Archivos para el tag ‘cebollino’

Pastel suave de pescado y zanahorias

Laura Vichera | 14 de febrero de 2017 a las 20:46

  • medio kilo de pescado al gusto: merluza, bacalao, trucha…
  • 2 zanahorias gruesas
  • 3 huevos
  • 4 cucharadas de queso desnatado para untar
  • 2 rebanadas de pan de molde
  • 150 mls de leche evaporada
  • unas ramitas de eneldo, perejil, cebollino e hinojo
  • zumo y ralladura de limón
  • unos granos de pimienta rosa
  • sal y pimienta negra molida

PARA ACOMPAÑAR

  •  6 cucharadas de mayonesa casera
  • 3 cucharadas de queso para untar
  • media cucharadita de curry en polvo
  • una cucharadita de vinagre de Jerez
  • unos tallos de cebollino
  • aceite de oliva

 

Antes de empezar, cocemos el pescado durante ocho minutos. Lo dejamos templar dentro del caldo y luego eliminamos la piel y las espinas y lo desmenuzamos. Una vez limpias las zanahorias, las cortamos en bastoncillos que escaldamos en agua hirviendo y se dejan en un escurridor.

En el vaso de la batidora mezclamos los huevos con dos cucharadas de zumo de limón, las hierbas picadas, el pan empapado en la leche evaporada y el queso. Añadimos una pizca de sal y pimienta y  triturar hasta obtener una crema.

Luego, volcar en un cuenco y agregamos los trozos de pescado, los granos de pimienta rosa ligeramente machacados y la ralladura de piel de limón. Mezclar suavemente para que el pescado no se deshaga y volcar la mitad en un molde alargado, ligeramente engrasado.

Por encima colocamos los bastones de zanahoria de forma ordenada y cubrir con el resto de la mezcla. Hornear al baño María a 190 grados durante cuarenta y cinco minutos.

Mientras, preparamos la crema de curry mezclando todos los ingredientes y cuando el pastel esté templado, lo cortamos en rodajas y acompañamos con la salsa y una ensalada.

 

Crêpes de ahumados, alcaparras y ricotta

Laura Vichera | 11 de febrero de 2017 a las 8:13

  • 2 huevos a temperatura ambiente
  • 100 grs de harina
  • 300 mls de leche, mejor templada
  • unos tallos de cebollino
  • unas hebras de azafrán
  • sal y pimienta negra molida
  • mantequilla para engrasar la sartén

PARA EL RELLENO

  •  150 grs de ahumados variados: atún, trucha, bacalao
  • 125 grs de ricotta o requesón
  • 2 cucharadas de alcaparras pequeñas
  • 2 chalotas
  • unas gotas de Tabasco verde
  • pimienta negra recién molida
  • aceite de oliva

 

En una sartén calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogamos las chalotas, muy picadas a fuego suave. Cuando estén blanditas, las pasamos a un cuenco y dejamos enfriar.

Para las crêpes, en otro cuenco mezclamos la leche con los huevos, el azafrán, sal y pimienta. Agregar unos tallos de cebollino picados y batir con varillas eléctricas.

A continuación, vamos incorporando la harina tamizada y luego pasamos por un colador para eliminar los grumos. Tapamos y dejamos reposar en el frigorífico mientras preparamos el relleno.

Al cuenco donde tenemos las chalotas pochadas, incorporamos las alcaparras muy picadas y los ahumados cortados en daditos. Agregar a continuación la ricotta o el requesón, una pizca de Tabasco y pimienta negra recién molida. Mezclar bien hasta que tengamos una crema compacta.

Luego, una sartén antiadherente y fundir una pizca de mantequilla. Verter un par de cucharadas de masa, extender y cuando comiencen a formarse burbujas, le damos la vuelta. Deben salir unas diez crêpes medianas.

Justo antes de sacar a la mesa, se rellenan con unas cucharadas de crema de ahumados y las doblamos en cuatro. Servir acompañadas de una ensalada de lechugas variadas.

Patatas rellenas de chile con carne

Laura Vichera | 12 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • 8 patatas pequeñas, especiales para hervir
  • 300 grs de carne de ternera picada
  • 2 chalotas
  • medio pimiento rojo
  • 2 cucharadas de concentrado de tomate
  • una lima
  • una pizca de queso Cheddar rallado
  • 2 cucharaditas de chile molido
  • una pizca de comino en polvo
  • una pizca de cacao puro
  • unos tallos de cebollino
  • unas cucharadas de nata ligera para acompañar
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, sin pelarlas, frotamos las patatas con un cepillo bajo el grifo, las secamos con papel de cocina y las cortamos en dos, a lo largo. Espolvorear con una pizca de sal y pimienta, las colocamos sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado, pintar con una pizca de aceite de oliva y hornear a 180 grados durante cuarenta minutos, aproximadamente.

