Archivos para el tag ‘clavo’

Cuajado de fresa y plátano

Laura Vichera | 12 de febrero de 2017 a las 8:13

  • un paquete de galletas de avena
  • un par de cucharadas de mantequilla a temperatura ambiente
  • un plátano maduro
  • una pizca de canela y clavo molidos
  • mermelada de fresas para el acabado

PARA EL RELLENO

  • 300 grs de fresas o fresones maduros
  • 2 plátanos
  • una taza de leche
  • 100 grs de queso crema, para untar
  • 2 cucharadas de mermelada de fresas o de frutos rojos
  • 4 o 5 hojas de gelatina neutra
  • unas gotas de colorante rojo

 

Un rato antes, preparamos la base del pastel. Triturar las galletas en la picadora hasta que queden reducidas a polvo. Incorporar el plátano troceado, picar todo junto y pasamos a un cuenco. Incorporar el clavo y la canela, mezclamos, añadir la mantequilla y trabajar con un tenedor hasta que todos los ingredientes queden bien trabados.

Con esta mezcla, forramos el fondo de un molde desmontable y presionamos bien procurando que no quede demasiado fina. Dejamos en el congelador mientras preparamos el relleno.

En un cuenco ponemos las láminas de gelatina con agua y hielo. Calentamos la leche, apartar y añadimos la gelatina bien escurrida y mezclamos bien para que se deshaga.

Una vez limpias las fresas, reservamos unas cuantas para decorar y pasamos el resto al vaso del robot y las trituramos con los plátanos. Incorporar el queso y las cucharadas de mermelada, la leche colada y también unas cucharadas de colorante rojo al gusto.

Cuando tengamos una mezcla uniforme, volcar sobre la base de galletas, nivelar con una espátula y adornar con las fresas cortadas en rodajas. Enfriar durante un par de horas y pintar con la mermelada licuada. Dejar en el frigorífico un mínimo de cuatro horas más antes de servir.

Empanada de calabaza y anchoas

Laura Vichera | 17 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • 2 láminas de masa quebrada
  • 300 grs de calabaza Butternut
  • ralladura de piel de naranja
  • una bola de queso Mozzarella fresco
  • 8 anchoas en conserva
  • un vaso de leche evaporada
  • 2 yemas
  • 2 cucharadas de nata ligera
  • 3 cucharadas de harina
  • una cucharada de mantequilla
  • una pizca de clavo, pimienta negra y nuez moscada molidas
  • un huevo y una cucharada de leche para pintar
  • algo de mantequilla para el molde

 

Sobre un molde desmontable, previamente engrasado, estiramos una de las láminas de masa procurando que los bordes sobresalgan. Presionar las paredes y pinchar el fondo. Dejamos en el frigorífico.

Una vez limpia la calabaza, la cortamos en daditos que asamos en el horno a 170 grados durante veinte minutos. Pasado este tiempo, machacamos ligeramente. Dejar en un escurridor para que suelte todo el agua posible.

Mientras, en una sartén, fundimos la mantequilla y espolvorear la harina. Tostamos bien y añadir poco a poco la leche, la ralladura de piel de naranja, la pimienta, la nuez moscada y el clavo. Vamos moviendo, a fuego suave y en momento en que comience a espesar, apartamos.

Fuera del fuego, dejamos templar e incorporar las yemas y la nata. Cuando todo esté bien trabado, agregar las anchoas bien escurridas y picadas, la Mozzarella en daditos y la calabaza. Precalentar el horno a 180 grados.

Sobre el molde repartimos el relleno, procurando que quede bien extendido. Cubrir con la otra lámina de masa quebrada y la recortamos para que quede más pequeña.

Por último, pegar los bordes de la masa inferior sobre ella y los pegamos con el huevo batido con la cucharada de leche. Pinchar la superficie y pintamos. Hornear durante cuarenta minutos, aproximadamente. Servir templada.

Falso suflé de mango

Laura Vichera | 11 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • 8 huevos
  • 2 mangos en su punto de maduración
  • 70 grs de azúcar blanca
  • 60 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • media lima, zumo y ralladura de piel
  • 2 cucharadas de canela molida
  • una pizca de clavo molido
  • un pellizco de sal
  • azúcar glas para presentar

 

En primer lugar, separamos las yemas y montamos las claras a punto de nieve fuerte con una pizca de sal. Las dejamos en el frigorífico mientras preparamos el resto de ingredientes.

Con ayuda de varillas eléctricas, batimos las ocho yemas con el azúcar hasta obtener una mezcla blanquecina y bien trabada. Añadir la canela en polvo y el clavo molido. Continuar batiendo hasta que todos  los ingredientes queden integrados. Reservar.

Seguidamente, pelar los mangos, retirar el hueso y los cortamos en daditos que pasamos a un cuenco. Agregar unas gotas de zumo de lima y ralladura de piel.

En una sartén que podamos luego meter en el horno o en un molde metálico, calentamos la mantequilla y cuando esté fundida, incorporamos el mango y dejamos caramelizar a fuego suave.

Un par de minutos después, cuando la fruta comience a tomar color, apartamos y dejamos templar un poquito. Precalentamos el horno a 190 grados.

A continuación, incorporar las claras a la mezcla de yemas y mover despacio para que se integren sin que pierdan volumen. Volcar sobre la fruta y sacudir la sartén para que cubra bien toda la fruta.

En el último momento, metemos la sartén o el molde en el horno y dejamos que el huevo cuaje y suba. Justo antes de sacar del horno, encender el grill y gratinar la superficie. Espolvorear generosamente con azúcar glas y sacar enseguida a la mesa.

Etiquetas: , , , , ,

Bizcocho de higos, clavo y anís

Laura Vichera | 27 de septiembre de 2015 a las 8:13

  • 300 grs de higos frescos, en su punto de maduración pero firmes
  • 2 huevos hermosos
  • 110 grs de harina de repostería
  • una cucharada de levadura
  • 80 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100 grs de azúcar moreno
  • una copita de anís seco
  • un pellizco de clavo molido
  • una pizca de sal
  • algo más de harina y levadura para el molde
  • azúcar glas para presentar

Con cuidado de no apretarlos, enjuagar los higos bajo el grifo y los secamos con papel de cocina. Desechar el rabillo y los cortamos en dados.

En una sartén antiadherente calentamos la mantequilla y cuando funda, incorporar los trozos de higo y el anís. Saltear a fuego vivo un par de minutos, lo justo para que se trabe todo. Apartar y dejamos enfriar. Precalentamos el horno a 180 grados.

A continuación, en un cuenco, tamizamos la harina con la levadura y un pellizco de sal.  Hacemos un hueco en el centro e incorporamos los huevos previamente batidos. Trabajar con varillas hasta que tengamos una mezcla lisa y sin grumos.

Luego, añadimos también la mantequilla y el anís que tenemos en la sartén, el azúcar moreno y la pizca de clavo molido.

Cuando todos los ingredientes queden bien trabados, incorporar los trozos de higo, mezclar suavemente y dejamos reposar unos minutos.

Mientras, engrasar un molde alargado o rectangular con una pizca de mantequilla, espolvorear con algo más de harina y volcar la masa. Sacudir para que no queden huecos y hornear durante  media hora.

Pasado este tiempo, comprobar que está cuajado y cuando esté templado, desmoldar sobre una rejilla y, una vez frío, espolvorear generosamente con azúcar glas.

Tarta de calabaza y avellanas

Laura Vichera | 11 de enero de 2015 a las 8:13

  • 200 grs de harina
  • 2 cucharadas de avellanas
  • 120 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • un huevo
  • 80 grs de azúcar glas
  • una cucharada de canela
  • una pizca de sal

PARA EL RELLENO

  •  400 grs de puré de calabaza bien escurrido
  • 350 mls de leche evaporada
  • 70 grs de azúcar
  • un huevo
  • una pizca de: jengibre molido, clavo y canela en polvo
  • unas semillas de anís
  • una cucharada de harina
  • una pizca de sal

Un ratito antes de montar la tarta, preparamos la masa para que pueda reposar el tiempo necesario antes del horneado. Tostar las avellanas y las picamos hasta dejarlas reducidas a polvo o en trocitos mínimos.

En un cuenco grande batimos la mantequilla con el azúcar glas, trabajamos con varillas eléctricas y cuando estén cremosos y bien mezclados, incorporar las avellanas y también la pizca de sal.

Luego, agregamos la harina tamizada con la canela y mezclar sin amasar demasiado. Formar una bola y dejamos en el frigorífico durante media hora aproximadamente. Forrar luego un molde con la masa bien estirada, pinchar el fondo y las paredes y se deja en el frigorífico de nuevo. Precalentar el horno a 200 grados.

Para el relleno, mezclar todos los ingredientes en un cuenco y trabajar con la batidora hasta obtener una crema lisa. Incorporar las semillas de anís y volcamos sobre el molde. Hornear durante diez minutos y bajar luego la temperatura a 160 grados y hornear durante cuarenta minutos.

Fuera del horno, dejamos enfriar del todo antes de desmoldar. Servir a temperatura ambiente y acompañar con helado de vainilla.

Jamón asado con puré de membrillos

Laura Vichera | 4 de noviembre de 2014 a las 8:13

  • un kilo de jamón de cerdo en un solo trozo
  • 2 membrillos hermosos
  • 2 dientes de ajo
  • ralladura y una tira ancha de piel de naranja
  • un vasito de Jerez Amontillado
  • un palo de canela
  • 2 clavos de olor
  • una cucharada de azúcar moreno (opcional)
  • sal y pimienta negra molida
  • unos granos de pimienta de Jamaica
  • una cucharada de mantequilla
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, atar la carne, salpimentar y rehogar a fuego vivo en una sartén, sin pincharla, dándole la vuelta hasta que se dore bien por todos lados. Pasamos a una fuente y precalentar el horno a 190 grados.

Luego, en el mortero, machacar los dientes de ajo con la ralladura de piel de naranja y un pellizco de sal. Untar la carne con el majado, le pinchamos los clavos y alrededor, repartimos los granos de pimienta de Jamaica y el palo de canela.

A continuación, mojar con el Jerez y tapar con papel de aluminio. Hornear durante media hora.

Mientras, pelar los membrillos y retirar el corazón. Se cortan en dados medianos que salteamos en la sartén, añadiendo la tira de piel de naranja y la cucharada de mantequilla. Rehogar a fuego medio hasta que comiencen a ablandarse.

Pasada la media hora de cocción de la carne, retirar el papel, mojar con el jugo que ha soltado y repartir alrededor el salteado de membrillo. Hornear durante media hora más.

Acabado el tiempo de horno, sacar la carne y la dejamos enfriar antes de cortarla en lonchas finas. Machacar los membrillos con un tenedor y añadirle una pizca de azúcar si estuvieran demasiado ácidos.

Servir la carne acompañada de este puré y acompañar también con cuscús al vapor.

 

Bizcocho de naranja con avellanas

Laura Vichera | 21 de septiembre de 2014 a las 8:13

  • 250 grs de harina
  • un vasito de leche templada
  • 2 cucharaditas de levadura en polvo
  • 100 grs de mantequilla
  • 200 grs de azúcar moreno
  • 200 grs de avellanas
  • 3 yemas
  • media cucharadita de nuez moscada
  • media cucharadita de clavo molido
  • esencia de vainilla
  • una pizca de sal
  • ralladura y zumo de una naranja
  • mantequilla  y harina para el molde
  • azúcar glas para decorar 

 

En el mortero, machacamos las avellanas dejándolas en trocitos. Se tuestan ligeramente en una sartén, sin nada de aceite y se reservan. Precalentar el horno a 180 grados.

Luego, en un cuenco grande batimos enérgicamente el azúcar con las tres yemas hasta que se deshaga completamente. Incorporar la mantequilla derretida, el zumo de media naranja, ralladura de piel,  la esencia de vainilla, la nuez moscada y el clavo.

A continuación, añadir la harina tamizada con la levadura, una pizca de sal y mezclamos. Agregamos las avellanas, reservando unas cuantas para decorar.

Poco a poco, vamos agregando la leche, mezclando con las varillas para que se vayan trabando los ingredientes y cuando tengamos una crema homogénea y sin grumos la volcamos en un molde alargado, engrasado con mantequilla.

Por último, nivelar con la espátula y repartir por encima las avellanas reservadas.  Horneamos durante unos cuarenta o cincuenta minutos. Pinchamos con un cuchillo para comprobar que está hecho.

Cuando esté templado, sacamos el bizcocho del horno, lo dejamos templar un poquito y desmoldar. Lo y se deja sobre una rejilla. Mezclar el zumo de la otra media naranja con un poco de azúcar y calamos el bizcocho con ayuda de una jeringa. Dejamos reposar y espolvoreamos generosamente con azúcar glas.

Empanadillas de manzana y miel

Laura Vichera | 2 de febrero de 2014 a las 8:13

  • 16 obleas para empanadillas
  • 2 manzanas Golden
  • una copita de licor de manzana
  • 3 cucharadas de miel
  • una cucharada de azúcar moreno
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • ½ palo de vainilla
  • 2 clavos de olor
  • ralladura y zumo de limón
  • una yema de huevo
  • una cucharada de leche

 

Una vez peladas las manzanas, se cortan en dados que pasamos a un plato y rociamos con unas gotas de zumo de limón. Abrir la vainilla por la mitad, a lo largo, raspar las semillas y se mezclan con las manzanas.

En una sartén amplia calentamos la mantequilla a fuego muy suave y cuando esté fundida, incorporar las manzanas, la vainilla, los clavos, la ralladura de piel de limón, los clavos y el azúcar moreno. Mezclar bien y dejar al fuego hasta que vaya caramelizando.

Unos minutos después, mojar con el licor y flambear. Justo antes de apartar, agregar la miel y apartar. Volcamos en un colador, retirar los clavos y la vainilla y recoger el jugo de la fruta.

En un cuenco, mezclar la yema con la cucharada de leche y reservar. Precalentar el horno a 200 grados.

Sobre la mesa de trabajo vamos separando las obleas de pasta. Encima de cada una de ellas colocamos una cucharada de compota y cerramos, humedeciendo ligeramente los bordes para que queden bien pegados.

Después de cerrarlas, presionamos los bordes de las empanadillas con un tenedor y se van colocando sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado. Hornear durante veinticinco minutos y fuera del horno, se pintan con el jugo de la compota.  Servir templadas y acompañar de una crema inglesa fría o de una bola de helado de vainilla.

Pastel de manzanas y nueces

Laura Vichera | 5 de enero de 2014 a las 8:13

  • 3 manzanas Golden no muy grandes
  • una docena de nueces peladas
  • un vaso de leche
  • un vaso de harina
  • un vaso de azúcar moreno
  • 2 huevos grandes
  • una cucharadita de levadura en polvo
  • ralladura de piel de naranja
  • unas gotas de zumo de limón
  • una pizca de clavo molido
  • mantequilla para el molde
  • unas cucharadas de mermelada de naranja amarga

 

Una vez peladas las manzanas, retiramos el corazón y se laminan. Rociar con unas gotas de zumo de limón y reservar. Engrasar un molde redondo con mantequilla y dejamos en el frigorífico. Precalentar el horno a 180 grados.

Luego, tamizar la harina con la levadura, incorporar el clavo molido, la ralladura de piel de naranja y el azúcar moreno. Mezclar bien y aparte, en otro cuenco, batir los huevos y añadir la leche a temperatura ambiente.

Cuando estén bien mezclados, incorporar parte de las nueces picadas menudas y unir los ingredientes de los dos cuencos. Cubrir el fondo del molde con una primera capa de manzanas, luego parte de masa, y así hasta acabar cubriendo con manzanas.

Por encima, colocamos las nueces sin trocear y espolvorear con una pizca de azúcar. Hornear durante tres cuartos de hora y, acabado el tiempo de cocción, pinchar con un cuchillo para comprobar que el interior está hecho.

Lo sacamos y cuando se enfríe un poquito, desmoldar y dejamos sobre una rejilla. Calentar la mermelada con un par de cucharadas de agua, a fuego suave. Calar el bizcocho y pintar por encima.

 

 

Etiquetas: , , ,

Pastel de melocotón, clavo y canela

Laura Vichera | 22 de septiembre de 2013 a las 8:13

  • 3 melocotones hermosos, maduros de pulpa firme
  • un vaso de leche a temperatura ambiente
  • un vaso de harina
  • un vaso de azúcar moreno
  • 2 huevos
  • un vasito de ron o cualquier otro licor
  • una cucharadita de levadura en polvo
  • ralladura de piel de limón
  • 3 clavos de olor
  • un palo de canela
  • una pizca de clavo molido
  • una cucharada de mantequilla para el molde

 

En primer lugar, engrasar un molde redondo con la cucharada de mantequilla y espolvorear una pizca de harina. Sacudir bocabajo y dejar en el frigorífico.

Una vez pelados los melocotones, retiramos el hueso y se cortan en gajos grandes. En una sartén, calentamos una cucharada de mantequilla con los clavos y la canela y salteamos los trozos de melocotón con una cucharada de azúcar.

Cuando empiece a formarse el almíbar, agregar el ron, les vamos dando la vuelta a los gajos de fruta y se sacan a un plato. Colar el jugo de cocción y se reserva para pintar el pastel. Precalentamos el horno a 180 grados.

En un cuenco grande, batimos los huevos con el resto del azúcar, la ralladura de piel de limón, una pizca de clavo molido y cuando estén bien espumosos, incorporar la leche a temperatura ambiente o templada y vamos mezclando.

A continuación, agregar la harina tamizada con la levadura y continuar trabajando con varillas hasta que quede cremosa y sin grumos. Sobre el molde colocamos una primera capa de fruta y vamos alternando, capas de masa y fruta hasta acabar con una última capa de melocotón.

Hornear unos cuarenta minutos y cuando esté hecho, dejamos enfriar. Desmoldamos sobre una rejilla y pintar con el almíbar de la fruta.