Archivos para el tag ‘queso Parmesano’

Escalopes de pollo gratinados

Laura Vichera | 4 de mayo de 2017 a las 8:13

  • 8 filetes gruesos de pechuga de pollo de corral
  • 2 bolas de queso Mozzarella fresco
  • 2 huevos
  • un limón
  • un diente de ajo
  • una taza de salsa de tomate casera
  • unas cucharadas de queso Parmesano rallado
  • harina
  • pan rallado
  • unas hojas de salvia fresca
  • sal y unos granos de pimienta negra
  • aceite de oliva

 

En el mortero machacamos el diente de ajo con unos granos de pimienta negra, unas hojas de salvia muy picada y la ralladura de piel de limón. Añadir una pizca de sal y cuando tengamos una pasta, agregar unas gotas de zumo de limón y un hilo de aceite de oliva.

A continuación, repasamos bien para retirar los restos de piel y la grasa de los filetes y se abren, en forma de libro, sin llegar a separar las dos partes. Se enjuagan y se secan bien.

Luego, los pasamos a un cuenco, mezclar con la marinada y mover bien para que empapen bien por dentro y por fuera. Tapar con film y dejamos en el frigorífico durante un par de horas.

Mientras, escurrir una de las bolas de Mozzarella y la cortamos en rodajas. Escurrir los filetes de pollo, rellenar con las rodajas de queso, cerramos y enharinamos.

Se bañan luego en huevo batido y, por último, se pasan por pan rallado mezclado con el queso Parmesano. Los freímos por tandas hasta que queden bien dorados por ambas caras y se escurren bien.

Los colocamos sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado, unos junto a otros y cubrir con unas cucharadas de salsa de tomate. Sobre ellas repartimos las rodajas de Mozzarella restantes.

Justo antes de servir, gratinar hasta que el queso funda. Acompañar con pasta hervida y una ensalada.

Pasta con calamares y pesto rojo

Laura Vichera | 21 de enero de 2017 a las 8:13

  • 400 grs de pasta corta: macarrones, tornillos, lacitos…
  • 250 grs de calamares pequeños
  • un puñado de tomates cherry
  • unas aceitunas negras sin hueso
  • unas ramitas de eneldo
  • un limón
  • sal y pimienta negra molida
  • unas escamas de sal
  • aceite de oliva

PARA EL PESTO ROJO

  • una docena de orejones de tomate secos
  • 2 cucharadas de queso Parmesano rallado
  • 2 dientes de ajo
  • 4 nueces
  • unas hojas de albahaca fresca
  • un trocito de guindilla
  • unas gotas de vinagre de Módena

 

La víspera, hidratar los tomates secos, se escurren, los secamos y se pasan al vaso del robot o la batidora con las nueces, el ajo, las hojas de albahaca, el Parmesano, un trocito de guindilla, sal y un chorrito de aceite de oliva.  Triturar y agregar más aceite si fuera necesario. Tapar y dejamos en el frigorífico.

Una vez limpios, cortamos los calamares en anillas finas y los dejamos en un escurridor. Lavar los tomates cherry,los secamos y los confitamos a fuego muy suave, en un chorrito de aceite de oliva y unas hojas de eneldo picado. Se sacan y se reservan.

Aparte, en una cazuela grande, ponemos agua a hervir con un pellizco de sal y cocemos la pasta hasta dejarla “al dente”. Una vez hecha, la volcamos en un escurridor.

Por último, en una sartén grande calentamos una pizca de aceite de oliva y salteamos los calamares. Cuando estén a punto, incorporar los tomates cherry, la pasta bien escurrida. Añadimos las aceitunas cortadas por la mitad y ralladura de piel de limón.

Fuera del fuego, agregamos unas cucharadas de pesto. Damos unas vueltas, agregar algo más de eneldo picado, unas escamas de sal y servir enseguida.

 

Ñoquis de berenjena y albahaca

Laura Vichera | 26 de noviembre de 2016 a las 8:13

  • 2 berenjenas hermosas (aproximadamente 400 grs cada una)
  • un huevo grande
  • 130 grs de harina de trigo gruesa o sémola
  • 6 tomates de pera maduros
  • 2 dientes de ajo
  • unas hojas de albahaca fresca
  • 2 bolas de queso Mozzarella fresco
  • queso Parmesano rallado
  • una guindilla
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Un par de horas antes, despuntamos las berenjenas y se cortan en dos, a lo largo. Hacemos unas incisiones con la punta de un cuchillo, agregar unas gotas de aceite de oliva y hornear durante cuarenta minutos a 180 grados.

Pasado este tiempo, con ayuda de una cuchara, sacamos la pulpa, la troceamos y se saltea con uno diente de ajo entero y unas hojas de albahaca picada. Hecho ésto, apartar del fuego, desechar el ajo y dejamos enfriar.

Para la salsa,  rehogar el otro diente muy picado con la guindilla y un chorrito de aceite de oliva. Incorporar los tomates pelados y sin semillas, cortados en dados grandes y sofreír todo junto durante diez minutos. Salpimentar y apartar.

En un cuenco mezclamos las berenjenas con tres cucharadas de queso Parmesano rallado. Incorporar la harina o la sémola y el huevo batido. Trabajar con un tenedor hasta obtener una pasta blanda que espolvoreamos con algo más de harina para poder trabajarla.

Para formar los ñoquis, pasamos la masa a una manga pastelera o formamos tiras gruesas de masa que cortamos en trocitos de unos dos centímetros aproximadamente. Se van cociendo por tandas en agua hirviendo con un pellizco de sal un par de minutos.

Bien escurridos, se pasan a la sartén donde tenemos la salsa, añadir la Mozzarella cortada en daditos y calentar todo junto a fuego suave. Servir enseguida.

Escalopines gratinados con tomate

Laura Vichera | 19 de septiembre de 2016 a las 8:13

  • 800 grs de ternera en filetes finos
  • 80 grs de queso Parmesano en un solo trozo
  • 2 cebolletas
  • 3 dientes de ajo
  • 6 tomates de pera grandes y maduros
  • un vasito de vino blanco seco
  • una pizca de azúcar
  • unas hojas de albahaca fresca
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta negra recién molida

 

 Para empezar, en una sartén amplia, a fuego suave, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogamos las cebolletas en tiras muy finas. Movemos para que no se quemen y agregamos los dientes de ajo muy picados.

Luego, rallar los tomates, se incorporan a la sartén, añadir la pizca de azúcar y parte de la albahaca picada. Bañamos con el vino blanco, agregar una pizca de sal y pimienta negra recién molida y cocer a fuego suave unos veinte minutos.

Mientras, limpiar la ternera de grasa y de nervios y cortar los filetes por la mitad. Los extendemos entre dos láminas de film de cocina y se aplastan hasta dejarlos lo más finos posible.

Aparte, en otra sartén, a fuego fuerte, vamos dorando los escalopines por ambos lados, solamente un par de minutos. Se van sacando a un plato, los salpimentamos y se reservan al calor. Precalentar el grill a 190 grados.

Sobre el fondo de una fuente volcamos la salsa, reservando unas cuantas cucharadas. Sobre la mitad de los filetes colocamos una loncha fina de Parmesano y una hoja de albahaca. “Tapar” con otro filete, cerramos con un palillo y los pasamos a la fuente.

Por último, napar con algo más de salsa y lonchas finas de queso. Justo antes de sacar a la mesa, gratinar durante cuatro minutos, lo justo para que el queso funda. Servir enseguida.

Parmigiana de calabacín y calabaza

Laura Vichera | 17 de septiembre de 2016 a las 8:13

  • 4 calabacines hermosos, bien prietos
  • un trozo de calabaza de pulpa naranja
  • 600 grs de tomates de pera
  • una cebolla morada
  • 300 grs de queso Mozzarella fresco
  • 60 grs de queso Parmesano o Pecorino
  • unas hojas grandes de albahaca
  • una guindilla
  • una cucharadita de azúcar
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Es mejor si preparamos la salsa de tomate la víspera. En una cazuela amplia calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogar la cebolla picada.

Cuando comience a tomar color, agregamos los tomates troceados, sin pelar, la guindilla y un puñado de hojas de albahaca. Añadir sal, una pizca de azúcar y pimienta. Tapar y sofreír a fuego medio durante treinta minutos.

Pasado este tiempo, apartar del fuego y, cuando se enfríe, trituramos con el pasapurés y dejamos luego en el frigorífico hasta el momento de utilizarla.

Luego, despuntar los calabacines y los cortamos en rodajas de grosor mediano. Hacemos lo mismo con la calabaza y las salteamos, por tandas,  en una sartén grande con un hilo de aceite de oliva, procurando que queden “al dente”. Se dejan escurrir sobre papel absorbente. Precalentar el horno a 185 grados.

Para montar el plato, cubrimos el fondo de una fuente grande con unas cucharadas de salsa de tomate. Sobre ella una capa de rodajas de calabacín y calabaza y así vamos alternando los ingredientes, repartiendo entre medias unos daditos de Mozzarella y unas hojas de albahaca picadas.

Por encima, repartimos el resto de daditos de queso y el Parmesano rallado. Hornear durante veinte minutos, hasta que quede bien dorada y crujiente. Servir templada.

Crema de calabacín y Mozzarella

Laura Vichera | 5 de septiembre de 2016 a las 8:13

  • 4 calabacines blancos
  • 3 dientes de ajo
  • 200 grs de Mozzarella fresca
  • 150 grs de ventresca de atún en aceite de oliva
  • 8 orejones de tomate, mejor si son cherry
  • 4 cucharadas de queso Parmesano rallado
  • unas hebras de azafrán
  • unas hojas de hierbabuena
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Sin pelar, lavamos los calabacines, los despuntamos y se cortan en rodajas. En una cazuela amplia, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogar, a fuego suave, los dientes de ajo picados.

Cuando comiencen, levemente, a tomar color, incorporar las rodajas de calabacín y sofreír todo junto un par de minutos a fuego medio. Agregar entonces un puñado de hojas de hierbabuena, las hebras de azafrán, sal y pimienta.

A continuación, cubrir con agua y cocer durante un cuarto de hora a fuego lento. Comprobamos que los calabacines están tiernos, apartar y dejamos templar.

Antes de que se enfríe completamente, incorporar las cucharadas de queso Parmesano y triturar hasta obtener una crema fina. La pasamos luego por el chino, probamos de sal y dejamos en el frigorífico hasta el momento de servir.

En un cuenco con agua templada dejamos los orejones de tomate para que vayan hidratándose. Cuando se ablanden, los pasamos a un plato y añadimos unas cucharadas de aceite de oliva.

Sobre los platos, servimos unos cucharones de crema y adornamos con la Mozzarella cortada en bastones, los orejones de tomate bien escurridos y cortados en tiras y unas lascas de ventresca. Agregar un hilo de aceite de oliva y servir enseguida.

Risotto tres quesos y manzana

Laura Vichera | 23 de julio de 2016 a las 8:13

  • 300 grs de arroz de grano redondo
  • una manzana grande, tipo Royal Gala, Pink Lady o Ambrosía
  • 50 grs de queso Parmesano rallado
  • 50 grs de queso tierno de cabra
  • 50 grs de queso Gruyère o Emmental
  • unos tallos de apio con sus hojas
  • 3 chalotas
  • caldo de verduras
  • un vaso de vermú blanco seco
  • unas hebras de azafrán
  • sal y pimienta negra recién molida
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • aceite de oliva

 

Para empezar, limpiar las chalotas y las picamos menudas. Retirar las hebras de los tallos de apio y se pican del mismo modo.  En la cazuela donde vayamos a preparar el risotto, calentar una de las cucharadas de mantequilla con un chorrito de aceite de oliva y rehogar las verduras a fuego muy suave, moviendo hasta que se ablanden.

A continuación, incorporamos el arroz y damos unas vueltas hasta que el grano quede transparente. Incorporar las hebras de azafrán y mojar con el vermú. Sacudir la cazuela y dejamos evaporar el alcohol.

Mientras, poner el caldo a calentar en otro cazo. Cortar los quesos en daditos y reservamos. Pelar la manzana, retirar el corazón y la picamos en daditos que incorporamos a la cazuela.

Cucharón a cucharón, vamos incorporando el caldo, para que el grano lo vaya absorbiendo y continuamos moviendo y añadiendo más caldo hasta que el grano esté “al dente”.

Justo antes de apartar, agregar los taquitos de queso y la otra cucharada de mantequilla. Mezclar bien, añadir algo más de pimienta negra por encima y el queso Parmesano rallado. Mover nuevamente para que quede bien cremoso y sacar enseguida a la mesa.

 

 

Quiche de setas, queso y orégano

Laura Vichera | 16 de julio de 2016 a las 8:13

  • 150 grs de harina
  • 130 grs de queso fresco para untar, tipo Philadelphia
  • 70 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • una clara
  • una pizca de sal y pimienta negra molida

PARA EL RELLENO

  • 400 grs de setas frescas variadas
  • 10 grs de morillas deshidratadas
  • 150 mls de leche evaporada
  • 100 mls de nata ligera
  • 2 huevos
  • una yema
  • queso Parmesano rallado
  • un diente de ajo
  • una pizca de orégano
  • una pizca de nuez moscada
  • sal y pimienta negra molida

 

Es conveniente preparar la masa la víspera, sino, al menos, con cuatro o cinco horas de antelación. En un cuenco batimos el queso con la mantequilla, la clara, sal y pimienta.

