Archivos para el tag ‘guindilla’

Dorada con puré de patatas y aceitunas

Laura Vichera | 25 de enero de 2017 a las 8:13

  • 2 doradas grandes
  • 5 patatas medianas, especiales para hervir
  • 2 chalotas
  • 6 aceitunas negras y 6 aceitunas verdes deshuesadas
  • un limón
  • una guindilla
  • unas hojas de perejil fresco
  • unas ramitas de eneldo
  • una pizca de pimentón
  • sal y pimienta negra recién molida
  • aceite de oliva

 

Empezamos limpiando las doradas, retirar la espina central y sacar los lomos sin quitarles la piel. Los secamos con papel de cocina y se colocan en una fuente, con la piel hacia abajo. Agregar una pizca de pimienta molida, ralladura de piel de limón, unas gotas de zumo y una pizca de eneldo muy picado. Tapar con film transparente y dejamos en el frigorífico durante media hora.

Con un cepillo frotamos las patatas bajo el grifo y luego las ponemos a cocer, al vapor o en una cazuela con agua hirviendo hasta que estén tiernas.

Mientras, pelar las chalotas y las cortamos en tiras finas. Las rehogamos, a fuego muy suave, en una pizca de aceite de oliva, moviendo para que no se doren. Volcar en un cuenco y reservamos.

Cuando las patatas estén hechas, las dejamos enfriar y retiramos la piel. Las troceamos y se pasan al cuenco con el sofrito de chalotas. Agregar pimentón, sal y pimienta negra molida y perejil muy picado.

Poco a poco, machacar las patatas, trabajándolas con un hilo de aceite de oliva. Agregar las aceitunas muy picadas y algo más de eneldo, probar de sal y reservamos al calor.

Sobre una bandeja engrasada colocamos los lomos de dorada con la piel hacia abajo, añadir un hilo de aceite de oliva por encima y hornear a 200 grados durante doce minutos. Servir enseguida acompañadas del puré y una ensalada.

Rape en salsa americana

Laura Vichera | 18 de enero de 2017 a las 8:13

  • un kilo de rape limpio
  • 6 tomates grandes maduros
  • 3 chalotas
  • caldo concentrado de gambas o de pescado
  • un vasito de vino blanco seco
  • 2 cucharadas soperas de whisky
  • una cucharada sopera de azúcar
  • una hoja de laurel
  • una guindilla
  • unas ramitas de perejil fresco
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Una vez limpio de pieles, enjuagar y secar el rape. Lo cortamos en medallones de grosor mediano y, si lo preferimos, retiramos el hueso central.

En una sartén amplia, calentamos un chorrito de aceite de oliva y doramos los filetes de pescado un minuto por cada lado, a fuego vivo, lo justo para sellarlos. Mojar con el whisky, flambear,  los sacamos a una fuente y se reservan.

A continuación, agregar un poco más de aceite a la sartén y rehogar las chalotas picadas muy finas. Pochar, a fuego suave hasta que estén transparentes y agregamos el vino.

Cuando comience a hervir, añadimos los tomates sin piel ni semillas cortados en dados y sofreír todo junto unos minutos. Agregar entonces el azúcar, la hoja de laurel, la guindilla, un par de vasos de caldo. Sacudir la cazuela, añadir también una pizca de sal y pimienta, tapar a medias y cocer a fuego medio durante treinta minutos.

Pasado este tiempo, metemos los filetes de rape dentro de la salsa, mezclar suavemente y cocer todo junto diez minutos más sin tapar, para que reduzca.

Terminada la cocción, añadir unas hojas de perejil picado y dejamos reposar unos minutos antes de servir. Acompañamos con arroz blanco o con unas patatas al vapor.

Pasta con gambas a la crema

Laura Vichera | 4 de noviembre de 2016 a las 8:13

  • 350 grs de pasta larga
  • medio kilo de gambas hermosas
  • una cebolleta
  • una cucharada sopera de brandy
  • una copita de vino blanco seco
  • medio vasito de leche de coco o leche evaporada
  • una guindilla pequeña
  • unas ramitas de cebollino
  • unas hebras de azafrán
  • una pizca de pimentón
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, pelamos las gambas y pasamos las cáscaras y las pieles a una cazuela. Cubrir con agua fría y cocinar a fuego suave hasta obtener un caldo concentrado. Dejamos enfriar y colamos.

Con la punta de un cuchillo, retirar la vena dorsal a las gambas, enjuagamos y se dejan escurrir. Picar muy menuda la cebolleta y abrir la guindilla para retirar las semillas.

