Archivos para el tag ‘guisantes’

Guiso de alcachofas con verduras

Laura Vichera | 7 de abril de 2017 a las 8:13

  • una docena de alcachofas medianas
  • 3 patatas no muy grandes
  • una zanahoria grande
  • unas ramitas de apio con sus hojas
  • una tacita de guisantes desgranados (pueden ser congelados)
  • un limón
  • una cebolla morada
  • 2 dientes de ajo
  • unas ramitas de tomillo
  • 2 hojas de laurel
  • caldo de verduras
  • unas hebras de azafrán
  • unas semillas de comino
  • una pizca de pimentón picante
  • unos granos de pimienta rosa
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Una vez retiradas las hojas exteriores de las alcachofas, cortamos las puntas y las cortamos en dos o en cuatro, a lo largo, dependiendo del tamaño. Las pasamos a un cuenco con agua fría y un chorrito de zumo de limón.

Luego, raspar la zanahoria y la cortamos en rodajas. Limpiar el apio, retirar las hebras y lo cortamos también en tiras. Pelar las patatas, las enjuagamos y se cascan en trozos medianos.

En una cazuela calentamos un chorrito de aceite de oliva y preparamos un sofrito con la cebolla y el ajo muy picados. Rehogamos a fuego suave y añadimos a continuación el apio y la zanahoria.

Unos minutos después, incorporar las patatas, las ramitas de tomillo, el laurel y los granos de pimienta rosa. Añadimos unas semillas de comino, los guisantes y las alcachofas bien escurridas.

Por último, espolvorear el pimentón y añadimos una pizca de sal y pimienta. Cubrir con el caldo, sacudir la cazuela y tapar a medias. Poner a fuego suave y cocinar durante treinta minutos aproximadamente. Servir enseguida.

Lacitos con panceta, calabacín y guisantes

Laura Vichera | 15 de febrero de 2017 a las 8:13

  • 350 grs de lacitos
  • 2 calabacines pequeños
  • 200 grs de panceta ahumada en lonchas finas
  • un puñado de guisantes, pueden ser en conserva o congelados
  • 2 cebolletas
  • unas hojas de hierbabuena
  • un vasito de vermú blanco seco
  • unas hebras de azafrán
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, precalentamos el horno a 190 grados. Colocar las lonchas de panceta bien extendidas entre dos hojas de papel sulfurizado y tostar hasta que queden bien crujientes. Se sacan y las dejamos escurrir sobre papel absorbente. Una vez frías, las desmenuzamos y se reservan.

A continuación, en una sartén con un chorrito de aceite de oliva, rehogamos las cebolletas cortadas en tiras muy finas. Rehogar a fuego suave hasta que se ablanden. Luego, añadimos los guisantes y sofreír todo junto.

Mientras, despuntar los calabacines, los lavamos, se secan y, con ayuda de una mandolina los cortamos en rodajas muy finas. Se incorporan a la sartén, añadir también las hebras de azafrán y una pizca de sal y pimienta. Mezclamos y dejamos que se haga durante diez minutos.

Cuando el sofrito de verduras esté bien rehogado, mojar con el vermú, sacudir la sartén y dejar un par de minutos más al fuego para que evapore el alcohol.

En el último momento, calentamos agua en una cazuela grande y cocemos la pasta el tiempo indicado. Cuando esté “al dente”, volcamos en un escurridor y la pasamos luego a la sartén con las verduras.

A fuego vivo, salteamos todo junto, añadir unas hojas de hierbabuena picadas, rectificar de sal y apartamos. Repartir en los platos, agregar la panceta desmenuzada por encima y servimos enseguida.

Albóndigas de ternera con guisantes

Laura Vichera | 17 de enero de 2017 a las 13:06

  • 400 grs de carne de ternera picada
  • unas ramitas de culantro
  • ralladura de piel de limón
  • una pizca de comino molido
  • pimentón picante
  • sal y pimienta negra molida

PARA LA SALSA

  • 4 tomates de pera maduros
  • 250 grs de guisantes, pueden ser en lata o congelados
  • 3 patatas medianas
  • una cebolla morada
  • un diente de ajo
  • una pizca de: comino molido, pimentón picante, jengibre en polvo, sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

Un rato antes preparamos la masa de las albóndigas: en un cuenco mezclamos la carne picada con el culantro muy picado, el comino, el pimentón, una pizca de sal y pimienta. Agregar también la ralladura de piel de limón y trabajar bien todo junto. Tapar con film y dejamos en el frigorífico.

En una cazuela amplia, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogamos, en primer lugar y a fuego suave, la cebolla y el diente de ajo muy picados.

Aparte, en un cazo con agua hirviendo, escaldamos los tomates. Se pelan, retiramos las semillas y se cortan en daditos. Cuando la cebolla comience a estar transparente, los incorporamos a la cazuela con el culantro picado y las especias. Cocer durante diez minutos a fuego medio.

A continuación, incorporar los guisantes y un vaso grande de agua o de caldo. Tapar y cocer a fuego suave durante media hora. Pasado este tiempo, incorporar las patatas cortadas en daditos y también las albóndigas. Sacudir suavemente la cazuela, agregar más caldo si fuera necesario y cocer todo junto durante veinte minutos más.

Ensalada templada de pollo

Laura Vichera | 1 de septiembre de 2016 a las 8:13

  • 300 grs de pechuga de pollo de corral
  • 2 cogollos de lechuga
  • 4 champiñones hermosos
  • una docena de tomates cherry
  • una cebolla roja pequeña
  • una zanahoria grande
  • una docena de patatas pequeñas, de guarnición
  • un puñado de judías verdes redondas
  • un puñado de guisantes
  • ralladura y zumo de limón
  • unas hebras de azafrán
  • unas ramitas de culantro fresco
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, limpiar el pollo y cortar en daditos. Lo pasamos  un cuenco y añadimos la ralladura de piel de limón, las hebras de azafrán y unas gotas de zumo. Mezclar bien, tapar con film y dejamos en el frigorífico.

Sin pelar, lavamos las patatas y las cocemos al vapor hasta que estén “al dente”. Una vez frías, se pelan y las cortamos en rodajas gruesas o en dados. Luego, cocer las judías verdes, los guisantes y la zanahoria raspada y cortada en bastoncillos. Las mezclamos con las patatas y reservamos.

Para el aderezo, mezclamos en un bol un buen puñado de hojas de culantro muy picadas con algo más de ralladura de piel de limón, un pellizco de sal y pimienta. Agregar aceite de oliva y emulsionar.

Luego salteamos los trozos de pollo hasta dorar y saltear también los champiñones laminados y el resto de verduras. Agregar una pizca de sal y dejamos que tomen color.

Por último, cubrir el fondo de una fuente con las hojas de lechuga y repartir por encima la ensalada templada. Adornar con la cebolla cortada en tiras finas y los tomates cherry cortados en dos.

Justo antes de sacar a la mesa, aderezar con el aliño, mezclar bien y servir enseguida.

 

Terrina de merluza

Laura Vichera | 26 de enero de 2016 a las 8:13

  • medio kilo de merluza limpia (podemos también utilizar salmón, bacalao o rape)
  • una patata pequeña
  • un puñado de judías verdes redondas
  • un puñado de guisantes
  • una zanahoria grande
  • 2 cebolletas
  • unas ramitas de perejil
  • 5 huevos
  • 4 cucharadas de nata ligera
  • una pizca de pimentón
  • una cucharada de concentrado de tomate
  • sal y pimienta negra molida
  • mantequilla y pan rallado para el molde

 

En un cazo ponemos el pescado troceado y cubrir con muy poco agua. Cocemos durante quince o veinte minutos, apartamos y dejamos enfriar dentro del caldo. Luego, retiramos la piel y las espinas y lo desmenuzamos en trozos grandes.

Una vez limpias las verduras, cortamos la patata y la zanahoria en daditos. Trocear las judías verdes y enjugar los guisantes. Escaldar todas las verduras juntas en agua hirviendo hasta dejarlas “al dente”. Escurrimos y reservamos.

