La versión beta de Internet Explorer 9

Susana Caballero | 16 de septiembre de 2010 a las 0:44

Más estable, más rápido, más seguro y con el objetivo principal de sacar el máximo partido a toda la belleza de la web. Así ha presentado Microsoft en San Francisco la versión beta de su nuevo navegador, Internet Explorer 9, en un evento titulado precisamente Beauty of the Web.

Entre las novedades más visibles se encuentran una simplificación estética que elimina la caja de búsqueda (en la Red, el historial o los favoritos) e integra esa función en la barra de direcciones, como ya hacen Firefox y Chrome, y convierte el menú superior en uno desplegable, recluido en una esquina (también como Chrome). Diferente es también el aspecto de cada nueva pestaña que abramos. En ella se nos mostrarán los sitios que más visitamos, se supone que para ahorrarnos el paso de teclear su dirección (sí, también como Chrome, Opera o Safari).

Internet Explorer 9 importa una característica del sistema operativo Windows 7, el Aero Snap, que usan, según Microsoft, el 40% de los usuarios y que permite abrir dos ventanas en paralelo con dos aplicaciones diferentes. IE9, dicen, es el primer navegador que incorpora esa característica para que los usuarios puedan abrir dos pestañas web en paralelo (eso también se puede hacer ahora con otros navegadores, simplemente abriendo ventanas en lugar de pestañas, aunque puede que sea un poco más engorroso).

Entre las mejoras menos visibles están la integración con HTML5 y el desarrollo del motor de JavaScript Chakra, las mejoras en la seguridad (con advertencias, se supone que mejores que las actuales, ante malware), en la privacidad (y la navegación privada) y en el rendimiento. Además, permite comprobar si los complementos o extensiones añadidos ralentizan en exceso la carga de contenidos.

Pero la novedad más llamativa, por mucho que tampoco sea realmente una revolución (Prism, de Mozilla, ya ofrecía algo parecido), es la posibilidad de arrastrar a la barra de tareas nuestras webs o servicios favoritos para acceder a ellos sin necesidad de abrir primero el navegador, lo que las convierte en aplicaciones independientes con sus propios menús. Hasta ahora son casi 70 las compañías que ofrecen prestaciones adaptadas al nuevo navegador; seguro que pronto serán unas cuantas más.

También me han llamado la atención las declaraciones de Ryan Gavin, responsable mundial de Internet Explorer, en El País en las que dice que el nuevo navegador está concebido para sistemas operativos superiores al Windows XP (Vista y, sobre todo, Windows 7, para el que está específicamente pensado este IE9) o, lo que es lo mismo, que no funcionará con el sistema operativo que hoy en día todavía tienen muchas empresas (esta misma desde la que escribo) y aún más usuarios. Y ni unas ni otros suelen cambiar de sistema operativo a la ligera (salvo que tengan algún problema), y dudo que lo hagan por un nuevo navegador.

[En la página Beauty of the Web están disponibles el enlace para descarga, la guía del usuario y una presentación de las novedades del IE9, reseñadas también en el blog de Microsoft.]