Archivos para el tag ‘panceta’

Lacitos con panceta, calabacín y guisantes

Laura Vichera | 15 de febrero de 2017 a las 8:13

  • 350 grs de lacitos
  • 2 calabacines pequeños
  • 200 grs de panceta ahumada en lonchas finas
  • un puñado de guisantes, pueden ser en conserva o congelados
  • 2 cebolletas
  • unas hojas de hierbabuena
  • un vasito de vermú blanco seco
  • unas hebras de azafrán
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, precalentamos el horno a 190 grados. Colocar las lonchas de panceta bien extendidas entre dos hojas de papel sulfurizado y tostar hasta que queden bien crujientes. Se sacan y las dejamos escurrir sobre papel absorbente. Una vez frías, las desmenuzamos y se reservan.

A continuación, en una sartén con un chorrito de aceite de oliva, rehogamos las cebolletas cortadas en tiras muy finas. Rehogar a fuego suave hasta que se ablanden. Luego, añadimos los guisantes y sofreír todo junto.

Mientras, despuntar los calabacines, los lavamos, se secan y, con ayuda de una mandolina los cortamos en rodajas muy finas. Se incorporan a la sartén, añadir también las hebras de azafrán y una pizca de sal y pimienta. Mezclamos y dejamos que se haga durante diez minutos.

Cuando el sofrito de verduras esté bien rehogado, mojar con el vermú, sacudir la sartén y dejar un par de minutos más al fuego para que evapore el alcohol.

En el último momento, calentamos agua en una cazuela grande y cocemos la pasta el tiempo indicado. Cuando esté “al dente”, volcamos en un escurridor y la pasamos luego a la sartén con las verduras.

A fuego vivo, salteamos todo junto, añadir unas hojas de hierbabuena picadas, rectificar de sal y apartamos. Repartir en los platos, agregar la panceta desmenuzada por encima y servimos enseguida.

Lasaña de verduras con nueces

Laura Vichera | 28 de octubre de 2016 a las 8:13

  • 16 placas para lasaña (pueden ser precocidas)
  • un puñado de nueces peladas
  • 150 grs de panceta ahumada en un solo trozo
  • un calabacín mediano
  • un trocito de calabaza
  • 3 zanahorias
  • una cebolla morada
  • 3 champiñones
  • unas ramitas de apio
  • unas hebras de azafrán
  • un vasito de caldo de verduras
  • queso tierno rallado
  • una taza de salsa de tomate casera
  • una taza de salsa bechamel casera
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Antes de empezar, preparar todas las verduras. Las pelamos y se cortan en daditos de tamaño más o menos similar. Retirar la corteza a la panceta y la cortamos en tiras.

En una sartén amplia con un chorrito de aceite de oliva,  rehogar todas las verduras, a fuego suave con el azafrán, una pizca de sal y pimienta molida.

Pasados unos minutos, cuando las verduras hayan tomado color, agregar el vasito de caldo, tapar  a medias la sartén y cocer durante veinte minutos, moviendo de vez en cuando hasta que el jugo reduzca.

Aparte, en otra sartén, sin nada de aceite, saltear los daditos de panceta hasta que estén doraditos. Se sacan y los dejamos escurrir sobre papel absorbente. Precalentar el horno a 150 grados.

Sobre el fondo de una fuente repartimos la mitad de la salsa de tomate y colocamos una primera capa de pasta. Encima, unas cucharadas de verduras, un puñado de nueces troceadas y unos taquitos de panceta.

Vamos alternando los ingredientes, formando capas, hasta acabar con una última de pasta. Napar con la bechamel mezclada con la salsa de tomate reservada y repartir por encima el queso rallado.

En el último momento, hornear durante media hora y gratinamos hasta dorar. Servir enseguida.

Tortitas de quinoa y panceta

Laura Vichera | 30 de septiembre de 2015 a las 8:13

  • 175 grs de quinoa
  • 150 grs de ramilletes de brécol
  • 80 grs de panceta ahumada en una sola loncha
  • 2 huevos medianos
  • una chalota
  • 50 grs de queso fresco, tipo Quark
  • 2 cucharadas de queso Parmesano rallado
  • unos tallos de cebollino fresco
  • unas cucharadas de pan rallado
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, retirar la corteza de la panceta, la cortamos en daditos y la salteamos en una sartén, sin nada de aceite. Cuando esté doradita, se saca y dejamos escurrir sobre papel absorbente. En la misma sartén, calentamos un chorrito de aceite de oliva y sofreír la chalota muy picada. Cuando esté blandita, apartamos.

Luego, enjuagar la quinoa y la volcamos en un cazo donde tendremos agua hirviendo con un pellizco de sal. Cocer durante quince minutos y dejamos escurrir.

A continuación, escaldar los ramilletes de brécol en agua hirviendo y se escurren igualmente. Los salteamos en la sartén con la chalota y se vuelcan en un cuenco. Incorporar también los huevos batidos y la quinoa.

Vamos agregando el queso Parmesano y el queso fresco. Incorporar el cebollino picado, sal y pimienta negra molida. Si la masa quedara demasiado suelta, agregar una pizca de pan rallado para que tome consistencia. Tapar con film transparente y dejamos un ratito en el frigorífico.

En el último momento, formamos tortitas de tamaño pequeño que aplastamos con las manos. Se pasan por la plancha o la sartén con un chorrito de aceite de oliva y se doran por ambas caras. Acompañar con una ensalada y un coulis de tomate picante.

Pasta con espinacas y panceta

Laura Vichera | 10 de enero de 2015 a las 8:13

  • 400 grs de pasta corta
  • 150 grs de panceta ahumada en lonchas finas
  • 4 mandarinas pequeñas
  • un puñado de hojas de espinacas baby
  • una cucharada de azúcar
  • unas gotas de vinagre balsámico
  • unos granos de pimienta rosa
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Una vez peladas las mandarinas, retirar también la piel que envuelve cada uno de los gajos, procurando que no se rompan. Limpiar también las hojas de espinaca, retirar la parte dura de los tallos, se enjuagan y las dejamos enteras.

En una sartén con una pizca de aceite de oliva y saltear los gajos de mandarina con cuidado de no romperlos. Espolvorear la cucharada de azúcar, mover despacio y agregar las gotas de vinagre balsámico. Dejamos caramelizar, se sacan a un plato y reservamos.

Luego, quitar los bordes a las lonchas de panceta y las cortamos en tiras finas que salteamos también hasta dejarlas doraditas. Se vuelcan en un plato cubierto con papel absorbente.

En una cazuela grande calentamos abundante agua con un pellizco de sal. Cocer la pasta hasta que quede al dente, refrescar con agua fría y volcar en la sartén. Incorporar la panceta, los granos de pimienta rosa, las hojas de espinaca y una pizca de sal y pimienta negra recién molida. Sacudir para que todo quede bien mezclado y apartar.

Por último, volcar en los platos y adornar con los gajos de mandarina. Regar con el jugo y añadir un hilo de aceite de oliva por encima. Sacar enseguida a la mesa.

 

Ensalada de patatas al curry

Laura Vichera | 21 de julio de 2014 a las 8:13

  • docena y media de patatas pequeñas, de guarnición
  • 150 grs de panceta ahumada en una sola loncha
  • 10 tomates cherry
  • unas ramitas de apio con sus hojas
  • 4 huevos
  • un pepino pequeño
  • unas hojas de lechuga lollo rosso

PARA LA VINAGRETA

  • 4 cucharadas de mayonesa de leche
  • unos tallos de cebollino
  • una cucharadita de curry
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

Para el aderezo, mezclar todos los ingredientes de la vinagreta, añadir una cucharada de agua fría y emulsionar hasta que todo quede bien ligado. Cocer los huevos y cuando estén, los refrescamos, se pelan y los reservamos.

Sin pelar, frotar las patatas con un cepillo y se cuecen al vapor hasta dejarlas “al dente”. Una vez hechas, las dejamos enfriar y luego se pelan y las dejamos enteras, si no son demasiado grandes.

Luego, enjuagar los tomates cherry y los secamos bien. Si son pequeños, los utilizaremos sin cortar. Lavar igualmente los tallos de apio y los picamos menudos y se pasan a una ensaladera. Pelar el pepino, retirar las semillas y se corta en dados.

En una sartén, sin nada de aceite, saltear la panceta cortada en tiras, hasta que quede tostadita y crujiente. La dejamos escurrir sobre un plato cubierto con papel absorbente.

A las verduras que tenemos en la ensaladera, incorporamos las patatas y unas cucharadas de vinagreta. Mezclar despacio para que no se deshagan.

Cubrimos el fondo de una fuente con las hojas de lechuga y volcar la ensalada. Adornar con los huevos cortados en cuartos o en medios y con las tiras de panceta. Servir fresca y acompañar con el resto de vinagreta en un cuenco aparte.

