Archivos para el tag ‘gratinado’

Escalopes de pollo gratinados

Laura Vichera | 4 de mayo de 2017 a las 8:13

  • 8 filetes gruesos de pechuga de pollo de corral
  • 2 bolas de queso Mozzarella fresco
  • 2 huevos
  • un limón
  • un diente de ajo
  • una taza de salsa de tomate casera
  • unas cucharadas de queso Parmesano rallado
  • harina
  • pan rallado
  • unas hojas de salvia fresca
  • sal y unos granos de pimienta negra
  • aceite de oliva

 

En el mortero machacamos el diente de ajo con unos granos de pimienta negra, unas hojas de salvia muy picada y la ralladura de piel de limón. Añadir una pizca de sal y cuando tengamos una pasta, agregar unas gotas de zumo de limón y un hilo de aceite de oliva.

A continuación, repasamos bien para retirar los restos de piel y la grasa de los filetes y se abren, en forma de libro, sin llegar a separar las dos partes. Se enjuagan y se secan bien.

Luego, los pasamos a un cuenco, mezclar con la marinada y mover bien para que empapen bien por dentro y por fuera. Tapar con film y dejamos en el frigorífico durante un par de horas.

Mientras, escurrir una de las bolas de Mozzarella y la cortamos en rodajas. Escurrir los filetes de pollo, rellenar con las rodajas de queso, cerramos y enharinamos.

Se bañan luego en huevo batido y, por último, se pasan por pan rallado mezclado con el queso Parmesano. Los freímos por tandas hasta que queden bien dorados por ambas caras y se escurren bien.

Los colocamos sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado, unos junto a otros y cubrir con unas cucharadas de salsa de tomate. Sobre ellas repartimos las rodajas de Mozzarella restantes.

Justo antes de servir, gratinar hasta que el queso funda. Acompañar con pasta hervida y una ensalada.

Mejillones rellenos

Laura Vichera | 25 de octubre de 2016 a las 8:13

  • 2 kilos de mejillones hermosos
  • 2 huevos
  • 4 rebanadas de pan de molde sin corteza
  • 2 dientes de ajo
  • zumo y ralladura de medio limón
  • 4 cucharadas de concentrado de tomate
  • unas gotas de salsa Tabasco
  • unos tallos de cebollino
  • sal y pimienta negra molida
  • unos granos de pimienta negra
  • aceite de oliva

Una vez limpios los mejillones, los enjuagamos con abundante agua fría y los vamos pasando a una cazuela grande. Añadimos unos granos de pimienta negra y unas gotas de zumo de limón. Tapamos, arrimar al fuego y cocer hasta que se abran.

Una vez abiertos, los sacamos bien escurridos y se reservan en una fuente. Cuando se enfríen un poquito, retiramos una de las conchas y colamos el caldo.

A continuación, precalentamos el horno a 180 grados. Troceamos el pan, lo pasamos a un cuenco y lo remojamos con el caldo de los mejillones cuando se haya enfriado.

En un cuenco batimos los huevos con un puñado de hojas de perejil y unos tallos de cebollino, todo muy picado. Agregar también la ralladura de piel de limón y el pan bien escurrido. Agregar el concentrado de tomate y trabajar todo bien.

Cuando todo esté bien trabado, agregar unas gotas de salsa Tabasco y ligar con un tenedor. Con esta mezcla vamos rellenando los mejillones y se van colocando sobre una fuente, bien juntos para que no se vuelquen. Salpimentar.

En el último momento, cuando vayamos a comer, horneamos durante veinte minutos y gratinar justo antes de sacar del horno. Servir recién hechos y acompañar con una ensalada y una guarnición de arroz blanco.

Champiñones al horno

Laura Vichera | 18 de marzo de 2016 a las 8:13

  • 16 champiñones grandes
  • medio kilo de salchichas frescas de cerdo o de ave
  • 2 chalotas
  • zumo de medio limón
  • ralladura de piel de limón
  • unas cucharadas de pan rallado
  • queso Parmesano rallado
  • unas ramitas de tomillo
  • unas ramitas de perejil
  • unas gotas de salsa Tabasco
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

Antes de empezar a preparar los champiñones, picar muy menudas las chalotas y las ponemos en una sartén, con un chorrito de aceite de oliva. Arrimar a fuego suave y vamos moviendo para que se ablanden sin dorarse.

