Archivos para el tag ‘leche de coco’

Terrina de pescado y albahaca

Laura Vichera | 14 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • 300 grs de bacalao fresco en filetes
  • 150 grs de gambas peladas
  • 300 mls de leche de coco
  • 3 huevos
  • 2 dientes de ajo
  • una nuez de jengibre fresco
  • unas hojas de albahaca fresca
  • 2 cucharadas colmadas de harina de maíz
  • una pizca de pimentón
  • sal y pimienta negra molida
  • algo de mantequilla para el molde
  • aceite de oliva

 

Antes de empezar, repasamos el pescado, eliminar los restos de piel y las espinas. Secamos bien y cortar en daditos que reservamos en un plato. Pelar las gambas, retirar la vena dorsal, las enjuagamos y se reservan con el pescado.

En un cazo desleímos la harina de maíz con unas cucharadas de leche de coco. Cuando esté bien trabada y sin grumos, agregar el resto de la leche y mezclar bien. Arrimar a fuego suave  y vamos moviendo hasta que comience a espesar. Apartar y dejamos templar.

En un cuenco, batimos los huevos como para tortilla. Pelar el jengibre y lo rallamos. Hacemos lo mismo con los dientes de ajo y los mezclamos con los huevos. Agregar un puñado de hojas de albahaca picadas y batir todo junto. Precalentar el horno a 170 grados.

A continuación, incorporamos a la mezcla anterior los dados de pescado y las gambas. Añadimos el pimentón y una pizca de sal y pimienta. Volcar la preparación en un molde engrasado con la mantequilla y sacudir para que no queden huecos. Hornear al baño María durante una hora.

Pasado el tiempo de cocción, dejamos enfriar dentro del horno y desmoldar. Servimos cortado en rodajas gruesas y acompañar con una mayonesa casera y una ensalada.

Pasta con gambas a la crema

Laura Vichera | 4 de noviembre de 2016 a las 8:13

  • 350 grs de pasta larga
  • medio kilo de gambas hermosas
  • una cebolleta
  • una cucharada sopera de brandy
  • una copita de vino blanco seco
  • medio vasito de leche de coco o leche evaporada
  • una guindilla pequeña
  • unas ramitas de cebollino
  • unas hebras de azafrán
  • una pizca de pimentón
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, pelamos las gambas y pasamos las cáscaras y las pieles a una cazuela. Cubrir con agua fría y cocinar a fuego suave hasta obtener un caldo concentrado. Dejamos enfriar y colamos.

Con la punta de un cuchillo, retirar la vena dorsal a las gambas, enjuagamos y se dejan escurrir. Picar muy menuda la cebolleta y abrir la guindilla para retirar las semillas.

En una sartén amplia calentamos un chorrito de aceite de oliva y pochar la cebolleta, a fuego medio, sin dejar de mover. Cuando esté blandita, incorporar las gambas y las doramos un par de minutos. Añadir entonces el brandy y flambear. Agregar a continuación el vino blanco, la guindilla, las hebras de azafrán, la leche y unos tallos de cebollino picado.

Luego, salpimentar, incorporamos también una pizca de pimentón y un vasito de caldo. Mezclamos y dejar todo junto al fuego durante diez minutos más, agitando suavemente la sartén para que la salsa quede bien trabada.

Aparte, en una cazuela grande, calentamos agua con un pellizco de sal. Cuando comience a hervir, incorporamos la pasta y cuando esté “al dente”, volcar en un escurridor y refrescar con agua fría.

Justo antes de sacar a la mesa, incorporar la pasta a la sartén y salteamos un par de minutos, sin dejar de agitar, para que quede bien trabada con la salsa.

 

 

Curry de garbanzos y gambas

Laura Vichera | 16 de septiembre de 2016 a las 8:13

  • 400 grs de garbanzos ya cocidos
  • una docena de gambas hermosas
  • 3 tomates de pera maduros
  • 2 cebolletas
  • 3 dientes de ajo
  • una nuez de jengibre fresco
  • 4 cucharadas de leche de coco
  • 6 clavos de olor
  • unas semillas de culantro
  • una cucharadita de cada una de las siguientes especias molidas:  canela, comino, cúrcuma y guindilla
  • unas ramitas de culantro fresco
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En un wok o en una cazuela amplia, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogamos las cebolletas muy picadas, a fuego suave, para que se vayan ablandando. Pelar las gambas y retirar la vena dorsal, las enjuagamos y se reservan.

Pasados unos minutos, cuando el sofrito de cebolletas esté a punto, incorporar los dientes de ajo machacados y también el jengibre rallado, las especias. Agregar las semillas de culantro machacadas y los clavos de olor, una pizca de sal y pimienta. Mover sin cesar durante un minuto.

A continuación, añadir los garbanzos bien escurridos y los tomates rallados, mezclamos, tapar a medias y cocer a fuego suave durante cuarenta minutos aproximadamente.

Pasado este tiempo, sacamos un par de cucharadas de garbanzos y los trituramos con la leche de coco. Se vuelven a incorporar a la cazuela  para que el caldo espese.

Por último, añadir las gambas y la leche de coco. Sacudir suavemente y dejar al fuego un par de minutos más y dejamos que reduzca la salsa. Justo antes de apartar, añadir el culantro muy picado y mezclar bien. Servir muy caliente.

Flan doble de coco

Laura Vichera | 12 de junio de 2016 a las 8:13

  • 200 mls de leche de coco
  • 200 mls de leche semi desnatada
  • 3 huevos hermosos
  • una varita de vainilla
  • 60 grs de azúcar
  • un par de cucharadas de ron
  • unas cucharadas de coco rallado
  • unas gotas de esencia de vainilla
  • unas hojas de hierbaluisa para adornar

 

En  un cazo ponemos a calentar la leche y la leche de coco. Con un cuchillo bien afilado, abrimos la vainilla a lo largo, raspar las semillas y ponemos todo a calentar, a fuego muy suave, moviendo de vez en cuando.

Cuando comience a hervir, apartar del fuego y dejamos reposar tapado, así se mezclarán mejor los sabores. Mientras, preparamos el resto de ingredientes. Precalentamos el horno a 150 grados.

En un cuenco cascamos los huevos con y los batimos enérgicamente, con varillas eléctricas o manuales hasta que queden bien espumosos. Agregar poco  a poco el azúcar y unas gotas de vainilla y continuar batiendo.

A continuación, cuando la mezcla de leche y leche de coco se haya enfriado, la pasamos por un colador y la vamos incorporando poco a poco al cuenco con los huevos. Incorporar también el ron.

Una vez integrados todos los ingredientes, volcar en un molde redondo o alargado y hornear al baño maría durante cuarenta minutos. Pasado este tiempo, pinchar el centro del flan con un cuchillo para comprobar que está cuajado. Apagar el horno y dejamos enfriar dentro.

Cuando el flan esté completamente frío, lo pasamos al frigorífico durante, al menos, cuatro horas, para que quede bien cuajado. En el momento de servir, volcar sobre una fuente, espolvorear generosamente con el coco y adornar con las hojas de hierbaluisa.

 

Risotto con gambas y leche de coco

Laura Vichera | 14 de mayo de 2016 a las 8:13

  • 300 grs de arroz redondo, tipo Bomba o Arborio
  • 250 grs de gambas hermosas
  • 2 chalotas
  • un buen caldo de verduras o de ave desgrasado
  • 200 mls de leche de coco
  • unas hebras de azafrán
  • una lima grande
  • sal y pimienta negra molida
  • una cucharadita de mantequilla
  • aceite de oliva

 

Una vez limpias las gambas, las enjuagamos bien y retirar la vena dorsal. Se cortan en tres y dejamos en el frigorífico mientras preparamos el resto de ingredientes.

En un cazo ponemos el caldo a calentar con las hebras de azafrán. Mantener a fuego suave. Lavar la lima y con un acanalador sacamos tiras finas de piel. La exprimimos y colar el zumo.

A continuación, ponemos en una cazuela amplia y baja la cucharadita de mantequilla a fundir con un chorrito de aceite de oliva. Incorporar las chalotas picadas muy finas y rehogar a fuego suave, moviendo para que se ablanden sin dorarse.

Enseguida, incorporamos el arroz y damos unas vueltas hasta que comience a estar transparente. Añadir sal y pimienta negra recién molida y vamos agregando el caldo, cucharón a cucharón, para dar tiempo a que el grano absorba el líquido.

Cuando falten cinco minutos para la cocción completa del arroz, añadir las gambas. A partir de ese punto, en vez de agregar más caldo, añadimos la leche de coco.

Justo antes de apartar, incorporar la ralladura de lima y unas cucharadas de zumo, al gusto. Continuamos moviendo hasta que todo quede bien meloso. Rectificar de sal y pimienta y sacar enseguida a la mesa.