Salteado de judías verdes, panceta y sésamo

Laura Vichera | 3 de junio de 2014 a las 8:13

  • medio kilo de judías verdes redondas muy tiernas
  • 150 grs de panceta ibérica ahumada
  • una cucharada de semillas de sésamo
  • un trozo de pan del día anterior
  • 2 dientes de ajo
  • 4 cucharadas de salsa de soja
  • una cucharada de vinagre de Jerez
  • una cucharadita de azúcar
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

Una vez despuntadas las judías verdes, se enjuagan y las cocemos al vapor, procurando no hacerlas demasiado, que queden “al dente”. Se sacan y se dejan en un escurridor mientras preparamos el resto de ingredientes.

Luego, cortar la panceta en lonchas gorditas y seguidamente en tiras que salteamos en una sartén, sin nada de aceite, hasta que queden bien tostaditas y crujientes. Se sacan a escurrir sobre papel absorbente y reservamos.

En el wok o en una sartén grande calentamos un chorrito de aceite de oliva y saltear los ajos sin pelar y machacados. Unos minutos después, cuando comiencen a tomar color, incorporar las judías verdes.

Sin dejar de mover, añadimos el azúcar, el vinagre y la salsa de soja. Añadir también una pizca de pimienta negra molida, tapar y dejar a fuego medio unos diez minutos, procurando que no se agarren.

Mientras, cortar el pan  en bastones gruesos que vamos friendo hasta que queden doraditos. Se escurren sobre papel de cocina.

Justo antes de apartar, destapamos para que reduzca el jugo de las judías verdes, probar de sal, añadimos los torreznos y espolvorear las semillas de sésamo. Servir enseguida antes de que se enfríe.

 

 

Solomillos de cerdo a la cerveza negra

Laura Vichera | 18 de marzo de 2014 a las 8:13

  • 2 solomillos de cerdo, mejor ibérico
  • 100 grs de panceta ahumada
  • 300 mls de cerveza
  • 3 cucharadas de nata ligera
  • una cucharada de azúcar moreno
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

PARA ACOMPAÑAR

  • 1 kilo de boniatos
  • 100 mls de leche
  • 50 grs de mantequilla
  • una pizca de comino molido
  • sal y unos granos de pimienta rosa

 

En una cazuela grande, sin nada de aceite, saltear la panceta cortada en tiras anchas hasta que esté doradita. Se saca bien escurrida y se deja sobre papel absorbente.

Luego, en la misma cazuela, freír los solomillos, previamente atados, para que no se deformen. Les vamos dando la vuelta para que se hagan por todos lados y retirar la grasa que nos haya quedado.

A continuación, desglasar la cazuela con un vaso pequeño de agua y la cerveza. Cuando comience a hervir, bajar el fuego, tapar la cazuela y cocer durante cuarenta y cinco minutos.

Mientras, trocear los boniatos y los cocemos al vapor o en poco agua con un pellizco de sal. Aparte, ponemos a calentar la leche, con algunos granos de pimienta rosa machacados y la mantequilla.

Cuando esté tierno el boniato, lo trituramos con el pasapurés, añadirle comino molido, sal y pimienta y le vamos agregando la leche, moviendo despacio.

Justo antes de apartar la carne, incorporar las tiras de panceta, la nata y el azúcar y dejamos cinco minutos más al fuego para que espese. Servir cortados en rodajas y acompañar con el puré de boniatos.

Estofado de ternera, zanahoria y champiñones

Laura Vichera | 25 de diciembre de 2013 a las 8:13

  • un kilo de ternera para guiso: morcillo, jarrete
  • 100 grs de panceta ahumada
  • 3 zanahorias gruesas
  • 250 grs de champiñones pequeñitos
  • 2 cebolletas
  • 2 dientes de ajo
  • unas ramitas de tomillo
  • 2 hojas de laurel
  • 2 vasos de vino tinto con cuerpo
  • una cucharada de harina
  • unos granos de pimienta negra
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Es mejor preparar este guiso la víspera. Retirar el sobrante de grasa y cortamos la carne en dados hermosos. En el mortero, machacar los dientes de ajo con unos granos de pimienta y algo de tomillo desmenuzado.

A continuación, en una cazuela grande calentamos un chorrito de aceite de oliva. Pasar la carne por harina y la freímos a fuego vivo unos minutos, de modo que quede sellada y cruda por dentro. Sacamos a un plato y reservamos.

