Twitter: primeros pasos (III)

Susana Caballero | 15 de octubre de 2010 a las 20:30

Tras haber visto en las dos primeras entregas del tutorial sobre Twitter cómo crear una cuenta y cómo configurarla y empezar a usarla, en esta tercera veremos unas cuantas cosas más que podemos hacer con nuestra cuenta.

Las etiquetas

Como en cualquier otro servicio, las etiquetas sirven para catalogar y organizar lo que se publica. En Twitter se marcan con el símbolo # y se conocen como hashtags. Su uso permite, usando la casilla de búsqueda, localizar mensajes que se refieran al mismo tema, ya sea de actualidad, como los mineros de Chile (#mineros); más genérica (#wordpress, por ejemplo) o en torno a un determinado evento, como el Evento Blog (#EBE10). Para etiquetar cualquiera de nuestros tuits, no tenemos más que escribirlo tal cual, no hay que configurar nada ni usar ninguna opción adicional. (Por supuesto, también pueden usarse de forma menos seria, para decir cualquier cosa que se nos ocurra).

La web y las aplicaciones

Hay otras muchas formas de acceder a la cuenta de Twitter aparte de la web. Hay servicios on line como Brizzly, aplicaciones de escritorio como Twitterrific (para Mac, iPad e iPhone) o TweetDeck (disponible para casi todas las plataformas) y clientes para dispositivos móviles (iPod, iPad, Android), los oficiales y otros alternativos. También se puede tuitear desde el móvil a través de SMS. (La mayoría de estos servicios y aplicaciones disponen de su propio manual de instrucciones por si no se tiene muy claro cómo funcionan. En cualquier caso, pueden dejar cualquier duda en los comentarios.)

Conectar Twitter y Facebook

Si ya tiene una cuenta de Facebook y quiere que lo que publique en Twitter aparezca también en su lista de actualizaciones de la mencionada red social, debe conectar ambas cuentas. Hay dos formas de hacer esto: una desde Facebook y otra desde Twitter. En el primer caso, con nuestra cuenta de Facebook abierta, debemos ir al apartado dedicado a Twitter en la sección de aplicaciones, pulsar Ir a aplicación, entrar desde ahí en nuestra cuenta de Twitter y aceptar.

Para hacerlo desde Twitter, hay que ir al apartado Facebook en la sección de widgets y pulsar el botón Instalar Twitter en Facebook. Se abrirá entonces Facebook y nos pedirá que iniciemos sesión y que aceptemos lo que nos ofrece.

Los mensajes que publiquemos en el muro de Facebook desde Twitter tendrán este aspecto:

Conectar otras cuentas con Twitter

Muchos de los servicios más populares, como YouTube, My TV Shows, Anobii, Flickr o Foursquare, entre otros, ofrecen la posibilidad de que nuestra actividad en ellos se refleje en nuestra cuenta de Twitter. Basta configurarlos para que cada vez que subamos un vídeo o lo añadamos como favorito, veamos un episodio de una serie, leamos un libro, subamos una foto o lleguemos a algún sitio salte un tuit que lo refleje.

¿A quién seguir?

A esta pregunta no hay una respuesta buena. Nunca se debe decir qué hay que leer ni tampoco a quiénes hay que seguir en Twitter. Sin embargo, sí se pueden dar algunos consejos. El propio servicio, como comenté en su día, ofrece sugerencias basándose, en teoría, en las cuentas que seguimos. Hay quien tiene en su timeline (así es como se llama a la lista de actualizaciones de los contactos a los que uno sigue; en el nuevo Twitter se llama cronología) sobre todo a medios de comunicación, hay quien prefiere sólo a amigos o gente que conozca, quienes sólo siguen a gente de su círculo profesional o que comparten con ellos determinados gustos y aficiones…

Lo ideal es combinar un poco de todo, pero una buena forma de empezar es seguir a los usuarios de Twitter que conozcamos (personalmente o no), a los autores de blogs que leemos (muchos tienen en sus publicaciones un botón para seguirles en Twitter), a gente de nuestra ciudad y también a medios de comunicación (no tienen por qué ser los oficiales; hay muchos medios más allá de periódicos, radios y televisiones), por ejemplo. También podemos curiosear las listas de seguidores y seguidos de esos a los que vayamos añadiendo, por si nos interesa seguir también a alguno de ellos, para ir poco a poco configurando nuestra propia lista de contactos.

Pero los seguimientos en Twitter no son para siempre. El otro día decía que hay mil razones para que queramos proteger nuestros datos. También las hay para empezar a seguir a alguien o dejar de hacerlo. Puede hacerlo en cualquier momento. Seguir y dejar de seguir se consigue abriendo el perfil del usuario en cuestión. Si el botón de la imagen está en verde, significa que le estamos siguiendo. Basta pulsar ahí para dejar de hacerlo. Cada vez que empecemos a seguir a alguien, ese usuario recibirá un aviso por correo electrónico (si es que así lo tiene configurado, claro), pero no si dejamos de hacerlo.

  • Drea

    De verdad, está siendo excepcional lo que estás publicando. Te queda algo en el tintero?

  • Susana Caballero

    Gracias otra vez, Drea. Queda alguna cosilla pendiente, pero tiene más que ver con buenas y malas prácticas (lo que se debe y no se debe hacer), así que supongo que lo que es el manual está más o menos zanjado. ¿Se te ocurre a ti algo que me haya dejado atrás?

  • Antonio

    Felicidades por la serie de tutoriales de Twitter.
    Y gracias.
    Antonio

  • Susana Caballero

    Gracias a ti, Antonio. Un saludo.

  • […] le han sabido a poco y no tuvieron suficiente con el tutorial en tres entregas (primera, segunda y tercera) que escribí en su día sobre Twitter, pueden darse una vuelta por el blog […]