Steve Jobs presenta iCloud y la revolución de los sistemas operativos de Apple

Susana Caballero | 7 de junio de 2011 a las 10:00

El consejero delegado de Apple, Steve Jobs, volvió a subirse al escenario del Moscone West, en San Francisco, para protagonizar el acto central de la Conferencia Mundial de Desarrolladores de la firma (WWDC), en el que mostró las nuevas versiones de sus sistemas operativos, tanto para sus ordenadores (Lion) como para sus dispositivos móviles (iOS 5, para iPhone, iPad e iPod Touch), y el anticipado y esperado iCloud, la versión de la nube de la compañía californiana.

Más que una evolución de sus sistemas operativos, lo normal de cualquier actualización, lo que Apple ha presentado en San Francisco es toda una revolución, que revitaliza algunos de sus componentes y ofrece multitud de nuevas características que satisfacen las demandas de sus usuarios, que en ocasiones debían hacer uso de aplicaciones externas para solucionar sus necesidades.

Lion, disponible desde ya para los desarrolladores y para el público en general en julio, se descargará directamente desde la tienda de aplicaciones para Mac, por 23,99 euros y con una sola descarga cada usuario podrá actualizar todos sus Macs registrados. Ofrece un buen puñado de mejoras, pero lo primero que llama la atención es su aspecto, claramente inspirado en el sistema operativo de Apple para dispositivos móviles (incluida la distribución en carpetas). Además, incorpora plenamente el multi-touch (o toque múltiple), que ya permiten todos los trackpads de sus ordenadores y que facilita multitud de operaciones con sólo mover los dedos. También añade AirDrop, una funcionalidad que permite compartir archivos con otros usuarios de nuestra red de forma mucho más fácil que con otros servicios como discos duros virtuales, y remoza completamente su programa de correo.

En cuanto al sistema operativo para dispositivos móviles, el iOS, la versión cinco incluye un mejorado y más sutil (es decir, menos intrusivo) sistema de notificaciones, el Newstand o quiosco de prensa (de aspecto muy similar a la tienda de libros y a la estantería de iBooks, con suscripciones a decenas de publicaciones; habrá que ver cómo se traslada eso al mercado español); la integración total de Twitter en el propio OS, no como una aplicación externa, sino como parte del sistema y, por tanto, en conexión con nuestros contactos, con la navegación con Safari y con el resto de tareas que ejecutemos en nuestro dispositivo; un nuevo gestor de tareas (para recordar cosas que tenemos que hacer, listas de la compra y demás; ya no habrá que descargar aplicaciones externas para hacerlo); mejoras en la cámara (ahora se pueden editar las fotos en el dispositivo, sin necesidad de software adicional); la mensajería o el teclado (que incluso puede separarse en dos para facilitar la escritura).

Y si hasta ahora era fácil empezar a usar un dispositivo móvil de Apple, ya que bastaba sacarlo de la caja y conectarlo a un ordenador para configurarlo y empezar a usarlo, a partir de ahora (estará disponible en otoño para los usuarios) será aún más fácil: ya ni siquiera será necesario enchufarlo a un ordenador.

La ‘nube’ de Apple

Pero aunque la renovación de los sistemas operativos era esperada, la estrella de la presentación era iCloud, la versión de la nube de Apple, que permite almacenar on line (y sin cables) archivos y actualizarlos automáticamente en todos los dispositivos de cada usuario, sin que tenga que pulsar un solo botón. En el apartado de documentos, se pueden subir archivos de aplicaciones como Pages, Numbers o Keynote, calendarios y contactos. Y también, con la funcionalidad PhotoStream, hacer lo propio con fotos que tengamos en cualquier dispositivo con iOS, un Apple TV, un Mac e incluso un PC con Windows, y sincronizarlo en la nube, donde se guardarán durante 30 días.

Junto a iCloud, Jobs presentó el también esperado servicio en la nube de Apple, iTunes in the Cloud, que no es un servicio de streaming, como se había especulado, pero permite descargar en todos los dispositivos de cada usuario la música que haya comprado en la tienda a través de cualquiera de ellos y disfrutarlo sin ningún cargo adicional. Junto a ello, la opción iTunes Match permite disponer de toda nuestra música desde la nube en todos nuestros dispositivos, por 24,95 dólares al año (no se sabe aún la equivalencia en euros), pero no tendremos que subirla toda a internet. iTunes escaneará nuestra biblioteca de música, detectará cuáles de esas canciones están en su catálogo (casi infinito a estas alturas) y pondrá en nuestro espacio en la nube una copia (a máxima calidad) de esos temas, para ahorrarnos tener que subirlas (las que no estén en el catálogo de iTunes sí habrá que subirlas). Por ahora, los servicios en la nube de Apple funcionan sólo con WiFi, según Steve Jobs porque los elevados costes actuales de las tarifas de datos pueden inflar en exceso nuestra factura telefónica sólo por escuchar unas cuantas canciones.

Etiquetas: , , , , , , ,

  • Uno

    No entiendo el porqué de tanto revuelo que hubo en Twitter hace unos días con iCloud, me parece una aplicación no tan impresionante como decían.

  • Susana Caballero

    Creo que lo que presentaron el otro día de iCloud es una beta, por así decirlo, y que esto no es más que un embrión de algo que puede ser mucho más grande. Aunque puede que me equivoque, jeje. No sé si lo usaré, aunque sí que me parece interesante. Al margen de todo, creo que el verdadero pelotazo fue la renovación de los sistemas operativos, aunque me temo que muchos se han centrado en el iCloud, que no, no es la panacea que los rumores apuntaban. Habrá que ver cómo evoluciona. Saludos ;)

  • […] Steve Jobs presenta iCloud y la revolución de los sistemas operativos de Apple […]

  • […] Steve Jobs presenta iCloud y la revolución de los sistemas operativos de Apple […]


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber