Archivos para el tag ‘tomate’

Pollo en salsa diabla

Laura Vichera | 2 de febrero de 2017 a las 8:13

  • 4 muslos de pollo de corral completos; muslos y contra muslos
  • 150 grs de jamón serrano en un solo trozo
  • 3 chalotas
  • 3 dientes de ajo
  • una lata grande de tomates enteros pelados
  • caldo de ave desgrasado
  • 2 cucharadas de vinagre
  • una cucharada de concentrado de tomate
  • un par de cucharadas de harina
  • unas gotas de salsa Worcestershire
  • unas gotas de salsa Tabasco rojo
  • unas ramitas de tomillo
  • 2 hojas de laurel
  • sal y pimienta negra molida
  • unos granos de pimienta rosa
  • aceite de oliva

 

Una vez separados los muslos de los contramuslos, le quitamos la piel al pollo y retiramos la grasa. Enjuagar cuidadosamente y secar con papel de cocina. Salpimentar y reservamos.

A continuación, en una cazuela, freímos los trozos de pollo, a fuego vivo hasta dorarlos. Se sacan bien escurridos a un plato.

Luego, añadir algo más de aceite a la cazuela y rehogar las chalotas cortadas en tiras muy finas. Cuando estén blanditas, espolvorear la harina y mezclamos bien hasta que quede tostada.

Unos minutos después, incorporar el concentrado de tomate y el vinagre. Agregar un par de vasos de caldo y dejamos que hierva. Incorporar los tomates bien escurridos y cortados en dados, los dientes de ajo muy picados y las hierbas atadas en un ramillete.

También añadimos una pizca de sal y pimienta y cocinar a fuego medio durante treinta minutos, aproximadamente y sin tapar para que la salsa vaya reduciendo.

Pasado este tiempo, retirar las hierbas y triturar. Volvemos a poner al fuego, agregar unas gotas de Tabasco y de salsa Worcestershire. Incorporar el pollo, los granos de pimienta rosa y el jamón cortado en daditos, sacudir la cazuela y cocinar a fuego suave durante media hora más. Acompañar con arroz salvaje.

Rollitos de carne con tomate

Laura Vichera | 24 de enero de 2017 a las 8:13

  • 8 filetes finos de tapa de ternera
  • 8 salchichas frescas, de cerdo o de ave
  • 2 chalotas
  • 2 cucharadas de aceitunas verdes deshuesadas
  • una cucharada de piñones
  • un huevo
  • pan rallado
  • harina para rebozar
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

PARA LA SALSA

  • 4 tomates maduros
  • 2 cebolletas
  • un vaso de vino blanco
  • caldo de carne desgrasado

 

Con un mazo, aplanar los filetes que queden muy finos. En una cazuela amplia, con un chorrito de aceite de oliva, rehogamos las chalotas muy picadas, a fuego suave, hasta que estén blanditas.

Mientras, abrir las salchichas y las desmenuzamos en un cuenco. Agregar el huevo, ligeramente batido. Agregar las aceitunas cortadas en rodajas, los piñones y el sofrito de chalotas.

Bien mezclados, añadimos una pizca de sal y pimienta y repartimos cucharadas de relleno sobre cada uno de los filetes, previamente salpimentados por ambas caras.

Con cuidado de que no se salga, vamos enrollando la carne y cerrar los rollitos con un palillo o los atamos. Los pasamos por harina y se van friendo por tandas, dándoles la vuelta con mucho cuidado. Cuando estén doraditos se sacan y los reservamos en un plato cubierto con papel absorbente.

Para la salsa, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogamos las dos cebolletas picadas muy finas. Unos minutos después, agregar los tomates rallados.

Una vez reducido el jugo, mojar con el vino y luego añadimos el caldo. Sacudir la cazuela y cocinar durante veinte minutos. Triturar la salsa o no, según nos guste más.

Por último, incorporar los rollitos, agitar suavemente, tapar y cocer todo junto veinte minutos más. Acompañar con una ensalada y una guarnición de pasta hervida o arroz blanco.

Albóndigas de ternera con guisantes

Laura Vichera | 17 de enero de 2017 a las 13:06

  • 400 grs de carne de ternera picada
  • unas ramitas de culantro
  • ralladura de piel de limón
  • una pizca de comino molido
  • pimentón picante
  • sal y pimienta negra molida

PARA LA SALSA

  • 4 tomates de pera maduros
  • 250 grs de guisantes, pueden ser en lata o congelados
  • 3 patatas medianas
  • una cebolla morada
  • un diente de ajo
  • una pizca de: comino molido, pimentón picante, jengibre en polvo, sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

Un rato antes preparamos la masa de las albóndigas: en un cuenco mezclamos la carne picada con el culantro muy picado, el comino, el pimentón, una pizca de sal y pimienta. Agregar también la ralladura de piel de limón y trabajar bien todo junto. Tapar con film y dejamos en el frigorífico.

