza

Laura Vichera | 17 de septiembre de 2016 a las 8:13

  • 4 calabacines hermosos, bien prietos
  • un trozo de calabaza de pulpa naranja
  • 600 grs de tomates de pera
  • una cebolla morada
  • 300 grs de queso Mozzarella fresco
  • 60 grs de queso Parmesano o Pecorino
  • unas hojas grandes de albahaca
  • una guindilla
  • una cucharadita de azúcar
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Es mejor si preparamos la salsa de tomate la víspera. En una cazuela amplia calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogar la cebolla picada.

Cuando comience a tomar color, agregamos los tomates troceados, sin pelar, la guindilla y un puñado de hojas de albahaca. Añadir sal, una pizca de azúcar y pimienta. Tapar y sofreír a fuego medio durante treinta minutos.

Pasado este tiempo, apartar del fuego y, cuando se enfríe, trituramos con el pasapurés y dejamos luego en el frigorífico hasta el momento de utilizarla.

Luego, despuntar los calabacines y los cortamos en rodajas de grosor mediano. Hacemos lo mismo con la calabaza y las salteamos, por tandas,  en una sartén grande con un hilo de aceite de oliva, procurando que queden “al dente”. Se dejan escurrir sobre papel absorbente. Precalentar el horno a 185 grados.

Para montar el plato, cubrimos el fondo de una fuente grande con unas cucharadas de salsa de tomate. Sobre ella una capa de rodajas de calabacín y calabaza y así vamos alternando los ingredientes, repartiendo entre medias unos daditos de Mozzarella y unas hojas de albahaca picadas.

Por encima, repartimos el resto de daditos de queso y el Parmesano rallado. Hornear durante veinte minutos, hasta que quede bien dorada y crujiente. Servir templada.

Ossobuco con puré de calabaza

Laura Vichera | 22 de febrero de 2016 a las 8:13

  • 4 rodajas hermosas de jarrete de ternera con su hueso
  • 600 grs de calabaza de pulpa naranja
  • 2 cebollas moradas
  • un diente de ajo
  • un trozo de jengibre fresco
  • caldo de carne desgrasado
  • media naranja
  • medio limón
  • unas ramitas de culantro
  • una pizca de comino molido
  • pimentón ahumado
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

En primer lugar, salpimentar ligeramente la carne por ambas caras, añadir también el comino y el pimentón y ralladura de piel de limón y naranja.

Luego, limpiar la calabaza y la cortamos en dados. Picar menudas las cebollas, pelar y rallar el jengibre lo rallamos o lo picamos a cuchillo en trocitos pequeños. Pelar el diente de ajo y lo majamos en el mortero con unos granos de pimienta negra y un buen puñado de hojas de culantro picadas.

En una cazuela amplia, calentamos un chorrito de aceite de oliva y, en primer lugar, dorar los trozos de carne, a fuego vivo, de modo que queden bien sellados. Se reservan al calor.

A continuación, añadir algo más de aceite y rehogar las cebollas y el jengibre unos minutos. Cuando estén, incorporar nuevamente los trozos de carne, sin amontonar.

Alrededor, repartimos los trozos de calabaza y añadimos el majado desleído en un par de vasos de caldo de carne. Agregar algo más de sal y pimienta, tapar y mantener a fuego suave durante una hora.

Pasado este tiempo, sacar la carne con mucho cuidado de que no se deshaga y la colocamos en una fuente. Dejar la salsa al fuego, sin tapar y aplastar la calabaza. Dejamos reducir y servimos el puré alrededor del ossobuco. Servir enseguida y acompañar con una ensalada.

Calabaza rellena de pollo y queso

Laura Vichera | 4 de febrero de 2016 a las 8:13

  • una calabaza alargada y de tamaño mediano
  • medio kilo de pechuga de pollo de corral
  • un huevo
  • 2 dientes de ajo
  • 100 grs de queso Parmesano rallado
  • miga de pan mojada en leche
  • 2 cucharadas de nata ligera
  • unas semillas de hinojo
  • unas ramitas de perejil
  • zumo y ralladura de medio limón
  • una pizca de cúrcuma molida
  • sal y unos granos de pimienta negra
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, frotar bien la calabaza con un cepillo bajo el grifo para dejarla bien limpia. Secamos con papel de cocina y, sin pelar, la abrimos por la mitad, a lo largo.

Con ayuda de una cuchara, sacamos las barbas y las pipas hasta dejar limpia la cavidad central. Limpiar la pechuga de restos de grasa, la troceamos y la pasamos al vaso de la picadora con los dos dientes de ajo, unas hojas de perejil, la ralladura de piel de limón y el huevo. Triturar todo junto y volcar en un cuenco.

A continuación, añadimos la miga de pan bien escurrida, unas gotas de zumo de limón y las dos cucharadas de nata. Agregar la mitad del queso Parmesano, la cúrcuma, sal y los granos de pimienta machacados con las semillas de hinojo. Trabajar con las manos para que todo quede bien trabado.

Por último, rellenar con esta farsa las dos mitades de la calabaza, espolvorear por encima el resto del Parmesano y las colocamos en una fuente de modo que no se puedan volcar y llenar el fondo de la fuente con agua o caldo.  Hornear durante una hora, vigilando que no se evapore todo el líquido.

 Una vez hecha, servir cortada en rodajas gruesas y acompañar con una ensalada.