Mientras, quitar la tripa a las salchichas y las desmenuzamos en un cuenco. Agregar la ralladura de piel de limón, el tomillo desmenuzado, unas hojas de perejil picado, unas gotas de Tabasco, sal y pimienta negra molida. Precalentar el horno a 200 grados.

Luego, limpiar los champiñones, enjuagar y secar los sombreros y los rociamos con unas gotas de zumo de limón. Desechar la parte terrosa del final de los tallos, los picamos menudos y se incorporan a la sartén. Saltear ligeramente con las chalotas, apartamos y dejamos templar.

Cuando el sofrito se haya enfriado, lo mezclamos con las salchichas y trabajar con un tenedor hasta que todos los ingredientes queden bien trabados.

Sobre una fuente ligeramente engrasada colocamos los champiñones con el hueco hacia arriba. Vamos rellenando con la farsa que tenemos preparada. Agregar un hilo de aceite de oliva y espolvorear con el pan rallado mezclado con el Parmesano. Hornear durante media hora y acompañar con arroz blanco y una ensalada de lechugas variadas.

Bacalao con costra gratinada

Laura Vichera | 16 de febrero de 2016 a las 8:13

  • 4 trozos hermosos de lomo de bacalao fresco
  • un puñado de espinacas frescas
  • 2 cucharadas de leche evaporada
  • 2 chalotas
  • 2 dientes de ajo
  • medio limón, zumo y ralladura
  • un vasito de vino blanco seco
  • una rebanada de pan del día anterior
  • unas ramitas de perejil
  • una pizca de pimentón
  • unos granos de pimienta negra
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, enjuagar y secar el pescado con papel de cocina y lo repasamos cuidadosamente para eliminar las espinas. Reservar en un plato mientras preparamos el resto de ingredientes.

En una sartén calentamos un chorrito de aceite de oliva y vamos rehogando las chalotas muy picadas. Dejamos que se vayan ablandando.

Cuando comiencen a tomar color, mojar con el vino blanco y dejamos evaporar el alcohol. Añadimos las espinacas limpias y cortadas en tiras y dejamos al fuego todo junto unos minutos.

En el mortero machacamos los granos de pimienta con los dientes de ajo, el pimentón y la ralladura de piel de limón. Mezclar bien y reservar. Con un rallador grueso sacamos migas de pan que salteamos ligeramente en la sartén, sin nada de aceite, hasta dorar. Se sacan y las mezclamos con el majado.

Luego, precalentamos el horno a 200 grados. Sobre el fondo de una fuente repartimos la mitad de las espinacas. Colocamos los lomos de pescado con la piel hacia abajo, repartir el resto de las espinacas por encima y terminar con el pan mezclado con el majado.

Por último, agregar unas gotas de zumo de limón y un chorrito de aceite de oliva. Hornear durante quince minutos y servir enseguida.

Gratinado de calabaza y batata

Laura Vichera | 18 de noviembre de 2015 a las 8:13

  • 400 grs de boniato o de batata
  • 600 grs de calabaza de pulpa naranja
  • 2 cebolletas
  • 2 huevos
  • queso tierno rallado, tipo Gruyère
  • un vasito de leche
  • un vasito de nata ligera
  • una pizca de nuez moscada
  • unas semillas de comino
  • sal y pimienta negra molida
  • una cucharada de mantequilla
  • aceite de oliva

Cuando hayamos retirado la corteza y las semillas de la calabaza, enjuagamos bien, se seca y la cortamos en rodajas. Pelar el boniato y lo cortamos del mismo modo.  Las cocemos, unos minutos al vapor, hasta que queden “al dente”. Pasar a un escurridor y reservamos.

A continuación, en una sartén con un chorrito de aceite de oliva, rehogamos las cebolletas cortadas en tiras finas. Pochar a fuego suave hasta que estén blanditas. Rehogar unos quince minutos.

En un cuenco, batimos la leche con los tres huevos y la nata. Trabajar con varillas hasta que estén bien mezclados y añadir entonces las semillas de comino ligeramente machacadas, una pizca de nuez moscada, sal y pimienta negra molida. Precalentar el horno a 170 grados.

Luego, engrasamos una fuente de horno con la mantequilla y repartir sobre la fuente, de forma ordenada, las rodajas de batata y calabaza, intercalando entre medias unas cucharadas del sofrito de cebolleta.

Una vez hecho esto, volcar por encima la mezcla de huevos y nata y repartir sobre ella el queso rallado. Hornear durante veinte minutos y gratinar antes de sacar del horno hasta que quede bien dorado.  Servir templado.

