Archivos para el tag ‘orégano’

Nuggets de pescado y calabacín

Laura Vichera | 8 de febrero de 2017 a las 8:13

  • medio kilo de pescado blanco y limpio
  • 2 huevos
  • un calabacín pequeño
  • una cebolleta
  • 2 dientes de ajo
  • harina
  • pan rallado
  • una pizca de orégano
  • pimentón dulce
  • sal y unos granos de pimienta negra
  • aceite de oliva

 

En una cazuela con un poquito de agua y unos granos de pimienta, ponemos el pescado en trozos grandes. Arrimar al fuego y cocer hasta que comience a hervir. Apartamos y dejamos enfriar dentro del caldo.

A continuación, en el vaso del robot, picamos la cebolleta con los dos dientes de ajo y el calabacín. Volcamos en un cuenco.

Cuando se enfríe el pescado, retirar la piel y las espinas y lo desmenuzamos en trozos pequeños que mezclamos con las verduras procurando que el pescado no se deshaga demasiado.

Por último, incorporar el orégano, una pizca de pimentón sal y algo de pimienta molida y trabajar todo junto hasta que tengamos una masa más o menos compacta. Si no quedara trabada, espolvoreamos una pizca de pan rallado. Tapar con film y dejamos en el frigorífico durante una hora.

Pasado este tiempo, formamos bolitas del tamaño que más nos guste y las pasamos por harina, huevo batido y pan rallado. Dejamos reposar nuevamente en el frigorífico hasta el momento de cocinarlos.

En abundante aceite bien caliente, las vamos friendo por tandas hasta que queden bien doraditos. Se dejan escurrir sobre papel absorbente y se sirven enseguida acompañados de una ensalada y una salsa de tomate casera.

Pollo marinado en salsa india

Laura Vichera | 27 de octubre de 2016 a las 8:13

  • 8 muslos de pollo de corral
  • 2 yogures naturales cremosos
  • una cebolleta
  • un diente de ajo
  • zumo y ralladura de un limón
  • 3 cucharadas de miel
  • 2 cucharadas de cúrcuma molida
  • 2 cucharadas de pasta de curry
  • una cucharadita de mostaza
  • una pizca de comino en polvo
  • orégano
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva suave

 

La víspera, limpiamos el pollo, retirar la piel y los restos de grasa. Enjuagamos y secar con papel de cocina. Salpimentar ligeramente y los colocamos en una bandeja.

A continuación, en el vaso del robot picamos la cebolla con el diente de ajo, la ralladura y el zumo de limón. Agregar la miel, la mostaza, la cúrcuma, el comino y el curry. Mezclar todo con los yogures y, por último, añadimos el orégano y mezclamos sin triturar.

Sobre la bandeja, colocamos los muslos de pollo de forma que queden bien extendidos, sin amontonarse. Volcar por encima la marinada y empapamos bien, dándoles la vuelta para que se impregnen por todos lados. Tapar con film y dejamos toda la noche en el frigorífico.

Al día siguiente, precalentamos el horno a 175 grados y hornear el pollo durante cuarenta y cinco minutos. A media cocción, giramos los trozos de carne procurando dorarlos por todas partes. Finalizada la cocción, la carne debe quedar separada del hueso.

Fuera del horno, mantener tapado con papel de aluminio hasta el momento de servir, de modo que quede muy jugoso y conserve todos los aromas. Acompañar con una ensalada de lechugas variadas y una guarnición de arroz Basmati.

Quiche de setas, queso y orégano

Laura Vichera | 16 de julio de 2016 a las 8:13

  • 150 grs de harina
  • 130 grs de queso fresco para untar, tipo Philadelphia
  • 70 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • una clara
  • una pizca de sal y pimienta negra molida

PARA EL RELLENO

  • 400 grs de setas frescas variadas
  • 10 grs de morillas deshidratadas
  • 150 mls de leche evaporada
  • 100 mls de nata ligera
  • 2 huevos
  • una yema
  • queso Parmesano rallado
  • un diente de ajo
  • una pizca de orégano
  • una pizca de nuez moscada
  • sal y pimienta negra molida

 

Es conveniente preparar la masa la víspera, sino, al menos, con cuatro o cinco horas de antelación. En un cuenco batimos el queso con la mantequilla, la clara, sal y pimienta.

Por último, incorporamos la harina tamizada, amasar a mano hasta obtener una masa ligera y sin grumos. Formar una bola, envolver en film y dejamos en el frigorífico que repose.

