Mensajes privados de desconocidos en Facebook por un dólar

Susana Caballero | 20 de diciembre de 2012 a las 22:00

Facebook sigue innovando. Apenas un par de días después del lío de Instagram, ahora presenta su última ocurrencia para obtener ingresos: permitir a cualquiera que, por el módico precio de un dólar, pueda enviarnos un mensaje privado.

Este tipo de mensajes, comunicaciones privadas que sólo el emisor y el receptor pueden leer (como los mensajes directos de Twitter), sólo nos pueden ser enviados por quienes hayamos marcado en la configuración de la cuenta (amigos, amigos de amigos, cualquiera…). Hasta hace no mucho, todos los mensajes entraban en el mismo buzón. Tras los últimos cambios, los mensajes de nuestros amigos o los supuestamente importantes entran en la bandeja de entrada y el resto se van a otra llamada, muy apropiadamente, Otros. Facebook determina esa importancia, según dice, siguiendo señales sociales (nuestras relaciones con el emisor de los mensajes) y algorítmicas (para identificar spam o gente a la que podríamos conocer).

Al parecer, o así lo justifica la empresa, esos dos tipos de señales no son suficientes para determinar si algo es importante o no. Puede que, pese a todo, se nos metan cosas interesantes en la carpeta Otros. Y van a empezar a probar a cobrar para que esos mensajes vayan a la bandeja de entrada y no a Otros.

En palabras de Facebook:

This test is designed to address situations where neither social nor algorithmic signals are sufficient. For example, if you want to send a message to someone you heard speak at an event but are not friends with, or if you want to message someone about a job opportunity, you can use this feature to reach their Inbox. For the receiver, this test allows them to hear from people who have an important message to send them.

“Esta prueba está pensada para situaciones en las que ni las señales sociales ni las algorítmicas son suficientes. Por ejemplo, si quieres enviar un mensaje a alguien al que has escuchado hablar en un evento pero del que no eres amigo, o si quieres escribir a alguien sobre una oportunidad laboral, puedes usar esta característica para llegar a su Bandeja de entrada. En cuanto al receptor, esta prueba le permite escuchar a personas que tienen un mensaje importante que enviarle”.

Esto en mi tierra se llama spam. O, al menos, abrir una puerta para que cualquier pesado, mente ociosa/inestable o vendedor en general allane nuestra Bandeja de entrada.

Dicen que, al cobrar por ese servicio, desaniman a los emisores de mensajes no solicitados y facilitan la entrega de mensajes “relevantes y útiles”.

Claro.

Por ahora es sólo una prueba, abierta sólo a algunos usuarios de Estados Unidos, pero si va bien seguramente se extenderá con rapidez al resto del mundo. En este punto me permito volver a recomendarles que revisen la configuración de su cuenta para evitar que cualquiera pueda enviarles un mensaje privado. Aunque no sé si eso nos salvará de los mensajes de pago

Instagram matiza los cambios en sus términos de uso… para dejarlos igual

Susana Caballero | 19 de diciembre de 2012 a las 17:41

Después del revuelo que se armó con las nuevas condiciones de uso de Instagram (si es o no para tanto lo dejo al criterio de cada uno), Kevin Systrom, cofundador de la compañía, ha salido a escena para calmar los ánimos. En un texto en el blog de Instagram, Systrom viene a decir que ha sido todo un malentendido y que lo que ocurre es que, como está escrito con jerga legal, la gente no se ha enterado bien de lo que pone:

Our intention in updating the terms was to communicate that we’d like to experiment with innovative advertising that feels appropriate on Instagram. Instead it was interpreted by many that we were going to sell your photos to others without any compensation. This is not true and it is our mistake that this language is confusing. To be clear: it is not our intention to sell your photos. We are working on updated language in the terms to make sure this is clear.

Es decir,

“…queremos experimentar con anuncios innovadores que encajen en Instagram (…) Se ha interpretado que vamos a vender vuestras fotos a terceros sin compensación. Eso no es cierto (…) No es nuestra intención vender vuestras fotos…”.

Sigamos leyendo:

To provide context, we envision a future where both users and brands alike may promote their photos & accounts to increase engagement and to build a more meaningful following. Let’s say a business wanted to promote their account to gain more followers and Instagram was able to feature them in some way. In order to help make a more relevant and useful promotion, it would be helpful to see which of the people you follow also follow this business. In this way, some of the data you produce — like the actions you take (eg, following the account) and your profile photo — might show up if you are following this business.

Entre otras cosas, en ese párrafo se dice: “…algunos de tus datos —como acciones (seguir una cuenta) y tu foto de perfil— podrían mostrarse si estás siguiendo a una empresa”. O sea, que datos como si seguimos o no a alguien y la foto de perfil (entre otras, porque ese “como” indica que esos dos casos son ejemplos de una lista más larga), se pueden mostrar si un tercero lo requiere (el “Instagram was able to feature them in some way” que sigue es magnífico, como si fuera un misterio cómo se produce esa colaboración).

Si esos datos (fotos incluidas) son nuestros y los publicamos en Instagram y luego Instagram facilita a terceros acceso a esos datos, imagino que a cambio de dinero (aunque a lo mejor negocian con magdalenas, a saber…), Instagram está comerciando con esa información, se pongan como se pongan.

Como decía ayer, en las nuevas condiciones de servicio se entiende bien clarito lo que quieren hacer. Será jerga legal, pero es de lo más sencillito que me he encontrado últimamente (precisamente estoy estudiando inglés legal; sé de lo que hablo):

To help us deliver interesting paid or sponsored content or promotions, you agree that a business or other entity may pay us to display your username, likeness, photos (along with any associated metadata), and/or actions you take, in connection with paid or sponsored content or promotions, without any compensation to you.

En cristiano: “…una empresa nos pague para mostrar tu usuario, tus gustos, tus fotos (y cualquier metadato asociado) y otras acciones (…) sin que recibas ninguna compensación“.

Como decía, bien clarito. No veo dónde se puede malinterpretar, señor Systrom. A lo mejor hay quien ha pensado que con sus fotos iban a hacer camisetas o vallas publicitarias, pero creo que la mayoría nos hemos enterado bastante bien de lo que pone ahí: que van a proporcionar a terceros nuestros contenidos para que los usen en anuncios.

(Que conste que no me parece mal. Entiendo que los servicios gratuitos se financian así, recopilando datos y usándolos para fines publicitarios. Es lo que hay y no me quejo -si no me gusta, me voy y punto-. De lo que sí me quejo es de que intenten tomarme por tonta).

Instagram pone a la venta los datos y las fotos de sus usuarios

Susana Caballero | 18 de diciembre de 2012 a las 18:34

Era cuestión de tiempo. Primero fue la ruptura con Twitter, que de repente empezó a no mostrar bien las fotos de Instagram, lo que obligaba a visitar la web de Instagram para ver las imágenes; después, el anuncio de que empezaría a mostrar publicidad en los perfiles de sus usuarios (que ahora había que visitar para ver las fotos) y ahora la información de que la red comenzará a vender al mejor postor (vamos, a los anunciantes) los datos y las fotos de sus usuarios.


Y todo eso era de esperar desde que Facebook se gastó mil millones de dólares en el servicio para publicar y compartir fotos. Como a cualquier empresa, a Facebook le gusta ganar dinero. En el delicado momento que atraviesa, además, tras su accidentada aventura bursátil, necesita rentabilizar sus inversiones. No creo que sea necesario recordar que Facebook, como Google y tantas otras, recopilan datos de sus usuarios (datos que les damos voluntariamente, que conste) para vendérselos a anunciantes. Porque ahí está su negocio, en los anuncios. Desde el momento en que Instagram se une a Facebook entra también en esa rueda, y por eso a partir de ahora esos datos y fotos que tenemos en Instagram se integrarán en los paquetes de información que vende Facebook.

A muchos puede que les parezca una tontería, porque igual piensan que en Instagram no hay más que fotos de gatitos, de comida y de pies (sobre todo en la playa). Hay mucho de eso, sí, pero también profesionales que usan sus perfiles como escaparate para sus trabajos.

El servicio de fotografía ha anunciado en su blog que el próximo 16 de enero entrarán en vigor sus nuevos términos de servicio, que incluyen, entre otras cosas, este punto:

Some or all of the Service may be supported by advertising revenue. To help us deliver interesting paid or sponsored content or promotions, you agree that a business or other entity may pay us to display your username, likeness, photos (along with any associated metadata), and/or actions you take, in connection with paid or sponsored content or promotions, without any compensation to you. If you are under the age of eighteen (18), or under any other applicable age of majority, you represent that at least one of your parents or legal guardians has also agreed to this provision (and the use of your name, likeness, username, and/or photos (along with any associated metadata)) on your behalf.