Timbal de patatas con setas shi-itake

Laura Vichera | 14 de octubre de 2013 a las 8:13

  • 3 patatas medianas
  • ½ kilo de setas shi-itake
  • 3 cebolletas
  • 2 dientes de ajo
  • 3 huevos
  • ½ litro de leche
  • un vasito de nata líquida ligera
  • unas ramitas de tomillo
  • sal y pimienta negra molida
  • unos granos de pimienta negra
  • una pizca de nuez moscada molida
  • mantequilla para engrasar el molde
  • aceite de oliva

 

En una cazuela ponemos a calentar la leche con las ramitas de tomillo, unos granos de pimienta machacados y una pizca de nuez moscada molida. Metemos dentro las patatas, peladas y cortadas en rodajas finas y cocer unos quince o veinte minutos, hasta que comiencen a estar blanditas. Se sacan, con cuidado de no romperlas, y las dejamos en un escurridor.

En un chorrito de aceite de oliva, rehogamos las cebolletas cortadas en tiras muy finas. Pochar a fuego muy suave, moviendo, para que no se doren. Cuando estén blanditas, se sacan bien escurridas a un cuenco. Precalentar el horno a 180 grados.

Luego, en la misma sartén, doramos los dientes de ajo muy picados y salteamos las setas laminadas. Subir el fuego y apartamos. Aparte, batimos os huevos con la nata,  sal y pimienta negra molida. Incorporar las setas  y reservar.

Engrasar un molde hondo, cuadrado o tipo flanera con mantequilla y forramos las paredes y el fondo con la mitad de las rodajas de patata, alternando con el sofrito de cebolletas. Rellenar el centro con las setas y los huevos batidos con la nata. Sacudir para que todo quede bien empapado y “cerrar” con las patatas que quedan.

Por último, hornear unos cuarenta minutos, hasta que cuaje. Una vez hecho, dejamos enfriar fuera del horno y desmoldar sobre una fuente.

Pastel de patatas, hinojo y queso azul

Laura Vichera | 5 de octubre de 2013 a las 8:13

  • 5 patatas medianas
  • 2 bulbos de hinojo
  • 150 grs de queso azul o Gorgonzola
  • un yogur natural cremoso
  • una cucharada de semillas de hinojo
  • un huevo
  • una pizca de pimentón dulce
  • unas hebras de azafrán
  • unos granos de pimienta negra
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En una sartén calentamos un chorrito de aceite de oliva y pochamos los dos bulbos de hinojo, cortados en tiras finas. Rehogar a fuego suave, moviendo de vez en cuando para que no se doren y queden blanditos. Cuando estén, apartamos y se dejan enfriar.

Luego, pelar las patatas y las cortamos en rodajas muy finas que dejamos en un cuenco cubiertas de agua fría para que no se oxiden.  En el mortero, machacamos las semillas de hinojo con unos granos de pimienta, las hebras de azafrán y una pizca de sal.

Una vez majado todo, mezclar en un cuenco con el queso azul desmenuzado, el yogur y el huevo batido, agregar una pizca de pimentón y un hilo de aceite de oliva. Reservar.

A continuación, precalentamos el horno a 200 grados. Pintar el fondo de una fuente con una pizca de aceite de oliva y cubrir con la mitad de las patatas, salpimentadas.  Cubrir con parte del sofrito de hinojos y luego, unas cucharadas de la mezcla de yogur y por encima colocamos algo más de patatas y vamos alternando hasta acabar con todos los ingredientes.

Por último, sacudir para que la mezcla penetre bien entre las capas de patatas y hornear unos cuarenta minutos. Dejamos que se dore por encima antes de retirar del horno. Servir templado y acompañar con una ensalada de tomates y canónigos.

Lomos de trucha con verduras

Laura Vichera | 25 de enero de 2013 a las 8:13

  • 2 truchas medianas
  • 2 calabacines
  • 2 patata
  • un huevo
  • un vaso de caldo de verduras
  • unas ramitas de tomillo
  • una pizca de cúrcuma
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

Una vez limpias las truchas de tripas y cabeza, quitamos espina central y la piel y cortamos cada uno de los lomos en dos trozos grandes. Repasar para que no nos queden espinas.  Sin pelar, cortar los calabacines en rodajas no muy gruesas, pelar las patatas y las cortamos igual. Precalentar el horno a 180º.