A continuación, rehogamos las cebolletas muy picadas en un poquito de aceite de oliva y cuando estén blanditas, incorporar las verduras, añadir las hebras de azafrán y una pizca de pimentón y damos unas vueltas todas juntas.

Luego, engrasar un molde alargado con una pizca de mantequilla y espolvorear con pan rallado. En un cuenco batimos los huevos con la nata, el concentrado de tomate y el perejil picado. Incorporar las verduras y el pescado y mezclar despacio.

Por último, volcar en el molde, sacudir para que no queden huecos y cocer al baño María durante una hora. Dejamos enfriar del todo dentro del molde. Servimos cortado en rodajas gruesas y acompañamos con una mayonesa casera.

.

 

Pastel de pescado y verduras

Laura Vichera | 28 de abril de 2015 a las 8:13

  • 400 grs de pescado variado: salmón, merluza, bacalao…
  • una patata grande
  • 2 zanahorias
  • un puñado de judías verdes
  • un puñado de guisantes (pueden ser congelados)
  • una cebolleta
  • 5 huevos
  • 4 cucharadas de nata ligera
  • 4 cucharadas de salsa de tomate casera
  • una hoja de laurel
  • unas ramitas de culantro
  • unos tallos de cebollino
  • sal y pimienta negra molida
  • algo de mantequilla y pan rallado para el molde

 

Con ayuda de un pincel, engrasar un molde con la mantequilla y espolvorear con pan rallado. Sacudir bocabajo y dejamos en el frigorífico mientras vamos preparando los ingredientes.

En una sartén, ponemos el pescado y la hoja de laurel. Agregar un par de cucharadas de agua, tapar y cocer unos minutos. Sacar un plato, dejamos enfriar y repasar para eliminar las espinas. Desmigar en trozos grandes.

Luego, pelar la patata, se corta en dados y hacemos lo mismo con las zanahorias. Limpiar las judías verdes y las troceamos también. Se escaldan todas juntas, con los guisantes, en agua hirviendo y se vuelcan luego en un escurridor.

En la sartén, calentamos un chorrito de aceite de oliva y pochar la cebolleta muy picada. Cuando esté blandita, incorporar las verduras, el cebollino y el culantro picados, subir un poquito el fuego y rehogar todo junto. Dejamos templar y precalentamos el horno a 180 grados.

En un cuenco batimos los huevos con la nata y la salsa de tomate. Agregar una pizca de sal y pimienta, incorporar las verduras y el pescado y mezclar despacio.

Por último, volcar en el molde y sacudir para que no queden huecos. Hornear al baño María durante una hora. Servir templado y acompañar con una mayonesa casera.

Pasta con berberechos

Laura Vichera | 19 de septiembre de 2014 a las 8:13

  • 350 grs de pasta larga
  • un kilo de berberechos
  • un puñado de guisantes
  • un calabacín pequeño
  • un par de zanahorias
  • 2 cebolletas
  • un vasito de vino blanco
  • 3 cucharadas de nata ligera
  • una cucharadita de cúrcuma
  • unas hebras de azafrán
  • sal y pimienta negra molida
  • unos granos de pimienta rosa
  • aceite de oliva

 

Un rato antes, dejamos los berberechos en un cuenco con agua fría y un buen puñado de sal para que vayan soltando la tierra. Despuntar el calabacín y sin pelar, lo rallamos en tiras gruesas y se deja en un escurridor espolvoreado con sal gorda. Raspar las zanahorias y se pican de igual modo.

A continuación, en una sartén amplia, calentamos un chorrito de aceite de oliva. Rehogar en primer lugar, las cebolletas cortadas en tiras muy finas y pochar a fuego suave, moviendo despacio para que se vayan haciendo sin dorarse.

Cuando estén blanditas, añadir los guisantes y los granos de pimienta y pasados unos minutos, incorporamos las zanahorias y el calabacín, las hebrsa de azafrán, la cúrcuma y una pizca de sal y pimienta.

Pasados unos minutos, cuando las verduras estén “al dente”, añadimos los berberechos bien enjuagados y el vaso de vino. Sacudir la sartén, tapamos a medias y dejamos que se abran.