En cristiano, y resumido: como necesitan el dinero que les llega de los anunciantes, los usuarios estamos de acuerdo en que cualquier empresa externa les pague por mostrar nuestros nombres de usuario, fotos (y sus metadatos) y otras acciones nuestras sin que recibamos ninguna compensación. Si somos menores de edad (hay que tener 13 años para abrir aquí una cuenta, así que habrá muchos menores), entienden que un progenitor o tutor ha leído estas condiciones y está de acuerdo con ellas.

[Aunque no sea el objeto de este artículo, el siguiente punto también es interesante: “You acknowledge that we may not always identify paid services, sponsored content, or commercial communications as such”. Vamos, que nos van a meter publicidad sin avisarnos de que es publicidad; por desgracia, esto tampoco es nuevo]

Estas nuevas condiciones no son exclusivas de Instagram. Hay otros muchos servicios que se reservan el derecho a hacer con los contenidos que publicamos en ellos lo que les viene en gana. El propio Facebook o Twitter son algunos de ellos. Hace unos meses comenté lo que pasó con Pinterest, que planteó cambios similares (en realidad iban incluso más allá) y tuvo que rectificar tras las protestas de los usuarios.

¿Rectificará también Instagram? Lo dudo. Mi consejo es que, si no están de acuerdo con estos cambios, descarguen una copia de sus fotos y borren su cuenta. Y háganlo antes de que entren en vigor esos cambios el 16 de enero. En este artículo de Wired se explican los pasos (el servicio dispone de un formulario para tramitar esa baja) y se recomiendan herramientas como Instaport para facilitar la descarga de fotos.

Y luego, como dicen en el artículo de Wired, busquen otro sitio donde subir las fotos de sus gatos, sus pies o su comida. Hay muchos servicios similares y algunos de ellos, como Flickr o 500px, respetan la propiedad del contenido, algo que nunca está de más consultar en las condiciones de cualquier servicio antes de publicar contenido en ellos.

La web social se reúne de nuevo en Sevilla en el EBE

Susana Caballero | 1 de noviembre de 2012 a las 20:33

De nuevo en noviembre, de nuevo en Sevilla y de nuevo, tras el paréntesis del año pasado, en el Hotel Renacimiento de La Cartuja. Evento Blog (EBE) abre este viernes las puertas de su séptima edición, con el objetivo de batir los 1.800 asistentes del año pasado y llegar a los 2.500. Pero EBE es más que una cuestión de números. Mucho más.

Salvo la primera edición (de la que admito no tuve noticia alguna, de lo contrario no me lo habría perdido) no he faltado a ninguna. Aun así no tengo claro cómo explicar qué es EBE. “La gran cita de la web social”, que es algo así como su eslogan oficioso, se acerca bastante, aunque no del todo. Ya decía hace ahora más o menos un año que el EBE ha ido evolucionando con el tiempo, a la par que han ido evolucionando sus asistentes y el mundo de los medios sociales en general, que se ha profesionalizado, por así decirlo, con todo lo bueno y malo que ello implica. Eso se notó mucho el año pasado, tanto en la confección del programa de actividades como, sobre todo, en el perfil de los asistentes. Imagino que esa línea continuará este año, aunque debo confesar que el programa de este EBE 12 me resulta personalmente más atractivo.

Resumir el programa no es tan difícil como explicar qué es EBE, pero casi. El lema de este año es “Comparte tu experiencia”, pero bien podría ser “Cómo no perderse nada del EBE sin volverse loco por el camino”. Porque este año el equipo liderado por Benito Castro y Luis Rull ha creado una programación intensa (y extensa) que satisfará a casi todos los paladares.

Las actividades comienzan este viernes por la mañana, con la sesión De-Muestra, en la que empresas que están empezando, normalmente relacionadas con la tecnología, enseñan a los asistentes sus proyectos. Por la tarde, tras la inauguración oficial, Pau García Milá, un jovencísimo emprendedor responsable de eyeOS, pronunciará una conferencia con la que, anuncia, insuflará a los asistentes un poco de optimismo. No nos vendrá nada mal.


A partir de ahí, la cosa se complica, porque en este EBE habrá hasta cuatro salas con programaciones simultáneas (cinco, si incluimos las sesiones de proyecciones el sábado a cargo de la Fundación Audiovisual de Andalucía).