Para el relleno, batir los huevos con la yema, la leche y la nata. Agregar una cucharada de Parmesano rallado, sal, pimienta y nuez moscada. Reservar también en el frigorífico.

Una vez hidratadas las setas secas, las escurrimos. Limpiar las setas frescas y las cortamos en trozos de tamaño mediano. En un chorrito de aceite de oliva, rehogamos el diente de ajo muy picado, incorporar  las setas, orégano, sal y pimienta molida. Rehogar todo junto a fuego suave durante quince minutos. Precalentamos el horno a 180 grados.

Por último, estiramos la masa y cubrimos con ella un molde desmontable. Pinchar el fondo, presionar los bordes y cocer durante diez minutos.

Pasado este tiempo, rellenar con las setas y cubrir con la crema de leche y huevos. Hornear nuevamente durante cuarenta minutos. Servir templada y acompañar con una ensalada.

Nems crujientes de tomate

Laura Vichera | 9 de abril de 2016 a las 8:13

  • 12 hojas de pasta brick
  • 160 grs de queso de cabra tierno
  • medio kilo de tomates rojos, de pulpa firme
  • 2 cucharadas de mostaza fuerte
  • una pizca de orégano
  • una cucharadita de mantequilla
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Un rato antes de preparar el relleno, hacer una cruz en la base de los tomates y los escaldamos en agua hirviendo durante un minuto, lo justo para que la piel comience a despegarse.

Hecho esto, los sacamos bien escurridos y se pasan a un cuenco con agua fría y hielo. Los pelamos, retirar las semillas y los cortamos en daditos que dejamos en un escurridor espolvoreados con sal. para que suelten todo el jugo.

A continuación, rallar el queso y reservamos. Precalentar el horno a 210 grados. Fundir la cucharada de mantequilla y la mezclamos con una cucharada de aceite de oliva. Reservamos.

Sobre la encimera estiramos una hoja de pasta brick y la pintamos ligeramente con mostaza. Añadir una pizca de queso rallado, unos dados de tomate, orégano, sal y pimienta negra molida.

Con mucho cuidado, enrollamos metiendo los bordes de la pasta hacia el interior. Vamos haciendo lo mismo con todas las hojas de pasta y a medida que los vayamos teniendo, se colocan sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado, procurando dejarles el “cierre” hacia abajo.

En el último momento, los pintamos con algo más de aceite de oliva y mantequilla fundida y horneamos durante quince minutos, hasta que estén bien doraditos.

Los sacamos enseguida a la mesa y acompañar con una ensalada de lechugas variadas.

 

 

Berenjenas a la Parmesana

Laura Vichera | 10 de febrero de 2016 a las 8:13

  • 4 berenjenas medianas, de piel muy firme
  • 2 bolas de queso Mozzarella
  • 600 grs de tomates de pera maduros
  • una cebolla morada
  • un diente de ajo
  • un buen ramillete de albahaca
  • una pizca de orégano
  • queso Parmesano rallado
  • 3 cucharadas de pan rallado
  • 2 cucharadas de azúcar
  • unas gotas de vinagre balsámico
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, despuntamos las berenjenas y, sin pelar, las cortamos, a lo largo, en rodajas de más o menos un centímetro de grosor. Espolvorear generosamente con sal gorda y las dejamos sobre un escurridor una media.

Mientras, hacer un corte en la base a los tomates y los escaldamos durante un minuto, lo justo para que se les despegue la piel. Los pelamos, retiramos las semillas y se cortan trocean.

Luego, enjuagar y secar las rodajas de berenjena y las asamos por ambos lados. Las vamos sacando y se dejan en una fuente, tapadas con papel de aluminio.

A continuación, rehogar la cebolla y el diente de ajo picados, a fuego suave. Cuando estén blanditos, incorporar el tomate, sal, orégano y pimienta negra molida. Añadimos el azúcar, mezclar bien, tapar y cocer durante quince minutos.

Justo antes de apartar, añadir las hojas de albahaca cortadas en trozos grandes y el vinagre balsámico. Precalentamos el horno a 190 grados.

Cubrir el fondo de una fuente con unas cucharadas de salsa de tomate y espolvorear parte del Parmesano rallado. Encima colocamos una primera capa de rodajas de berenjena, sobre ellas, unas cucharadas de tomate y así hasta acabar con todos los ingredientes.

Por encima, colocamos la Mozzarella en rodajas, espolvorear el pan rallado y algo más de Parmesano. Añadir un hilo de aceite de oliva y hornear durante media hora. Servir templado.

