La ‘persona del año’ y las listas de ‘Time’

Susana Caballero | 16 de diciembre de 2010 a las 17:35

El chico de la foto, por si hay alguien que no lo conoce, es Mark Zuckerberg, uno de los fundadores de Facebook, miembro de la selecta lista de los más ricos del mundo, protagonista -a su pesar- de una de las películas del año (La red social, de David Fincher) y, además, la persona del año de Time por, dice la revista, “conectar a más de 500 millones de personas y cartografiar las relaciones sociales entre ellas; por crear un nuevo sistema de intercambio de información y por cambiar la forma en que vivimos nuestras vidas”. Zuckerberg se ha impuesto a candidatos tan dispares como los mineros chilenos, el Tea Party o Julian Assange, fundador de Wikileaks (sobre cuya supuesta desaparición de la lista de votaciones se armó un buen lío hace unos días, tanto que la propia revista tuvo que desmentir que le hubiesen quitado; poco después de conocerse que Zuckerberg era el elegido comenzaron a surgir voces contra la decisión, que según ellos estaría enmarcada dentro de la campaña gubernamental y empresarial contra Wikileaks. Puede que Assange se haya quedado sin ese título honorífico, pero sí protagonizó la portada de la semana pasada. También es cierto que los lectores eligieron por amplia mayoría al australiano, pero no son ellos los que tienen la última palabra).

En cuanto a la elección en sí de Zuckerberg como persona del año, tengo la misma sensación que con los Oscar de compensación (esos que reciben quienes deberían haberlo logrado mucho antes y que se lo terminan llevando habitualmente por trabajos que no lo merecen; Martin Scorsese es uno de los muchos ejemplos que hay). No me parece mal que lo consiga, pero me da la impresión de que llega tarde, porque Facebook lleva ya unos años conectando amigos (o lo que Facebook -y muchas otras personas- entienden por amigos), aunque es cierto que ha sido este año cuando ha alcanzado los 500 millones de usuarios y cuando se ha estrenado su película (peliculón, por cierto, aunque era de esperar con el tándem David Fincher-Aaron Sorkin).

Pero el trabajo de cada fin de año de Time no termina con la elección de la persona del año. La revista también publica en estas fechas sus listas, con lo mejor y lo peor de los doce meses precedentes. Los listados incluyen casi cualquier apartado que a uno se le pueda ocurrir (también uno con las mejores disculpas; gana Tiger Woods, por cierto), y aunque aquí sólo comentaré las que tienen que ver con tecnología en sus distintas variantes, sí recomiendo que se pierda un ratito echándoles un ojo (o un par de ellos, porque siempre lo merecen).

Una de esas listas es la dedicada a las Tendencias en Facebook. El primer puesto lo ocupa el filme de Fincher sobre el nacimiento de la red social (¿he dicho ya que es un peliculón?), y tras él la marca de los 500 millones de usuarios y el estreno de Facebook Places. El premio al gadget del año se lo lleva, como no podía ser de otra forma, el iPad de Apple. En segundo lugar ha quedado el Samsung Galaxy S y tercero el MacBook Air de 11 pulgadas, también de Apple. Alan Wake, Angry Birds y Red Dead Redemption ocupan el podio de los videojuegos, mientras que Netflix, Groupon e iMovie se sitúan como las mejores aplicaciones del año para iPhone.

En el apartado de vídeo, el trío de los más talentosos lo conforman Happy Together / Paper Planes Lip Dub, Marcel the Shell With Shoes On y White Knuckles, de OK Go, mientras que la lista de los vídeos virales la encabezan Double Rainbow (que ha atravesado las fronteras de YouTube; que se lo digan a Nathan Fillion), Merton on Chatroulette y Bed Intruder.

También hay hueco para Twitter en las listas de Time, concretamente dos, uno para los mejores tuits (los tres primeros son de John McCain, Sarah Palin y Kevin Smith) y otro para los mejores momentos Twitter, que lideran el rapero Kanye West (cuando decidió unirse a la red), las dosis diarias de ingenio de Conan O’Brien mientras buscaba trabajo (y lo consiguió, en la TBS; puede que Twitter ayudase) y Justin Bieber, cuyos fans tuvieron la culpa de que Twitter, que dedica al cantante el 3% de sus servidores, cambiase el método en que determina sus trending topics.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber