Archivos para el tag ‘nata’

Rosas de patata, crema y jamón

Laura Vichera | 10 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • 6 patatas medianas de tamaño más o menos similar
  • 60 grs de jamón serrano en lonchas finas
  • 80 grs de mantequilla media sal
  • 6 cucharadas de nata ligera
  • una pizca de pimentón picante
  • sal y pimienta negra molida
  • unos tallos de cebollino
  • algo más de mantequilla para el molde

 

Para preparar esta receta, necesitaremos una bandeja para hornear magdalenas, de ocho o doce huecos. Los pintamos con mantequilla y dejamos en el frigorífico hasta el momento de hornear.

Luego, retirar la grasa al jamón y cortamos las lonchas en tiras finas. Lavar las patatas, frotamos bien con un cepillo bajo el grifo y las secamos.

Sin pelar, con ayuda de una mandolina o de un cuchillo bien afilado, las vamos cortando en lonchas finas que dejamos sobre papel absorbente para que queden bien secas. Precalentamos el horno a 200 grados.

En un cuenco fundimos la mantequilla y volcamos sobre las rodajas de patata, procurando que se impregnen todas. Agregar una pizca de sal y pimienta.

Con paciencia, vamos colocando las rodajas en los huecos de los moldes, comenzando por los bordes y montando ligeramente unas sobre otras, en forma de abanico. Vamos rellenando los moldes desde fuera hacia dentro, hasta llegar al centro.

Por encima, espolvoreamos el pimentón y repartimos las tiras de jamón. Agregar una cucharadita de nata en el centro de cada una de las “rosas” y pintar los bordes con el resto de mantequilla fundida.  Hornear durante treinta o cuarenta minutos, vigilando para que no se quemen.

Una vez hechas, las sacamos de los moldes con ayuda de dos cucharas y se dejan sobre papel absorbente. Espolvorear con el cebollino picado y las servimos como entrante acompañadas de una ensalada o como guarnición de una carne o un pescado.

Crema de chocolate blanco con peras

Laura Vichera | 20 de noviembre de 2016 a las 8:13

  • 100 grs de chocolate blanco para fundir
  • 120 grs de nata ligera
  • 250 grs de nata para montar muy fría
  • 2 peras de pulpa firme, tipo Williams, Conferencia o Ercolina
  • 2 cucharadas soperas de azúcar
  • unas gotas de zumo de limón
  • media cucharadita de canela en polvo
  • una pizca de nuez moscada molida
  • una pizca de clavo molido

 

Para comenzar, montamos la nata hasta que esté bien firme y la dejamos en el frigorífico. Pelar las peras, retirar el corazón y las cortamos en daditos que rociamos con unas gotas de zumo de limón para que no se oxiden.

En una sartén ponemos a calentar, a fuego medio, las dos cucharadas de azúcar, los dados de pera y las especias. Saltear todo junto durante cinco minutos, hasta que la fruta comience a caramelizar. Volcar en un bol y dejamos enfriar.

Aparte, en otro cuenco, troceamos el chocolate. En un cazo ponemos a calentar la nata ligera y dejamos a fuego medio hasta que comience a hervir.

Justo en ese momento, apartar y volcar sobre el chocolate. Dejamos que vaya fundiendo, sin mover y, cuando esté fundido, mezclamos hasta obtener una crema lisa y brillante.

Una vez templada la crema, incorporar los dados de pera y mover suavemente para que la fruta no se rompa. Añadimos luego la nata montada, poco a poco y a cucharadas y mezclar de abajo hacia arriba para que no pierda volumen.

Por último, volcar en cuatro copas altas o en vasitos y dejamos en el frigorífico o en el congelador hasta el momento de servir.

Antes de sacar a la mesa, dejamos unos minutos a temperatura ambiente y espolvorear con algo más de clavo, canela y nuez moscada.

Crema de plátano con salsa de caramelo

Laura Vichera | 6 de noviembre de 2016 a las 8:13

  • 2 plátanos grandes maduros pero de pulpa firme
  • 700 mls de leche
  • 4 yemas de huevo
  • 2 cucharadas soperas de harina de maíz
  • 100 grs de azúcar
  • una cucharadita de esencia de vainilla
  • una pizca de sal

PARA LA SALSA DE CARAMELO

  • 100 grs de azúcar
  • 40 grs de mantequilla ligeramente salada
  • 200 mls de nata líquida entera

 

La víspera preparamos el caramelo. En un cazo, a fuego suave y, sin mover, deshacemos el azúcar. Cuando comience a caramelizar, incorporamos la mantequilla en trocitos y a continuación, añadimos la nata, poco a poco, moviendo con varillas para que queden bien integrados y no se formen grumos. Dejar cinco minutos más al fuego y apartamos.

Antes de que se enfríe del todo, volcar en un tarro, tapamos y dejamos en el frigorífico. Bien cerrado, podemos conservarlo durante un mes.

Para la crema mezclamos la harina de maíz con el azúcar y la pizca de sal. Desleír con un vasito de leche fría y trabajar con varillas para evitar los grumos.

A continuación, incorporamos el resto de la leche y la vainilla y pasamos a un cazo. Sin dejar de mover, arrimar al fuego y cuando comience a hervir, mantener al fuego tres o cuatro minutos más. Apartar, dejamos templar y agregamos las yemas.

Luego, poner nuevamente a fuego lento y mantener dos o tres minutos más, sin dejar de mover, hasta que comience a espesar. Cuando se haya enfriado un poquito, pasamos al frigorífico y dejar durante una hora como mínimo.

En el momento de servir, pelar los plátanos y los cortamos en daditos o en rodajas finas que mezclamos con la crema. Servir en copas o en cuencos y adornar con unas cucharadas de salsa de caramelo.

Bizcocho cremoso de chocolate y sésamo

Laura Vichera | 30 de octubre de 2016 a las 8:13

  • 160 grs de chocolate negro para fundir (70% de cacao)
  • 80 grs de azúcar moreno
  • 80 mls de nata para cocinar
  • 3 huevos
  • 70 grs de harina
  • una cucharada de levadura
  • 2 cucharadas de tahiné (pasta de sésamo)
  • una cucharada de  semillas de sésamo para decorar
  • algo de mantequilla para el molde
  • azúcar glas para decorar

 

Para empezar, vamos precalentando el horno a 170 grados con aire. En un cuenco, troceamos el chocolate y lo calentamos al baño María. Cuando esté fundido, dejamos templar y, poco a poco, incorporar la nata y la pasta de sésamo, sin dejar de mover con las varillas.

 En otro cuenco, batimos enérgicamente los tres huevos con el azúcar hasta obtener una crema lisa y espumosa. Incorporar la harina tamizada con la levadura y añadimos luego la mezcla de chocolate. Mezclar suavemente y agregar, por último, las semillas de sésamo.

Luego, engrasar un molde redondo con algo de mantequilla y volcar la mezcla. Sacudir ligeramente para que no queden huecos y hornear durante media hora. Debe formarse una costra en la superficie pero debe quedar cremoso por dentro.

Una vez hecho, esperar a que se enfríe un poco para desmoldar. Espolvoreamos generosamente con azúcar glas y servir templado o a temperatura ambiente, para que conserve la cremosidad en su interior.

NOTA: El TAHINÉ (también llamado TAHINI o TAHINA) se encuentra en todas las grandes superficies y en tiendas de alimentación oriental. Está elaborada a base de semillas de sésamo tostadas y machacadas con aceite de oliva. Se utiliza tanto en platos dulces como salados. Es uno de los ingredientes del conocido HUMMUS o crema de garbanzos.

Quiche de setas, queso y orégano

Laura Vichera | 16 de julio de 2016 a las 8:13

  • 150 grs de harina
  • 130 grs de queso fresco para untar, tipo Philadelphia
  • 70 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • una clara
  • una pizca de sal y pimienta negra molida

PARA EL RELLENO

  • 400 grs de setas frescas variadas
  • 10 grs de morillas deshidratadas
  • 150 mls de leche evaporada
  • 100 mls de nata ligera
  • 2 huevos
  • una yema
  • queso Parmesano rallado
  • un diente de ajo
  • una pizca de orégano
  • una pizca de nuez moscada
  • sal y pimienta negra molida

 

Es conveniente preparar la masa la víspera, sino, al menos, con cuatro o cinco horas de antelación. En un cuenco batimos el queso con la mantequilla, la clara, sal y pimienta.

Por último, incorporamos la harina tamizada, amasar a mano hasta obtener una masa ligera y sin grumos. Formar una bola, envolver en film y dejamos en el frigorífico que repose.

Para el relleno, batir los huevos con la yema, la leche y la nata. Agregar una cucharada de Parmesano rallado, sal, pimienta y nuez moscada. Reservar también en el frigorífico.

Una vez hidratadas las setas secas, las escurrimos. Limpiar las setas frescas y las cortamos en trozos de tamaño mediano. En un chorrito de aceite de oliva, rehogamos el diente de ajo muy picado, incorporar  las setas, orégano, sal y pimienta molida. Rehogar todo junto a fuego suave durante quince minutos. Precalentamos el horno a 180 grados.

Por último, estiramos la masa y cubrimos con ella un molde desmontable. Pinchar el fondo, presionar los bordes y cocer durante diez minutos.