Crema de apio y patata

Laura Vichera | 29 de abril de 2016 a las 8:13

  • una raíz de apio-nabo, 250 o 300 grs. aproximadamente
  • 2 patatas medianas
  • 150 grs de chorizo picante
  • 2 chalotas
  • caldo de verduras
  • 4 cucharadas soperas de nata ligera o leche de coco
  • unas hebras de azafrán
  • una pizca de sal y pimienta
  • una cucharada de mantequilla
  • aceite de oliva

 

Lo primero que hacemos es preparar las verduras: pelar las chalotas y las picamos menudas. Con un pelador, limpiamos la raíz de apio nabo y también las patatas y se cortan en daditos de tamaño más o menos similar.

En un cazo ponemos el caldo a calentar con las hebras de azafrán y dejamos a fuego muy suave mientras preparamos el sofrito. Abrir los chorizos a lo largo y los desmenuzamos.

A continuación, en una cazuela amplia, calentamos un chorrito de aceite de oliva con la mantequilla. Cuando funda, incorporar las chalotas y pochar a fuego muy suave.

Pasados unos minutos, agregar los dados de patata y apio nabo y rehogar, moviendo, hasta que tomen color. Mojar con el caldo, añadir una pizca de sal y pimienta y, cuando comience a hervir, bajar el fuego y cocinar durante veinte minutos aproximadamente, hasta que las verduras estén tiernas.

Acabado el tiempo de cocción, apartar y dejamos templar un poquito. Triturar con la batidora hasta obtener una crema fina. Pasar por el chino, incorporar las cucharadas de nata o de leche de coco y batir un poco más.

En una sartén, sin nada de aceite, salteamos el chorizo, a fuego vivo y sin dejar de mover, para que quede suelto y crujiente. Dejamos sobre papel absorbente.

En el momento de sacar a la mesa, servimos la crema en cuencos y desmenuzar por encima unas migas de chorizo.

Sopa oriental de setas

Laura Vichera | 4 de abril de 2016 a las 8:13

  • medio kilo de setas shi-itake
  • una lata de leche de coco (400 mls)
  • medio litro de caldo de verduras
  • 2 bastones de citronela
  • una lima
  • 2 cucharadas de salsa nuoc-mam (salsa vietnamita de pescado)
  • unas ramitas de culantro fresco
  • un trozo de jengibre
  • una guindilla pequeña
  • sal y unas hebras de azafrán
  • aceite de oliva, de baja graduación

 

En primer lugar, limpiamos las setas, desechar la parte final del pie, las enjuagamos, se secan bien con papel de cocina y se laminan en lonchas finas.

A continuación, ponemos el caldo a calentar. Pelar los tallos de citronela dejando solamente el interior y los picamos muy menudos. Pelar el jengibre y lo rallamos. Retirar el tallo de la guindilla, la abrimos por la mitad, eliminamos las semillas y se corta en tiras finas.

En una cazuela amplia ponemos la leche de coco con la citronela, el jengibre y la guindilla. Lavar la lima y sacamos tiras finas de piel que incorporamos también a la cazuela. Mezclar bien y ponemos a fuego suave, moviendo de vez en cuando.

Cuando esté bien caliente, subir un poquito el fuego y, cuando comience a hervir, mantener la ebullición un par de minutos.

En ese punto, incorporamos las setas y aproximadamente medio litro de caldo. Añadir las hebras de azafrán, mezclamos y cocer todo junto a fuego suave media hora más.

Justo antes de apartar, desleímos en el caldo la salsa nuoc-mam y agregamos también unas gotas de zumo de lima. Dejamos al fuego un par de minutos más y servir en cuencos. Adornar con el culantro muy picado y sacar enseguida a la mesa.

Risotto con pollo y almendras

Laura Vichera | 11 de febrero de 2016 a las 8:13

  • 350 grs de arroz de grano redondo
  • 300 grs de pechuga de pollo de corral en filetes finos
  • 2 zanahorias medianas
  • 2 cebolletas
  • media naranja, zumo y ralladura
  • caldo de ave desgrasado
  • 4 cucharadas de leche de coco
  • un puñado de almendras crudas peladas
  • queso Parmesano rallado (opcional)
  • unas hebras de azafrán
  • sal y unos granos de pimienta negra molida
  • una cucharada de mantequilla
  • aceite de oliva

Antes de empezar, limpiar los filetes de grasa y los cortamos en tiras. Se pasan a un cuenco y añadimos los granos de pimienta molida con la ralladura de piel de naranja, el zumo y una pizca de sal. Tapar con film y dejamos en el frigorífico.

