Archivos para el tag ‘leche’

Croquetas de Camembert y jamón

Laura Vichera | 29 de abril de 2017 a las 8:13

  • 125 grs de queso Camembert muy frío
  • 100 grs de jamón York en lonchas gruesas
  • 800 mls de leche
  • 125 grs de harina
  • 100 grs de mantequilla
  • 2 chalotas
  • 4 cucharadas de queso Parmesano rallado
  • una pizca de nuez moscada
  • sal y pimienta negra recién molida
  • 3 huevos
  • algo más de harina para el rebozado
  • pan rallado

En un cazo ponemos la leche a calentar con la nuez moscada, a fuego suave, sin que llegue a hervir. Cortar el queso en daditos y picar el jamón en la picadora. Dejamos en el frigorífico hasta el momento de utilizarlos.

A continuación, en una sartén grande calentamos la mantequilla a fuego suave hasta que funda. Incorporar las chalotas muy picadas y rehogar, moviendo de vez en cuando, hasta que queden muy blanditas.

En este punto, espolvorear la harina y la tostamos bien antes de ir agregando la leche, poco a poco, para que se vaya absorbiendo. Añadir una pizca de sal y pimienta negra recién molida y continuamos moviendo hasta acabar con toda la leche, sin dejar de mover, para que no se formen grumos.

Fuera del fuego, dejamos templar un poquito e incorporar los daditos de Camembert y el jamón picado. Mezclar y volcar sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado, extendemos bien y dejamos enfriar completamente.

Cuando vayamos a preparar las croquetas, vamos cogiendo porciones de masa, no muy grandes y les damos forma cilíndrica. Se pasan brevemente por harina, luego, las empapamos en huevo batido y, por último, se pasan por pan rallado.

En el último momento, se fríen por tandas y se sacan a escurrir sobre papel absorbente. Servir enseguida y acompañar con una ensalada de canónigos y tomate.

Crêpes de ahumados, alcaparras y ricotta

Laura Vichera | 11 de febrero de 2017 a las 8:13

  • 2 huevos a temperatura ambiente
  • 100 grs de harina
  • 300 mls de leche, mejor templada
  • unos tallos de cebollino
  • unas hebras de azafrán
  • sal y pimienta negra molida
  • mantequilla para engrasar la sartén

PARA EL RELLENO

  •  150 grs de ahumados variados: atún, trucha, bacalao
  • 125 grs de ricotta o requesón
  • 2 cucharadas de alcaparras pequeñas
  • 2 chalotas
  • unas gotas de Tabasco verde
  • pimienta negra recién molida
  • aceite de oliva

 

En una sartén calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogamos las chalotas, muy picadas a fuego suave. Cuando estén blanditas, las pasamos a un cuenco y dejamos enfriar.

Para las crêpes, en otro cuenco mezclamos la leche con los huevos, el azafrán, sal y pimienta. Agregar unos tallos de cebollino picados y batir con varillas eléctricas.

A continuación, vamos incorporando la harina tamizada y luego pasamos por un colador para eliminar los grumos. Tapamos y dejamos reposar en el frigorífico mientras preparamos el relleno.

Al cuenco donde tenemos las chalotas pochadas, incorporamos las alcaparras muy picadas y los ahumados cortados en daditos. Agregar a continuación la ricotta o el requesón, una pizca de Tabasco y pimienta negra recién molida. Mezclar bien hasta que tengamos una crema compacta.

Luego, una sartén antiadherente y fundir una pizca de mantequilla. Verter un par de cucharadas de masa, extender y cuando comiencen a formarse burbujas, le damos la vuelta. Deben salir unas diez crêpes medianas.

Justo antes de sacar a la mesa, se rellenan con unas cucharadas de crema de ahumados y las doblamos en cuatro. Servir acompañadas de una ensalada de lechugas variadas.

Crêpes rellenas de piña a la vainilla

Laura Vichera | 5 de febrero de 2017 a las 8:13

  •  2 huevos
  • una taza de leche a temperatura ambiente
  • 100 grs de harina
  • una cucharada de mantequilla
  • esencia de vainilla
  • una pizca de sal

PARA EL RELLENO

  • una piña pequeña y madura
  • una cucharada de azúcar moreno
  • 2 vainas de vainilla
  • 2 cucharaditas de mantequilla

 

Siempre es conveniente preparar la masa de las crêpes con antelación para que repose. En un bol grande tamizamos la harina con la sal y hacemos un hueco en el centro, incorporamos los huevos batidos, la vainilla y la sal.

Poco a poco, vamos agregando la leche y la mantequilla fundida y trabajamos bien con las varillas eléctricas. Pasamos la masa por un colador, tapar y dejamos reposar un par de horas a temperatura ambiente.

Para el relleno, cortamos la piña en daditos y los pasamos a una sartén con la mantequilla y las dos vainas de vainilla abiertas por la mitad a lo largo. Les raspamos el interior con un cuchillo para separar las semillas y mezclamos todo con la fruta.

Luego, espolvorear el azúcar moreno y poner a fuego medio, agitando suavemente la sartén para que se funda la mantequilla y la piña se vaya caramelizando. Cuando tenga un color dorado, apartamos y reservar.

Por último, engrasar una sartén y cuando esté muy caliente, vertemos un cucharón de masa y extendemos. Cuando empiecen a salir burbujas, le damos la vuelta y cocemos por el otro lado. Las vamos colocando en un plato, una sobre otra y cubrimos con papel de aluminio para que no se enfríen.

Sobre cada una de las crêpes colocamos unas cucharadas de piña caramelizada y las doblamos en cuatro o en forma de rollito. Servir enseguida y acompañar con helado de vainilla.

Croquetas de verdura y queso de cabra

Laura Vichera | 5 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • 150 grs de queso de cabra en rulo (debe estar muy frío para poder cortarlo)
  • un calabacín pequeño
  • una chirivía
  • 2 chalotas
  • una yema
  • 2 huevos enteros
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 6 cucharadas de harina
  • 2 tazas de leche
  • una pizca de nuez moscada
  • unas hebras de azafrán
  • pan rallado para rebozar
  • sal y pimienta negra recién molida
  • aceite para freír

 

Antes de empezar, preparar todas las verduras: raspar y despuntar la chirivía y el calabacín y los rallamos no muy finos. Pelar las chalotas y las picamos muy finas. Cortar el queso en daditos pequeños y reservar en el frigorífico.

En una sartén amplia, a fuego suave, calentamos la mantequilla con un chorrito de aceite de oliva. Incorporar las verduras, las hebras de azafrán y una pizca de nuez moscada, sal y pimienta. Tapar a medias y pochamos durante diez minutos aproximadamente.

Pasado este tiempo, dejamos destapado para que evapore el jugo de las verduras y espolvorear la harina. Vamos moviendo con varillas, suavemente y cuando se trabe con la mantequilla, vamos añadiendo poco a poco la leche a temperatura ambiente.

Continuamos dando vueltas hasta que espese, vigilando para que no se formen grumos. Apartamos del fuego, dejamos templar un poquito y añadimos la yema y también los daditos de queso. Mezclar suavemente y volcar en una bandeja.

Cuando la masa esté cuajada, vamos formando las croquetas, no demasiado grandes, y las pasamos por huevo batido y pan rallado. Se van friendo por tandas, en aceite bien caliente y, una vez doraditas, se sacan a escurrir sobre papel absorbente y las servimos enseguida acompañadas de una ensalada de pimientos asados.

 

Buñuelos de calabaza, queso y curry

Laura Vichera | 7 de octubre de 2016 a las 8:13

  • 800 grs de calabaza de pulpa naranja
  • 100 grs de queso tierno de cabra
  • 2 huevos
  • 80 grs de harina de repostería
  • 60 grs de harina de maíz
  • medio litro de leche
  • una cucharada de curry en pasta o en polvo
  • unas hebras de azafrán
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

En primer lugar, retirar la corteza, las pipas y las barbas de la calabaza y la rallamos, con un rallador grueso, de forma que no se deshaga, sino que se noten los trocitos. Pasamos a un escurridor y dejamos con un peso encima para que suelte la mayor cantidad de agua posible.

A continuación cortar el queso en daditos y reservar. Separamos las claras y las montamos a punto de nieve con una pizca de sal. En un cuenco, mezclamos los dos tipos de harina tamizada con las dos yemas, el curry y una pizca de sal.

Cuando todo esté bien mezclado, incorporar poco a poco la leche fría y un chorrito de aceite de oliva y movemos para que no se formen grumos. Podemos terminar de mezclar utilizando la batidora.

Por último, incorporar las claras montadas y  las hebras de azafrán. Mezclar despacio y dejamos en el frigorífico, para que repose, al menos durante una hora.

En el momento de preparar los buñuelos, vamos añadiendo la calabaza rallada y los daditos de queso a la pasta de rebozar. Vamos echando cucharadas de masa en una sartén grande con abundante aceite bien caliente.

A medida que se vayan dorando, les vamos dando la vuelta y los sacamos a escurrir sobre papel absorbente. Servir recién hechos y acompañar con una ensalada.

Helado de Nutella

Laura Vichera | 31 de julio de 2016 a las 8:13

  • medio litro de leche, mejor si es semi desnatada
  • 200 grs de Nutella o cualquier otra crema de chocolate
  • 2 huevos
  • 2 yemas
  • 50 grs de azúcar en polvo
  • unas pepitas de chocolate negro

 

En un cazo ponemos a calentar la leche, a fuego muy suave, sin que llegue a hervir. Aparte, en un cuenco, batimos los dos huevos con las dos yemas y el azúcar. Batir con varillas hasta que queden bien mezclados.

A  continuación, incorporamos la leche templada, poco a poco, y continuar batiendo. Volcar todo de nuevo en el cazo y poner a fuego suave.

Sin dejar de mover, continuamos calentando de modo que la crema vaya espesando y alcance la textura deseada. Retirar del fuego y dejamos templar.

Pasados unos minutos, incorporar la pasta de chocolate y mezclar enérgicamente con las varillas hasta que obtengamos una crema uniforme y bien trabada, lisa y sin grumos.

A continuación, cuando esté casi fría, incorporar las pepitas de chocolate y mezclar nuevamente. Volcar  en un recipiente de silicona o de cristal y metemos en el congelador.

Con un tenedor, vamos moviendo cada media hora para que no se formen cristales y al cabo de tres horas, dejamos ya en el congelador hasta el momento de servir.

Cuando vayamos a sacar a la mesa, dejamos el helado en el frigorífico unos veinte minutos antes para que no esté demasiado duro. Servir en copas altas transparentes y acompañar con unas frutas rojas.

 

Flan de hinojo y jamón

Laura Vichera | 11 de abril de 2016 a las 8:13

  • 6 huevos medianos
  • 150 grs de jamón serrano en lonchas finas
  • 3 bulbos de hinojo
  • 200 mls de leche
  • 150 mls de nata ligera
  • queso Parmesano rallado
  • una cucharadita de mantequilla
  • unas hebras de azafrán
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva
  •  pan rallado para el molde

 

En primer lugar, engrasamos un molde alargado con una pizca de aceite de oliva y espolvorear con pan rallado. Sacudir bocabajo y dejamos en el frigorífico hasta el momento de utilizarlo.

A continuación, limpiamos los bulbos de hinojo, retirar las capas exteriores y los cortamos en tiras finas. Se enjuagan, los pasamos a una cacerola con la leche, la nuez moscada, una pizca de sal y pimienta negra molida. Agregar la cucharadita de mantequilla, arrimar al fuego y cocer durante veinte minutos.

Luego, precalentar el horno a 150 grados.  Quitar la grasa al jamón y lo cortamos en tiras que salteamos en una sartén con muy poco aceite. Cuando esté bien tostadito, lo sacamos a escurrir sobre papel absorbente.

En un cuenco batimos los huevos con la nata hasta obtener una crema lisa. Añadir la nata, las hebras de azafrán y pimienta negra molida. Incorporamos el hinojo y parte de la leche donde lo hemos cocido. Mezclar bien y agregar las tiras de jamón y el queso Parmesano rallado.