Pasado este tiempo, rellenar con las setas y cubrir con la crema de leche y huevos. Hornear nuevamente durante cuarenta minutos. Servir templada y acompañar con una ensalada.

Crema de apio y patata

Laura Vichera | 29 de abril de 2016 a las 8:13

  • una raíz de apio-nabo, 250 o 300 grs. aproximadamente
  • 2 patatas medianas
  • 150 grs de chorizo picante
  • 2 chalotas
  • caldo de verduras
  • 4 cucharadas soperas de nata ligera o leche de coco
  • unas hebras de azafrán
  • una pizca de sal y pimienta
  • una cucharada de mantequilla
  • aceite de oliva

 

Lo primero que hacemos es preparar las verduras: pelar las chalotas y las picamos menudas. Con un pelador, limpiamos la raíz de apio nabo y también las patatas y se cortan en daditos de tamaño más o menos similar.

En un cazo ponemos el caldo a calentar con las hebras de azafrán y dejamos a fuego muy suave mientras preparamos el sofrito. Abrir los chorizos a lo largo y los desmenuzamos.

A continuación, en una cazuela amplia, calentamos un chorrito de aceite de oliva con la mantequilla. Cuando funda, incorporar las chalotas y pochar a fuego muy suave.

Pasados unos minutos, agregar los dados de patata y apio nabo y rehogar, moviendo, hasta que tomen color. Mojar con el caldo, añadir una pizca de sal y pimienta y, cuando comience a hervir, bajar el fuego y cocinar durante veinte minutos aproximadamente, hasta que las verduras estén tiernas.

Acabado el tiempo de cocción, apartar y dejamos templar un poquito. Triturar con la batidora hasta obtener una crema fina. Pasar por el chino, incorporar las cucharadas de nata o de leche de coco y batir un poco más.

En una sartén, sin nada de aceite, salteamos el chorizo, a fuego vivo y sin dejar de mover, para que quede suelto y crujiente. Dejamos sobre papel absorbente.

En el momento de sacar a la mesa, servimos la crema en cuencos y desmenuzar por encima unas migas de chorizo.

Mejillones a la crema de curry

Laura Vichera | 5 de febrero de 2016 a las 8:13

  • 2 kilos y medio de mejillones
  • 300 mls de cerveza rubia
  • 2 cucharaditas de curry en pasta o en polvo
  • una cebolleta
  • un diente de ajo
  • unas hojas de culantro fresco
  • una cucharada de mantequilla
  • un vasito de nata ligera
  • sal y pimienta negra molida
  • unos granos de pimienta negra

 

Una vez limpios los mejillones, los enjuagamos con abundante agua fría y los vamos pasando a una cazuela grande. Añadimos luego la cerveza y unos granos de pimienta negra. Tapamos, arrimar al fuego y cocer hasta que se abran.

Una vez abiertos, los sacamos bien escurridos y se reservan en una fuente. Cuando se enfríen un poquito, retiramos una de las conchas. Colar el caldo.

En otra cazuela baja y amplia, calentamos un chorrito de aceite de oliva con la cucharadita de mantequilla. Cuando funda, añadimos la cebolleta y el diente de ajo muy picados. Rehogar a fuego suave, moviendo, hasta que se ablanden.

Pasados unos minutos, agregar el curry, mezclar y añadimos también un puñado de hojas de culantro picadas y parte el jugo de cocción de los mejillones.

En este punto, agregar la nata, una pizca de sal y pimienta negra molida. Mezclar bien con varillas para trabar todos los ingredientes y dejamos a fuego suave todo junto, sin que hierva.

Finalmente, incorporar los mejillones, movemos para que se impregnen de salsa, tapar y dejamos reposar unos minutos. En el momento de servir, volcar en una fuente y añadir algunas hojas más de culantro picado.  Acompañar con arroz blanco o unos fideos chinos.

Etiquetas: , , ,

Gratinado de calabaza y batata

Laura Vichera | 18 de noviembre de 2015 a las 8:13

  • 400 grs de boniato o de batata
  • 600 grs de calabaza de pulpa naranja
  • 2 cebolletas
  • 2 huevos
  • queso tierno rallado, tipo Gruyère
  • un vasito de leche
  • un vasito de nata ligera
  • una pizca de nuez moscada
  • unas semillas de comino
  • sal y pimienta negra molida
  • una cucharada de mantequilla
  • aceite de oliva

Cuando hayamos retirado la corteza y las semillas de la calabaza, enjuagamos bien, se seca y la cortamos en rodajas. Pelar el boniato y lo cortamos del mismo modo.  Las cocemos, unos minutos al vapor, hasta que queden “al dente”. Pasar a un escurridor y reservamos.