A continuación, limpiar las zanahorias y se cortan en bastones finos que reservamos. Picar menudas las cebolletas y las rehogamos, a fuego muy suave, en una cazuela baja con un chorrito de aceite de oliva y la mantequilla.

Mientras, laminar las almendras o las picamos en taquitos pequeños. En una sartén con una pizca de aceite, las doramos y se sacan a escurrir sobre papel absorbente. En la misma sartén, salteamos el pollo bien escurrido, a fuego vivo, hasta dorar. Pasamos a un plato y reservamos el jugo que han soltado.

Cuando las cebolletas estén blanditas, incorporar el arroz, las zanahorias y el azafrán. Mojar con el jugo del adobo y el de cocción del pollo. Poco a poco, vamos añadiendo el caldo templado y vamos moviendo para que el grano lo vaya absorbiendo.

Unos minutos antes de apartar, incorporar el pollo y la leche de coco y movemos para que nos quede meloso y bien trabado. Antes de sacar a la mesa, añadir algo más de pimienta molida y adornar con las almendras.

Curry de pollo con calabaza

Laura Vichera | 3 de diciembre de 2015 a las 8:13

  • un pollo de corral grande o 4 muslos completos, con sus contra muslos
  • 500 grs de calabaza de pulpa naranja
  • una cebolla roja grande
  • dos dientes de ajo
  • zumo y ralladura de limón
  • 300 mls de leche de coco
  • 4 cucharadas de curry, en pasta o en polvo
  • un manojito de culantro fresco
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

Para empezar, troceamos el pollo. Retirar la piel y la grasa, enjuagamos bien y se deja escurrir. Retirar la corteza, las semillas y las barbas a la calabaza y la cortamos en dados medianos.

En una cazuela grande calentamos un chorrito de aceite de oliva. Salpimentar los trozos de pollo y los freímos, a fuego vivo y por tandas, hasta que queden bien dorados por fuera. Los sacamos bien escurridos y se reservan en un plato.

A continuación, en la misma cazuela, rehogamos la cebolla picada menuda. Pochar a fuego suave y, cuando esté blandita, añadir los dientes de ajo pelados y machacados.

Unos minutos después, añadimos el curry y la ralladura de piel de limón. Incorporar nuevamente los trozos de pollo y un buen puñado de hojas de culantro picadas. Damos unas vueltas todo junto.

Por último, agregamos la leche de coco y un chorrito de zumo de limón. Sacudir la cazuela para que todo quede bien mezclado, tapar, bajar el fuego y cocinar durante cuarenta minutos, moviendo de vez en cuando.

Mientras, dorar los dados de calabaza o los asamos en la plancha o en el horno y se incorporan a la cazuela unos minutos antes de finalizar la cocción.

Justo antes de apartar, añadimos algo más de culantro picado por encima y acompañamos con una guarnición de arroz Basmati.

Crema de aguacate con gambas

Laura Vichera | 6 de mayo de 2015 a las 8:13

  • 5 aguacates medianos, no demasiado maduros
  • una docena de gambas grandes
  • 2 cebolletas
  • una lima
  • un manojo de culantro
  • unos tallos de cebollino
  • una pizca de chile molido
  • un vaso de leche de coco
  • una copita de brandy
  • unos granos de pimienta negra
  • sal y pimienta negra recién molida
  • aceite de oliva

Lo primero es pelar las gambas. Se enjuagan y, bien escurridas, las ponemos en un plato, añadir algo de cebollino picado, ralladura de piel de lima, chile molido, unas gotas de zumo de lima y una pizca de pimienta.

Para el caldo, ponemos en un cazo las cabezas y las pieles de las gambas con unos granos de pimienta negra y unas ramitas de culantro. Cubrir con agua fría y arrimar al fuego. Cocer durante media hora.

A continuación, en la cazuela donde vayamos a preparar la crema,  calentamos la mantequilla con un chorrito de aceite de oliva y rehogar, a fuego suave, las cebolletas y algo más de culantro, todo muy picado.

Luego, pelar los aguacates, retirar el hueso y se cortan en daditos que pasamos a un cuenco. Machacar con un tenedor y trabajar con unas gotas de zumo de lima, el chile molido, sal y pimienta.

Fuera del fuego, se incorporan a la cazuela, agregar un par de vasos de caldo colado y la leche de coco. Triturar con la batidora, pasar por el chino y dejar a fuego muy suave cinco o diez minutos más.

Mientras, en una sartén, con unas gotas de aceite de oliva, salteamos las gambas, mojar con el brandy y flambear.

Servimos la crema en cuencos, repartir por encima las gambas y adornar con unos tallos de cebollino entero.