Archivos para el tag ‘queso de cabra’

Pastel de tofu y patatas

Laura Vichera | 30 de enero de 2017 a las 8:13

  • 5 patatas medianas, especiales para hervir
  • 2 zanahorias
  • 200 grs de tofu ahumado
  • 150 mls de leche, puede ser de soja
  • una cebolleta
  • un huevo
  • 2 cucharadas de queso tierno de cabra rallado
  • una pizca de nuez moscada
  • algo de pimentón picante
  • sal y pimienta negra molida
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • aceite de oliva

 

Una vez peladas las patatas, las cortamos en dados medianos y las ponemos a cocer en agua hirviendo con una pizca de sal. Cocer a fuego vivo durante veinte minutos, aproximadamente, hasta que estén tiernas.

Cuando estén hechas, las volcamos en un escurridor. Las pasamos a un cuenco, añadimos la mantequilla, la nuez moscada, una pizca de sal y pimienta. Machacar con un tenedor hasta que tengamos un puré liso y bien trabado. Tapar con film y reservar.

En una sartén calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogar la cebolleta muy picada y las zanahorias cortadas en daditos. Pochar a fuego suave durante quince minutos hasta que se ablanden.

Aparte, en un plato, machacamos el tofu, bien escurrido y lo incorporamos al sofrito de verduras en la sartén. Rehogar todo junto diez minutos más. Precalentar el horno a 180 grados.

Sobre una fuente ligeramente engrasada con una pizca de aceite de oliva. Cubrir el fondo con el sofrito de verduras y tofu y cubrir con el puré de patatas.

En un cuenco, batimos el huevo con el queso rallado y repartir por encima. Hornear durante media hora hasta que quede bien doradito. Servir recién hecho y acompañar con una ensalada.

Croquetas de verdura y queso de cabra

Laura Vichera | 5 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • 150 grs de queso de cabra en rulo (debe estar muy frío para poder cortarlo)
  • un calabacín pequeño
  • una chirivía
  • 2 chalotas
  • una yema
  • 2 huevos enteros
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 6 cucharadas de harina
  • 2 tazas de leche
  • una pizca de nuez moscada
  • unas hebras de azafrán
  • pan rallado para rebozar
  • sal y pimienta negra recién molida
  • aceite para freír

 

Antes de empezar, preparar todas las verduras: raspar y despuntar la chirivía y el calabacín y los rallamos no muy finos. Pelar las chalotas y las picamos muy finas. Cortar el queso en daditos pequeños y reservar en el frigorífico.

En una sartén amplia, a fuego suave, calentamos la mantequilla con un chorrito de aceite de oliva. Incorporar las verduras, las hebras de azafrán y una pizca de nuez moscada, sal y pimienta. Tapar a medias y pochamos durante diez minutos aproximadamente.

Pasado este tiempo, dejamos destapado para que evapore el jugo de las verduras y espolvorear la harina. Vamos moviendo con varillas, suavemente y cuando se trabe con la mantequilla, vamos añadiendo poco a poco la leche a temperatura ambiente.

Continuamos dando vueltas hasta que espese, vigilando para que no se formen grumos. Apartamos del fuego, dejamos templar un poquito y añadimos la yema y también los daditos de queso. Mezclar suavemente y volcar en una bandeja.

Cuando la masa esté cuajada, vamos formando las croquetas, no demasiado grandes, y las pasamos por huevo batido y pan rallado. Se van friendo por tandas, en aceite bien caliente y, una vez doraditas, se sacan a escurrir sobre papel absorbente y las servimos enseguida acompañadas de una ensalada de pimientos asados.

 

Buñuelos de calabaza, queso y curry

Laura Vichera | 7 de octubre de 2016 a las 8:13

  • 800 grs de calabaza de pulpa naranja
  • 100 grs de queso tierno de cabra
  • 2 huevos
  • 80 grs de harina de repostería
  • 60 grs de harina de maíz
  • medio litro de leche
  • una cucharada de curry en pasta o en polvo
  • unas hebras de azafrán
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

En primer lugar, retirar la corteza, las pipas y las barbas de la calabaza y la rallamos, con un rallador grueso, de forma que no se deshaga, sino que se noten los trocitos. Pasamos a un escurridor y dejamos con un peso encima para que suelte la mayor cantidad de agua posible.

A continuación cortar el queso en daditos y reservar. Separamos las claras y las montamos a punto de nieve con una pizca de sal. En un cuenco, mezclamos los dos tipos de harina tamizada con las dos yemas, el curry y una pizca de sal.

Cuando todo esté bien mezclado, incorporar poco a poco la leche fría y un chorrito de aceite de oliva y movemos para que no se formen grumos. Podemos terminar de mezclar utilizando la batidora.

Por último, incorporar las claras montadas y  las hebras de azafrán. Mezclar despacio y dejamos en el frigorífico, para que repose, al menos durante una hora.

En el momento de preparar los buñuelos, vamos añadiendo la calabaza rallada y los daditos de queso a la pasta de rebozar. Vamos echando cucharadas de masa en una sartén grande con abundante aceite bien caliente.

A medida que se vayan dorando, les vamos dando la vuelta y los sacamos a escurrir sobre papel absorbente. Servir recién hechos y acompañar con una ensalada.

Risotto tres quesos y manzana

Laura Vichera | 23 de julio de 2016 a las 8:13

  • 300 grs de arroz de grano redondo
  • una manzana grande, tipo Royal Gala, Pink Lady o Ambrosía
  • 50 grs de queso Parmesano rallado
  • 50 grs de queso tierno de cabra
  • 50 grs de queso Gruyère o Emmental
  • unos tallos de apio con sus hojas
  • 3 chalotas
  • caldo de verduras
  • un vaso de vermú blanco seco
  • unas hebras de azafrán
  • sal y pimienta negra recién molida
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • aceite de oliva

 

Para empezar, limpiar las chalotas y las picamos menudas. Retirar las hebras de los tallos de apio y se pican del mismo modo.  En la cazuela donde vayamos a preparar el risotto, calentar una de las cucharadas de mantequilla con un chorrito de aceite de oliva y rehogar las verduras a fuego muy suave, moviendo hasta que se ablanden.

A continuación, incorporamos el arroz y damos unas vueltas hasta que el grano quede transparente. Incorporar las hebras de azafrán y mojar con el vermú. Sacudir la cazuela y dejamos evaporar el alcohol.

Mientras, poner el caldo a calentar en otro cazo. Cortar los quesos en daditos y reservamos. Pelar la manzana, retirar el corazón y la picamos en daditos que incorporamos a la cazuela.

Cucharón a cucharón, vamos incorporando el caldo, para que el grano lo vaya absorbiendo y continuamos moviendo y añadiendo más caldo hasta que el grano esté “al dente”.

Justo antes de apartar, agregar los taquitos de queso y la otra cucharada de mantequilla. Mezclar bien, añadir algo más de pimienta negra por encima y el queso Parmesano rallado. Mover nuevamente para que quede bien cremoso y sacar enseguida a la mesa.

 

 

Nems crujientes de tomate

Laura Vichera | 9 de abril de 2016 a las 8:13

  • 12 hojas de pasta brick
  • 160 grs de queso de cabra tierno
  • medio kilo de tomates rojos, de pulpa firme
  • 2 cucharadas de mostaza fuerte
  • una pizca de orégano
  • una cucharadita de mantequilla
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Un rato antes de preparar el relleno, hacer una cruz en la base de los tomates y los escaldamos en agua hirviendo durante un minuto, lo justo para que la piel comience a despegarse.

Hecho esto, los sacamos bien escurridos y se pasan a un cuenco con agua fría y hielo. Los pelamos, retirar las semillas y los cortamos en daditos que dejamos en un escurridor espolvoreados con sal. para que suelten todo el jugo.

A continuación, rallar el queso y reservamos. Precalentar el horno a 210 grados. Fundir la cucharada de mantequilla y la mezclamos con una cucharada de aceite de oliva. Reservamos.

Sobre la encimera estiramos una hoja de pasta brick y la pintamos ligeramente con mostaza. Añadir una pizca de queso rallado, unos dados de tomate, orégano, sal y pimienta negra molida.

Con mucho cuidado, enrollamos metiendo los bordes de la pasta hacia el interior. Vamos haciendo lo mismo con todas las hojas de pasta y a medida que los vayamos teniendo, se colocan sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado, procurando dejarles el “cierre” hacia abajo.

En el último momento, los pintamos con algo más de aceite de oliva y mantequilla fundida y horneamos durante quince minutos, hasta que estén bien doraditos.

Los sacamos enseguida a la mesa y acompañar con una ensalada de lechugas variadas.

 

 

Rollitos de pollo en salsa

Laura Vichera | 7 de abril de 2016 a las 8:13

  • 8 filetes gruesos de pechuga de pollo de corral
  • 150 grs de queso de cabra para untar
  • un puñado de orejones de tomate en aceite
  • 3 chalotas
  • 2 dientes de ajo
  • un vasito de caldo de ave desgrasado
  • medio vasito de Oporto
  • 4 cucharadas de nata ligera
  • ralladura de piel de limón
  • una pizca de pimentón
  • media cucharadita de jengibre molido
  • unos tallos de cebollino
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En el mortero machacamos los dientes de ajo y lo mezclamos con parte de las especias. Volcar en un cuenco y mezclar con el queso. Añadir la ralladura de piel de limón y unos tallos de cebollino picado y trabajar con un tenedor hasta obtener una pasta.

A continuación, limpiar  cuidadosamente los filetes de pollo, los enjuagamos bien y se secan con papel de cocina. Los aplanamos ligeramente y, con un cuchillo bien afilado, los abrimos en dos a lo largo sin separarlos, en forma de libro. Untamos el interior con la crema de queso, añadir los tomates picados y, una vez rellenos, enrollamos los filetes formando rollitos.

Por último, espolvorear cada rollito con el resto de especias y los envolvemos individualmente en film transparente, presionando y cerrándolos muy bien para que no se salga el relleno. Los hervimos durante diez minutos y se dejan enfriar. Luego, los rehogamos en una sartén, con muy poquito aceite, para que tomen color.

En la misma sartén, rehogamos las chalotas muy picadas y pochar a fuego suave. Mojar con el Oporto y añadir el caldo. Cuando hierva, triturar, agregar la nata y mezclar. Servir los rollitos cortados en dos y napar con la salsa. Acompañar con quinoa hervida y una ensalada.

Milhojas de patata y queso de cabra

Laura Vichera | 27 de febrero de 2016 a las 8:13

  • 4 patatas grandes
  • 150 grs de queso de cabra en rulo
  • unas ramitas de tomillo
  • un puñado de aceitunas negras sin hueso
  • una pizca de pimentón, dulce o picante
  • sal y pimienta negra molida
  • unas gotas de vinagre balsámico
  • aceite de oliva

 

La víspera preparamos las patatas para que estén completamente frías a la hora de preparar el plato. Las frotamos con un cepillo bajo el grifo y las cocemos al vapor hasta que queden “al dente”. Bien escurridas, se dejan enfriar y luego las dejamos en el frigorífico.

Cuando vayamos a preparar el plato, las pelamos y las cortamos en rodajas de grosor mediano. Picar muy menudas las aceitunas y desmenuzar el tomillo. Precalentamos el horno a 180 grados.

Cortamos cuatro cuadrados de papel sulfurizado y sobre cada uno de ellos colocamos una rodaja de patata y encima otra de queso de cabra. Vamos alternando los ingredientes, espolvoreando cada rodaja de queso con una pizca de pimentón y de tomillo.

Una vez acabados los ingredientes, procuramos que la última rodaja sea de queso. Por encima, repartimos el picadillo de aceitunas negras. Agregar unas gotas de vinagre balsámico y un chorrito de aceite de oliva.

Por último, cerrar los “paquetes” procurando que queden herméticos para que no salga el vapor al hornear. Los colocamos sobre una fuente y, en el último momento, metemos en el horno durante quince minutos.

Justo antes de sacar a la mesa, abrir el papel y dorar ligeramente la superficie. Servimos enseguida y acompañar con una ensalada de canónigos y tomates cherry.

SUGERENCIA.- Podemos cambiar el queso de cabra por cualquier otro tipo de queso de sabor fuerte e incluso alternar las rodajas de patata con alguna de boniato o calabaza.

 

 

 

Cuajado de berenjenas y queso

Laura Vichera | 18 de diciembre de 2015 a las 8:13

  • 2 berenjenas hermosas
  • 150 grs de queso de cabra
  • un puñado de aceitunas negras sin hueso
  • 2 tomates de pera maduros
  • 2 dientes de ajo
  • 3 huevos grandes
  • una cucharadita de harina de maíz
  • un vasito de nata ligera
  • unas ramitas de tomillo fresco
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

Un ratito antes de prepararlas, despuntar las berenjenas y, sin pelar, se cortan en daditos pequeños que dejamos en un escurridor espolvoreados con sal gorda y un peso encima, así irán soltando el jugo amargo.

Luego, pelar los tomates, retirar las semillas y los troceamos. En una sartén, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogamos los dos dientes de ajo, muy picados.