A continuación, en una sartén con un chorrito de aceite de oliva, rehogamos las cebolletas cortadas en tiras finas. Pochar a fuego suave hasta que estén blanditas. Rehogar unos quince minutos.

En un cuenco, batimos la leche con los tres huevos y la nata. Trabajar con varillas hasta que estén bien mezclados y añadir entonces las semillas de comino ligeramente machacadas, una pizca de nuez moscada, sal y pimienta negra molida. Precalentar el horno a 170 grados.

Luego, engrasamos una fuente de horno con la mantequilla y repartir sobre la fuente, de forma ordenada, las rodajas de batata y calabaza, intercalando entre medias unas cucharadas del sofrito de cebolleta.

Una vez hecho esto, volcar por encima la mezcla de huevos y nata y repartir sobre ella el queso rallado. Hornear durante veinte minutos y gratinar antes de sacar del horno hasta que quede bien dorado.  Servir templado.

Flan de boniato con crema de canela

Laura Vichera | 2 de noviembre de 2014 a las 8:13

  • 400 grs de boniatos
  • 2 huevos grandes
  • 80 grs de mantequilla
  • un vasito de leche entera o leche evaporada
  • un vaso de nata para montar
  • 80 grs de azúcar moreno
  • 2 cucharadas de azúcar vainillado
  • una cucharada sopera de harina de maíz
  • un palo de canela
  • una pizca de canela molida

Una vez pelados los boniatos, se cortan en trozos grandes que cocemos al vapor durante quince o veinte minutos. Luego se sacan, los machacamos hasta convertirlos en puré  y se dejan en un colador para que suelten el agua y se enfríen.

En un cazo ponemos a hervir la leche evaporada con el palo de canela. Cuando esté a punto de ebullición, apartamos, tapar y dejamos infusionar. Precalentar el horno a 150 grados.

A continuación, fundir la mantequilla, mojar el pincel y engrasar el molde o los moldes donde vayamos a preparar el flan y se reservan. Mezclar la mantequilla con los huevos batidos, el azúcar moreno y el azúcar vainillado.

Una vez mezclados, incorporar el puré de boniatos y algo de canela molida. Añadimos entonces la leche y también la cucharada de harina de maíz.  Trabajar todo bien y triturar con la batidora para que quede más fino aún.

Luego, llenar una bandeja de horno con agua y dentro colocamos los moldes individuales o el molde grande. Rellenar con la preparación y horneamos al baño María durante cuarenta y cinco minutos. Dejamos enfriar dentro del agua de cocción antes de desmoldarlo.

Cuando esté completamente frío, lo pasamos al frigorífico. Mientras, colar la nata y la montamos a medias, sin dejarla endurecer demasiado. Añadir algo de canela molida y colocar una cucharada encima de cada porción de flan.

SUGERENCIA: Al cocer los boniatos, podemos añadirle ralladura de piel de naranja o un par de cucharadas de agua de azahar.

Etiquetas: , , ,

Pollo con crema de queso y tomillo

Laura Vichera | 16 de octubre de 2014 a las 8:13

  • un pollo de corral hermoso
  • 3 cebolletas medianas
  • la parte blanca de un puerro
  • unas ramitas de tomillo fresco
  • 2 yemas de huevo
  • un vasito de nata ligera
  • medio litro de vino blanco seco
  • caldo de pollo desgrasado
  • 100 grs de queso rallado suave, tipo Gruyère o Emmental
  • harina para rebozar
  • unos granos de pimienta rosa
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

Una vez troceado el pollo, en trozos grandes, retiramos la piel y la grasa. Enjuagar bien y dejamos en un escurridor. Secamos luego con papel de cocina, salpimentar y pasamos por harina.

En la cazuela donde vayamos a preparar el guiso, calentar un chorrito de aceite de oliva y freír los trozos de pollo por tandas, a fuego vivo, para que queden muy dorados por fuera. Se van sacando a escurrir sobre papel absorbente.

Luego, en el aceite que nos ha quedado, rehogar las tres cebolletas y la parte blanca del puerro, todo muy picado, en tiras o en daditos pequeños. Vamos moviendo para que se ablanden.

Cuando el sofrito esté a punto, incorporar nuevamente los trozos de pollo a la cazuela y añadir también el tomillo desmenuzado. Mojar con el vino blanco y dejamos que se evapore el alcohol.

Unos minutos después, cubrir con el caldo templado, agregar los granos de pimienta rosa y sacudir la cazuela. Tapar y cocer a fuego suave durante cuarenta minutos.

Pasado este tiempo, retirar el pollo de la cazuela y añadir las yemas batidas con la nata a la salsa. Mover despacio, sin que hierva. Apartar del fuego, agregar el queso rallado y mezclar bien. Volcar sobre los trozos de pollo y servir enseguida acompañado de pasta hervida.