Sobre el fondo de una fuente honda que habremos engrasado con algo de aceite de oliva, alternamos las rodajas de calabacín y patata. Salpimentar, desmenuzar por encima parte del tomillo y añadir medio vasito de caldo de verduras. Cubrir con papel de aluminio y hornear durante media hora.

Pasado este tiempo, retirar el papel y colocar encima los filetes de trucha salpimentados por ambas caras, mojar con el jugo que han soltado las verduras, tapar nuevamente  y hornear unos diez minutos más.

Mientras, preparar una mayonesa a la que añadiremos algo más de tomillo y una pizca de pimienta y cúrcuma.  Cuando el pescado esté hecho, sacamos nuevamente del horno y precalentar el grill a 220 grados.

Dejamos templar un poquito y sobre cada lomo de trucha repartimos unas cucharadas de mayonesa y gratinamos dos o tres minutos hasta que se forme una costra dorada. Servir enseguida.

SUGERENCIA: En vez de calabacín y patata, podemos también poner unas rodajas finas de berenjena y calabaza y cambiar el tomillo por albahaca.

 

 

 

Etiquetas: , ,

Gratinado de ternera y coliflor

Laura Vichera | 19 de enero de 2013 a las 8:13

  • 600 grs de carne de ternera picada
  • una coliflor pequeña
  • 3 patatas medianas
  • 4 dientes de ajo
  • unas ramitas de culantro fresco
  • ½ vaso de leche
  • un vasito de nata ligera
  • un puñado de queso Parmesano rallado
  • una hoja de laurel
  • una pizca de nuez moscada
  • un pellizco de pimentón picante
  • sal y pimienta negra recién molida
  • mantequilla para el molde
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, limpiar la coliflor, separar en ramilletes y pelamos y troceamos las patatas. Cocer todo al vapor y reservar parte del agua de cocción por si fuera necesaria.

Luego, en una sartén con un hilo de aceite de oliva, rehogamos los ajos muy picados y antes de que se doren, incorporar la carne desmenuzada y la hoja de laurel. Añadimos también unas hojas de culantro picado, espolvorear el pimentón  y vamos moviendo para que la carne se suelte.

Cuando las verduras estén blanditas, se sacan a un cuenco y las machacamos juntas. Añadir la nuez moscada, algunas hojas más de culantro picado y el vaso de leche. Debe quedar un puré no demasiado líquido.

Sobre una fuente honda colocamos la carne bien escurrida y retirar la hoja de laurel. Por encima, repartimos el puré, cubriendo bien y formamos picos para que luego quede más bonito al hornear.

En un cuenco mezclamos la nata con el queso Parmesano rallado y lo repartimos por encima. Hornear a 180 grados durante diez minutos y gratinar cinco minutos más a 200 grados. Servir enseguida.

 

 

Coliflor gratinada con jamón

Laura Vichera | 17 de septiembre de 2012 a las 8:13

  • una coliflor mediana
  • 150 grs de jamón serrano en lonchas finitas
  • una cucharada de mantequilla
  • sal y pimienta negra molida

        PARA LA CREMA

 

  • 2 cebolletas
  • 2 cucharadas de harina
  • 2 cucharadas de mantequilla ligera
  • un vasito de leche desnatada a temperatura ambiente
  • una pizca de nuez moscada
  • unas hebras de azafrán
  • queso Emmental o Gruyère rallado

 

Una vez limpia la coliflor, la separamos en ramilletes, los enjuagamos y los escaldamos en agua hirviendo con una pizca de sal. Procuramos que no se ablanden demasiado y luego los dejamos escurrir.

A continuación, engrasar una fuente honda, de horno, con la cucharada de mantequilla. Envolver los ramilletes de coliflor en tiras anchas de jamón y se colocan en la fuente.

Luego, en una sartén grande calentamos las otras dos cucharadas de mantequilla. Picar muy finas las cebolletas con las hebras de azafrán y las rehogamos a fuego muy suave. Precalentar el horno a 220 grados.

Cuando estén blanditas, espolvorear la harina y la tostamos bien. Agregar una pizca de nuez moscada, sal y pimienta negra molida.

Poco a poco, vamos incorporando la leche, sin dejar de mover para que no se formen grumos. En el momento que vaya tomando consistencia, apartar del fuego. No debe quedar muy espesa.

Por último, napar la coliflor y el jamón con la crema que hemos preparado y cubrir con abundante queso rallado. Metemos en el horno unos veinte minutos y gratinar hasta que la superficie quede bien doradita.

SUGERENCIA: Podemos igualmente preparar esta receta con brécol o con romanesca.