Archivos para el tag ‘leche evaporada’

Pastel suave de pescado y zanahorias

Laura Vichera | 14 de febrero de 2017 a las 20:46

  • medio kilo de pescado al gusto: merluza, bacalao, trucha…
  • 2 zanahorias gruesas
  • 3 huevos
  • 4 cucharadas de queso desnatado para untar
  • 2 rebanadas de pan de molde
  • 150 mls de leche evaporada
  • unas ramitas de eneldo, perejil, cebollino e hinojo
  • zumo y ralladura de limón
  • unos granos de pimienta rosa
  • sal y pimienta negra molida

PARA ACOMPAÑAR

  •  6 cucharadas de mayonesa casera
  • 3 cucharadas de queso para untar
  • media cucharadita de curry en polvo
  • una cucharadita de vinagre de Jerez
  • unos tallos de cebollino
  • aceite de oliva

 

Antes de empezar, cocemos el pescado durante ocho minutos. Lo dejamos templar dentro del caldo y luego eliminamos la piel y las espinas y lo desmenuzamos. Una vez limpias las zanahorias, las cortamos en bastoncillos que escaldamos en agua hirviendo y se dejan en un escurridor.

En el vaso de la batidora mezclamos los huevos con dos cucharadas de zumo de limón, las hierbas picadas, el pan empapado en la leche evaporada y el queso. Añadimos una pizca de sal y pimienta y  triturar hasta obtener una crema.

Luego, volcar en un cuenco y agregamos los trozos de pescado, los granos de pimienta rosa ligeramente machacados y la ralladura de piel de limón. Mezclar suavemente para que el pescado no se deshaga y volcar la mitad en un molde alargado, ligeramente engrasado.

Por encima colocamos los bastones de zanahoria de forma ordenada y cubrir con el resto de la mezcla. Hornear al baño María a 190 grados durante cuarenta y cinco minutos.

Mientras, preparamos la crema de curry mezclando todos los ingredientes y cuando el pastel esté templado, lo cortamos en rodajas y acompañamos con la salsa y una ensalada.

 

Empanada de calabaza y anchoas

Laura Vichera | 17 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • 2 láminas de masa quebrada
  • 300 grs de calabaza Butternut
  • ralladura de piel de naranja
  • una bola de queso Mozzarella fresco
  • 8 anchoas en conserva
  • un vaso de leche evaporada
  • 2 yemas
  • 2 cucharadas de nata ligera
  • 3 cucharadas de harina
  • una cucharada de mantequilla
  • una pizca de clavo, pimienta negra y nuez moscada molidas
  • un huevo y una cucharada de leche para pintar
  • algo de mantequilla para el molde

 

Sobre un molde desmontable, previamente engrasado, estiramos una de las láminas de masa procurando que los bordes sobresalgan. Presionar las paredes y pinchar el fondo. Dejamos en el frigorífico.

Una vez limpia la calabaza, la cortamos en daditos que asamos en el horno a 170 grados durante veinte minutos. Pasado este tiempo, machacamos ligeramente. Dejar en un escurridor para que suelte todo el agua posible.

Mientras, en una sartén, fundimos la mantequilla y espolvorear la harina. Tostamos bien y añadir poco a poco la leche, la ralladura de piel de naranja, la pimienta, la nuez moscada y el clavo. Vamos moviendo, a fuego suave y en momento en que comience a espesar, apartamos.

Fuera del fuego, dejamos templar e incorporar las yemas y la nata. Cuando todo esté bien trabado, agregar las anchoas bien escurridas y picadas, la Mozzarella en daditos y la calabaza. Precalentar el horno a 180 grados.

Sobre el molde repartimos el relleno, procurando que quede bien extendido. Cubrir con la otra lámina de masa quebrada y la recortamos para que quede más pequeña.

Por último, pegar los bordes de la masa inferior sobre ella y los pegamos con el huevo batido con la cucharada de leche. Pinchar la superficie y pintamos. Hornear durante cuarenta minutos, aproximadamente. Servir templada.