Por último, incorporamos la harina tamizada, amasar a mano hasta obtener una masa ligera y sin grumos. Formar una bola, envolver en film y dejamos en el frigorífico que repose.

Para el relleno, batir los huevos con la yema, la leche y la nata. Agregar una cucharada de Parmesano rallado, sal, pimienta y nuez moscada. Reservar también en el frigorífico.

Una vez hidratadas las setas secas, las escurrimos. Limpiar las setas frescas y las cortamos en trozos de tamaño mediano. En un chorrito de aceite de oliva, rehogamos el diente de ajo muy picado, incorporar  las setas, orégano, sal y pimienta molida. Rehogar todo junto a fuego suave durante quince minutos. Precalentamos el horno a 180 grados.

Por último, estiramos la masa y cubrimos con ella un molde desmontable. Pinchar el fondo, presionar los bordes y cocer durante diez minutos.

Pasado este tiempo, rellenar con las setas y cubrir con la crema de leche y huevos. Hornear nuevamente durante cuarenta minutos. Servir templada y acompañar con una ensalada.

Galletas de Parmesano y aceitunas

Laura Vichera | 25 de junio de 2016 a las 8:13

  • 150 grs de harina de repostería
  • 100 grs de mantequilla muy fría
  • 100 grs de queso Parmesano rallado
  • una cucharada sopera de nata
  • una docena de aceitunas negras sin hueso
  • unas semillas de amapola
  • unas espigas de romero
  • pimienta negra molida

 

En primer lugar, escurrir las aceitunas y las picamos menudas. Se reparten sobre un trozo de papel sulfurizado y las secamos durante un minuto y medio en el microondas a media potencia. Se dejan enfriar.

Luego, en un cuenco tamizamos la harina y la mezclamos con el queso Parmesano rallado. Añadimos las semillas de amapola, las espigas de romero muy picadas, las aceitunas y una pizca de pimienta negra recién molida.

A continuación, agregar la mantequilla cortada en daditos, la cucharada de nata y una cucharada de agua helada. Mezclamos con la punta de los dedos, no demasiado tiempo, hasta que tengamos una masa arenosa.

Dividimos la masa en dos y formamos dos cilindros que envolvemos separadamente en film transparente y dejamos en el frigorífico durante, al menos, dos horas.

En el momento de preparar las galletas, precalentamos el horno a 180 grados. Forrar una bandeja con una lámina de papel sulfurizado. Cortamos la masa en discos de un par de centímetros de grosor aproximadamente y los vamos colocando en la fuente, separados unos de otros.

Con el dorso de una cuchara mojada, aplastamos las galletas ligeramente y las horneamos durante quince minutos. Deben quedar doraditas, pero no demasiado.

Cuando estén hechas, se van sacando y las dejamos sobre una rejilla hasta que estén completamente frías. Luego se guardan en una caja hermética.  Servir como aperitivo o también acompañando una ensalada.

Croquetas de brécol y Parmesano

Laura Vichera | 9 de mayo de 2016 a las 8:13

  • unos ramilletes de brécol, aproximadamente 250 grs.
  • una patata pequeña
  • 100 grs de queso Parmesano rallado
  • 2 huevos
  • 60 grs de mantequilla
  • Unas cucharadas ade harina
  • pan rallado
  • unas hebras de azafrán
  • una pizca de nuez moscada
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

Lo primero que tenemos que tenemos que hacer es limpiar el brécol, enjuagamos y escurrimos bien. Luego, lo separamos en ramilletes pequeños, reservamos unos cuantos y el resto se pasan a un cestillo con la patata pelada y cortada en dados. Cocer al vapor hasta que las verduras estén muy tiernas.

En un cuenco se mezclan con la mantequilla y añadir las hebras de azafrán, una pizca de nuez moscada, sal y pimienta recién molida. Trabajar todo bien e incorporar los ramilletes de brécol reservado, picado en trocitos y una cucharada de queso Parmesano. Mezclamos y pasar a una manga pastelera. Dejamos de dos a tres horas en el frigorífico.

Pasado este tiempo, batimos los huevos en un plato, en otro, ponemos la harina y en un tercer plato, mezclamos el queso Parmesano con el pan rallado.

Vamos formando las croquetas y se pasan primero por harina, luego por huevo batido y, por último, por el pan rallado. Se van colocando sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado y agregar un hilo de aceite de oliva por encima. Hornear unos quince minutos a 180 grados. Servir recién hechas y acompañar con una ensalada.

SUGERENCIA.- Evidentemente, podemos freírlas también, como unas croquetas tradicionales, pero del otro modo que proponemos, las convertimos en un plato mucho más ligero.