Aparte, en una cazuela con abundante agua hirviendo y un pellizco de sal, cocemos la pasta el tiempo adecuado para que quede hecha sin ablandarse.

Una vez cocida, se vuelca en un escurridor, refrescar con agua fría. Arrimar nuevamente la cazuela a fuego suave, agregar las cucharadas de nata, probar de sal y añadimos la pasta también. Sacudir suavemente para que todo se trabe y saltear tres o cuatro minutos. Servir enseguida.

Salteado de pasta, guisantes y panceta

Laura Vichera | 10 de septiembre de 2012 a las 8:13

  • 350 grs de pasta corta
  • 150 grs de guisantes en lata o congelados
  • 150 grs de panceta ahumada, en una sola loncha
  • 2 cebolletas
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de nata ligera
  • una copita de Jerez Amontillado
  • unas hojas de salvia fresca
  • unas hebras de azafrán
  • una pizca de nuez moscada
  • una pizca de pimentón picante
  • unos granos de pimienta verde
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, retirar la corteza de la panceta y la cortamos en daditos. En una sartén, sin nada de aceite, la salteamos a fuego vivo hasta que se dore. La sacamos a un plato cubierto con papel absorbente y reservamos.

A continuación, retirar la grasa de la sartén y añadir un par de cucharadas de aceite de oliva. Incorporar las cebolletas   cortadas en tiras muy finas, una pizca de sal y pimienta negra molida y las hebras de azafrán.

Cuando las cebolletas estén blanditas, incorporar los dientes de ajo picados y los guisantes. Incorporar el pimentón y la nuez moscada, mezclar, mojar con el Jerez y dejamos evaporar el alcohol.

Luego, tapar la sartén, sofreír a fuego suave y dejamos hasta que estén hechos y el jugo reduzca. Apartamos.

Mientras, cocer la pasta en abundante agua hirviendo con sal y cuando estén “al dente” la volcamos en un escurridor y refrescamos con agua fría.

Por último, poner nuevamente la sartén al fuego, incorporar la pasta, la salvia picada, los granos de pimienta verde y también las tres cucharadas de nata. Saltear brevemente a fuego vivo y servir enseguida.

 

 

Etiquetas: , ,

Crema de guisantes y tomatillos secos

Laura Vichera | 30 de abril de 2012 a las 8:13

  • ½ kilo de guisantes, ya desgranados
  • un puñado de orejones de tomate
  • 2 chalotas
  • 2 yemas de huevo
  • un vaso grande de leche
  • 3 vasos de caldo de verduras
  • una copita de vino blanco seco
  • un par de cucharadas de harina
  • 4 cucharadas de nata líquida ligera
  • unos tallos de cebollino fresco
  • sal y pimienta negra recién molida
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • aceite de oliva

 

Un rato antes, ponemos los orejones de tomate a remojar en agua templada para que se vayan hidratando. Luego, se escurren bien, los secamos con papel de cocina y se cortan en tiras.

En una cazuela calentamos la mantequilla y rehogamos, a fuego muy suave, las chalotas muy picadas. Aparte, en otra cazuela ponemos a cocer los guisantes con un hilo de aceite de oliva y el caldo y cocemos hasta que estén tiernos. Luego, una vez hechos, triturar con la batidora y reservar.

Cuando las chalotas estén bien pochadas, incorporar la harina y damos unas vueltas, con varillas mejor, para tostarla. Poco a poco, incorporar la leche templada y el vino blanco. Vamos moviendo para que se trabe con la harina.

A continuación, incorporar unos tallos de cebollino picado y las dos yemas. Seguimos mezclando y añadir el puré de guisantes. Tapar a medias la cazuela y cocer unos diez minutos a fuego muy suave.

Pasado este tiempo, triturar nuevamente y pasar por el chino para que nos quede un puré muy fino que pasamos a otra cazuela. Arrimar nuevamente al fuego y mantenemos muy caliente.

Al sacar a la mesa, servir en cuencos o en platos hondos, colocar en el centro de cada uno de ellos, una cucharada de nata y unas tiras de orejones de tomate.

Etiquetas: ,