Empanada de pollo y espinacas

Laura Vichera | 15 de septiembre de 2016 a las 8:13

  • 2 láminas de masa quebrada
  • 400 grs de pechuga de pollo de corral
  • 2 manojos de espinacas
  • queso tierno rallado
  • una cebolleta
  • 2 dientes de ajo
  • un huevo
  • medio vasito de leche evaporada
  • unas ramitas de perejil y culantro
  • ralladura y zumo de limón
  • una pizca de pimentón picante
  • sal y pimienta negra molida
  • una cucharadita de mantequilla
  • aceite de oliva

 

Una vez limpias, picar las espinacas, las enjuagamos y se dejan escurrir. En una sartén, calentar un chorrito de aceite de oliva  con la mantequilla y, cuando funda, rehogamos la cebolleta muy picada. Pochar a fuego suave.

Pasados unos minutos, cuando esté blandita, incorporar las espinacas, una pizca de sal y perejil picado y rehogar todo junto hasta que reduzca el jugo. Agregar el pimentón y volcamos en un cuenco. Cuando se enfríe, añadir el queso rallado, mezclar y reservamos.

En la misma sartén, rehogamos los dientes de ajo muy picados con cuidado de que no se quemen. Incorporar la pechuga limpia y troceada, una pizca de sal y pimienta.

Luego, agregar unas hojas de culantro y perejil picado y también el pimentón. Añadimos la ralladura y zumo de limón, mover y dejar al fuego cinco minutos más. Volcar en el cuenco y mezclar con las espinacas y con la leche evaporada. Precalentar el horno a 180 grados.

Por último, forrar un molde con una de las láminas de masa, procurando que sobresalgan los bordes. Rellenar con la mezcla de pollo y espinacas y tapar con la otra hoja de masa quebrada. Cerramos, pegando los bordes y pintar con el huevo batido. Pinchar la superficie y hornear durante cuarenta minutos. Servir templada.

Quiche de setas, queso y orégano

Laura Vichera | 16 de julio de 2016 a las 8:13

  • 150 grs de harina
  • 130 grs de queso fresco para untar, tipo Philadelphia
  • 70 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • una clara
  • una pizca de sal y pimienta negra molida

PARA EL RELLENO

  • 400 grs de setas frescas variadas
  • 10 grs de morillas deshidratadas
  • 150 mls de leche evaporada
  • 100 mls de nata ligera
  • 2 huevos
  • una yema
  • queso Parmesano rallado
  • un diente de ajo
  • una pizca de orégano
  • una pizca de nuez moscada
  • sal y pimienta negra molida

 

Es conveniente preparar la masa la víspera, sino, al menos, con cuatro o cinco horas de antelación. En un cuenco batimos el queso con la mantequilla, la clara, sal y pimienta.

Por último, incorporamos la harina tamizada, amasar a mano hasta obtener una masa ligera y sin grumos. Formar una bola, envolver en film y dejamos en el frigorífico que repose.

Para el relleno, batir los huevos con la yema, la leche y la nata. Agregar una cucharada de Parmesano rallado, sal, pimienta y nuez moscada. Reservar también en el frigorífico.

Una vez hidratadas las setas secas, las escurrimos. Limpiar las setas frescas y las cortamos en trozos de tamaño mediano. En un chorrito de aceite de oliva, rehogamos el diente de ajo muy picado, incorporar  las setas, orégano, sal y pimienta molida. Rehogar todo junto a fuego suave durante quince minutos. Precalentamos el horno a 180 grados.

Por último, estiramos la masa y cubrimos con ella un molde desmontable. Pinchar el fondo, presionar los bordes y cocer durante diez minutos.

Pasado este tiempo, rellenar con las setas y cubrir con la crema de leche y huevos. Hornear nuevamente durante cuarenta minutos. Servir templada y acompañar con una ensalada.