Luego, en ese aceite, pochamos, a fuego suave, las cebolletas en tiras finas y las zanahorias en rodajas.  Cuando comiencen a estar blanditas, incorporar la carne, mezclamos todo bien y añadir el vino tinto.

También añadimos las hojas de laurel, unas ramitas de tomillo y el majado. Agregar agua templada hasta cubrir, sacudir la cazuela, tapamos y cocer a fuego muy suave durante dos horas y media aproximadamente.

De vez en cuando, vamos moviendo y comprobando por si fuera necesario agregar algo más de agua.

Aparte, saltear la panceta cortada en tiras o en taquitos, cuando esté tostadita, volcar sobre papel absorbente y retirar casi toda la grasa de la sartén.  Saltear los champiñones enteros y reservamos.

Cuando falten cinco minutos para que el estofado esté a punto, se incorporan a la cazuela, sacudimos ligeramente y dejamos reposar tapado.

Salteado de lentejas con espinacas

Laura Vichera | 27 de septiembre de 2013 a las 8:13

  • 250 grs de lentejas extra
  • 250 grs de hojas tiernas de espinacas
  • 200 grs de panceta ahumada en lonchas gruesas
  • 4 dientes de ajo
  • unas hebras de azafrán
  • una pizca de pimentón picante
  • una zanahoria
  • un puerro, la parte verde
  • una hoja de laurel
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Un rato antes, preparamos las lentejas, aunque también podemos utilizar lentejas precocidas. En caso de cocerlas nosotros, las remojamos una media hora en agua templada y luego, bien escurridas, se pasan a una cazuela con la zanahoria, la parte verde del puerro, el laurel y una pizca de sal.

Por encima, agregamos un hilo de aceite de oliva y cubrir con agua fría. Dejar al fuego hasta que estén hechas, volcar en un escurridor y reservar un vasito del caldo de cocción.

A continuación,  retirar el borde de las lonchas de panceta y la cortamos en tiras anchas que salteamos a fuego vivo en una sartén sin nada de aceite, hasta que estén doraditas. Se sacan a un plato y dejamos escurrir sobre papel absorbente.

Luego, retirar los tallos más duros de las espinacas, se enjuagan bien y, una vez secas, las trinchamos. Limpiamos la sartén con papel de cocina y añadimos un hilo de aceite de oliva. Pelar los ajos y se cortan en rodajas gorditas que doramos, con cuidado de que no cojan demasiado color.

Cuando las espinacas estén blanditas, incorporar las lentejas y las hebras de azafrán y algo de sal y pimienta negra recién molida. Añadir unas cucharadas del caldo de cocción que teníamos reservado. Subir el fuego y en cuanto reduzca un poquito la salsa, agregar la panceta y espolvorear el pimentón. Servir enseguida.

“Falsa” carbonara con calabacín

Laura Vichera | 27 de febrero de 2013 a las 8:13

  • 350 grs de pasta larga fresca
  • 150 grs de panceta ahumada en una sola loncha
  • un calabacín grande
  • 4 yemas de huevo
  • unas cucharadas de nata ligera
  • queso Parmesano rallado
  • pimienta negra recién molida
  • una cucharadita de mantequilla
  • aceite de oliva

 

Despuntar los calabacines, se lavan y, sin pelar, los cortamos en tiras gorditas. Los dejamos en un escurridor y espolvoreamos con sal.  Un rato después, los salteamos a fuego vivo en una sartén con una pizca de aceite de oliva y se sacan bien escurridos a un plato cubierto con papel absorbente.

Luego, retirar la corteza de la panceta y la cortamos en tiras anchas. En la misma sartén se saltean hasta que queden doraditas y se sacan luego también a escurrir sobre papel de cocina. En un cuenco mezclamos la nata con cuatro cucharadas de Parmesano y las dos yemas de huevo. Mezclar bien y reservar.

A continuación, cocer la pasta el tiempo indicado, según el tamaño y la apartamos cuando esté “al dente”. Volcar sobre un escurridor y  ponemos al fuego una sartén grande donde fundimos la cucharadita de mantequilla.

Rápidamente, incorporar la pasta y las tiras de calabacín, subiendo el fuego para que se mezclen los sabores. Agregar a continuación las tiras de panceta, mover y, cuando estén bien trabados todos los ingredientes, apartar y volcar sobre la sartén la mezcla de yemas, nata y Parmesano.

Por último, añadir una pizca de sal y espolvorear generosamente con pimienta negra recién molida, mover rápido y servir enseguida.