En una cazuela amplia, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogamos, en primer lugar y a fuego suave, la cebolla y el diente de ajo muy picados.

Aparte, en un cazo con agua hirviendo, escaldamos los tomates. Se pelan, retiramos las semillas y se cortan en daditos. Cuando la cebolla comience a estar transparente, los incorporamos a la cazuela con el culantro picado y las especias. Cocer durante diez minutos a fuego medio.

A continuación, incorporar los guisantes y un vaso grande de agua o de caldo. Tapar y cocer a fuego suave durante media hora. Pasado este tiempo, incorporar las patatas cortadas en daditos y también las albóndigas. Sacudir suavemente la cazuela, agregar más caldo si fuera necesario y cocer todo junto durante veinte minutos más.

Ñoquis de berenjena y albahaca

Laura Vichera | 26 de noviembre de 2016 a las 8:13

  • 2 berenjenas hermosas (aproximadamente 400 grs cada una)
  • un huevo grande
  • 130 grs de harina de trigo gruesa o sémola
  • 6 tomates de pera maduros
  • 2 dientes de ajo
  • unas hojas de albahaca fresca
  • 2 bolas de queso Mozzarella fresco
  • queso Parmesano rallado
  • una guindilla
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Un par de horas antes, despuntamos las berenjenas y se cortan en dos, a lo largo. Hacemos unas incisiones con la punta de un cuchillo, agregar unas gotas de aceite de oliva y hornear durante cuarenta minutos a 180 grados.

Pasado este tiempo, con ayuda de una cuchara, sacamos la pulpa, la troceamos y se saltea con uno diente de ajo entero y unas hojas de albahaca picada. Hecho ésto, apartar del fuego, desechar el ajo y dejamos enfriar.

Para la salsa,  rehogar el otro diente muy picado con la guindilla y un chorrito de aceite de oliva. Incorporar los tomates pelados y sin semillas, cortados en dados grandes y sofreír todo junto durante diez minutos. Salpimentar y apartar.

En un cuenco mezclamos las berenjenas con tres cucharadas de queso Parmesano rallado. Incorporar la harina o la sémola y el huevo batido. Trabajar con un tenedor hasta obtener una pasta blanda que espolvoreamos con algo más de harina para poder trabajarla.

Para formar los ñoquis, pasamos la masa a una manga pastelera o formamos tiras gruesas de masa que cortamos en trocitos de unos dos centímetros aproximadamente. Se van cociendo por tandas en agua hirviendo con un pellizco de sal un par de minutos.

Bien escurridos, se pasan a la sartén donde tenemos la salsa, añadir la Mozzarella cortada en daditos y calentar todo junto a fuego suave. Servir enseguida.

Parmigiana de calabacín y calabaza

Laura Vichera | 17 de septiembre de 2016 a las 8:13

  • 4 calabacines hermosos, bien prietos
  • un trozo de calabaza de pulpa naranja
  • 600 grs de tomates de pera
  • una cebolla morada
  • 300 grs de queso Mozzarella fresco
  • 60 grs de queso Parmesano o Pecorino
  • unas hojas grandes de albahaca
  • una guindilla
  • una cucharadita de azúcar
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Es mejor si preparamos la salsa de tomate la víspera. En una cazuela amplia calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogar la cebolla picada.

Cuando comience a tomar color, agregamos los tomates troceados, sin pelar, la guindilla y un puñado de hojas de albahaca. Añadir sal, una pizca de azúcar y pimienta. Tapar y sofreír a fuego medio durante treinta minutos.

Pasado este tiempo, apartar del fuego y, cuando se enfríe, trituramos con el pasapurés y dejamos luego en el frigorífico hasta el momento de utilizarla.

Luego, despuntar los calabacines y los cortamos en rodajas de grosor mediano. Hacemos lo mismo con la calabaza y las salteamos, por tandas,  en una sartén grande con un hilo de aceite de oliva, procurando que queden “al dente”. Se dejan escurrir sobre papel absorbente. Precalentar el horno a 185 grados.

Para montar el plato, cubrimos el fondo de una fuente grande con unas cucharadas de salsa de tomate. Sobre ella una capa de rodajas de calabacín y calabaza y así vamos alternando los ingredientes, repartiendo entre medias unos daditos de Mozzarella y unas hojas de albahaca picadas.

Por encima, repartimos el resto de daditos de queso y el Parmesano rallado. Hornear durante veinte minutos, hasta que quede bien dorada y crujiente. Servir templada.

Albóndigas de pescado con mejillones

Laura Vichera | 2 de septiembre de 2016 a las 8:13

  • 600 grs de pescado limpio: merluza, rosada, cazón…
  • medio kilo de mejillones
  • un huevo
  •  5 tomates rojos maduros
  • medio pimiento rojo
  • 3 dientes de ajo
  • 2 cucharaditas de alcaparras pequeñas
  • una pizca de harina
  • unas ramitas de culantro fresco
  • una hoja de laurel
  • una pizca de comino
  • cúrcuma molida
  • un pellizco de pimentón
  • 4 cucharadas de vinagre
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Con cuidado, repasar el pescado para eliminar los restos de piel y las espinas que pudiera tener. Lo picamos en trozos pequeños, se pasa a un cuenco y lo mezclamos con el huevo batido y una pizca de cúrcuma.

A continuación, picar muy menudos el pimiento rojo y los tres dientes de ajo. Los machacamos en el mortero con una pizca de comino y pimentón, añadir también unas hojas de culantro picadas. Desleír con el vinagre.

Luego, salpimentar el pescado y añadir un par de cucharadas del majado de pimientos. Mezclar, tapar con film y dejamos en el frigorífico un par de horas.

En una cazuela amplia, calentamos el resto del majado con un chorrito de aceite de oliva. Agregar los tomates rallados, la hoja de laurel y un pellizco de sal. Mezclar bien y cocer a fuego suave durante diez minutos, sin tapar.

Aparte, abrimos los mejillones al vapor y, una vez abiertos, colar el caldo y reservar. Formar albóndigas de tamaño mediano y las enharinamos. Se van dorando en una sartén y se dejan escurrir sobre papel absorbente.

Por último, agregamos el caldo a la salsa junto con los mejillones,  las alcaparras y las albóndigas. Sacudir suavemente y dejamos cocer todo junto y sin tapar quince minutos más. Acompañar con arroz blanco.

 

 

Choco guisado con tomate y arroz

Laura Vichera | 13 de julio de 2016 a las 8:13

  • 800 grs de choco limpio
  • 800 grs de tomates de pera maduros
  • 2 dientes de ajo
  • una nuez de jengibre fresco
  • una pizca de comino molido
  • 2 hojas de laurel
  • una guindilla
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

PARA EL ARROZ

  • 250 grs de arroz
  • un diente de ajo
  • unas semillas de culantro
  • 3 granos de cardamomo verde
  • unas ramitas de tomillo

 

Antes de empezar a preparar el guiso, pasar el arroz a un colador y lo enjuagamos con abundante agua fría para que vaya soltando todo el almidón. Trocear el choco y lo enjuagamos también.

En el mortero machacamos el diente de ajo con unas ramitas de tomillo, las semillas de culantro y el cardamomo. Se rehogan en un chorrito de aceite de oliva y, cuando comiencen a soltar los aromas, incorporar el arroz.

Pasados unos minutos, agregar sal, pimienta negra molida y agua en cantidad suficiente. Cubrir la cazuela con papel de aluminio y tapar. Cocer durante diez o quince minutos a fuego medio. Separar luego los granos para que queden sueltos y reservar.

Luego, escaldar los tomates, retirar la piel y las semillas y los cortamos en dados medianos. En una cazuela amplia, salteamos los trozos de choco y dejamos unos minutos al fuego.

Cuando se evapore el agua, sacar el choco bien escurrido y reservar. Incorporar los dados de tomate a la cazuela, los dientes de ajo picados, el jengibre rallado y el resto de especias. Mezclar bien y dejamos a fuego medio.

Quince minutos después, incorporar nuevamente los calamares a la cazuela, sacudir para que se empapen de la salsa y cocer cinco minutos más. Servir enseguida y acompañar con el arroz.

Escalopines en salsa de tomate

Laura Vichera | 14 de junio de 2016 a las 8:13

  • 12 escalopines de ternera
  • 6 tomates de pera maduros
  • 2 chalotas
  • un diente de ajo
  • ralladura y zumo de limón
  • unas gotas de Tabasco
  • un par de cucharadas de vinagre balsámico
  • unas ramitas de hierbas variadas: tomillo, romero, mejorana…
  • una cucharadita de azúcar
  • unos granos de pimienta negra
  • sal y pimienta negra recién molida
  • aceite de oliva

 

Unas horas antes, limpiar los escalopines de grasa. Si son muy grandes los cortamos en dos o tres, dependiendo del tamaño. Los aplastamos ligeramente, salpimentar por ambas caras y los pasamos a una fuente.

En el mortero preparamos un majado con el diente de ajo, parte de las hierbas muy picadas, unos granos de pimienta, ralladura de piel de limón. Trabajar todo bien hasta que tengamos una pasta. Desleír con un chorrito de aceite de oliva y el zumo de medio limón.

Con un pincel, pintar los filetes con la marinada y tapar con film transparente. Dejamos en el frigorífico mientras preparamos la salsa.

En una cazuela baja, vamos pochando las chalotas picadas en tiras finas con un poquito de aceite de oliva. Tapar y rehogar a fuego suave, moviendo de vez en cuando.

Luego, pelar los tomates, retirar las semillas y los picamos menudos. Se incorporan a la cazuela, añadir las hierbas, unas gotas de Tabasco,  el vinagre balsámico y también la cucharadita de azúcar. Sacudir suavemente, tapamos y cocinar a fuego muy suave.

En el momento de preparar los filetes, los asamos en la plancha muy caliente, un par de minutos, lo justo para que queden sellados. Los vamos metiendo en la salsa y damos un hervor todo junto. Acompañar con arroz blanco o pasta hervida.

Hojaldre de tomate y bacalao

Laura Vichera | 16 de abril de 2016 a las 8:13

  • una lámina de hojaldre precocinado
  • 200 grs de bacalao desalado
  • 400 grs de tomate entero pelado (en conserva)
  • unas cucharada de pasta de aceitunas negras (tapenade)
  • una cebolla morada
  • un diente de ajo
  • una cucharadita de azúcar moreno
  • unas ramitas de tomillo
  • una cucharada sopera de semillas de sésamo
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva
  • unas gotas de aceite de sésamo
  • una pizca de mantequilla para el molde

 

En primer lugar, escurrir los tomates, los troceamos y se dejan sobre un escurridor para eliminar el jugo. Luego, con una pizca de mantequilla, engrasar un molde redondo, mejor si es desmontable, y lo forramos con la masa, presionando bien sobre las paredes para que no bajen al cocer. Pinchar el fondo y dejamos en el frigorífico.

A continuación, en una sartén grande, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogar la cebolla picada muy fina, a fuego suave hasta que se ablande.

Cuando esté bien pochada, incorporar el diente de ajo muy picado y los tomates bien escurridos. Agregamos el tomillo desmenuzado, la cucharadita de azúcar, una pizca de sal y pimienta. Añadir un par de cucharadas de agua, mezclar bien, tapar y dejamos que se haga a fuego suave.

Luego, precalentamos el horno a 200 grados. Sobre la masa, repartimos el tomate bien escurrido y hornear durante media hora. Pasado este tiempo, cubrir con el bacalao en lascas, repartir por encima las semillas de sésamo y bolitas de pasta de aceitunas.

Por último, colocar la pasta de aceitunas bien repartida en bolitas sobre el pescado y añadir unas gotas de aceite de sésamo. Hornear diez minutos más y servir templado.

Nems crujientes de tomate

Laura Vichera | 9 de abril de 2016 a las 8:13

  • 12 hojas de pasta brick
  • 160 grs de queso de cabra tierno
  • medio kilo de tomates rojos, de pulpa firme
  • 2 cucharadas de mostaza fuerte
  • una pizca de orégano
  • una cucharadita de mantequilla
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Un rato antes de preparar el relleno, hacer una cruz en la base de los tomates y los escaldamos en agua hirviendo durante un minuto, lo justo para que la piel comience a despegarse.

Hecho esto, los sacamos bien escurridos y se pasan a un cuenco con agua fría y hielo. Los pelamos, retirar las semillas y los cortamos en daditos que dejamos en un escurridor espolvoreados con sal. para que suelten todo el jugo.

A continuación, rallar el queso y reservamos. Precalentar el horno a 210 grados. Fundir la cucharada de mantequilla y la mezclamos con una cucharada de aceite de oliva. Reservamos.

Sobre la encimera estiramos una hoja de pasta brick y la pintamos ligeramente con mostaza. Añadir una pizca de queso rallado, unos dados de tomate, orégano, sal y pimienta negra molida.

Con mucho cuidado, enrollamos metiendo los bordes de la pasta hacia el interior. Vamos haciendo lo mismo con todas las hojas de pasta y a medida que los vayamos teniendo, se colocan sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado, procurando dejarles el “cierre” hacia abajo.

En el último momento, los pintamos con algo más de aceite de oliva y mantequilla fundida y horneamos durante quince minutos, hasta que estén bien doraditos.

Los sacamos enseguida a la mesa y acompañar con una ensalada de lechugas variadas.