La bautizada como sala amarilla se reservará para las grandes conferencias. Por ahí pasarán a lo largo del fin de semana ponentes como Ignacio Escolar (que contará cómo es eso de crear un periódico), Xabier Uribe-Etxebarría, de Sherpa (el asistente de voz más popular para Android); Mitchell Baker, presidenta de la Fundación Mozilla; Mark Tran, del diario británico The Guardian; Pep Gómez, otro jovencísimo empresario que hablará de Fever; Alexandre Huot, responsable de redes sociales del Comité Olímpico durante los recientes Juegos de Londres, u Oleg Gutsol, CEO de 500px.

Mientras, la sala azul se reserva para charlas temáticas. Allí se hablará de analítica web, de social media, de WordPress (a cargo de Rafael Poveda, que además de trabajar en Mecus y ser un experto en dicho gestor de contenidos es uno de los muchos que hacen posible EBE cada año), de derechos de autor e internet, de activismo en redes sociales, de política, de educación, de moda, de televisión (y humor)… En esta sala tendrá lugar el domingo la sesión que pondrá fin a este EBE, a cargo de José Antonio Pérez, autor de Mi mesa cojea. Su título: Derecho a la ofensa.

En la sala verde habrá talleres prácticos: libros interactivos para niños, fotografía en redes sociales, crowdfunding, gamificación, interfaces táctiles, redes sociales para profesionales y diseño y animación en 3D, además de diseño de aplicaciones, entre otros temas.

Por si todo esto fuera poco, en la sala rosa habrá durante los tres días una zona de networking, con charlas, tertulias y, en definitiva, un espacio de conversación, intercambio, negocio y, seguramente, también bastante diversión.

¿Abrumados? Yo también, lo reconozco. Pero si les ha llamado la atención alguna de las propuestas de este año, pueden darse un paseo por su web para consultar a fondo el programa (aquí en pdf) y, si están interesados en ver por sí mismos qué es eso del EBE, aún están a tiempo de apuntarse. No creo que se arrepientan.

PD: Si no pueden acercarse al EBE y no quieren perderse nada, pueden recurrir a la emisión en streaming.

Etiquetas: , , ,

Apple presenta el iPad mini, un nuevo iPad y sus renovados iMacs

Susana Caballero | 23 de octubre de 2012 a las 21:29

Una vez más, se cumplieron las previsiones. Los rumores decían que Apple presentaría un iPad mini en octubre y así ha sido. Además, han aprovechado la ocasión para mostrar los nuevos iMacs, el nuevo MacBook Pro de 13 pulgadas y el nuevo Mac Mini. Y otro iPad. Uno de los normales, la cuarta generación de un dispositivo del que la compañía ha vendido 100 millones de unidades en dos años y medio.

El iPad mini es un 23% más fino y un 53% más ligero que el iPad de tercera generación. Fabricado con cristal y aluminio, tiene 7,2 mm de grosor y 308 gramos de peso. Tiene una pantalla de 7,9 pulgadas, cámaras FaceTime HD e iSight y 10 horas de autonomía. Además del iOS 6 ya instalado, también incluye de serie la prestación Compartir Fotos en Streaming de iCloud. Según demostró Philip Schiller, vicepresidente senior de Marketing Mundial de Apple, durante la presentación, la pantalla útil del iPad mini, con sus 7,9 pulgadas, es considerablemente superior a la de rivales como el Nexus 7 (mostrado sobre el escenario del teatro en el que tuvo lugar la presentación pero sin decir de qué dispositivo se trataba). Además, la versión mini tiene la misma resolución que la normal, por lo que la experiencia tanto al usar aplicaciones como al navegar por internet es muy similar (y, además, ahorra a los desarrolladores la tediosa tarea de tener que retocar sus programas para adaptarlos al nuevo cacharro).

Con él llega también el iPad de cuarta generación, con pantalla Retina, el nuevo chip A6X de Apple (que ofrece un rendimiento gráfico y de la CPU hasta el doble de rápido que el A5X sin afectar a la duración de la batería) y cámara FaceTime HD.

Las versiones Wi-Fi del iPad mini y del nuevo iPad saldrán a la venta en España la próxima semana, el viernes 2 de noviembre, aunque se pueden reservar en la web de Apple desde este mismo viernes. Ambos estarán disponibles en blanco y negro, el primero desde 329 euros (la versión de 16 GB) y el segundo desde 499 euros (también 16 GB). Los modelos con 3G empezarán a comercializarse dos semanas después, desde 459 euros el iPad mini y 629 el iPad de cuarta generación.