En una sartén amplia calentamos un chorrito de aceite de oliva y pochar la cebolleta, a fuego medio, sin dejar de mover. Cuando esté blandita, incorporar las gambas y las doramos un par de minutos. Añadir entonces el brandy y flambear. Agregar a continuación el vino blanco, la guindilla, las hebras de azafrán, la leche y unos tallos de cebollino picado.

Luego, salpimentar, incorporamos también una pizca de pimentón y un vasito de caldo. Mezclamos y dejar todo junto al fuego durante diez minutos más, agitando suavemente la sartén para que la salsa quede bien trabada.

Aparte, en una cazuela grande, calentamos agua con un pellizco de sal. Cuando comience a hervir, incorporamos la pasta y cuando esté “al dente”, volcar en un escurridor y refrescar con agua fría.

Justo antes de sacar a la mesa, incorporar la pasta a la sartén y salteamos un par de minutos, sin dejar de agitar, para que quede bien trabada con la salsa.

 

 

Curry de garbanzos y gambas

Laura Vichera | 16 de septiembre de 2016 a las 8:13

  • 400 grs de garbanzos ya cocidos
  • una docena de gambas hermosas
  • 3 tomates de pera maduros
  • 2 cebolletas
  • 3 dientes de ajo
  • una nuez de jengibre fresco
  • 4 cucharadas de leche de coco
  • 6 clavos de olor
  • unas semillas de culantro
  • una cucharadita de cada una de las siguientes especias molidas:  canela, comino, cúrcuma y guindilla
  • unas ramitas de culantro fresco
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En un wok o en una cazuela amplia, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogamos las cebolletas muy picadas, a fuego suave, para que se vayan ablandando. Pelar las gambas y retirar la vena dorsal, las enjuagamos y se reservan.

Pasados unos minutos, cuando el sofrito de cebolletas esté a punto, incorporar los dientes de ajo machacados y también el jengibre rallado, las especias. Agregar las semillas de culantro machacadas y los clavos de olor, una pizca de sal y pimienta. Mover sin cesar durante un minuto.

A continuación, añadir los garbanzos bien escurridos y los tomates rallados, mezclamos, tapar a medias y cocer a fuego suave durante cuarenta minutos aproximadamente.

Pasado este tiempo, sacamos un par de cucharadas de garbanzos y los trituramos con la leche de coco. Se vuelven a incorporar a la cazuela  para que el caldo espese.

Por último, añadir las gambas y la leche de coco. Sacudir suavemente y dejar al fuego un par de minutos más y dejamos que reduzca la salsa. Justo antes de apartar, añadir el culantro muy picado y mezclar bien. Servir muy caliente.

Salmón con berenjenas al yogur

Laura Vichera | 20 de julio de 2016 a las 8:13

  • 4 trozos de lomo de salmón
  • 2 dientes de ajo
  • un puñado de hojas de culantro y perejil
  • una pizca de comino molido
  • sal y pimienta negra molida
  • una cucharada de vinagre de Jerez
  • aceite de oliva

PARA ACOMPAÑAR

  • 3 berenjenas medianas
  • un yogur natural cremoso
  • un diente de ajo
  • una guindilla pequeña

 

En primer lugar, lavar y secar las berenjenas y las envolvemos individualmente en papel de aluminio. Se colocan en una bandeja y las horneamos a 200 grados, unos veinte minutos, hasta que estén tiernas. Se dejan enfriar.

A continuación, preparamos el aliño del pescado: picamos muy menudos el perejil y el culantro y los machacamos en el mortero con los dientes de ajo. Pasar a un cuenco y mezclamos con una pizca de comino, sal y pimienta, el vinagre y un chorrito de aceite de oliva. Emulsionar bien.

Luego, limpiar el pescado, repasar para eliminar las espinas y lo colocamos en una fuente. Pintar por ambas caras con la marinada, tapar con film y dejar en el frigorífico al menos tres o cuatro horas.

Una vez frías las berenjenas, las pelamos y las picamos menudas. Se saltean en una sartén con el diente de ajo muy picado y la guindilla. Fuera del fuego, dejamos templar, agregamos el yogur y mezclamos bien. Mantener en el frigorífico hasta el momento de servir.

En la plancha muy caliente, asar los lomos de salmón, un par de minutos, en primer lugar por la parte con piel. Luego, les damos la vuelta y asamos por el otro lado. Pintar con la marinada y servir enseguida, acompañados de la ensalada de berenjenas y arroz blanco.

Pasta salteada con almejas

Laura Vichera | 6 de julio de 2016 a las 8:13

  • 200 grs de pasta larga fresca
  • un kilo de almejas
  • un par de cucharadas de salsa de tomate casera
  • un vaso de vino blanco
  • 2 dientes de ajo
  • 2 chalotas
  • una guindilla
  • una hoja de laurel
  • unas ramitas de perejil
  • una cucharadita de harina
  • una pizca de pimentón picante
  • unos granos de pimienta negra
  • aceite de oliva

 

Dos o tres horas antes de preparar el plato, dejamos las almejas en remojo en un cuenco con agua fría y un puñado de sal, procurando cambiarle el agua varias veces.

Pasado el tiempo de remojo, las enjuagamos y las frotamos enérgicamente y se dejan escurrir. En una cazuela ponemos a calentar la mitad del vino y cuando comience a hervir, agregar la hoja de laurel y unos granos de pimienta negra.

A continuación, incorporar las almejas, tapamos y cocer un par de minutos y cuando estén abiertas, las sacamos escurridas a un cuenco, colar el caldo y reservar aparte.

En una cazuela amplia rehogamos las chalotas y los dientes de ajo muy picados con una pizca de aceite de oliva. Agregar la guindilla y espolvorear el pimentón y la harina, bajar el fuego al mínimo y remover durante un minuto.

Cuando el sofrito esté bien trabado, agregar el resto del vino blanco y arrimar al fuego sin dejar de remover. Agregar el agua de cocción  y la salsa de tomate. Mezclar bien y apartar.

Aparte, cocer la pasta el tiempo indicado por el fabricante. Cuando esté “al dente” escurrir y refrescar con agua fría. Se incorpora a la cazuela, agregar también las almejas y un buen puñado de hojas de perejil picado. Saltear todo junto, probar de sal y servir enseguida.

Sopa oriental de setas

Laura Vichera | 4 de abril de 2016 a las 8:13

  • medio kilo de setas shi-itake
  • una lata de leche de coco (400 mls)
  • medio litro de caldo de verduras
  • 2 bastones de citronela
  • una lima
  • 2 cucharadas de salsa nuoc-mam (salsa vietnamita de pescado)
  • unas ramitas de culantro fresco
  • un trozo de jengibre
  • una guindilla pequeña
  • sal y unas hebras de azafrán
  • aceite de oliva, de baja graduación

 

En primer lugar, limpiamos las setas, desechar la parte final del pie, las enjuagamos, se secan bien con papel de cocina y se laminan en lonchas finas.

A continuación, ponemos el caldo a calentar. Pelar los tallos de citronela dejando solamente el interior y los picamos muy menudos. Pelar el jengibre y lo rallamos. Retirar el tallo de la guindilla, la abrimos por la mitad, eliminamos las semillas y se corta en tiras finas.

En una cazuela amplia ponemos la leche de coco con la citronela, el jengibre y la guindilla. Lavar la lima y sacamos tiras finas de piel que incorporamos también a la cazuela. Mezclar bien y ponemos a fuego suave, moviendo de vez en cuando.

Cuando esté bien caliente, subir un poquito el fuego y, cuando comience a hervir, mantener la ebullición un par de minutos.

En ese punto, incorporamos las setas y aproximadamente medio litro de caldo. Añadir las hebras de azafrán, mezclamos y cocer todo junto a fuego suave media hora más.

Justo antes de apartar, desleímos en el caldo la salsa nuoc-mam y agregamos también unas gotas de zumo de lima. Dejamos al fuego un par de minutos más y servir en cuencos. Adornar con el culantro muy picado y sacar enseguida a la mesa.

Pasta con almejas y tomates secos

Laura Vichera | 13 de enero de 2016 a las 8:13

  • 300 grs de pasta larga fresca: espaguetis, linguine…
  • un kilo de almejas medianas
  • 4 o 5 orejones de tomate
  • 3 chalotas
  • 2 dientes de ajo
  • un vaso de vino blanco seco
  • una guindilla
  • unas ramitas de perejil
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

Antes de empezar a preparar el plato, ponemos las almejas en un cuenco con agua fría y un buen pellizco de sal. Procurar que el agua las cubra, así irán soltando la tierra que puedan tener.

A continuación, dejamos los orejones de tomate en remojo en agua templada. Picar menudas las chalotas y los dientes de ajo. Calentar un chorrito de aceite en una cazuela y los rehogamos, a fuego suave, moviendo para que no se doren.

Cuando estén blanditos, incorporar un puñado de tallos de perejil muy picados, la guindilla y las almejas bien escurridas y enjuagadas. Agregar el vaso de vino blanco, sacudir la cazuela y tapamos a medias.

Pasados unos minutos, cuando las almejas se hayan abierto, se sacan de las conchas, dejando algunas de ellas con sus cáscaras. Sacar el caldo y lo reservamos para incorporarlo al final.

Aparte, en otra cazuela, hervimos la pasta el tiempo indicado por el fabricante. La dejamos “al dente” escurrimos bien y volcar en la cazuela con las almejas.

También añadimos los tomates secos bien escurridos y cortados en tiras, subir el fuego y saltear todo junto, sin dejar de mover. Vamos agregando el caldo poco a poco, para que la pasta quede más bien seca. Añadir algunas hojas de perejil picado y algo más de pimienta negra molida y sacar enseguida a la mesa.

 

Salteado de garbanzos con calabaza

Laura Vichera | 30 de diciembre de 2014 a las 8:13

  • 300 grs de garbanzos
  • 150 grs de chistorra o longaniza
  • un trozo de calabaza de pulpa naranja
  • 2 cebolletas
  • 2 dientes de ajo
  • un par de cucharadas de vinagre
  • unas ramitas de tomillo
  • una hoja de laurel
  • una guindilla
  • sal y unos granos de pimienta negra
  • aceite de oliva

 

Una vez remojados, enjuagar y escurrir los garbanzos y se pasan a una olla con la hoja de laurel y unos granos de pimienta. Añadir sal y un chorrito de aceite de oliva.

Luego, cubrimos con agua templada, ponemos a fuego fuerte y cuando comiencen a hervir, bajamos el fuego y cocemos hasta que estén tiernos. Una vez cocidos, se vuelcan en un escurridor y se dejan enfriar.

En un wok, preparamos un sofrito con las cebolletas muy picadas. Cuando estén blanditas, incorporar la calabaza en dados. Saltear a fuego vivo procurando que no se deshaga, incorporar la guindilla, volcar en un cuenco y reservar.

A continuación, en la misma sartén, agregar una pizca más de aceite de oliva y saltear los dientes de ajo laminados. Cuando comiencen a tomar color, sin que estén dorados del todo, incorporar los garbanzos y el tomillo desmenuzado. Subir un poquito el fuego y vamos moviendo para que se tuesten.

Cuando todo esté bien doradito, incorporar la calabaza y saltear todo junto. Justo antes de apartar, agregar las dos cucharadas de vinagre y mezclar a fuego vivo.

En una sartén aparte, freír la chistorra troceada, la escurrimos sobre papel absorbente y se reparte sobre los garbanzos a la hora de sacar a la mesa.

 

 

Calamares en salsa picantona

Laura Vichera | 25 de noviembre de 2014 a las 8:13

  • 700 grs de calamares pequeños o de anillas de calamar
  • 2 bulbos de hinojo
  • medio kilo de tomates maduros
  • 2 cebolletas
  • 2 dientes de ajo
  • una copita de cava brut
  • una guindilla
  • unas hebras de azafrán
  • una pizca de cúrcuma
  • pimentón
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Si lo que vamos a emplear son calamaritos pequeños, los limpiamos cuidadosamente, les damos la vuelta y les metemos dentro sus aletas y sus tentáculos. Si son anillas, retirar la telilla que las recubre, enjuagamos y dejamos escurrir.

Luego, escaldar los tomates en agua hirviendo, los pelamos y les retiramos las semillas. Se cortan en daditos y dejamos en un colador para que vayan soltando el agua.

En la cazuela donde vayamos a preparar el guiso, calentar un chorrito de aceite de oliva y rehogar, cortados en tiras muy finas, las dos cebolletas y los dos bulbos de hinojo. Tapar y pochar a fuego suave y vamos moviendo hasta que se ablanden.

A continuación,  incorporar los tomates, la guindilla sin trocear y los dientes de ajo picados. Continuar sofriendo todo junto, sin tapar, para que vaya evaporando el jugo de las verduras.

Unos minutos después, incorporar los calamares, subir el fuego y agregar el cava. Dejamos que evapore el alcohol y a continuación, añadimos la cúrcuma, el azafrán y el pimentón.

Una vez rehogados, sacudir la cazuela, tapar nuevamente, bajar el fuego y dejamos estofar durante cuarenta minutos. Al acabar la cocción, comprobar el punto de sal, nunca salar el guiso de calamares o sepia al principio.

Antes de apartar, si la salsa estuviera demasiado líquida, dejamos al fuego unos minutos más sin tapar. Acompañar con arroz blanco o con unas patatas fritas en gajos grandes.