Archivos para el tag ‘peras’

Crema de chocolate blanco con peras

Laura Vichera | 20 de noviembre de 2016 a las 8:13

  • 100 grs de chocolate blanco para fundir
  • 120 grs de nata ligera
  • 250 grs de nata para montar muy fría
  • 2 peras de pulpa firme, tipo Williams, Conferencia o Ercolina
  • 2 cucharadas soperas de azúcar
  • unas gotas de zumo de limón
  • media cucharadita de canela en polvo
  • una pizca de nuez moscada molida
  • una pizca de clavo molido

 

Para comenzar, montamos la nata hasta que esté bien firme y la dejamos en el frigorífico. Pelar las peras, retirar el corazón y las cortamos en daditos que rociamos con unas gotas de zumo de limón para que no se oxiden.

En una sartén ponemos a calentar, a fuego medio, las dos cucharadas de azúcar, los dados de pera y las especias. Saltear todo junto durante cinco minutos, hasta que la fruta comience a caramelizar. Volcar en un bol y dejamos enfriar.

Aparte, en otro cuenco, troceamos el chocolate. En un cazo ponemos a calentar la nata ligera y dejamos a fuego medio hasta que comience a hervir.

Justo en ese momento, apartar y volcar sobre el chocolate. Dejamos que vaya fundiendo, sin mover y, cuando esté fundido, mezclamos hasta obtener una crema lisa y brillante.

Una vez templada la crema, incorporar los dados de pera y mover suavemente para que la fruta no se rompa. Añadimos luego la nata montada, poco a poco y a cucharadas y mezclar de abajo hacia arriba para que no pierda volumen.

Por último, volcar en cuatro copas altas o en vasitos y dejamos en el frigorífico o en el congelador hasta el momento de servir.

Antes de sacar a la mesa, dejamos unos minutos a temperatura ambiente y espolvorear con algo más de clavo, canela y nuez moscada.

Pastel noruego de peras y almendras

Laura Vichera | 8 de mayo de 2016 a las 8:13

  • 2 peras hermosas, tipo Williams o Conferencia, de pulpa más dura
  • unos 100 grs de almendras crudas
  • 200 grs de harina
  • un sobre de levadura en polvo
  • 2 huevos grandes
  • 200 grs de azúcar
  • 200 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • unas gotas de esencia de vainilla
  • una pizca de sal
  • algo más de mantequilla y harina para el molde

 

En primer lugar, engrasar un molde redondo, mejor desmontable, con algo de mantequilla y espolvorear con una pizca de harina. Sacudir bocabajo y reservamos en el frigorífico mientras preparamos la masa del pastel. Precalentamos el horno a 170 grados.

En un cazo ponemos agua a hervir y escaldar las almendras unos minutos, lo justo para que se les separe la piel. Las refrescamos con agua fría y las pelamos. Las secamos con papel de cocina y las fileteamos.

A continuación, en un cuenco grande, batimos los huevos con el azúcar y trabajar con varillas hasta que la mezcla quede blanquecina y espumosa.

Hecho esto, añadimos la esencia de vainilla y la mantequilla muy banda, casi fundida. Agregar a continuación la harina tamizada con la levadura y la pizca de sal.

Sobre el molde volcamos la mitad de la masa. Pelar las peras, retirar el corazón y las cortamos en gajos que colocamos de forma ordenada sobre la masa.

Para terminar, cubrir con la masa restante y repartir por encima las almendras fileteadas. Hornear durante treinta y cinco minutos procurando que no se queme.

Antes de sacar del horno, dorar ligeramente la superficie. Servir templada y acompañar con una cucharada de helado de vainilla.

Pollo guisado con peras y vainilla

Laura Vichera | 15 de enero de 2016 a las 20:59

  • 4 muslos de pollo de corral completos
  • 2 peras grandes, tipo Conferencia o Williams
  • 2 cebollas rojas
  • caldo de ave desgrasado
  • unas ramitas de culantro fresco
  • una nuez de jengibre fresco
  • un palo de canela
  • un bastón de vainilla
  • unas hebras de azafrán
  • unos granos de pimienta rosa
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Cuando hayamos quitado la piel al pollo, separar los contramuslos y los muslos y limpiamos bien de grasa. Enjuagar y secamos con papel de cocina. Salpimentamos y reservar.

En una cazuela amplia y baja, calentamos un chorrito de aceite de oliva y dorar el pollo a fuego vivo,  moviendo para que quede bien hecho por todas partes. Sacamos a un plato.

Luego, en la misma cazuela, dorar las cebollas cortadas en aros finas y pochar a fuego suave. Agregar el jengibre pelado y rallado, la canela, la vainilla abierta por la mitad, a lo largo y unos granos de pimienta rosa.

Una vez pochadas las cebollas, incorporar nuevamente los trozos de pollo, agregar las hebras de azafrán y un buen puñado de culantro picado. Mojar con el caldo templado, sacudir la cazuela y tapamos. Cocer a fuego medio unos cuarenta y cinco minutos.

Pasado este tiempo, retirar los trozos de pollo de la cazuela y los pasamos a una fuente donde los mantenemos calientes. Incorporar las peras peladas y cortadas en dados y las doramos unos minutos con el sofrito.

En el momento de servir, repartimos el sofrito y las peras alrededor del pollo y servir muy caliente acompañado de cuscús al vapor.

Etiquetas: , , ,

Vasitos de pera y chocolate

Laura Vichera | 30 de noviembre de 2014 a las 8:13

  • 4 peras hermosas, tipo Williams o Ercolina
  • 100 grs de chocolate para fundir, 70% de cacao
  • 2 cucharadas de azúcar moreno
  • ralladura de piel de naranja
  • 4 cucharadas de leche
  • 4 cucharadas de nata
  • una cucharada de mantequilla
  • unas gotas de esencia de vainilla
  • un puñado de pistachos pelados
  • unas galletas de canela o unas tejas para acompañar

 

En un cuenco de cristal, troceamos el chocolate y lo ponemos al baño María para fundirlo. Aparte, en otro cazo, calentamos la leche con la nata y la esencia de vainilla. Antes de que hierva, apartar y dejamos templar tapado.

Vamos moviendo el chocolate con varillas y cuando esté derretido, incorporamos, a cucharadas, la mezcla de leche y nata, sin dejar de mover para que todo quede completamente integrado. Dejamos reposar en el frigorífico.

En el mortero, machacamos los pistachos, dejándolos en trocitos y se saltean en una sartén, sin nada de grasa, hasta que queden tostaditos.

Luego, pelar las peras, retirar el corazón y las cortamos en dados medianos que rehogamos en una sartén con la mantequilla, el azúcar moreno, ralladura de piel de naranja y algo más de esencia de vainilla.

A fuego vivo, salteamos unos minutos, procurando que queden bien caramelizados. Dejamos enfriar en la misma sartén y luego, se reparten en cuatro copas altas que dejamos en el frigorífico hasta el momento de servir.

Unos minutos antes de sacar a la mesa, sacamos la crema de chocolate. Repartimos unas cucharadas sobre la compota de peras, adornar con los pistachos y acompañar con las tejas o las galletas de canela.

Canutillos de queso de cabra y pera

Laura Vichera | 19 de julio de 2014 a las 8:13

  • 12 hojas de pasta brick
  • 2 peras hermosas, tipo Williams o Conferencia
  • 200 grs de queso de cabra fresco
  • 60 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • una cucharadita de miel
  • un limón
  • un puñado de nueces peladas
  • 2 cucharadas de miel
  • sal y pimienta negra molida

En una sartén calentamos una pizca de mantequilla. Pelar las peras, retirar el corazón y las cortamos en dados hermosos que rehogamos con una pizca de pimienta negra y ralladura de piel de limón. Mantener a fuego vivo hasta que tomen color y apartar.

A continuación, en un cuenco, trabajamos el queso de cabra con la cucharadita de miel y algo más de pimienta. Machacar con un tenedor hasta que tengamos una pasta.

Luego, incorporar las nueces desmenuzadas y reservar en el frigorífico para que tome consistencia y podamos trabajar mejor con la pasta de queso.

Al baño María o en el microondas templamos el resto de la mantequilla con algo más de ralladura de piel de limón y pintar ligeramente con ella cada una de las hojas de bricks. Precalentar el horno a 200 grados.

En el centro de cada hoja colocamos un montoncito de crema de queso y nueces y repartimos unos dados de pera. Enrollar la pasta, procurando meter los bordes hacia dentro.

A medida que vayamos teniendo los canutillos hechos, se van colocando sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado, procurando dejar el cierre hacia abajo para que no se abran y los pintamos con un resto de mantequilla.

Justo antes de comer, horneamos unos diez minutos, vigilando para que no se quemen. Sacar enseguida a la mesa y servir acompañados de una ensalada de rúcola y tomates cherry.