Instagram pone a la venta los datos y las fotos de sus usuarios

Susana Caballero | 18 de diciembre de 2012 a las 18:34

Era cuestión de tiempo. Primero fue la ruptura con Twitter, que de repente empezó a no mostrar bien las fotos de Instagram, lo que obligaba a visitar la web de Instagram para ver las imágenes; después, el anuncio de que empezaría a mostrar publicidad en los perfiles de sus usuarios (que ahora había que visitar para ver las fotos) y ahora la información de que la red comenzará a vender al mejor postor (vamos, a los anunciantes) los datos y las fotos de sus usuarios.


Y todo eso era de esperar desde que Facebook se gastó mil millones de dólares en el servicio para publicar y compartir fotos. Como a cualquier empresa, a Facebook le gusta ganar dinero. En el delicado momento que atraviesa, además, tras su accidentada aventura bursátil, necesita rentabilizar sus inversiones. No creo que sea necesario recordar que Facebook, como Google y tantas otras, recopilan datos de sus usuarios (datos que les damos voluntariamente, que conste) para vendérselos a anunciantes. Porque ahí está su negocio, en los anuncios. Desde el momento en que Instagram se une a Facebook entra también en esa rueda, y por eso a partir de ahora esos datos y fotos que tenemos en Instagram se integrarán en los paquetes de información que vende Facebook.

A muchos puede que les parezca una tontería, porque igual piensan que en Instagram no hay más que fotos de gatitos, de comida y de pies (sobre todo en la playa). Hay mucho de eso, sí, pero también profesionales que usan sus perfiles como escaparate para sus trabajos.

El servicio de fotografía ha anunciado en su blog que el próximo 16 de enero entrarán en vigor sus nuevos términos de servicio, que incluyen, entre otras cosas, este punto:

Some or all of the Service may be supported by advertising revenue. To help us deliver interesting paid or sponsored content or promotions, you agree that a business or other entity may pay us to display your username, likeness, photos (along with any associated metadata), and/or actions you take, in connection with paid or sponsored content or promotions, without any compensation to you. If you are under the age of eighteen (18), or under any other applicable age of majority, you represent that at least one of your parents or legal guardians has also agreed to this provision (and the use of your name, likeness, username, and/or photos (along with any associated metadata)) on your behalf.

En cristiano, y resumido: como necesitan el dinero que les llega de los anunciantes, los usuarios estamos de acuerdo en que cualquier empresa externa les pague por mostrar nuestros nombres de usuario, fotos (y sus metadatos) y otras acciones nuestras sin que recibamos ninguna compensación. Si somos menores de edad (hay que tener 13 años para abrir aquí una cuenta, así que habrá muchos menores), entienden que un progenitor o tutor ha leído estas condiciones y está de acuerdo con ellas.

[Aunque no sea el objeto de este artículo, el siguiente punto también es interesante: “You acknowledge that we may not always identify paid services, sponsored content, or commercial communications as such”. Vamos, que nos van a meter publicidad sin avisarnos de que es publicidad; por desgracia, esto tampoco es nuevo]

Estas nuevas condiciones no son exclusivas de Instagram. Hay otros muchos servicios que se reservan el derecho a hacer con los contenidos que publicamos en ellos lo que les viene en gana. El propio Facebook o Twitter son algunos de ellos. Hace unos meses comenté lo que pasó con Pinterest, que planteó cambios similares (en realidad iban incluso más allá) y tuvo que rectificar tras las protestas de los usuarios.

¿Rectificará también Instagram? Lo dudo. Mi consejo es que, si no están de acuerdo con estos cambios, descarguen una copia de sus fotos y borren su cuenta. Y háganlo antes de que entren en vigor esos cambios el 16 de enero. En este artículo de Wired se explican los pasos (el servicio dispone de un formulario para tramitar esa baja) y se recomiendan herramientas como Instaport para facilitar la descarga de fotos.

Y luego, como dicen en el artículo de Wired, busquen otro sitio donde subir las fotos de sus gatos, sus pies o su comida. Hay muchos servicios similares y algunos de ellos, como Flickr o 500px, respetan la propiedad del contenido, algo que nunca está de más consultar en las condiciones de cualquier servicio antes de publicar contenido en ellos.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber