Archivos para el tag ‘espinacas’

Canelones de salmón con espinacas

Laura Vichera | 16 de noviembre de 2016 a las 8:13

  • 18 placas de pasta para canelones
  • 300 grs de lomo de salmón sin piel
  • medio kilo de espinacas baby
  • 200 grs de ricotta o queso batido
  • un vasito de nata ligera
  • queso Parmesano rallado
  • nuez moscada molida
  • sal y pimienta negra
  • un par de cucharadas de mantequilla
  • aceite de oliva

En primer lugar, cocemos por tandas las láminas de pasta en abundante agua hirviendo con una pizca de sal. Se van sacando bien escurridas y las dejamos sobre un paño.

A continuación, repasar el pescado, eliminando los restos de piel y las espinas. Con un cuchillo muy afilado, lo cortamos en filetes y tiras finas y luego en daditos que reservamos en un cuenco.

Luego, limpiar las espinacas y retirar la parte más dura de los tallos. En una sartén grande, fundimos una de las cucharadas de mantequilla con una pizca de aceite de oliva y rehogarlas, a fuego suave, hasta que se evapore todo el agua.

Fuera del fuego, dejamos templar un poquito y añadimos la nuez moscada, una pizca de sal y pimienta y, por último, la ricotta o el queso batido. Añadir también los daditos de salmón y mezclamos. Precalentar el horno a 200 grados.

Con la otra cucharada de mantequilla, engrasamos una fuente de horno. Sobre cada placa de pasta colocamos unas cucharadas de relleno y, procurando que no se salga, enrollamos la pasta y vamos colocando los canelones en la fuente con el “cierre” hacia abajo.

Una vez hechos, napar con el Parmesano mezclado con la nata. Tapar con papel de aluminio y hornear durante veinte minutos. Pasado este tiempo, retirar el papel y gratinar.

Empanada de pollo con espinacas

Laura Vichera | 15 de septiembre de 2016 a las 8:13

  • 2 láminas de masa quebrada
  • 400 grs de pechuga de pollo de corral
  • 2 manojos de espinacas
  • queso tierno rallado
  • una cebolleta
  • 2 dientes de ajo
  • un huevo
  • medio vasito de leche evaporada
  • unas ramitas de perejil y culantro
  • ralladura y zumo de limón
  • una pizca de pimentón picante
  • sal y pimienta negra molida
  • una cucharadita de mantequilla
  • aceite de oliva

 

Una vez limpias, picar las espinacas, las enjuagamos y se dejan escurrir. En una sartén, calentar un chorrito de aceite de oliva  con la mantequilla y, cuando funda, rehogamos la cebolleta muy picada. Pochar a fuego suave.

Pasados unos minutos, cuando esté blandita, incorporar las espinacas, una pizca de sal y perejil picado y rehogar todo junto hasta que reduzca el jugo. Agregar el pimentón y volcamos en un cuenco. Cuando se enfríe, añadir el queso rallado, mezclar y reservamos.

En la misma sartén, rehogamos los dientes de ajo muy picados con cuidado de que no se quemen. Incorporar la pechuga limpia y troceada, una pizca de sal y pimienta.

Luego, agregar unas hojas de culantro y perejil picado y también el pimentón. Añadimos la ralladura y zumo de limón, mover y dejar al fuego cinco minutos más. Volcar en el cuenco y mezclar con las espinacas y con la leche evaporada. Precalentar el horno a 180 grados.

Por último, forrar un molde con una de las láminas de masa, procurando que sobresalgan los bordes. Rellenar con la mezcla de pollo y espinacas y tapar con la otra hoja de masa quebrada. Cerramos, pegando los bordes y pintar con el huevo batido. Pinchar la superficie y hornear durante cuarenta minutos. Servir templada.

Empanada de pollo y espinacas

Laura Vichera | 15 de septiembre de 2016 a las 8:13

  • 2 láminas de masa quebrada
  • 400 grs de pechuga de pollo de corral
  • 2 manojos de espinacas
  • queso tierno rallado
  • una cebolleta
  • 2 dientes de ajo
  • un huevo
  • medio vasito de leche evaporada
  • unas ramitas de perejil y culantro
  • ralladura y zumo de limón
  • una pizca de pimentón picante
  • sal y pimienta negra molida
  • una cucharadita de mantequilla
  • aceite de oliva

 

Una vez limpias, picar las espinacas, las enjuagamos y se dejan escurrir. En una sartén, calentar un chorrito de aceite de oliva  con la mantequilla y, cuando funda, rehogamos la cebolleta muy picada. Pochar a fuego suave.

Pasados unos minutos, cuando esté blandita, incorporar las espinacas, una pizca de sal y perejil picado y rehogar todo junto hasta que reduzca el jugo. Agregar el pimentón y volcamos en un cuenco. Cuando se enfríe, añadir el queso rallado, mezclar y reservamos.

En la misma sartén, rehogamos los dientes de ajo muy picados con cuidado de que no se quemen. Incorporar la pechuga limpia y troceada, una pizca de sal y pimienta.

Luego, agregar unas hojas de culantro y perejil picado y también el pimentón. Añadimos la ralladura y zumo de limón, mover y dejar al fuego cinco minutos más. Volcar en el cuenco y mezclar con las espinacas y con la leche evaporada. Precalentar el horno a 180 grados.

Por último, forrar un molde con una de las láminas de masa, procurando que sobresalgan los bordes. Rellenar con la mezcla de pollo y espinacas y tapar con la otra hoja de masa quebrada. Cerramos, pegando los bordes y pintar con el huevo batido. Pinchar la superficie y hornear durante cuarenta minutos. Servir templada.

Ensalada de garbanzos, espinacas y aceitunas

Laura Vichera | 19 de julio de 2016 a las 8:13

  • 250 grs de garbanzos lechosos
  • 2 manojos de espinacas
  • ralladura y zumo de limón
  • un puñado de aceitunas moradas
  • 3 dientes de ajo
  • un buen manojo de culantro fresco
  • unas ramitas de perejil
  • una hoja de laurel
  • una pizca de pimentón picante
  • una pizca de comino molido
  • unos granos de pimienta
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Enjuagamos los garbanzos y los ponemos a cocer con unos granos de pimienta y la hoja de laurel. Cubrimos con agua templada, agregar sal y un chorrito de aceite de oliva y cocemos en olla rápida. Una vez hechos, los volcamos en un escurridor y se dejan enfriar del todo.

Luego, limpiar las espinacas, retirar los tallos más duros y se pican muy menudas. Las enjuagamos y se pasan a una sartén, con un chorrito de aceite de oliva, los dientes de ajo y un buen puñado de hojas de culantro y perejil, todo muy picado.

Después de unos minutos a fuego suave, cuando se haya evaporado el jugo, incorporar el pimentón y el comino. Añadir también la ralladura de piel de limón y tres cucharadas de zumo.

Por último, incorporar los garbanzos, mezclar bien y  dejamos al fuego hasta que reduzca todo el agua de las verduras. Añadir sal y pimienta y volcar en una fuente.

Cuando la ensalada se haya enfriado, incorporar las aceitunas, con hueso o no, según nos guste más y añadir una pizca más de aceite justo antes de sacar a la mesa.

Bacalao con costra gratinada

Laura Vichera | 16 de febrero de 2016 a las 8:13

  • 4 trozos hermosos de lomo de bacalao fresco
  • un puñado de espinacas frescas
  • 2 cucharadas de leche evaporada
  • 2 chalotas
  • 2 dientes de ajo
  • medio limón, zumo y ralladura
  • un vasito de vino blanco seco
  • una rebanada de pan del día anterior
  • unas ramitas de perejil
  • una pizca de pimentón
  • unos granos de pimienta negra
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, enjuagar y secar el pescado con papel de cocina y lo repasamos cuidadosamente para eliminar las espinas. Reservar en un plato mientras preparamos el resto de ingredientes.

En una sartén calentamos un chorrito de aceite de oliva y vamos rehogando las chalotas muy picadas. Dejamos que se vayan ablandando.

Cuando comiencen a tomar color, mojar con el vino blanco y dejamos evaporar el alcohol. Añadimos las espinacas limpias y cortadas en tiras y dejamos al fuego todo junto unos minutos.

En el mortero machacamos los granos de pimienta con los dientes de ajo, el pimentón y la ralladura de piel de limón. Mezclar bien y reservar. Con un rallador grueso sacamos migas de pan que salteamos ligeramente en la sartén, sin nada de aceite, hasta dorar. Se sacan y las mezclamos con el majado.

Luego, precalentamos el horno a 200 grados. Sobre el fondo de una fuente repartimos la mitad de las espinacas. Colocamos los lomos de pescado con la piel hacia abajo, repartir el resto de las espinacas por encima y terminar con el pan mezclado con el majado.

Por último, agregar unas gotas de zumo de limón y un chorrito de aceite de oliva. Hornear durante quince minutos y servir enseguida.

Empanadillas de carne y espinacas

Laura Vichera | 12 de febrero de 2016 a las 8:13

  • 2 láminas de hojaldre precocinado
  • medio kilo de filetes finos de cerdo y ternera
  • un puñado de hojas de espinaca baby
  • un puñado de pasas sin semillas
  • una cebolleta
  • 2 chalotas
  • un diente de ajo
  • unas ramitas de tomillo
  • unas hojas de perejil
  • un vasito de vino blanco seco
  • una yema y una cucharada de leche para pintar
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

La víspera, limpiamos la carne de grasa y la cortamos, a cuchillo, en trocitos lo más pequeños posible. Los pasamos a un cuenco y añadimos el tomillo desmenuzado y unas hojas de perejil picado.

A continuación incorporamos la cebolleta y el diente de ajo todo muy picado. Añadimos el vasito de vino blanco, una pizca de pimienta negra molida, mezclar bien y tapar con film. Dejamos en el frigorífico.

En una sartén con un chorrito de aceite de oliva, salteamos las hojas de espinaca picadas y se sacan a un cuenco. Precalentamos el horno a 180 grados.

En la misma sartén, salteamos la carne hasta que se evapore todo el jugo y la mezclamos con las espinacas. Añadir también las pasas, previamente hidratadas. Salpimentar y dejamos enfriar.

Sobre la encimera, estirar la masa de hojaldre y sacamos círculos grandes. En el centro, colocamos unas cucharadas de relleno y “tapamos” con otro círculo de pasta. Cerrar los bordes presionando con un tenedor, las vamos colocando sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado y se pintan con la yema y la leche batidas.

Por último, hornear durante cuarenta minutos y servir templadas o frías, acompañadas de una ensalada.

Cazuela de calamares rellenos

Laura Vichera | 22 de diciembre de 2015 a las 8:13

  • 12 calamares pequeños
  • un manojo de espinacas baby
  • 4 tomates de pera maduros
  • 2 zanahorias
  • 2 cebolletas
  • 2 dientes de ajo
  • un huevo
  • un puñado de nueces peladas
  • un vaso de vino blanco seco
  • miga de pan mojada en leche
  • unas ramitas de eneldo
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, limpiar los calamares y separamos las aletas y los tentáculos que picamos muy menudos y reservamos en un cuenco. Enjuagar bien los cuerpos, por dentro y por fuera, les damos la vuelta y dejamos escurrir.

Luego, lavar las espinacas y las picamos. En una sartén grande, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogamos los ajos también picados. Cuando comiencen a tomar color, añadimos las espinacas y dejamos que se ablanden. Volcar en el cuenco con las aletas de los calamares.

En la misma sartén, calentar algo más de aceite y rehogar las cebolletas y las zanahorias, picadas menudas y sofreímos a fuego suave. Pasados unos minutos, añadir los tomates rallados, una pizca de sal y pimienta y, sin tapar, dejamos que se vaya haciendo la salsa.

Mientras, al cuenco donde estamos preparando el relleno, incorporamos las nueces picadas, la miga de pan bien escurrida y el eneldo desmenuzado. Agregar el huevo batido y trabajar bien hasta que tengamos una farsa bien trabada. Precalentar el horno a 200 grados.

Con ayuda de una cucharilla, rellenar los calamares y se colocan de forma ordenada en una fuente grande. Mojar con el vino blanco y repartir la salsa alrededor. Hornear durante media hora y acompañar con una guarnición de arroz salvaje.

Etiquetas: , ,

Quesadillas de carne y espinacas

Laura Vichera | 18 de abril de 2015 a las 8:13

  • 12 tortillas de trigo o de maíz medianas
  • 200 grs de restos de carne asada
  • medio kilo de espinacas baby
  • un pimiento amarillo
  • 2 chalotas
  • un trozo de queso para rallar, tipo Cheddar o Gouda
  • una tacita de salsa de tomate casera
  • unas gotas de salsa Tabasco
  • una cucharada de concentrado de tomate
  • unas ramitas de culantro fresco
  • una pizca de pimentón
  • sal y aceite de oliva

 

En una sartén, calentar un chorrito de aceite de oliva. Limpiar el pimiento, retirar las semillas y el tallo y lo cortamos en tiras finas. Rehogar a fuego muy suave y tapado.

Mientras, lavar las espinacas, desechar la parte más dura de los tallos, se trocean y se dejan escurrir. Rallar el queso en tiras gruesas y reservar.

Cuando el pimiento esté blandito, incorporar las espinacas, una pizca de sal y pimienta y rehogar, moviendo, para que se vaya evaporando el agua de vegetación. Sacar a un cuenco.

En la misma sartén, calentar algo más de aceite y rehogar las chalotas muy picadas. Pochar a fuego suave y agregar la cucharada de concentrado de tomate y luego,  la salsa de tomate y unas gotas de Tabasco.

Unos minutos después, añadir la carne desmenuzada y el culantro muy picado damos un hervor todo junto. Precalentamos el horno a 190 grados.

En el momento de preparar las quesadillas, sobre cada tortita (previamente calentada en una sartén) colocamos unas cucharadas de verdura y de carne con su salsa. Espolvorear con queso rallado y doblar la tortilla por la mitad para cerrar, procurando que no se salga el relleno.

Antes de sacar a la mesa, hornear unos minutos para que el queso funda. Servir enseguida y acompañar con una ensalada.

Pasta con espinacas y costillas

Laura Vichera | 9 de marzo de 2015 a las 8:19

  • 300 grs de pasta larga, espaguetis o tallarines
  • medio kilo de espinacas limpias
  • medio kilo de costillas de cerdo, procurando que tengan bastante magro
  • un puñado de piñones
  • 3 dientes de ajo
  • unos granos de pimienta negra
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

En el mortero, machacar los dientes de ajo con los piñones, una pizca de sal y unos granos de pimienta negra. Retirar los tallos más duros de las espinacas, se enjuagan, las escurrimos bien y las cortamos en tiras anchas. Reservar hasta el momento de prepararlas.

Luego, retirar la grasa de las costillas y las troceamos. En una sartén, con muy poco aceite,  se fríen hasta que queden bien doraditas. Se sacan bien escurridas a un plato cubierto con papel absorbente y, cuando se enfríen, las desmenuzamos y retiramos el hueso.

A continuación, en la misma sartén, salteamos las espinacas a fuego vivo, moviendo hasta que suelten todo el agua. Incorporar el majado, damos unas vueltas todo junto y apartar.

Justo en el último momento, cocer la pasta el tiempo indicado en el envase, enjuagar y refrescar con agua fría. Volcar en la sartén, mezclar con las espinacas y añadimos también las costillas desmenuzadas. Probar de sal y servir enseguida.

SUGERENCIA: Podemos preparar este mismo plato, utilizando restos de pollo asado desmenuzado o incluso, salchichas frescas, de ave o de cerdo, troceadas.

 

 

 

 

 

Pasta con espinacas y panceta

Laura Vichera | 10 de enero de 2015 a las 8:13

  • 400 grs de pasta corta
  • 150 grs de panceta ahumada en lonchas finas
  • 4 mandarinas pequeñas
  • un puñado de hojas de espinacas baby
  • una cucharada de azúcar
  • unas gotas de vinagre balsámico
  • unos granos de pimienta rosa
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Una vez peladas las mandarinas, retirar también la piel que envuelve cada uno de los gajos, procurando que no se rompan. Limpiar también las hojas de espinaca, retirar la parte dura de los tallos, se enjuagan y las dejamos enteras.

En una sartén con una pizca de aceite de oliva y saltear los gajos de mandarina con cuidado de no romperlos. Espolvorear la cucharada de azúcar, mover despacio y agregar las gotas de vinagre balsámico. Dejamos caramelizar, se sacan a un plato y reservamos.

Luego, quitar los bordes a las lonchas de panceta y las cortamos en tiras finas que salteamos también hasta dejarlas doraditas. Se vuelcan en un plato cubierto con papel absorbente.

En una cazuela grande calentamos abundante agua con un pellizco de sal. Cocer la pasta hasta que quede al dente, refrescar con agua fría y volcar en la sartén. Incorporar la panceta, los granos de pimienta rosa, las hojas de espinaca y una pizca de sal y pimienta negra recién molida. Sacudir para que todo quede bien mezclado y apartar.

Por último, volcar en los platos y adornar con los gajos de mandarina. Regar con el jugo y añadir un hilo de aceite de oliva por encima. Sacar enseguida a la mesa.