Pastel de berenjenas a la siciliana

Laura Vichera | 6 de diciembre de 2014 a las 8:13

  • 2 berenjenas grandes
  • 3 dientes de ajo
  • 8 filetes de anchoas en aceite
  • una cucharada de alcaparras
  • 2 cucharadas de aceitunas negras sin hueso
  • 4 huevos hermosos
  • un vasito de nata ligera
  • queso Parmesano rallado
  • una taza de salsa de tomate casera
  • una pizca de orégano
  • sal y pimienta negra molida
  • mantequilla y pan rallado para el molde
  • aceite de oliva

 

Una vez peladas y despuntadas, pelar las berenjenas y se cortan en daditos que dejamos en un escurridor, espolvoreadas con sal. Engrasar un molde alargado con algo de mantequilla y espolvorear con pan rallado, procurado que quede bien cubierto. Dejamos en el frigorífico. Precalentamos el horno a 190 grados.

En un cuenco batimos los cuatro huevos con la nata, dos cucharadas de salsa de tomate y dos o tres cucharadas de Parmesano rallado. Agregar algo de orégano, sal y pimienta negra molida. Reservamos.

Luego, en una sartén grande, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogamos los dientes de ajo muy picados, sin que se doren. Enjuagar y escurrir muy bien las berenjenas y las incorporamos a la sartén.

Cuando vayan tomando color, agregar algo más de orégano y dejamos que se vayan rehogando.  Debemos procurar que queden hechas pero que no se ablanden en exceso.

Ya sofritas, las volcamos en un cuenco y cuando se enfríen un poquito, incorporamos las aceitunas negras cortadas en aros, las anchoas bien escurridas y troceadas y las alcaparras muy bien escurridas también.

Por último, incorporar la mezcla de huevos y trabajar bien. Volcar en el molde y colocar sobre otra fuente llena de agua. Cocer al baño María durante una hora.  Servir frío o templado y acompañar con el resto de salsa de tomate.

Escalopines de ternera con Parmesano

Laura Vichera | 28 de octubre de 2014 a las 8:13

  • 800 grs de ternera en filetes finos: falda, babilla
  • 2 cebolletas
  • 3 dientes de ajo
  • 6 tomates de pera grandes y maduros
  • un vasito de vino blanco seco
  • un trozo de queso Parmesano
  • orégano fresco
  • sal y unos granos de pimienta negra
  • aceite de oliva

 

En el mortero, machacamos los granos de pimienta con un pellizco de orégano, sal y los dientes de ajo. Limpiar la ternera de grasa y de nervios y cortar los filetes por la mitad. Los extendemos entre dos láminas de film de cocina y los aplastamos con el rodillo o con el mazo hasta dejarlos lo más finos posible.

Luego, calentar un chorrito de aceite de oliva en una sartén grande y, a fuego fuerte, vamos dorando los escalopines por ambos lados, solamente un par de minutos. Se van sacando a una fuente, los salpimentamos y los untamos con una pizca del majado.

A continuación, los unimos de dos en dos poniendo una loncha fina de Parmesano entre ellos. Cerrar con un palillo y reservar mientras preparamos la salsa.

En el aceite que nos ha quedado en la sartén, rehogamos las cebolletas muy picadas. Movemos y añadir a continuación los tomates rallados. Mezclar bien con las cebolletas y cuando reduzca, agregamos el vino blanco. Dejamos a fuego medio y sin tapar, sacudiendo de vez en cuando.

Pasados unos minutos, metemos los escalopines en la sartén, desmenuzamos algo más de orégano por encima y agitamos para que se mezclen bien todos los sabores. Cocemos todo junto, sin tapar, durante diez minutos a fuego suave.

Justo antes de apartar, añadimos unas lascas de Parmesano por encima y volcar en una fuente. Acompañar con pasta hervida y agregar un hilo de aceite crudo por encima.

Risotto con tomatillos y orégano

Laura Vichera | 17 de octubre de 2014 a las 8:13

  • 300 grs de arroz de grano redondo
  • una docena de orejones de tomates cherry secos
  • 2 cebolletas
  • un trozo de queso Parmesano
  • unas cucharadas de leche evaporada
  • caldo de verduras o de ave desgrasado
  • un vasito de vermú blanco seco
  • orégano
  • una pizca de nuez moscada
  • unas hebras de azafrán
  • sal y pimienta negra molida
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • aceite de oliva

 

En un cazo pequeño calentamos el caldo con las hebras de azafrán, apartamos y dejamos dentro los orejones de tomate para que se hidraten. Rallar parte del Parmesano y con un pelador, sacamos lascas que reservamos para adornar al finalizar el plato.