Por último, volcar en el molde, sacudir para que no queden huecos y ponemos sobre otro molde lleno de agua. Cocer al baño María durante cuarenta minutos.

Pasado el tiempo de cocción, comprobar que está cuajado antes de sacarlo. Dejamos enfriar y pasamos luego al frigorífico hasta el momento de servir.

Suflé de atún y piquillos

Laura Vichera | 19 de marzo de 2016 a las 8:13

  • 100 grs de atún al natural
  • 3 pimientos de piquillo en conserva
  • 3 huevos
  • 2 claras
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 2 cucharadas de harina
  • 2 vasitos de leche templada
  • una pizca de nuez moscada
  • mantequilla y pan rallado para los moldes
  • sal y pimienta negra recién molida

 

En primer lugar, engrasar un molde grande para suflé (o cuatro pequeños) con algo más de mantequilla. Espolvorear el interior con pan rallado y sacudir bocabajo. Dejamos en el frigorífico y precalentar el horno a 180 grados.

Luego, separar las tres yemas y montamos las cinco claras a punto de nieve muy fuerte con una pizca de sal. Escurrimos el atún, reservando el jugo. Con ayuda de un tenedor lo desmenuzamos en trozos grandes. Escurrir y secar muy bien los pimientos, los cortamos, primero en tiras y luego en daditos pequeños.

En una sartén calentamos la mantequilla a fuego suave y, cuando funda, incorporar la harina y la nuez moscada, tostamos bien, sin dejar de mover para que no se hagan grumos.

A continuación,  añadimos el jugo del atún y la leche y, sin dejar de mover, seguir cocinando a fuego muy suave para que vaya espesando. Justo antes de apartar, añadir el atún y los piquillos. Fuera del fuego, incorporar también las yemas, una pizca de sal y de pimienta y mezclamos bien.

Cuando la mezcla haya perdido un poco de calor, vamos añadiendo las claras montadas, moviendo delicadamente para que no pierdan volumen. Volcar en el molde, dejando un tercio libre para que pueda subir al cocer.

En el último momento, metemos en el horno bien caliente durante veinte minutos aproximadamente. Servir enseguida, antes de que baje y acompañar con una buena ensalada.

 

 

Gratinado de calabaza y batata

Laura Vichera | 18 de noviembre de 2015 a las 8:13

  • 400 grs de boniato o de batata
  • 600 grs de calabaza de pulpa naranja
  • 2 cebolletas
  • 2 huevos
  • queso tierno rallado, tipo Gruyère
  • un vasito de leche
  • un vasito de nata ligera
  • una pizca de nuez moscada
  • unas semillas de comino
  • sal y pimienta negra molida
  • una cucharada de mantequilla
  • aceite de oliva

Cuando hayamos retirado la corteza y las semillas de la calabaza, enjuagamos bien, se seca y la cortamos en rodajas. Pelar el boniato y lo cortamos del mismo modo.  Las cocemos, unos minutos al vapor, hasta que queden “al dente”. Pasar a un escurridor y reservamos.

A continuación, en una sartén con un chorrito de aceite de oliva, rehogamos las cebolletas cortadas en tiras finas. Pochar a fuego suave hasta que estén blanditas. Rehogar unos quince minutos.

En un cuenco, batimos la leche con los tres huevos y la nata. Trabajar con varillas hasta que estén bien mezclados y añadir entonces las semillas de comino ligeramente machacadas, una pizca de nuez moscada, sal y pimienta negra molida. Precalentar el horno a 170 grados.

Luego, engrasamos una fuente de horno con la mantequilla y repartir sobre la fuente, de forma ordenada, las rodajas de batata y calabaza, intercalando entre medias unas cucharadas del sofrito de cebolleta.

Una vez hecho esto, volcar por encima la mezcla de huevos y nata y repartir sobre ella el queso rallado. Hornear durante veinte minutos y gratinar antes de sacar del horno hasta que quede bien dorado.  Servir templado.