Archivos para el tag ‘salvia’

Escalopes de pollo gratinados

Laura Vichera | 4 de mayo de 2017 a las 8:13

  • 8 filetes gruesos de pechuga de pollo de corral
  • 2 bolas de queso Mozzarella fresco
  • 2 huevos
  • un limón
  • un diente de ajo
  • una taza de salsa de tomate casera
  • unas cucharadas de queso Parmesano rallado
  • harina
  • pan rallado
  • unas hojas de salvia fresca
  • sal y unos granos de pimienta negra
  • aceite de oliva

 

En el mortero machacamos el diente de ajo con unos granos de pimienta negra, unas hojas de salvia muy picada y la ralladura de piel de limón. Añadir una pizca de sal y cuando tengamos una pasta, agregar unas gotas de zumo de limón y un hilo de aceite de oliva.

A continuación, repasamos bien para retirar los restos de piel y la grasa de los filetes y se abren, en forma de libro, sin llegar a separar las dos partes. Se enjuagan y se secan bien.

Luego, los pasamos a un cuenco, mezclar con la marinada y mover bien para que empapen bien por dentro y por fuera. Tapar con film y dejamos en el frigorífico durante un par de horas.

Mientras, escurrir una de las bolas de Mozzarella y la cortamos en rodajas. Escurrir los filetes de pollo, rellenar con las rodajas de queso, cerramos y enharinamos.

Se bañan luego en huevo batido y, por último, se pasan por pan rallado mezclado con el queso Parmesano. Los freímos por tandas hasta que queden bien dorados por ambas caras y se escurren bien.

Los colocamos sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado, unos junto a otros y cubrir con unas cucharadas de salsa de tomate. Sobre ellas repartimos las rodajas de Mozzarella restantes.

Justo antes de servir, gratinar hasta que el queso funda. Acompañar con pasta hervida y una ensalada.

Estofado de cerdo en salsa de limón

Laura Vichera | 24 de noviembre de 2014 a las 8:13

  • un kilo de carne de cerdo para guiso: jamón, cabezada, lomo…
  • 3 limones grandes, de piel gruesa
  • 2 pimientos amarillos
  • 2 cebolletas
  • un ramillete de hierbas: laurel, tomillo, romero, salvia
  • caldo de verduras o de carne desgrasado
  • harina para rebozar
  • unas bayas de enebro
  • unos granos de pimienta rosa
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

Es importante empezar a preparar este guiso la víspera para que tome todo el sabor. Limpiar la carne de grasa y cortamos en dados medianos. Salpimentar y pasamos a un cuenco.

Luego, lavar dos de los limones, frotar con un cepillo bajo el grifo y cortamos los extremos. Cortamos luego en cuatro a lo largo y hacemos lonchas finas que incorporamos al cuenco con la carne.

También añadimos el zumo del otro limón, las bayas de pimienta rosa y de enebro ligeramente machacadas. Mezclar bien, tapar con film y dejamos en el frigorífico, moviendo de vez en cuando.

Cuando vayamos a preparar el guiso, sofreír la carne bien escurrida, a fuego vivo, en un chorrito de aceite de oliva. Vamos moviendo y dejamos que tome color. Sacamos y reservar en un plato.

En el aceite que nos queda en la cazuela, rehogar las cebolletas y los pimientos muy picados y a fuego muy suave. Cuando estén blanditos, incorporar nuevamente la carne, espolvorear una cucharada de harina y tostamos bien.

A continuación, agregar el ramillete de hierbas, el jugo de la marinada y las rodajas de limón y cubrir con el caldo templado. Sacudir la cazuela, tapar y cocer hora y media, a fuego mínimo. Vigilar la cocción por si fuera necesario agregar algo más de caldo o de agua.  Acompañar con pasta hervida o unas patatas al vapor.

 

Pisto con bacalao

Laura Vichera | 21 de noviembre de 2014 a las 8:13

  • 300 grs de bacalao
  • 2 berenjenas pequeñas
  • 2 calabacines
  • 4 tomates de pera maduros
  • ½  pimiento rojo
  • un pimiento verde
  • 2 cebolletas
  • 2 dientes de ajo
  • unas hojas de salvia fresca
  • una copita de vino blanco seco
  • una pizca de azúcar
  • sal y pimienta negra recién molida
  • unas rebanadas de pan del día anterior
  • aceite de oliva

 

La víspera, ponemos el bacalao a remojar, cambiándole el agua varias veces. Cuando esté desalado, enjuagar y secamos bien. Desmenuzar en migas hermosas y repasar para eliminar todos los restos de piel y las espinas que pudiera tener. 

Una vez peladas las berenjenas, se pican en dados pequeños que dejamos en un escurridor espolvoreados con sal. Despuntar los calabacines, los pelamos a medias y los cortamos igualmente en taquitos medianos.

En una cazuela amplia calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogar, en primer lugar, las cebolletas, los pimientos y los dientes de ajo. Pochar a fuego suave hasta que se ablanden.

A continuación, incorporar los tomates rallados, una pizca de sal, pimienta y azúcar y añadimos también la salvia picada. Mojar con la copita de vino blanco, mezclar y dejamos estofar a fuego suave unos veinte minutos.

Cuando veamos que la verdura está blandita y el jugo haya reducido, incorporar las migas de bacalao, probar de sal y dejamos al fuego cinco minutos más.

Mientras, freír las rebanadas de pan, las escurrimos bien y las servimos acompañando cada uno de los platos de pisto.

Pollo caramelizado con melocotones

Laura Vichera | 2 de octubre de 2014 a las 8:13

  • un pollo de corral mediano
  • 2 melocotones grandes, de pulpa firme
  • 3 chalotas
  • 2 dientes de ajo
  • 4 cucharadas de miel
  • caldo de pollo desgrasado
  • ralladura y zumo de naranja
  • un vasito de vermú blanco seco
  • una cucharadita de semillas de alcaravea
  • unas hojas de salvia
  • unos granos de pimienta negra
  • sal y pimienta negra molida
  • una cucharada de mantequilla
  • aceite de oliva

 

Cuando hayamos troceado el pollo, retiramos la piel y los restos de grasa, se enjuaga y secamos bien. Luego salpimentar y reservamos en una fuente.

A continuación, en el mortero, machacamos unos granos de pimienta con los dos dientes de ajo, ralladura de piel de naranja, las semillas de alcaravea, unas hojas de salvia picada y una pizca de sal.

También añadimos la mitad de la miel templada y desleímos con una cucharadita de aceite de oliva. Pintar los trozos de pollo con esta marinada, tapar con film y dejamos un rato en el frigorífico, para que tome sabor.

Luego, calentar la mantequilla en una cazuela con muy poquito aceite y rehogar, a fuego vivo,  los trozos de pollo hasta dorar. Incorporar las chalotas, el jugo de maceración y el vermú.

Agregamos entonces el zumo de naranja, las otras dos cucharadas de miel y dos vasos grandes de caldo. Sacudir la cazuela, tapar a medias y cocinar a fuego suave durante cuarenta minutos.

Diez minutos antes de apartar, incorporamos los melocotones, pelados y cortados en cuartos. Dejamos reposar fuera del fuego y acompañar con cuscús o quinoa al vapor.

 

Pechuga rellena en salsa de verduras

Laura Vichera | 25 de septiembre de 2014 a las 8:13

  • 800 grs de pechuga de pollo de corral, sin trocear
  • un puerro
  • 3 zanahorias
  • una manzana pequeña, tipo Golden o Royal Gala
  • 3 cebolletas
  • 8 dientes de ajo
  • caldo de verduras
  • un vaso de Jerez Oloroso
  • salvia, romero y tomillo frescos
  • una cucharada de mantequilla
  • sal y pimienta negra recién molida
  • aceite de oliva

 

Una vez deshuesada y sin piel, limpiar la pechuga de grasa y la atamos con hilo de cocina. Frotamos con uno de los dientes de ajo, sal y pimienta. Se coloca en una fuente, con las verduras atadas en un ramillete y añadir un hilo de aceite de oliva.

También añadimos los otros dientes de ajo machacados y sin pelar y mojar con el Oloroso. Agregar también un hilo de aceite de oliva, tapar con film y dejamos en el frigorífico durante unas horas.

Luego, calentar algo más de aceite en una cazuela grande, enharinar la pechuga y la freímos a fuego vivo, dándole la vuelta con cuidado de no pincharla, hasta que quede bien dorada por todos lados. Se saca y se reserva en una fuente honda.

A continuación, en el aceite que nos ha quedado añadimos la cucharada de mantequilla y, cuando funda, rehogar las verduras y la manzana, muy picadas, a fuego suave, sin dejar de mover para que se ablanden sin dorarse.

Pasados unos minutos, volcar las verduras alrededor de la carne y mojar con un par de vasos de caldo. Tapar con papel de aluminio y hornear a 170 grados durante una hora aproximadamente.

Una vez hecha la carne, la sacamos y, cuando se enfríe, cortamos en rodajas finas. Triturar la salsa y napar la carne cortada en lonchas finas. Acompañar con pasta hervida.

Ternera con champiñones en hojaldre

Laura Vichera | 26 de abril de 2014 a las 8:13

  • 2 láminas de hojaldre, de 250 grs cada una
  • un redondo de ternera de 700 grs en un trozo
  • 300 grs de champiñones o de setas Portobello
  • 3 chalotas
  • 2 dientes de ajo
  • unas hojas de salvia fresca
  • unas ramitas de tomillo y romero
  • unas cucharadas de vino blanco
  • unas cucharadas de brandy
  • unas hebras de azafrán
  • sal y pimienta negra molida
  • una yema para pintar
  • una cucharada de mantequilla
  • aceite de oliva

 

Una vez limpios de tierra, enjuagar los champiñones y, bien escurridos,  los cortamos en láminas. Se saltean en una sartén grande con un hilo de aceite hasta que suelten todo el agua. Sacar a un plato.

A continuación, freír la carne en la misma sartén, dándole la vuelta con cuidado de no pincharlo. Reservar.

Luego, desglasar los jugos de la sartén con el brandy y agregar la mantequilla y las chalotas muy picadas. Pochar a fuego suave y unos minutos después, incorporar los champiñones, los ajos y las hierbas, todo muy picado. Mojar con el vino blanco, salpimentar y también las hebras de azafrán. Dejar al fuego hasta que reduzca todo el jugo. Precalentar el horno a 240 grados.

Sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado estiramos una de las láminas de hojaldre y sobre ella repartimos la mitad de los champiñones. Encima colocamos el redondo, salpimentar y cubrir con la otra lámina de pasta.

Para cerrar, humedecer los bordes de la pasta y sellamos bien para que no se abran con el calor. Debe quedar bien cerrado. Pintar la superficie con la yema de huevo. Hornear durante diez minutos y luego continuar la cocción cuarenta minutos más a 210 grados.

Pasado este tiempo, apagar el horno y dejamos dentro la carne diez minutos más. Servir recién hecho y acompañar con una ensalada.

 

 

Lubina a las hierbas con patatas

Laura Vichera | 25 de enero de 2014 a las 8:13

  • 2 lubinas grandes o 4 pequeñas
  • 3 patatas medianas
  • 4 tomates de pera maduros
  • una bulbo grande de hinojo
  • 4 dientes de ajo
  • zumo y ralladura de un limón
  • tomillo, romero, eneldo y salvia frescos
  • unas hebras de azafrán
  • unos granos de pimienta rosa
  • sal y pimienta negra recién molida
  • aceite de oliva

Una vez descamadas, abrir las lubinas y las vaciamos. Enjuagar cuidadosamente por dentro y por fuera, las secamos con papel de cocina y salpimentamos el interior.

En el mortero, machacar las hierbas aromáticas picadas con la ralladura de piel de limón, los ajos, los granos de pimienta, el azafrán y una pizca de sal. Repartir dentro de las lubinas, se colocan en una fuente y dejamos en el frigorífico.

A continuación, en una sartén grande, calentamos unas cucharadas de aceite de oliva y rehogamos el hinojo picado en tiras muy finas. Cuando esté blandito, agregar los tomates, sin piel ni semillas cortados en dados menudos.  Dejamos a fuego suave sin tapar, para que vaya reduciendo el jugo y el sofrito quede bien trabado. Precalentamos el horno a 210 grados.

Sobre una fuente grande engrasada con una pizca de aceite de oliva repartimos las patatas cortadas en rodajas muy finas. Añadir el sofrito y encima colocamos las lubinas. Agregar un vasito de agua.

Luego, añadir unas cucharadas de aceite de oliva mezclado con el zumo de medio limón, una pizca de sal y pimienta molida. Tapar con papel de aluminio y hornear durante media hora aproximadamente, dependiendo del tamaño del pescado.

Pasado este tiempo, retirar el papel, mojar con el jugo de cocción y dejamos en el horno diez minutos más para que se dore un poquito. Servir enseguida.

Pollo al ajillo con aceitunas negras

Laura Vichera | 2 de enero de 2014 a las 8:18

  • un pollo de corral grande
  • una cabeza de ajos
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de aceitunas negras
  • unas ramitas de romero
  • unas ramitas de tomillo
  • una pizca de orégano
  • una cucharada de hojas de salvia
  • ralladura de piel de limón
  • unas hebras de azafrán
  • caldo de ave desgrasado
  • harina para rebozar
  • sal y pimienta negra molida
  • unos granos de pimienta negra
  • aceite de oliva

En el mortero preparamos un majado con los dos dientes de ajo, granos de pimienta, las hebras de azafrán, la ralladura de piel de limón y parte de las hierbas picadas. Añadir una pizca de sal y trabajar hasta que nos quede una pasta.