Luego, en la cazuela donde vayamos a preparar el risotto, calentar un chorrito de aceite de oliva con una de las cucharada de mantequilla y pochar las cebolletas picadas muy finas, a fuego suave, para que se vayan ablandando.

A continuación, incorporar el arroz y los orejones de tomate escurridos. Cuando el grano comience a estar transparente, agregar el vermú y dejamos evaporar el alcohol.

Pasados un par de minutos, añadimos la nuez moscada, el orégano y una pizca de sal y pimienta negra molida. Mezclar bien y añadir un cucharón de caldo. Mover para que el grano lo absorba y así, cucharón a cucharón, vamos añadiendo caldo para que se vaya trabando con el arroz.

Sin dejar de mover, para que el arroz vaya soltando el almidón y quede bien cremoso, cuando el grano esté casi a punto, añadimos las cucharadas de crema o leche evaporada, la otra cucharada de mantequilla y también, el queso rallado. Mezclar bien y servir en los platos, adornando cada uno de ellos con unas lascas de Parmesano y algo más de orégano.

Pasta con berenjenas asadas

Laura Vichera | 7 de octubre de 2014 a las 8:13

  • 350 grs de pasta larga
  • 2 berenjenas grandes
  • unas cucharadas de requesón
  • queso Parmesano rallado
  • 8 tomates secos
  • 3 dientes de ajo
  • pimentón picante
  • orégano
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Sin pelar, despuntamos las berenjenas y se cortan en daditos pequeños que dejamos en un escurridor espolvoreadas con sal gorda. Precalentar el horno a 200 grados.

Luego, enjuagar las berenjenas, se secan con papel de cocina y las colocamos sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado. Salpicar con una pizca de aceite de oliva, hornear durante veinte minutos y apartamos. Dejar los orejones de tomate en agua templada para que se hidraten.

En una sartén grande, calentamos un chorrito de aceite de oliva y dorar los ajos laminados, a fuego suave, procurando que no se quemen. Incorporar luego los tomates, bien escurridos y cortados en tiras finas.

Cuando se ablanden un poquito, añadimos las berenjenas, espolvorear el pimentón, añadir el orégano, subir el fuego y saltear un par de minutos. Apartamos.

Aparte, en una cazuela con agua abundante y un pellizco de sal, cocemos la pasta el tiempo indicado por el fabricante hasta dejarla “al dente”. Volcar en un escurridor y refrescar con agua fría.

Por último, arrimar nuevamente la sartén al fuego, incorporar la pasta y damos unas vueltas todo junto. Servir y en el centro de cada plato, colocamos una cucharada de requesón y espolvoreamos algo más de pimentón y de orégano. Añadir por encima Parmesano rallado y sacar enseguida a la mesa.

 

Empanadillas de queso, tomate y aceitunas

Laura Vichera | 27 de septiembre de 2014 a las 8:13

  • un huevo pequeño
  • 275 grs de harina de repostería
  • 80 mls de vino blanco muy frío
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • una cucharada de orégano
  • una pizca de sal

PARA EL RELLENO

  • una docena de orejones de tomates secos
  • 150 grs de queso de cabra tierno
  • un puñado de aceitunas negras deshuesadas
  • un huevo
  • algo más de orégano y de romero
  • sal y pimienta negra molida
  • unas cucharadas de leche y una yema para pintar
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, preparamos la masa. Tamizar la harina en un cuenco, haciendo un hueco en el medio, donde agregamos el huevo ligeramente batido y también el resto de ingredientes. Mezclar con varillas.

Cuando la masa se pueda trabajar, amasamos con las manos, formar una bola y la dejamos reposar unos quince minutos, tapada con un trapo limpio.

Mientras, dejamos los orejones de tomate en un cuenco con agua templada para que se reblandezcan. Precalentar el horno a 180 grados.

En un cuenco, batimos el huevo con una pizca de sal y pimienta negra. Incorporar las aceitunas muy picadas y el queso rallado. Agregar también un pellizco de orégano y algunas espigas de romero muy picadas. Secar los tomates, los cortamos en trocitos pequeños y los añadimos también a la mezcla anterior.

Vamos estirando la masa, dejándola muy fina, con un milímetro de espesor. Vamos cortando discos no muy grandes y en el centro de cada uno de ellos colocamos una cucharada de relleno. Cerrar y presionamos con un tenedor.

Las vamos colocando sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado, pintamos con la cucharada de leche mezclada con la yema y hornear durante quince minutos. Servir enseguida y acompañar con una ensalada.