Mientras, en una sartén rehogamos las chalotas muy picadas con el pimiento cortado en tiras finas. Dejamos que se ablanden y añadimos el concentrado de tomate, la ternera, el chile, el comino y la pizca de cacao. Agregar la ralladura y el zumo de media lima y vamos moviendo para que la carne quede suelta. Dejar al fuego hasta que reduzca el jugo.

Cuando las patatas estén tiernas, las dejamos enfriar y, con ayuda de una cuchara, vaciamos el interior, dejando las pieles prácticamente vacías. (La pulpa de las patatas la podemos utilizar para preparar una crema, por ejemplo).

Luego, las rellenamos con la mezcla de carne y repartir por encima el queso Cheddar rallado. Hornear durante quince minutos hasta que el queso funda y queden doraditas. Añadir una cucharadita de nata por encima, adornar con el cebollino picado y servir enseguida acompañadas de una ensalada.

Pasta con gambas a la crema

Laura Vichera | 4 de noviembre de 2016 a las 8:13

  • 350 grs de pasta larga
  • medio kilo de gambas hermosas
  • una cebolleta
  • una cucharada sopera de brandy
  • una copita de vino blanco seco
  • medio vasito de leche de coco o leche evaporada
  • una guindilla pequeña
  • unas ramitas de cebollino
  • unas hebras de azafrán
  • una pizca de pimentón
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, pelamos las gambas y pasamos las cáscaras y las pieles a una cazuela. Cubrir con agua fría y cocinar a fuego suave hasta obtener un caldo concentrado. Dejamos enfriar y colamos.

Con la punta de un cuchillo, retirar la vena dorsal a las gambas, enjuagamos y se dejan escurrir. Picar muy menuda la cebolleta y abrir la guindilla para retirar las semillas.

En una sartén amplia calentamos un chorrito de aceite de oliva y pochar la cebolleta, a fuego medio, sin dejar de mover. Cuando esté blandita, incorporar las gambas y las doramos un par de minutos. Añadir entonces el brandy y flambear. Agregar a continuación el vino blanco, la guindilla, las hebras de azafrán, la leche y unos tallos de cebollino picado.

Luego, salpimentar, incorporamos también una pizca de pimentón y un vasito de caldo. Mezclamos y dejar todo junto al fuego durante diez minutos más, agitando suavemente la sartén para que la salsa quede bien trabada.

Aparte, en una cazuela grande, calentamos agua con un pellizco de sal. Cuando comience a hervir, incorporamos la pasta y cuando esté “al dente”, volcar en un escurridor y refrescar con agua fría.

Justo antes de sacar a la mesa, incorporar la pasta a la sartén y salteamos un par de minutos, sin dejar de agitar, para que quede bien trabada con la salsa.

 

 

Mejillones rellenos

Laura Vichera | 25 de octubre de 2016 a las 8:13

  • 2 kilos de mejillones hermosos
  • 2 huevos
  • 4 rebanadas de pan de molde sin corteza
  • 2 dientes de ajo
  • zumo y ralladura de medio limón
  • 4 cucharadas de concentrado de tomate
  • unas gotas de salsa Tabasco
  • unos tallos de cebollino
  • sal y pimienta negra molida
  • unos granos de pimienta negra
  • aceite de oliva

Una vez limpios los mejillones, los enjuagamos con abundante agua fría y los vamos pasando a una cazuela grande. Añadimos unos granos de pimienta negra y unas gotas de zumo de limón. Tapamos, arrimar al fuego y cocer hasta que se abran.

Una vez abiertos, los sacamos bien escurridos y se reservan en una fuente. Cuando se enfríen un poquito, retiramos una de las conchas y colamos el caldo.

A continuación, precalentamos el horno a 180 grados. Troceamos el pan, lo pasamos a un cuenco y lo remojamos con el caldo de los mejillones cuando se haya enfriado.

En un cuenco batimos los huevos con un puñado de hojas de perejil y unos tallos de cebollino, todo muy picado. Agregar también la ralladura de piel de limón y el pan bien escurrido. Agregar el concentrado de tomate y trabajar todo bien.

Cuando todo esté bien trabado, agregar unas gotas de salsa Tabasco y ligar con un tenedor. Con esta mezcla vamos rellenando los mejillones y se van colocando sobre una fuente, bien juntos para que no se vuelquen. Salpimentar.

En el último momento, cuando vayamos a comer, horneamos durante veinte minutos y gratinar justo antes de sacar del horno. Servir recién hechos y acompañar con una ensalada y una guarnición de arroz blanco.

Terrina de verduras

Laura Vichera | 14 de octubre de 2016 a las 8:13

  •  huevos
  • 2 calabacines pequeños
  • 2 zanahorias
  • la parte blanca de un puerro
  • un pimiento rojo
  • 100 mls de nata ligera
  • 2 cucharaditas de harina de maíz
  • 100 grs de queso rallado, tipo Gruyère o Emmental
  • unas hebras de azafrán
  • unas ramitas de perejil
  • unos tallos de cebollino
  • una pizca de comino molido
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Para empezar, preparamos las verduras: despuntar los calabacines y, sin pelar, los cortamos en rodajas a lo largo y luego en bastones. Lavar el pimiento, retirar las semillas y lo cortamos en juliana fina. Limpiar las zanahorias, las raspamos y se parten en rodajas finas. Cortamos el puerro del mismo modo.

Luego, calentar un chorrito de aceite de oliva en una sartén amplia y rehogar todas las verduras, a fuego suave, añadir las hebras de azafrán, sal, pimienta y una pizca de comino. Tapar y cocinar durante diez o doce minutos. Precalentar el horno a 180 grados.

Cuando las verduras estén blanditas, apartar del fuego y dejamos enfriar. En un cuenco batimos los huevos con la nata y la harina de maíz. Trabajar con varillas hasta que queden bien trabados.

A continuación, incorporar el queso rallado, un puñado de hojas de perejil y unos tallos de cebollino picados. Agregar las verduras y mezclar suavemente. Volcar en un molde ligeramente engrasado y sacudir para que no queden huecos.

Por último, hornear al baño maría durante cuarenta y cinco minutos y dejamos templar antes de desmoldar. Acompañar con una salsa de tomate o una mayonesa casera.

 

 

Lenguados y gambas en papillote

Laura Vichera | 4 de octubre de 2016 a las 8:13

  • 8 filetes de lenguado
  • 250 grs de gambas
  • 2 limones
  • 8 cucharadas de nata ligera
  • un vasito de caldo de verduras
  • unas ramitas de perejil
  • unos tallos de cebollino fresco
  • unas hebras de azafrán
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

Una vez limpios de piel y de restos de espinas, enjuagar y secar los filetes de lenguado con papel absorbente. Se ponen en un plato y añadimos unos tallos de cebollino muy picado y ralladura de piel de limón. Agregar unas gotas de zumo de limón, tapar con film transparente y dejamos en el frigorífico.

Luego, pelar las gambas, retirar la vena dorsal. Lavar el otro limón y lo cortamos en rodajas finas. En un cazo ponemos a calentar la nata con el caldo, a fuego muy suave y le agregamos algo más de cebollino picado. Vamos moviendo y dejamos reducir, sin que llegue a hervir.

A continuación, recortamos cuatro cuadrados grandes de papel sulfurizado. Enrollar cada filete de lenguado sobre sí mismo y cerramos con un palillo de dientes.

En el centro de cada rollito colocamos una rodaja de limón y colocamos cada uno de ellos en un trozo de papel, poniendo alrededor un par de rodajas de limón más. Precalentar el horno a 180 grados.

Seguidamente, agregar alrededor un puñado de gambas y napar con unas cucharadas de crema con cebollino. Añadimos también unas hebras de azafrán, unas hojas de perejil picado y un hilo de aceite de oliva. Cerramos con cuidado de que no quede ninguna abertura y los colocamos sobre una bandeja.

En el último momento, hornear durante quince minutos a 180 grados. Servir recién hechos y acompañar con unas patatas al vapor o arroz blanco.

Cóctel de aguacates

Laura Vichera | 2 de julio de 2016 a las 8:13

  • 3 aguacates medianos, en su punto, pero firmes
  • 2 pomelos rosas
  • 100 grs de huevas de salmón o de trucha
  • una lima
  • ralladura de piel de naranja
  • un puñado de almendras fileteadas
  • una cucharada sopera de ron (opcional)
  • unas gotas de salsa Tabasco
  • una cucharada de mayonesa
  • unos tallos de cebollino fresco
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Para empezar, pelamos los pomelos a lo vivo, recogiendo en un cuenco el zumo que vayan soltando. Eliminar todas las pieles, separar los gajos y los cortamos en dados que pasamos a una ensaladera.

A continuación, pelar los aguacates, retirar el hueso y los cortamos también en dados que dejamos en un plato y rociamos con zumo de lima.

En una sartén, sin nada de aceite, tostamos las almendras, moviendo muy rápido para que se doren. Hay que tener mucho cuidado de que no se quemen.

Luego, preparamos el aliño: picar muy menudos los tallos de cebollino y los mezclamos con la salsa Tabasco, el ron, la cucharada de mayonesa y ralladura de piel de naranja. Añadimos también una pizca de sal y pimienta recién molida y desleír con un chorrito de aceite de oliva.

En la ensaladera, mezclamos los dados de aguacate con los de pomelo y aderezar con la vinagreta. Movemos suavemente para que no se rompan y tapar con film. Dejamos en el frigorífico hasta el momento de servir.

Cuando vayamos a sacar a la mesa, repartir en copas de cóctel o en vasos anchos. Adornar cada una de ellas con unas cucharadas de huevas y unas almendras tostadas.

Ensalada de patatas, ahumados y cebollino

Laura Vichera | 3 de junio de 2016 a las 8:13

  • un kilo de patatas pequeñas, de guarnición
  • 250 grs de filetes de ahumados variados: atún, pez espada, trucha, palometa…
  • un limón
  • 3 cucharadas de yogur natural cremoso
  • una cucharada de mostaza fuerte
  • unos tallos de cebollino fresco
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Una vez lavadas, cocemos al vapor las patatas enteras y sin pelar. Las dejamos al fuego hasta estén “al dente”, sin que se ablanden en exceso. Las sacamos y se dejan templar. Pasados unos minutos, las pelamos y se dejan enfriar del todo.

A continuación, preparamos la salsa con la que aderezaremos la ensalada. Lavar el limón y rallamos la piel en un cuenco. Agregar el yogur, la mostaza, parte del cebollino picado y también unas cucharadas de zumo de limón. Mezclar bien y reservar.

Luego, separar los filetes de pescado y los cortamos en tiras finas, añadir algo más de zumo y ralladura de piel de limón, movemos, tapar con film y dejamos reposar.

Cuando las patatas se hayan enfriado completamente, las pasamos a un cuenco. Añadir una pizca de sal y pimienta y también unos tallos de cebollino picados muy finos.

 También añadimos la salsa de yogur, mostaza y limón. Mezclamos despacio para que las patatas no se rompan y cuando estén bien trabadas con el aliño, incorporar también los ahumados.

Por último, agregar unas cucharadas de aceite de oliva, mezclar nuevamente, probar de sal y tapar con papel film y dejamos en el frigorífico hasta el momento de servir.

Media hora antes de sacar a la mesa, dejamos la ensalada a temperatura ambiente para que no esté demasiado fría.

Rollitos de pollo en salsa

Laura Vichera | 7 de abril de 2016 a las 8:13

  • 8 filetes gruesos de pechuga de pollo de corral
  • 150 grs de queso de cabra para untar
  • un puñado de orejones de tomate en aceite
  • 3 chalotas
  • 2 dientes de ajo
  • un vasito de caldo de ave desgrasado
  • medio vasito de Oporto
  • 4 cucharadas de nata ligera
  • ralladura de piel de limón
  • una pizca de pimentón
  • media cucharadita de jengibre molido
  • unos tallos de cebollino
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En el mortero machacamos los dientes de ajo y lo mezclamos con parte de las especias. Volcar en un cuenco y mezclar con el queso. Añadir la ralladura de piel de limón y unos tallos de cebollino picado y trabajar con un tenedor hasta obtener una pasta.

A continuación, limpiar  cuidadosamente los filetes de pollo, los enjuagamos bien y se secan con papel de cocina. Los aplanamos ligeramente y, con un cuchillo bien afilado, los abrimos en dos a lo largo sin separarlos, en forma de libro. Untamos el interior con la crema de queso, añadir los tomates picados y, una vez rellenos, enrollamos los filetes formando rollitos.

Por último, espolvorear cada rollito con el resto de especias y los envolvemos individualmente en film transparente, presionando y cerrándolos muy bien para que no se salga el relleno. Los hervimos durante diez minutos y se dejan enfriar. Luego, los rehogamos en una sartén, con muy poquito aceite, para que tomen color.

En la misma sartén, rehogamos las chalotas muy picadas y pochar a fuego suave. Mojar con el Oporto y añadir el caldo. Cuando hierva, triturar, agregar la nata y mezclar. Servir los rollitos cortados en dos y napar con la salsa. Acompañar con quinoa hervida y una ensalada.