Un nuevo iMac, más potente y estilizado, y también un nuevo Mini

Este lanzamiento es mucho menos mediático que el del iPad mini, pero no por ello es menos impresionante lo que Apple ha hecho con sus iMacs, unos equipos mucho más potentes encerrados en una carcasa mucho más fina y ligera. Procesadores de cuatro núcleos de Intel de tercera generación, gráficos NVIDIA y una nueva opción de almacenamiento llamada Fusion Drive son sólo algunos de los regalos del nuevo iMac, que ha sido totalmente rediseñado y ahora tiene un volumen hasta un 40% menor y unos bordes de 5 mm de grosor. La pantalla, también remozada, reduce los reflejos en un 75% sin renunciar al contraste y a los colores brillantes. Los equipos traen desde ahora de serie 8 GB de memoria a 1.600 Mhz y un disco duro de 1 TB, aunque todo ello se puede mejorar al escoger la configuración del equipo.

Esa nueva opción de almacenamiento de la que hablaba más arriba, Fusion Drive, ofrece, según explica Apple, “las prestaciones del almacenamiento flash y la capacidad de un disco duro. Combina 128 GB de memoria flash con un disco duro convencional de 1 ó 3 TB para crear un único volumen que gestiona de forma inteligente los archivos para optimizar las operaciones de lectura y escritura. Fusion Drive se adapta a tu forma de usar el iMac y traslada automáticamente al almacenamiento flash los archivos y apps que usas con más frecuencia para acelerar el rendimiento y el acceso”. El iMac se puede adquirir con pantalla de 21,5 o 27 pulgadas. El primero estará a la venta en noviembre y el segundo en diciembre. Si están interesados en los precios detallados y las reservas, dense una vuelta por la web de Apple.

En dicha web podrán también ver el nuevo Mac mini, al que Apple ha incorporado procesadores  Core i5 de doble núcleo y Core i7 de cuatro núcleos de Intel de tercera generación. Viene de serie con 4 GB de memoria a 1.600 Mhz que se pueden ampliar a 16. Trae cuatro puertos USB 3.0, además de los puertos Thunderbolt, HDMI, SDXC, Gigabit Ethernet y FireWire 800. A la venta desde 649 euros.

Al MacBook Pro de 13 pulgadas también le toca renovación

El portátil MacBook Pro de 13 pulgadas, uno de los ordenadores más populares de la compañía, tiene ahora pantalla Retina y almacenamiento completo en flash en un diseño más compacto (1,9 centímetros de grosor y 1,6 kilos de peso, un 20% más fino y 500 gramos más ligero que su predecesor). Las especificaciones completas, las opciones de configuración y los precios (1.779 euros con IVA el más barato) las tienen en la web de Apple, donde se pueden comprar ya.

Facebook muestra mensajes privados en el perfil público de algunos usuarios

Susana Caballero | 24 de septiembre de 2012 a las 22:20

Mensajes privados de Facebook enviados en 2007, 2008 y 2009, e incluso más recientemente, han aparecido en el perfil público de algunos usuarios de todo el mundo. Por el momento se desconoce tanto el origen del fallo como la cifra de usuarios afectados, porque la compañía niega que haya fallo de seguridad alguno y se limita a decir que esos mensajes siempre han sido públicos, como ha dicho a la BBC.

El diario francés Metro fue el primero en informar del incidente. Algunos usuarios galos alertaron de que en sus perfiles públicos (ahora llamados biografías) aparecían mensajes privados de hace tres, cuatro o cinco años. El problema sólo afectó a algunos usuarios de Facebook en Francia, pero no tardó demasiado en llegar a otros países, como constató The Next Web, que pidió a sus lectores que, si advertían que sufrían ese problema, indicasen su país de residencia. Poco después de lanzar la pregunta ya supo que el fenómeno era global.

Pero Facebook sigue sin darse por aludido. En un comunicado remitido a TechCrunch unas horas después de sus declaraciones a la BBC, insisten en que esos mensajes de los que los usuarios se quejan siempre han sido públicos, y que dichos usuarios confunden las publicaciones en los muros con los mensajes privados. Cuesta creerlo, ¿no? Puede que, si miramos nuestras actualizaciones antiguas, no recordemos haber recibido un mensaje concreto, o si éste fue enviado en privado o un contacto lo publicó en nuestro perfil, pero hay algunos que sí que tenemos claro que no fueron públicos. Algunos usuarios mencionan ejemplos de contraseñas de otros sitios, números de teléfono y direcciones de correo que normalmente uno no deja en sitios públicos.

¿Qué hacer si han aparecido mensajes privados en mi biografía pública? Facua ya ha anunciado que va a denunciar a Facebook ante la Agencia de Protección de Datos, aunque hay algo más inmediato que podemos hacer los usuarios, como modificar la configuración de nuestra privacidad para que sólo nosotros podamos ver lo que nuestros contactos publican en nuestro muro. Ya expliqué hace un tiempo cómo configurar la privacidad de nuestra cuenta, pero les explico aquí mismo cómo solucionar el problema que nos ocupa.

Vayan arriba a la derecha, junto a Inicio, y pulsen sobre la flecha. En el desplegable, vayan a Configuración de la privacidad y, entonces, a Biografía y etiquetado. Si editan la configuración de ese apartado, verán esto:

Y ahí podrán seleccionar quién puede publicar en su biografía y quién verá lo que otros publiquen en ella, entre otros puntos. Esto les solucionará el problema de los mensajes privados que otros les han escrito, pero no el de los mensajes privados que hayan enviado a otros usuarios. Si creen que alguno sensible puede aparecer publicado en el muro de alguno de sus contactos, vayan allí y traten de eliminarlo manualmente o pidan a sus contactos que configuren la privacidad como ustedes. Así no perderán lo que escribieron o recibieron, al menos hasta que a Facebook le vuelva a fallar algo, claro…

El iPhone 5: mejor pero no revolucionario

Susana Caballero | 12 de septiembre de 2012 a las 21:12

Después de casi un año de rumores, o puede que algo más, porque su llegada se esperaba para el otoño pasado (entonces los usuarios tuvieron que conformarse con el 4S), Apple ha presentado su nuevo teléfono, el iPhone 5, más ligero, más fino, más potente, con mejor batería, mejor pantalla, mejor cámara y… bueno, casi mejor de todo que su antecesor. Que ya era, todo hay que decirlo, un gran teléfono, así que este iPhone 5 es una simple (aunque muy completa) mejora del anterior.

Tim Cook, consejero delegado de Apple; Phil Shiller, vicepresidente de marketing; y Scott Forstal, responsable de iOS, subieron una vez más al escenario del Yerba Buena Center de San Francisco para mostrar el esperado nuevo teléfono y, de paso, presentar la nueva versión de iTunes y la nueva gama de iPods.

Pero la estrella de la sesión era el iPhone 5, que en países como Estados Unidos se podrá reservar desde este viernes, día 14, y sólo dos semanas después, el 28 de septiembre, en otros países como España. Sale al mercado en EEUU al mismo precio que el 4S (199 dólares para el de 16 GB, 299 para el de 32 GB y 399 el de 64 GB). En España habrá que esperar y, en cualquier caso, dependerá de los contratos con las operadoras de telefonía.

Pese a los rumores de que Apple cedería a la tentación de poner una pantalla considerablemente más grande, al igual que han hecho sus competidores (Samsung y su Note son el mejor ejemplo, aunque no el único), la del iPhone 5 se queda en cuatro pulgadas, eso sí, cambiando ligeramente su formato. Tiene el mismo ancho pero ahora es más alta (una resolución de 1136×640), y el software también se ha adaptado a ese reformateo, desde el propio sistema operativo, el iOS 6 (que por cierto estará disponible para su descarga el 19 de septiembre), hasta las aplicaciones propias de Apple. El escritorio muestra ahora una fila más de programas y aplicaciones como Keynote, Pages, Numbers, iMovie o GarageBand, entre otras, mostrarán ahora más contenido en pantalla.

Como decía más arriba, el iPhone 5 tiene 7,6 milímetros de grosor (un 18% más fino) y pesa 112 gramos (un 20% más ligero). Lleva el nuevo chip A6, dos veces más potente y más rápido que su antecesor y además un 22% más pequeño y más eficiente energéticamente. Es compatible con las principales redes de comunicaciones, incluida la LTE, y promete una conexión inalámbrica ultrarrápida. Apple ha mejorado también los altavoces y ha instalado en el teléfono tres micrófonos, para optimizar las conversaciones pero también el reconocimiento por voz. La cámara también cambia. Mantiene su resolución pero mejoran todos sus componentes internos. Además, se incorporan dos nuevas funcionalidades, una para compartir imágenes o series de imágenes con mayor comodidad para el usuario (Shared Photo Stream), y otra (Panorama) que permite tomar imágenes panorámicas de hasta 28 megapíxeles. (En la web de Apple se pueden ver en detalle todas las características del teléfono)

Una de las novedades más esperadas es el cambio del conector, que permanecía inalterable desde el lanzamiento del primer iPhone (desde antes, en realidad, porque era el que llevaban los iPod desde 2003). El nuevo es más pequeño (un 80%), reversible y, claro, incompatible con los numerosos accesorios que hay en el mercado para el teléfono de Apple. Que nadie se alarme: la compañía anuncia adaptadores. Por 29 euros cada uno. (También han presentado unos nuevos auriculares, aunque de entrada el anuncio ha sido menos traumático. Habrá que esperar a que los expertos los prueben).

Aunque el iPhone 5 era la estrella de la tarde (mañana en San Francisco), no fue el único protagonista. Apple anunció un nuevo iTunes, con importantes mejoras tanto en la tienda de música como en el reproductor (que tendrá una especie de mini-reproductor y se integrará con iCloud, el servicio en la nube de Apple), así como en la App Store y la tienda de libros, y una renovación de la gama de iPods, al menos de dos de sus modelos: el Nano y el Touch.

El nuevo iPod Nano es una especie de cruce entre el antiguo Nano y el iPhone, con un frontal copado casi por completo por su pantalla (de dos pulgadas y media y multitouch), en la que también hay, como en el teléfono, un botón de home. Es compatible con Nike+, tiene conexión por Bluetooth y cuesta 169 euros (con 16 GB de capacidad).

Por su parte, el iPod Touch es, de nuevo, casi como un iPhone, salvo por el teléfono, claro (aunque sí tiene una mayor variedad cromática). Tiene el mismo grosor que el iPhone y su pantalla (la conocida como Retina). Incorpora el chip A5 y la cámara iSight, similar a la del iPhone 4S, además de FaceTime y la reproducción en espejo AirPlay. Lo dicho, casi como un iPhone. Está a la venta desde el 14 de septiembre por los 319 euros que cuesta el modelo de 32 GB o los 429 del de 64. Si les parecen demasiado caros, siempre pueden comprar el modelo anterior, que sigue a la venta (209 euros el más barato).

Etiquetas: , , ,

Cambios en el correo electrónico de Facebook

Susana Caballero | 26 de junio de 2012 a las 18:51

Puede que no lo sepan, pero hace unos meses Facebook comenzó a endosarnos a todos los usuarios una dirección de correo electrónico (algo así: usuario@facebook.com) a la que muchos no le hemos hecho demasiado caso. Esta mañana, al abrir mi cuenta, me he encontrado un apartado en el que se me informaba de cuál era la dirección para consultar mi perfil (algo que ya sabía; una dirección del tipo facebook.com/usuario) y mi dirección de correo electrónico en Facebook. Tampoco esta vez le he hecho demasiado caso.

Al llegar a la redacción me encuentro con un teletipo de la agencia Efe y otro de Europa Press que informan de que la red social va a sustituir nuestra dirección de correo electrónico (la que consta en nuestro perfil, con la que iniciamos sesión y a donde nos envían las notificaciones) por esa nueva dirección de Facebook, lo que nos obligaría, en teoría, a entrar en el propio Facebook para ver si tenemos notificaciones.

Una medida poco práctica para los usuarios pero muy útil para la compañía. Si estamos interesados en estar al día (o al minuto) de esas notificaciones tendríamos que tener siempre Facebook abierto. Una buena forma de luchar contra esa tendencia de los usuarios a pasar cada vez menos tiempo en el reino de Mark Zuckerberg.

De momento, al menos en mi caso, sigue constando en mi perfil mi cuenta de correo de siempre. Habrá que estar alerta por si la red social decide cambiarla (para comprobar si la suya la han cambiado, piquen en la flecha, arriba a la derecha, junto a Inicio, y vayan a Configuración de la Cuenta; ahí, en Correo electrónico, debería figurar su dirección habitual; si no es así, cámbienlo).

 

¿Para qué sirve el correo electrónico de Facebook?

Por ahora, para poca cosa. Sólo podemos recibir correos, pero no enviarlos. A pesar de que en el apartado de ayuda dice esto,

Cuando envías un correo electrónico a tus amigos en sistemas de correo electrónico tradicionales, el correo electrónico procederá de tu nombre de usuario@facebook.com y parecerán mensajes de Facebook (incluido tu nombre, foto de perfil y mensaje).

yo no he sido capaz de enviar un correo electrónico desde Facebook. Puede que sea una función en pruebas que se irá implementando con el tiempo en todas las cuentas (si están leyendo esto y pueden hacerlo, indíquenlo en los comentarios, por favor). Lo que nos llega ahí va directamente a la carpeta de mensajes de Facebook, el mismo sitio al que llegan los mensajes privados que nuestros contactos nos envían.

La particularidad es que a esa dirección (usuario@facebook.com) no puede enviarnos mensajes cualquiera, sólo aquellos a quienes hayamos autorizado a enviarnos mensajes privados. Si en las opciones de privacidad sólo tenemos marcados a nuestros amigos o determinadas listas de amigos, sólo ellos podrán enviarnos mensajes desde su correo electrónico a esa cuenta. A todos los demás que intenten llegar a nosotros a través de ese canal Facebook les enviará una respuesta automática con este texto:

This message was created automatically by Facebook.

Based on the email preferences of the person you’re trying to email, this message could not be delivered.

Como ya les recomendé cuando hablé hace unos meses de la configuración de la privacidad en la red social, también les recomiendo ahora que restrinjan cuanto antes quién puede enviarles mensajes a través del correo de Facebook. De lo contrario, se exponen a que se les llene la bandeja de spam.

También les recomiendo que eliminen la dirección de correo de Facebook de la información de su perfil que pueden ver sus contactos (si tienen restringido quién puede ver esa información) o cualquiera que llegue a ella, si es que aún tienen la configuración de fábrica. Para hacer eso, deben ir a la edición de perfil y, en el apartado Información de contacto, indicar si sólo quieren que sus contactos (todos los amigos, sólo algunas listas…) o nadie (para eso hay que marcar Sólo yo) vean su dirección de correo, ya sea la suya habitual o la que le ha creado Facebook, que también aparece ahí.

Parecidos razonables: el iPad de Apple y el Surface de Microsoft

Susana Caballero | 25 de junio de 2012 a las 18:37

Mal que le pese a algunos, el iPad es a día de hoy la referencia, el estándar, lo que a la mayoría le viene a la cabeza cuando escucha o lee la palabra tablet. Y las cifras de ventas así lo confirman: es el rival a batir. Al igual que hace unos años (en algunos casos hasta ayer mismo) cada teléfono móvil se presentaba con la etiqueta iPhone-killer (asesino del iPhone), ahora cada vez que se estrena un tablet no falta la mención al iPad en análisis y reseñas.

Los fabricantes de cacharros de este tipo son conscientes de que el de Apple es la referencia, y por eso se inspiran en él para diseñar los suyos y hasta para presentarlos, como muestra el vídeo de abajo. Los de Read Write Web se han entretenido en comparar la presentación de la semana pasada del Surface de Microsoft y la del primer iPad, a principios de 2010. Puede que sea casualidad, pero las similitudes entre ambas son innegables:

Etiquetas: , , , ,

Facebook ya permite editar los comentarios

Susana Caballero | 22 de junio de 2012 a las 19:57

Una de las carencias más incomprensibles que desde su nacimiento han tenido Twitter y Facebook era que no se pudiese editar lo publicado. Siempre se ha podido borrar lo que se ha escrito, pero si uno descubre una errata, por ejemplo, no puede arreglarla sin más, tiene que borrar el tuit o el comentario y volverlo a escribir. Y eso, entre otras cosas, va contra uno de los mejores inventos que nos trajo la llegada de ordenadores y demás cacharros: la posibilidad de enmendar los errores, e incluso deshacerlos (hace años, un amigo me dijo algo así como que el verdadero progreso sólo llegaría cuando tuviésemos el Control+Z -deshacer- en la vida real). Si todo (o casi todo) lo que hacemos con un ordenador, móvil o tablet se puede corregir, ¿por qué en Twitter y Facebook no?

Al menos en uno de esos sitios ya es posible hacerlo. Facebook introdujo hace un tiempo la posibilidad de editar los comentarios justo después de darle a publicar, una importante mejora que no afectaba a lo que hubiésemos publicado antes. Pero también han arreglado eso. Ahora ya podemos editar todo lo que hayamos publicado. Junto a cada comentario que hagamos en una publicación de nuestros contactos veremos un lápiz que, al pulsarlo, despliega las opciones editar y eliminar. Ahí podremos cambiar lo que consideremos oportuno:

No sé si está contemplado que en próximas actualizaciones se incorpore la posibilidad de editar lo que escribimos en las actualizaciones de estado, porque por ahora, al menos en mi caso, sólo se pueden editar los comentarios (en los estados ajenos y en los propios). La función de editar los comentarios aún no está disponible en las aplicaciones móviles, aunque imagino que será cuestión de tiempo. A ver cuánto tarda Twitter en darse cuenta de que es absurdo no poder editar los tuits.