Antes de que se doren demasiado, incorporar los tomates, añadir algo de tomillo desmenuzado, sal, pimienta negra molida y la pizca de azúcar. Sofreír a fuego medio, sin tapar para que el jugo reduzca.

Una vez trabado el sofrito, volcar en un cuenco y dejamos enfriar. Enjuagar las berenjenas, se escurren bien y las salteamos en la misma sartén, añadiendo una pizca más de aceite hasta que estén blanditas. Precalentar el horno a 200 grados.

En un cuenco batimos los huevos con la nata y la harina de maíz. Añadimos algo más de pimienta negra y tomillo y mezclar bien hasta obtener una crema lisa y sin grumos.

Bien escurridas, repartir las berenjenas en moldes individuales ligeramente engrasados. Sobre ellas repartimos el sofrito de tomate mezclado con las aceitunas picadas y  el queso de cabra cortado en daditos.

Por último, cubrir con la crema y hornear durante quince o veinte minutos. Servir templado y acompañar con una ensalada.

Gratinado de coliflor, tomate y calabaza

Laura Vichera | 7 de septiembre de 2015 a las 8:13

  • medio kilo de coliflor limpia
  • 2 rodajas hermosas de calabaza de pulpa naranja
  • 4 tomates grandes de pera maduros
  • queso de cabra tierno
  • unas hebras de azafrán
  • una pizca de pimentón picante
  • unas semillas de comino
  • unos tallos de cebollino
  • unos granos de pimienta rosa
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, separar los ramilletes de coliflor y los escaldamos unos minutos en agua hirviendo con un pellizco de sal. Se sacan a escurrir y dejamos templar.

A continuación, escaldar también los tomates, se pelan, retiramos las semillas y se cortan en daditos. Limpiar la calabaza, retirar las hebras y las pipas y la cortamos en rodajas, no demasiado finas.

En el mortero machacamos las semillas de comino con las hebras de azafrán, una pizca de sal y unos granos de pimienta. Rallar el queso y lo mezclamos con el majado y también con unos tallos de cebollino picados. Precalentar el horno a 180 grados.

Sobre el fondo de una fuente cuadrada o rectangular engrasada con una pizca de aceite de oliva, repartimos la mitad de los tomates. Luego, repartir por encima los ramilletes de coliflor, alternándolos con las rodajas de calabaza, puestas en pie.

Para acabar, añadimos los dados de tomate restantes y un buen puñado de cebollino picado. Aderezar con una pizca de sal y pimienta negra molida.

Por encima, repartimos el queso rallado mezclado con las especias y añadir algo más de aceite de oliva. Metemos en el horno durante veinte minutos y, antes de sacar, gratinamos hasta que quede bien dorado. Servir como entrante o como guarnición.

Bricks de pollo y queso

Laura Vichera | 30 de abril de 2015 a las 8:13

 

  • 8 hojas de pasta brick
  • 300 grs de pechuga de pollo deshuesada
  • 100 grs de queso fresco de cabra
  • 2 tomates rojos
  • una cebolla roja
  • una pizca de curry en polvo
  • un manojo de culantro fresco
  • unas semillas de comino
  • sal y pimienta negra molida
  • una cucharada de mantequilla
  • aceite de oliva

 

Antes de empezar a preparar el resto de ingredientes, limpiar el pollo, retirar los restos de piel, grasa y cartílagos y cortamos la pechuga en dados pequeños que salpimentamos ligeramente y salteamos en una sartén con unas gotas de aceite de oliva.

Mientras, limpiar y picar menuda la cebolla y la incorporamos a la sartén, añadir también unas semillas de comino machacadas y un puñado de  hojas de culantro picadas. Rehogar todo junto, sin dejar de mover, un par de minutos y volcar luego en un cuenco para que se enfríe.

Para acompañar, rallamos los tomates y los mezclamos con el curry y algo más de culantro muy picado y un pellizco de sal y pimienta. Dejamos en el frigorífico hasta el momento de servir.

Cuando el sofrito se haya enfriado, incorporar el queso desmenuzado y mezclamos bien y probar de sal. Precalentar el horno a 200 grados.

Sobre la encimera extendemos las hojas de pasta brick y las cortamos en dos. Se pintan con la mantequilla fundida y doblar cada una de las hojas en dos, a lo largo, de modo que nos quede una tira ancha.

En el borde inferior, colocamos unas cucharadas de relleno y vamos doblando en forma de triángulo. Se van colocando sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado, separados unos de otros. Hornear durante quince minutos y servir enseguida, acompañados de la salsa.