Luego, limpiar y trocear el pollo, retirar la piel y la grasa, enjuagar, secar con papel de cocina y salpimentar ligeramente. Frotar con el majado, colocar en una fuente, tapar con film y dejamos un ratito en el frigorífico.

A continuación, colocar las aceitunas en un cuenco, espolvorear con algo más de orégano y rociar con unas gotas de aceite de oliva. Hornear a 200 grados unos minutos, las sacamos, se dejan enfriar y retiramos los huesos.

En una cazuela con un chorrito de aceite de oliva, freímos los trozos de pollo, previamente enharinados y a fuego vivo para que queden muy dorados por fuera.

Se van pasando a una fuente, repartir alrededor las aceitunas, el resto de hierbas aromáticas, unos granos de pimienta y el jugo del adobo. Mojar con el brandy, agregar caldo y hornear durante cuarenta minutos, mojando de vez en cuando con su propio jugo. Acompañar con arroz Basmati.

Pollo al ajillo con aceitunas negras

Laura Vichera | 2 de enero de 2014 a las 8:13

  • un pollo de corral grande
  • una cabeza de ajos
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de aceitunas negras
  • unas ramitas de romero
  • unas ramitas de tomillo
  • una pizca de orégano
  • una cucharada de hojas de salvia
  • ralladura de piel de limón
  • unas hebras de azafrán
  • caldo de ave desgrasado
  • harina para rebozar
  • sal y pimienta negra molida
  • unos granos de pimienta negra
  • aceite de oliva

 

En el mortero preparamos un majado con los dos dientes de ajo, granos de pimienta, las hebras de azafrán, la ralladura de piel de limón y parte de las hierbas picadas. Añadir una pizca de sal y trabajar hasta que nos quede una pasta.

Luego, limpiar y trocear el pollo, retirar la piel y la grasa, enjuagar, secar con papel de cocina y salpimentar ligeramente. Frotar con el majado, colocar en una fuente, tapar con film y dejamos un ratito en el frigorífico.

A continuación, colocar las aceitunas en un cuenco, espolvorear con algo más de orégano y rociar con unas gotas de aceite de oliva. Hornear a 200 grados unos minutos, las sacamos, se dejan enfriar y retiramos los huesos.

En una cazuela con un chorrito de aceite de oliva, freímos los trozos de pollo, previamente enharinados y a fuego vivo para que queden muy dorados por fuera.

Se van pasando a una fuente, repartir alrededor las aceitunas, el resto de hierbas aromáticas, unos granos de pimienta y el jugo del adobo. Mojar con el brandy, agregar caldo y hornear durante cuarenta minutos, mojando de vez en cuando con su propio jugo. Acompañar con arroz Basmati.

Risotto de calabacín y jamón serrano

Laura Vichera | 2 de septiembre de 2013 a las 8:13

  • 250 grs de arroz de grano bomba, de grano redondo
  • 4 calabacines mini
  • 150 grs de jamón serrano en lonchas finas
  • 3 cebolletas
  • caldo de carne
  • unas hebras de azafrán
  • un vaso de vermú blanco seco
  • queso Parmesano rallado
  • unas hojas de salvia
  • unos granos de pimienta rosa
  • sal y pimienta negra
  • 3 cucharaditas de mantequilla
  • aceite de oliva

 

En un cazo calentar, a fuego suave, el caldo de carne con las hebras de azafrán y mantenerlo al calor. Despuntar los calabacines, se despuntan y, sin pelar, se cortan en rodajas o en daditos medianos.

Luego, en una cazuela amplia y baja, calentamos un par de cucharadas de mantequilla y un chorrito de aceite de oliva y rehogamos las cebolletas cortadas en tiras finas.

Mientras, tostar en el horno las lonchas de jamón entre dos hojas de papel sulfurizado a 190 grados hasta que queden crujientes. Una vez hechas, dejamos enfriar hasta que tengamos el risotto hecho.

Cuando veamos que las cebolletas comienzan a estar transparentes, incorporar los calabacines, el arroz, un puñado de hojas de salvia picadas y los granos de pimienta rosa, mezclar y dejamos que vayan tomando color.

Unos minutos después, mojar con el vermú, subir un poco el fuego yvamos agregando el caldo, moviendo para que el arroz vaya absorbiendo el líquido. Bañamos entonces con el siguiente cucharón de caldo y así durante más o menos quince minutos, el arroz debe quedar “al dente”.

Antes de servir, mezclar con el jamón desmenuzado y el Parmesano rallado. Movemos, rectificamos de sal y, fuera del fuego, agregamos una pizca más de mantequilla para que quede brillante y untuoso. Decoramos con algunas hojitas de salvia enteras y servimos enseguida.