115 cables de Wikileaks sobre la ‘ley Sinde’

Susana Caballero | 2 de diciembre de 2010 a las 21:35

115 cables. Puede que no parezca gran cosa entre los más de 250.000 documentos diplomáticos filtrados por Wikileaks y publicados estos días por entregas en cinco diarios, pero llaman la atención porque los 115 se refieren a la conocida como ley Sinde, ese apartado de la Ley de Economía Sostenible que pretende, entre otras cosas, otorgar a un grupo de expertos designados por el Ministerio de Cultura el poder de cerrar cualquier página web de la que se sospeche que vulnera las leyes de propiedad intelectual.

Sobre la ley Sinde se ha escrito mucho en los últimos meses (también hablé por aquí de ella en una ocasión), así que no insistiré mucho más en el tema, e imagino que casi todo el mundo está más o menos al tanto de que desde el domingo pasado cinco diarios, entre ellos El País, están publicando documentos enviados por los diplomáticos que Estados Unidos tiene repartidos por todo el mundo a su Departamento de Estado.

WL_Hour_Glass_Uppercase_Halfsize

Entre esa tonelada de información (no sé cuánto pesarán los 250.000 cables, pero imagino que bastante) hay unas cuantas confirmaciones de cosas que ya se sospechaban, retratos poco favorecedores de varios líderes mundiales y tejemanejes de unos cuantos que se llevan mucho mejor en privado con la Casa Blanca de lo que representan en público.

Y también hay informes sobre España.

Informes que demuestran, siempre partiendo de la base de que lo que los diplomáticos escriben en ellos sea totalmente cierto, que el Gobierno que dirige José Luis Rodríguez Zapatero es uno de esos que dice una cosa en público y otra muy diferente en privado, que se autorizó el paso por España de los vuelos de la CIA hacia Guantánamo, que se permitió a EEUU presionar a la Fiscalía General del Estado para tapar el caso de la muerte de José Couso, que se maquinó para que la investigación sobre Guantánamo no cayese en manos de Garzón o Pedraz o que la Casa Blanca pagó 85.000 dólares por cada preso de la cárcel cubana que aceptásemos quedarnos.

Imagino que cuando uno (o unos cuantos unos, porque si a una sola persona le cae encima todo esto es para pedirse una excedencia) se enfrenta a tal avalancha de información hay una buena dosis de azar en el orden en que la va publicando (o, por decirlo de otro modo, que vas sacando cosas conforme te vas topando con ellas), pero la que esto escribe, que tiende a pensar mal (será por tantos años viendo Expediente X), no puede dejar de señalar la curiosa secuencia en que se han ido desarrollando los acontecimientos, desde los primeros cables publicados, más cerca del cotilleo que del análisis internacional, con los comentarios poco amables que sobre presidentes de todo el mundo trazaban los diplomáticos estadounidenses (tampoco hay que ser James Bond para saber que Berlusconi monta fiestas salvajes), a las supuestas conexiones entre Putin y la mafia, desveladas precisamente cuando Rusia se jugaba la candidatura al Mundial de Fútbol de 2018 (y que ha terminado consiguiendo, aunque no haya acudido a Zúrich para la presentación final de la candidatura).

Entre unos y otros documentos han ido apareciendo los textos referidos a España, pero aún queda bastante por publicar. Entre ellos, los 115 cables que Javier de la Cueva, abogado experto en propiedad intelectual en la Red, ha desvelado que El País tiene en su poder. De la Cueva ha preguntado al diario de Prisa si piensa publicarlos y cuándo va a hacerlo. Desde el periódico le piden que tenga paciencia, que son muchos papeles y que los publicarán. Pero no queda mucho tiempo. La norma en cuestión está en trámite parlamentario y no falta mucho para que sea aprobada. Y es entonces cuando la conspiranoica que llevo dentro recuerda que el Grupo Prisa es mucho más que el editor de El País y la encarnizada batalla que desde hace años libra contra todo lo que ellos consideran piratería (pero los jueces no; por eso hay muchos que quieren eliminarlos de la ecuación) .

A mi me gustaría saber si también en esto, como en algunos de los casos que menciono más arriba, Estados Unidos ha presionado al Gobierno español. Y, sobre todo, quiero saber si aquí, también, el Gobierno de mi país, mi Gobierno, se ha dejado presionar, porque peor que presionar es ceder a esa presión. Y si la política económica la dictan desde Bruselas y la judicial desde Washington, que alguien me explique para qué necesitamos un Gobierno y un Parlamento con la que está cayendo.

—————————————————————————————————————-

Actualización (03/12 – 22:45): El País ha publicado finalmente los cables de la discordia, que prueban, como se temía, que Estados Unidos lleva varios años animando al Gobierno español (y a la oposición, porque también se han reunido con ellos) a que endurezca la lucha contra la piratería. Los textos no tienen desperdicio, y la cronología de los conversaciones tampoco, incluido lo contento que estaba uno de los diplomáticos estadounidenses tras la victoria de Zapatero en 2004: “Dada la cantidad de estrellas de la industria del entretenimiento con una abierta preferencia por el Gobierno socialista (es significativo, por ejemplo, que Zapatero acudiera al equivalente español de los Oscar), es posible que este Gobierno sea especialmente sensible a hacer algo en este sector”.  Si más arriba hablaba de la curiosa secuencia en que se han desarrollado las revelaciones de Wikileaks en El País, qué decir de la publicación de unos documentos que desde ayer (al menos) reclamaban muchos internautas justo cuando los militares están a punto de tomar el control del espacio aéreo español. Lo dicho, que soy una mal pensada.

http://derecho-internet.org/node/535

Los forenses de ‘Perdidos’, post-it virtuales y el paréntesis de Gutenberg

Susana Caballero | 22 de noviembre de 2010 a las 0:01

El EBE 2010 se cierra con una charla de Pedro Jorge Romero sobre la serie de culto, otra sobre una nueva herramienta para compartir y la visión de Alejandro Piscitella sobre cómo está Google cambiando el mundo.

Pese a que es un reputado traductor y escritor de ciencia-ficción, hay mucha gente que no conoce a Pedro Jorge Romero. Pero seguro que no hay muchos seguidores de Perdidos que no hayan pasado alguna vez por su blog después de cada episodio para leer sus reflexiones en busca de un poco de iluminación y puede que alguna respuesta, aunque quizás sólo encontrasen más preguntas.

Romero, más conocido como pjorge, se subió al escenario del último día del Evento Blog 2010 para responder a la pregunta ¿Hay vida después de Lost? Pero, “haciendo honor a la serie”, admitió al inicio que “no voy a ofrecer ninguna respuesta”. No fue del todo cierto. Evidentemente, “hay vida después de Lost; de hecho, seguimos vivos”, y siempre habrá “otra serie, otro libro, otra obra que nos sorprenda tanto como esta”. Romero comenzó recordando cómo decidió empezar a escribir sobre Perdidos, a escribir después de ver cada episodio de la serie. Y cómo, después del último episodio, la avalancha de visitas fue tal que, literalmente, su blog murió de éxito (justo antes de la caída contabilizó 50.000 visitas en un día, y aquel texto que escribió entonces sigue siendo, seis meses después, uno de los más leídos).

Pedro Jorge -que, como decía Luis Rull en esta entrevista, ha aportado un valor añadido a la experiencia de ver Perdidos con su encomiable esfuerzo por desenmarañar las diferentes capas de significación que se superponen en la serie- defendió su final porque la deja “temáticamente perfectamente cerrada”. Cuando se enfrentó al doble episodio de cierre sólo “esperaba que me sorprendieran por última vez, y lo hicieron”. Entiende el desencanto de muchos que vieron frustradas sus expectativas porque no les gustó “la clave que les dieron” los creadores, pero defiende los aciertos de la serie, como “mantener a los personajes siempre en el centro” de todo lo que pasaba o ambientar la trama en una isla, que actúa como una prisión perfecta. También aplaude que “ha ocultado el elemento fantástico muy bien”, y siempre que han introducido un episodio de ciencia-ficción “lo han hecho del modo más directo posible”, resguardándose así de los recelos que en la población en general suelen despertar los trabajos inscritos en ese género (todo esto lo explica en uno de los extras de la charla que ha publicado en su blog).

Cree que el epílogo a la serie que incluyeron en la edición en DVD es “una broma” para los fans, para esos que no quedaron satisfechos con la resolución de la serie ni con la cantidad de información que recibieron, porque no sólo no responde nada sino que añade más preguntas, y pronunció, al hilo de las características de Perdidos -una serie para ver una y otra vez en busca de pistas para someterla a sesudos análisis-, una de las frases que define a la perfección la actitud de sus seguidores: Lost no tiene fans, tiene forenses”.

Joaquín Ayuso y Glass

Una de las constantes de este EBE ha sido la presencia en las distintas ponencias de emprendedores para contar su experiencia, dar consejos a los asistentes y animar a todo aquel que tenga en mente poner en pie un proyecto. El último de los emprendedores de esta edición ha sido Joaquín Ayuso, uno de los fundadores de Tuenti y ahora embarcado en un nuevo proyecto, Glass, una herramienta para compartir contenidos que permite poner notas privadas (visibles sólo por quien desee el usuario) en webs de todo tipo. Ayuso, que aseguró que “Glass va a ser el estándar para compartir”, apuntó que en los próximos meses la plataforma incorporará otros idiomas (por ahora sólo está en inglés) y canales para que se amplíe el alcance de esos contenidos compartidos, aunque su control siempre quedará en manos del usuario.

Ayuso, que apuntó que el grupo de fundadores de Tuenti eran “chavales de universidad, más normales” que los creadores de Facebook (o al menos que la visión que de ellos se da en la película de David Fincher La red social), repasó la puesta en marcha de la red social española, inspirada por el éxito de Facebook, e insistió en que no es necesario irse a Estados Unidos, “porque aquí también hay capacidad de emprender y entusiasmo; en EEUU el mercado está más saturado y hay menos entusiasmo”. Ayuso remarcó las lecciones que se pueden obtener del fracaso, animó a los presentes a “empezar a emprender” y dijo que las claves para iniciar un proyecto son “conocer tus limitaciones”, para saber a quién necesitas incorporar, y “transmitir a los demás el amor que sientes por tu proyecto, involucrarles, para que luchen por él como si fuese suyo”.

El cofundador de Tuenti apuntó también que la próxima batalla que se librará en la Red tendrá como argumento “la propiedad de la información”. Por ahora, está en manos de empresas como Google y Yahoo, pero “la gente quiere ser dueña de su información”. En los próximos cinco años, según Ayuso, “veremos cambiar ese mapa, veremos cómo la propiedad de la información volverá a sus usuarios”.

Piscitelli y el paréntesis de Gutenberg

El filósofo argentino Alejandro Piscitelli fue el encargado de pronunciar la conferencia de clausura de esta quinta edición del Evento Blog, y lo hizo con una interesante (y densa, sobre todo por la multitud de temas que trató y las ramificaciones a que cada uno de ellos podía dar lugar) ponencia titulada El paréntesis de Gutenberg, que inició asegurando que nos encontramos ante un “cambio cultural y civilizatorio pocas veces visto en la Historia”. El último cambio similar fue el propiciado por Gutenberg y su imprenta. Piscitelli habló de la “cultura remix 2.0”, en la que muchos producen contenidos para muchos, de forma “multimedial”, porque “las comunidades digitales han ampliado la capacidad productiva” (antes sólo había unos pocos productores de contenidos, como Hollywood).

El argentino anticipó una “guerra cultural de proporciones épicas” entre el viejo y el nuevo orden, y cataloga reportajes, libros y estudios que acusan a Google de atontar a los ciudadanos como ataques fruto de la “pose defensiva que adopta una cultura que se siente amenazada”, la del modelo Gutenberg, la de la tiranía de lo impreso y toda su jerarquía implícita. Piscitelli ensalzó la importancia de la “arquitectura de la participación” y aseguró que la discusión “no es sobre el soporte” ni sobre la tecnología, porque “cada uno debe usar la herramienta apropiada para cada momento y objetivo”.

“Durante 500 años”, continuó, “lo que aprendimos lo aprendimos de los libros y llevábamos el mundo al papel; ahora lo llevamos a la pantalla”. Esa nueva cultura, en la que ha cambiado ese modo de representación, “no es impuesta por periodistas y profesores, no va de arriba abajo, sino de abajo arriba”. Los “bienes culturales son ahora accesibles”, y fundamentales para ese cambio, pero “no hay que quemar nada, sino utilizarlo todo desde una perspectiva diferente”. Y así, dentro de un tiempo, puede que nos demos cuenta de “cómo Google está cambiando el mundo”.

El EBE 2010 se cierra con una charla de Pedro Jorge Romero sobre la serie de culto, otra sobre una nueva herramienta para compartir y la visión de Alejandro Piscitella sobre cómo está Google cambiando el mundo.

Televisión, educación, miedo, libertad y provocación

Susana Caballero | 21 de noviembre de 2010 a las 1:30

¿Cómo es la televisión actual? ¿Cómo están reaccionando al nuevo escenario de lo digital? ¿Cómo se relacionan las grandes cadenas con internet? Estas fueron algunas de las preguntas que vertebraron la charla que mantuvieron la tarde del sábado en el Evento Blog 2010 Alfredo Peña (La Sexta), Eudald Domenech (InOutTV) y Nicolás Amado (BrightCove). Tras repasar las estrategias con las que las cadenas españolas que emiten en abierto han dado el salto a la Red (un salto no uniforme, porque unas ofrecen emisiones en directo y otras en diferido y la oferta de televisión a la carta es muy dispar), coincidieron en que la creciente demanda de los espectadores, cada vez más específica y más difícil de satisfacer con una programación estándar, será la que marque el futuro inmediato del medio, porque la gente “quiere ver cada vez más lo que quiere y en el momento en que quiere verlo”, y además quiere acceder a todos esos servicios “desde el sofá”, una tendencia incompatible con el modelo clásico de televisión de pago.

“Si la gente puede pagar una cantidad razonable al mes por Hulu y Netflix para ver determinados contenidos de su interés, ¿por qué va a pagar mucho más por ver una lista interminable de canales que no va a ver?”. Además, las nuevas plataformas ofrecen la posibilidad de comentar lo que se está viendo en diversas redes sociales. En la mesa sobre televisión también se habló, cómo no (había un representante de la compañía entre los ponentes) de InOutTV, que se acerca bastante a esa televisión de verdad a la carta; de BrightCove (también había otro representante) como plataforma para la gestión de vídeo on line, y del iPlayer de la BBC, que según datos de los ponentes aglutina el 25% del tráfico de todo el Reino Unido.

Pese a que la sesión duró una hora, quedaron algunos temas en el tintero (por Twitter se preguntaban por qué no hablaban de cómo ha cambiado Perdidos la forma de muchos de ver televisión) y por otros se pasó casi de puntillas (como la publicidad, los contenidos que las televisiones toman prestados de la Red sin citar siquiera la fuente -porque YouTube no es una fuente- o la intención de los fabricantes de tecnología de involucrarse en el ámbito de los contenidos sin ser ellos productores de contenido).

Por su parte, Dolors Reig introdujo en el Evento Blog la educación, un campo en el que las nuevas tecnologías, sobre todo de un tiempo a esta parte, juegan un papel decisivo. Reig habló de la importancia del mensaje por encima de los dispositivos que se usen para emitirlos o recibirlos, desmintió los estudios que acusan a internet y las redes sociales de mermar la empatía de las personas, especialmente de los más jóvenes, y defendió la inteligencia colectiva que surge de las comunidades que propician las redes sociales, mucho más poderosa que la inteligencia individual de cualquiera de sus miembros. (Presentación de Dolors Reig).

Tras ella, tomó la palabra Juan Freire, que disertó sobre la libertad en la Red o, como él mismo precisó, sobre cómo se ejercen las libertades desde la Red, que deben librar cinco batallas. La primera de ellas es “contra nosotros mismos”, para huir del “tecno-determinismo y la tecno-utopía”, porque “la tecnología no cambia nada”, son los usuarios los que deben usarla, apropiarse de ella, para llevar a cabo cualquier cambio. La segunda batalla debe librarse contra “nuestros gobernantes”, que suelen tener “principios que venden al mejor postor” y que han llevado el debate sobre la legislación en internet a un planteamiento industrial que se está abordando como una cuestión de telecomunicaciones (en Europa), de contenidos (en EEUU) o de hardware (en Asia) según el territorio, porque los gobiernos piensan en la Red únicamente como un producto y como un mercado. Según Freire, internet ha propiciado tanto “cosas buenas” (WikiLeaks) como algunas malas (la posibilidad de que quienes gobiernan puedan monitorizar la actividad de sus ciudadanos).

La tercera batalla tiene dos flancos: por un lado, la propia industria y, por otro, la inhibición de las administraciones públicas. Ambas dan lugar, por ejemplo, a lo que Freire llama “el caso Facebook”, con sus extensísimas condiciones de uso y de privacidad que los usuarios aceptan sin leer y que los gobiernos ni conocen ni se interesan por ellas. Los periódicos cambios en las condiciones de la red social no son, pues, fruto de la intervención de ningún poder público, sino de una “negociación difusa entre los usuarios y la industria”. La cuarta batalla tiene lugar entre los colectivos marginales en sociedades democráticas, que, obviamente, tienen problemas más acuciantes que las condiciones de uso de Facebook. Por último, la quinta la lucha la ciudadanía en las sociedades no democráticas. El caso paradigmático es China, donde el Gobierno emplea a decenas de miles de personas para controlar on line la actividad de los disidentes. Freire detecta ciertos paralelismos entre el caso Facebook y el chino, y piensa en lo que ocurre en ese país como en “una especie de laboratorio de lo que podría ocurrir en cualquier parte del mundo”.

Precisamente sobre el miedo (no es que las propuestas de Freire asustasen, pero sí resultaron en cierto modo inquietantes) habló Pilar Jericó, y de cómo ahuyentarlo. Jericó pidió a los asistentes que se conviertan en cambio, que compartan, porque “compartir crea valor” (“el cerebro funciona de forma diferente si estamos conectados”, algo que se advierte sobre todo en los llamados nativos digitales), y que no se queden esperando a que las empresas lideren el cambio, porque “la sociedad cambia más rápido que las empresas”. Y para llevar a cabo ese cambio, “que cuesta”, las personas deben dejar atrás el miedo, “que bloquea el pensamiento”. “El reto es que el miedo no te paralice”, dijo, y aseguró que “podemos influir en nuestras emociones”, porque la mayor parte de nuestros miedos no tienen una base real. Y para desterrar ese miedo, Pilar Jericó propone “pensar en el compromiso que da sentido a tu vida y te hace más fuerte”.

De perturbar ese aura de optimismo que se había instalado en el plenario del EBE se encargó Antonio Fumero, decidido a asumir el papel de provocador de esta edición del Evento Blog. Fumero criticó el empeño de muchos de los ponentes que habían pasado hasta entonces por el programa en que todos los asistentes se dedicasen a emprender (“también tiene que haber empresas, no sólo emprendedores”) y que a las empresas se les llena la boca hablando de lo social cuando lo único que hacen “es cambiarle el nombre a los publicistas para llamarlos community managers y la única obsesión de muchas compañías es encontrar gente para gestionar sus cuentas en las redes sociales”.

Fumero, que reconoció estar cansado del “buenrollismo dospuntoceril”, también dijo estar harto de escuchar una y otra vez la misma retórica y debates sobre los mismos “lugares comunes”, y recordó cómo hace unos años todos decían que la mensajería instantánea acabaría con el correo electrónico y que ahora, cuatro años después de que Twitter apareciese en público, todas las compañías han decidido que tienen que estar ahí. Y también arremetió contra uno de los mantras de este EBE: “El fracaso es bueno”. “Claro que es bueno”, admitió, “porque de los errores se aprende, pero no veo dando conferencias al que creyó que Keteké era una buena idea”.

García Brusilovsky: “Es difícil hacer cosas importantes si no buscas lo mejor”

Susana Caballero | 20 de noviembre de 2010 a las 22:00

El cofundador de BuyVIP explica en el EBE cómo consiguió que Amazon se fijase en su empresa. El ‘Social Business’ y los encuentros de blogueros centran parte de la segunda jornada del Evento Blog 2010.

Si el viernes fue Carlos Barrabés el que animó a los asistentes al Evento Blog 2010 a que creasen una empresa para aprovechar su talento, el sábado fue Gustavo García Brusilovsky, cofundador de BuyVIP, el encargado de demostrar cómo un emprendedor con una buena idea y un buen equipo de profesionales puede encandilar a la mismísima Amazon.

García Brusilovsky explicó que fueron tres los ingredientes por los que la poderosa tienda electrónica se fijó en ellos: “La gente, porque es difícil tener un buen equipo que funcione a escala internacional; la categoría en la que trabajamos (la moda), porque es un sector que Amazon no controla tanto como los libros o la tecnología; y que servimos como cabeza de playa, como punta de lanza para un posible lanzamiento en el sur de Europa“. García Brusilovsky destacó el valor del equipo de emprendedores que puso en marcha hace 15 años Amazon, “porque se centraron en un objetivo”, en un tiempo en el que apostar por el comercio electrónico era una locura, “y perseveraron durante 15 años en ese objetivo; su éxito es un premio a la constancia“. Y a esa constancia también se apunta el cofundador de BuyVIP, sobre todo en la búsqueda de la excelencia: “La ambición es necesaria porque es difícil hacer cosas importantes si no quieres lo mejor”.

García Brusilovsky no cree que la dificultad para acceder a fondos en España sea el principal problema (“siempre se pueden conseguir fuera, y por eso hay que tener una visión internacional”) para emprender, sino que se trata más bien de una cuestión cultural. También destacó que “las redes sociales están cambiando cómo llevamos a cabo nuestro negocio”, y que en ellas encuentra en ocasiones más repercusión, más impacto, que en su propia web. “Es en ellas donde la gente más se expresa, porque los clientes, los usuarios, no se expresan donde tú quieres, sino donde quieren ellos”, dijo.

La jornada del sábado en el Evento Blog se abrió con una mesa centrada en el Social Business o cómo se puede cambiar el modo de gestionar una empresa con la ayuda de las redes sociales. Pepe Cerezo, de Prisacom; Fernando Polo, de Territorio Creativo; Luis Suárez, de IBM, y Amalio Rey, de emotools, charlaron durante una hora sobre cómo involucrar a las empresas, a sus directivos y sus trabajadores en el mundo 2.0, un mundo que hace años que dejó de ser nuevo aunque muchos ejecutivos aún no se hayan dado cuenta. Como preguntó uno de los asistentes, ¿cómo vas a pedirle a una empresa que se lance al mundo de las redes sociales si el navegador que usan es un Internet Explorer 6 que no se actualiza? Los cuatro ponentes que hablaron sobre el escenario estuvieron de acuerdo en que, más allá de las herramientas, lo importante son las personas, con las que hay que tener paciencia en su involucración en las redes sociales (“se aprende de los errores y hay que tener tolerancia al error”), a partir de la construcción de una red fuerte dentro de la propia empresa, una red basada en la confianza y esta a su vez en la transparencia y la coherencia.

Los ponentes también coincidieron en la necesidad de la involucración de los trabajadores en este proceso, tanto interna como de cara al cliente, porque “deben ser conscientes de que ellos también son la marca de la empresa”, y aquí, como en el resto de proyectos que impliquen el concepto de lo social, la bestia negra es la participación, más bien la falta de ella. Desde el público llegó una pregunta, o una inquietud, que comparten muchos profesionales a los que sus respectivas compañías encargan la gestión de esa imagen de la firma en redes sociales (lo que se conoce como community manager) pero no les liberan de la carga de trabajo que ya asumían. Fernando Polo admitió que la falta de tiempo puede ser, en efecto, un problema, pero consideró que “el apoyo de los directivos llegará cuando le encuentre la utilidad” a esa buena gestión de las redes sociales, y apuntó que lo que las empresas deben hacer es buscar a su “imprendedor”, ese profesional que ya está dentro de la empresa y que puede liderar el cambio.

Tras la charla que abrió la jornada del sábado, el programa volvió a dividirse en tres salas. Una de ellas estuvo ocupada durante todo el día por los encuentros entre blogueros (de moda, gastronomía, tecnología, podcast, videojuegos y humor), mientras en la principal Bob Barr hablaba de información geolocalizada y, a continuación, Robin Hamman de relaciones públicas en la era digital. Y en la tercera de ellas, Portugal, país invitado de esta edición, presentaba a posibles emprendedores e inversores las oportunidades de negocio que ofrece en el sector de las nuevas tecnologías.

En otra de las mesas redondas de la segunda jornada del EBE 2010, Doménico Di Siena, Rubén Martínez y Benito Caetano (con Fernando Tellado como moderador) se reunieron para charlar, bajo el epígrafe Creación de comunidades: La web y la ciudad, de las herramientas y los recursos con que cuentan los ciudadanos para hacer oír su voz a lo largo de los cuatro años que suelen separar las convocatorias electorales. Di Siena habló de su trabajo como arquitecto y urbanista, que busca, a través de la suma de “comunicación, creación de redes y diseño”, “mejorar las relaciones sociales en el espacio urbano”. Por su parte, Caetano mostró lo que ha conseguido hasta ahora Civiliter, una asociación que ofrece un soporte a la sociedad civil, escenarios en los que expresarse. Caetano animó a los ciudadanos a impedir que la “democracia participativa se acabe convirtiendo en una concesión estética del poder”, que se limite a “la opinión, dejando de lado la acción”.

Etiquetas: , , ,

Emprendedores y usuarios, protagonistas de la primera jornada del EBE10

Susana Caballero | 20 de noviembre de 2010 a las 0:02

La quinta edición del Evento Blog España ha comenzado este viernes en Sevilla con una sesión en la que empresas que empiezan a dar sus primeros pasos han dado a conocer a los asistentes sus proyectos. En la sesión De-Muestra, un clásico ya en el EBE, representantes de iniciativas como la de los cordobeses de City Analitics, los granadinos de TuBus o los chilenos de Bligoo han mostrado sus herramientas, que permiten medir el flujo de personas que pasan por un punto determinado, saber cuánto falta para que llegue el autobús o poner en marcha una red social. En la web de la organización están las reseñas de todos los emprendedores que han pasado por De-Muestra.

Vídeo: Ainhoa Ulla

Ya por la tarde, Enrique Dans y Juan Varela dieron inicio al programa oficial. Ambos estuvieron ya en el primer Evento Blog, en 2006, y ahora han vuelto, en la quinta edición, para repasar cómo ha cambiado en estos años la tecnología y el modo en que los usuarios se relacionan con ella. Ambos coincidieron en señalar el increíble crecimiento del número de blogs y también cómo sus autores se enfrentan a ellos y se relacionan con otros autores y con otros blogs. Antes los blogs hablaban básicamente de otros blogs y ahora de casi todo. Además, hay un gran número de redes, de nodos sociales, en los que se entrelazan. Ambos recordaron los tiempos en los que tener un blog, o plantear a un medio de comunicación la creación de uno, era una empresa difícilmente entendible para sus jefes, pero admitieron que, aunque la tecnología ha evolucionado, especialmente las herramientas (aunque el auge del vídeo haya herido de muerte al podcast), la banda ancha apenas lo ha hecho.

Tras la sesión de apertura, el programa del EBE 2010 se disgregó en tres sesiones, una de ellas protagonizada por Rubén Sánchez, de Facua, sobre las precauciones que los consumidores de comercio electrónico deben tomar y cómo la Red puede ayudar a esos mismos consumidores a defenderse de los abusos (y/o estafas) de las grandes empresas. La segunda de esas sesiones simultáneas estuvo protagonizada por Joaquín Ayuso, cofundador de Tuenti y de Glass, y en la tercera Daniel Torres Burriel abrió el primero de los talleres, dedicado a la usabilidad, en el que compartió con los asistentes algunos consejos para que el diseño de un sitio web cumpla las expectativas de los usuarios que llegan a él.

Torres Burriel recordó que un buen diseño debe generar negocio (“después para cada uno el concepto de negocio significa una cosa distinta”, dijo), y para conseguir tanto eso como satisfacer los objetivos con los que los visitantes entran a esa web considera imprescindible saber, ante todo, qué es lo que quieren esos visitantes. Además, defendió la claridad, tanto en la redacción como en el diseño, el respeto a las convenciones de la web (los estándares), evitar los “botones o etiquetas engañosos”, “minimizar la carga cognitiva y la complejidad innecesaria” (quitar todo lo que sobre) y ayudar al usuario para que la experiencia que obtiene al visitar un sitio web sea lo más “positiva y agradable” posible.

Aunque la crisis parece que está por todas partes, en el EBE no ha aparecido, o al menos no el viernes, tal vez asustada por el encendido discurso de Carlos Barrabés en favor de los emprendedores. Barrabés, uno de los padres del comercio electrónico en España, indicó que la clave no está “en la cantidad de talento que hay en un determinado territorio, sino en su calidad y, sobre todo, en cómo se gestiona”. Cree que el talento es una de las claves del nuevo paradigma que debe emerger en el planeta y que internet “ofrece una ocasión extraordinaria para generar emprendeduría porque permite conectar talento“. En ese proceso, asegura, la innovación es clave, y debe estar asentada en la tecnología, el diseño (“entendido como aglutinador de la experiencia del cliente”) y la visión global de un mundo “en permanente cambio y expansión, en el que cada día surgen tendencias de donde nunca pensamos que lo harían”. En España, según Barrabés, impera “un equilibrio anclado en el pasado”, basado en tres pilares: “Unos funcionarios que consumen mucho, unos trabajadores que se ganan la vida trabajando para otros en empresas tradicionales y unas empresas ni demasiado grandes ni demasiado pequeñas”. Para salir de ahí, propone fundar más empresas y aumentar el tamaño de las que ya existen, y pidió no desdeñar una fórmula “tan española como la cooperativa“. “Es el momento ideal para crear una empresa, para aportar más al país, para convertirse en un bicho beneficioso para la sociedad que aporte competitividad al país. Somos necesarios”, dijo Barrabés. Definitivamente, la crisis no va con él.

Mientras Mauro Fuentes (Fotomaf) impartía un taller de fotografía al que entre otros muchos asistía el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, que miraba perplejo al profesor sin entender demasiado lo que estaba contando, en la sala de al lado Adrián Segovia, un experto en analítica web que ha trabajado para Vocento y ahora para Prisa (en la actualidad se encarga del análisis de El País), explicaba unas cuantas claves para conseguir el objetivo al que debe aspirar cualquier sitio web (y cualquier otra manifestación artística o profesional en la que haya implicados emisores y receptores): conseguir que lo que un sitio web ofrece se acerque lo máximo posible a la intención del lector, a lo que el usuario busca.

Para ello, Segovia propone poner al lector en el centro de cualquier proyecto, y analizar, antes de nada, cómo llega a él, yendo un paso más allá del clásico triunvirato de puertas de entrada a una web (tráfico directo, buscadores y otros sitios). Segovia anima a enfrentarse a las estadísticas no como un listado infinito de datos, sino como pistas de las que se pueden extraer conclusiones como saber si las visitas que llegan desde buscadores son generadas por la propia marca del sitio -brand- o más esporádicas, en torno a una cuestión concreta -organic-. Segovia defiende la necesidad de que ese análisis se lleve a cabo en tiempo real para poder reaccionar a esa demanda de los usuarios y ofrecerles lo que buscan, aunque cree que el verdadero reto está en “detectar tendencias, conocer a los usuarios y crear una marca fuerte”. Y, sobre todo, evitar que quienes llegan a un sitio desde un buscador vuelvan atrás enseguida porque la página que han abierto no tiene nada que ver con lo que buscan (la tasa de rebote o bounce rate).

Etiquetas: , , ,

Luis Rull: “No pensábamos que el Evento Blog llegaría a ser tan grande”

Susana Caballero | 18 de noviembre de 2010 a las 22:00

Sociólogo y politólogo, Luis Rull cofundó Blogestudio y más tarde su empresa actual, Mecus. Desde 2006 es miembro, junto a José Luis Antúnez y Benito Castro, del equipo organizador de Evento Blog España, el EBE.

Vídeo: Ainhoa Ulla

-La asistencia al Evento Blog ha ido aumentando año tras año, y también las actividades programadas. ¿Tiene el EBE techo?

-No tenemos techo porque la imaginación de nuestros asistentes, que forman también parte de nuestra comunidad, es inmensa. Gran parte de las innovaciones que hemos ido añadiendo al Evento Blog provienen de los propios usuarios, con los que mantenemos un intenso feedback. Para nosotros los asistentes no son clientes, sino parte de nuestra familia. En los últimos cinco años ha habido un cambio espectacular tanto en la tecnología como en sus usos, todo eso nos interesa y todo eso lo hemos ido incorporando. Cuando empezábamos no pensábamos que el Evento Blog fuese a ser tan grande como es ahora. No podíamos ni soñar con reunir a 2.500 personas en Sevilla.

-¿Ha afectado la crisis al EBE?

-Claro. La parte positiva es que el hecho de que los recursos sean más escasos hace que la imaginación deba ser mayor. Se invierte menos en herramientas pero se usan mejor, se enriquecen las que ya se tienen. La parte negativa es que, al ser un evento de inscripción gratuita, dependemos de los patrocinadores. Y ellos no pueden hacer el mismo esfuerzo, por lo que tenemos que ajustar los costes a los ingresos que tenemos.

-¿Cómo se elabora la programación de cada Evento Blog?

-A la hora de elaborar el programa de cada año contamos con tres fuentes de inspiración principales. En primer lugar están los usuarios, a los que todos los años, justo después del EBE, les pedimos que nos hagan una auditoría exhaustiva. En segundo lugar, está la propia dinámica de la Red, los temas que son noticia, que están de moda… Cuando empezamos a preparar cada nueva edición tenemos que predecir qué será importante o estará de moda en noviembre, que es cuando se celebra el EBE, y hemos acertado muchas veces. Por último, cada programa sale del propio diálogo entre nosotros tres [Benito Castro, José Luis Antúnez y Luis Rull son los organizadores del EBE], que somos muy diferentes y tenemos puntos de vista muy dispares, lo que da lugar a una mezcla bastante heterogénea.

-Este año hay una mayor presencia de blogs que en años anteriores. ¿A qué se debe?

-Muchos usuarios así lo han demandado. En cierto modo algunos pensaban que nos habíamos desviado un poco de nuestros orígenes. A estas alturas, con los blogs ya plenamente consolidados, porque ya no son ni la novedad ni el fenómeno de hace unos años, resultaba complicado ofrecer reflexiones interesantes sobre ellos. Ese es uno de los motivos por los que hemos puesto en marcha los encuentros entre blogueros sobre temas específicos.

-Y se han programado además varios talleres.

-Surgen también de la propia demanda de los usuarios, para que el EBE no se limite a gente subida a un escenario que viene a pontificar. Este año ofrecemos a los asistentes la posibilidad de aprender sobre temas como analítica web o usabilidad, para saber como interactuamos con las webs. La usabilidad es una de las claves del éxito o el fracaso de un proyecto, y un reto para el que pone en marcha algo nuevo, porque tiene que hacer que quien se enfrente a eso por primera vez sepa usarlo de forma intuitiva. Para eso tendremos en el EBE a Daniel Torres Burriel, un experto de primer orden en el tema.

-¿Por qué habéis invitado a Pedro Jorge Romero para hablar de ‘Perdidos’?

-A través de su blog, de sus análisis tras cada episodio, Pedro Jorge ha convertido una experiencia tradicional, la de ver un programa en televisión, en algo mucho más rico, añadiendo contenidos y reflexiones sobre lo que está viendo, ideas bien razonadas que analizan las referencias culturales presentes en la serie. Sin sus textos la experiencia de ver Perdidos no habría sido la misma. Él es un auténtico maestro del blog, porque plantea un tema o una idea que genera una discusión muy rica en los comentarios.

-¿Qué ofrece a las personas, como individuos, el EBE? ¿Y a las empresas?

-El EBE ofrece a las personas un encuentro con sus iguales. Lo que llamamos la web social está compuesta por creadores independientes que cuentan cosas al mundo. Cualquier creador, pequeño o grande, tiene aquí un punto de encuentro, cara a cara, una vez al año, con gente como él. Además les ofrecemos un fin de semana en Sevilla, en el que las conferencias, el encuentro con amigos y las salidas por la ciudad se convierten en un acontecimiento total. A las empresas el Evento Blog les ofrece acceso a ideas, a fuentes de creatividad, a saber por dónde van las cosas. El primer año tuvimos a Matt Mullenweg, creador de WordPress, y nos contó cuál era su sueño como creador, su objetivo, hacer fácil a la gente distribuir contenido, que pudieran hacerlo de forma sencilla y fiable. El año siguiente, en 2007, Biz Stone, el creador de Twitter, que por aquel entonces no estaba tan extendido como ahora, nos presentó una herramienta para distribuir contenidos de forma ágil y limitada a 140 caracteres. Aquella idea fue entonces revolucionaria, porque limitaba el espacio para forzar a aumentar la creatividad en un marco muy específico. Y el éxito del EBE 2009 fue una charla sobre como ser más productivos. La cuestión de la productividad es especialmente importante en tiempos de crisis, y puede mejorar mucho con el uso inteligente de las nuevas tecnologías. No hay que trabajar más horas; hay que producir más. Y en eso se puede mejorar con la tecnología, porque ahora podemos conocer cosas que se hacen en todo el mundo y aplicarlas a los procesos. El mundo de hoy es plano, como dice [Thomas L.] Friedman, ya no es tan jerárquico.

-En la inmensa maraña en que se ha convertido la Red, ¿sigue habiendo sitio para las voces individuales?

-Esas voces siguen siendo importantes. Poco a poco vamos evolucionando hacia un estado ideal de meritocracia en los contenidos. Tradicionalmente los medios de comunicación han tenido más posibilidades de hacer llegar sus contenidos, pero eso ha cambiado con la llegada de nuevas herramientas como los agregadores como Menéame o Bitácoras. Tal es su importancia que hasta los medios cuentan con sus botones para compartir. Y luego están herramientas como Facebook que permite que tus contactos, gente que te conoce y sabe lo que te gusta, te pueda enviar contenidos que sabe que te pueden gustar.

-¿Qué opina de los que dicen que Google Instant e Instant Preview acabarán por cargarse a los SEO?

-Los expertos no se ponen de acuerdo. Habrá que ver, dentro de un tiempo, las pruebas que arroja el análisis de Google Instant. Lo que sí es cierto es que en España hay cierta dependencia con respecto a Google, todo se hace pensando en Google. Y la distribución de contenidos llevada a cabo por personas dificulta, por ejemplo, la labor de los SEO, la meritocracia de la que hablaba antes. Sin embargo sí me parece interesante el hecho de que en los sistemas de distribución fijados sea muy sencillo agregar, pero no quitarle a los contenidos esa bondad, por así decirlo, porque lo que es bueno hoy puede que no lo sea mañana. Y para eso habría que encontrar una solución.

-La gente ‘normal’, la que sabe de internet poco más de lo que escucha por televisión o le cuentan sus hijos o conocidos, suele atacar a todos los que tienen algo que ver con la Red con el argumento de que en internet hay muchos charlatanes y vendedores de humo. ¿Los hay?

-Claro que en internet hay charlatanes, como en todas partes. Antes era complicado para esos charlatanes acceder por ejemplo a los medios de comunicación, pero ahora con internet el acceso de esa gente es mucho más fácil. Pero al mismo tiempo hay más gente que puede hacer llegar el mensaje más revolucionario y más importante de todos: “El rey está desnudo”. Y hoy sí es posible. Lo que abrimos para todo el mundo, por donde puede colarse mucha gente mala, también está abierto para que mucha gente pueda denunciar lo que ve.

—————————————————-

Más información sobre el EBE 2010:

-Programa: Conferencias, mesas redondas, talleres, encuentros y ‘Perdidos’

-Presentación a los medios: Una cita que ha ido “evolucionando en paralelo a sus usuarios”

Etiquetas: , , ,

Los Beatles, en iTunes

Susana Caballero | 16 de noviembre de 2010 a las 16:05

beatles_itunes

Esa era la novedad que anunciaba ayer Apple en su web, la incorporación del catálogo de los Beatles al repertorio de iTunes, una vieja aspiración de Steve Jobs, que lleva muchos años intentando hacerse con los temas del grupo de Liverpool. iTunes ofrece los 13 discos de estudio del cuarteto y tres recopilatorios, además del Box Set con la discografía completa y el vídeo del concierto que ofrecieron en el Washington Coliseum en febrero de 1964 (el vídeo también se puede ver en la web de Apple).

Hay quien pensará que después de todos los rumores desatados en las últimas 24 horas el anuncio de que iTunes ofrece las canciones de los Beatles (por primera vez, al menos de manera legal) sabe a poco, pero es un pelotazo, sobre todo para la compañía, que se va a forrar. Otra vez.

Etiquetas: , ,

Cómo crear expectación

Susana Caballero | 15 de noviembre de 2010 a las 18:40

En eso Apple es insuperable. A ver con qué la lían mañana…

apple_expectacion

Etiquetas: ,

El Apple TV llega a España

Susana Caballero | 11 de noviembre de 2010 a las 21:50

Apple ha incorporado al fin a sus tiendas españolas el nuevo Apple TV que presentó a principios de septiembre. Con el dispositivo, mucho más pequeño que su antecesor, se puede disfrutar en la tele del salón (o del dormitorio, o de donde sea) de internet y de los archivos que tengamos en el ordenador, el iPad o el iPhone. Por ahora, podremos ver contenidos de YouTube, Flickr y MobileMe (que, simplificando mucho, es una especie de sincronización de pago en la nube entre dispositivos).

Además, Apple ha estrenado también su servicio de alquiler y venta de películas a través de la iTunes Store, donde estarán disponibles en alta definición y en definición estándar para los que todavía no hemos dado el salto de las teles de tubo a las planas. Aunque estén relacionados ambos lanzamientos, no hace falta tener un Apple TV para disfrutar del servicio de alquiler y compra de películas. Se pueden ver en el ordenador y en cualquiera de los dispositivos móviles de la compañía.

Cuando llega el momento de hablar de los precios llegan las pegas. En EEUU el Apple TV cuesta 99 dólares y aquí 119 euros (hagan ustedes las cuentas). En cuanto a lo que cuestan las películas, la comparación, que sigue siendo sangrante, no es sin embargo nueva, porque ocurre desde siempre con las canciones, por mucho que un dólar siga sin valer lo mismo que un euro. El alquiler de una película en promoción sale por 99 céntimos de euro (1,99 euros si es en HD). Las de catálogo las tendremos por 2,99 (un euro más si queremos HD) y 3,99 los estrenos (otro euro más en HD). Si queremos comprarlas, pagaremos entre 4,99 y 7,99 (entre 5,99 y 9,99 en HD) si el título en cuestión es de catálogo, 9,99 para los lanzamientos recientes (11,99 en HD) y entre 9,99 y 13,99 para los estrenos (16,99 en HD).

Lo que aún no sé es si las películas vendrán con la posibilidad de verlas en versión original y con sus correspondientes subtítulos. Supongo que sí…

Siguiendo con el apartado de críticas, en EEUU se pueden ver episodios de series por 99 centavos pero en España nos quedamos por ahora sin esa posibilidad. Imagino que la cuestión de los derechos internacionales será peliaguda, sobre todo porque en cada país emite la misma serie una empresa diferente, pero eso no quita para que, al menos en mi caso, el cacharro no valga por ahora lo que cuesta. Tampoco hay, por cierto, Netflix en el Apple TV español.

¿Merece la pena comprarse un Apple TV? Depende. Llegados a este punto vuelven a surgir los tópicos sobre que España es un país pirata en el que nadie paga un duro por ver una película o escuchar un disco y tonterías similares. En España hay mucha gente que se descarga contenidos protegidos sin pagar por ellos, es cierto, como en casi todas partes, pero también lo es que buena parte de esa gente no suele pagar por películas, discos o libros, y no porque se los puedan bajar gratis, sino porque simplemente no pagan por ese tipo de productos. Y cuanto antes se enteren las autoridades (in)competentes, las distribuidoras y todos los implicados en el pastel de que quienes guardan en el disco duro cientos de películas, series, discos o libros por el mero placer de acumularlos no son sus clientes y nunca lo serán, antes tendremos servicios dignos por los que pagar quienes sí estamos dispuestos a gastar dinero en ocio y cultura.

Volviendo a la pregunta que abría el párrafo anterior, que me disperso, el Apple TV me parece una compra interesante, y pagar entre uno y cuatro euros por ver una película (la opción del HD, como ya he dicho antes, queda en mi caso por ahora descartada) sin moverte de casa y sin hacer nada más que darle al mando (trae uno incorporado pero se puede gestionar también con iPod, iPhone e iPad) es un coste más que razonable. El precio de compra sí puede ser discutible, porque por ese dinero fácilmente te compras un estreno unos meses después (y siempre están los 3×2 de muchos grandes almacenes, promociones diversas y hasta regalo/venta con periódicos).

Para mí el principal problema es el de las series. El día que Apple o cualquier otra compañía me ofrezca un cacharro que me dé por un euro mi ración semanal de Fringe, Big Bang Theory o House (en versión original con subtítulos, por favor), se habrá ganado un hueco en mi corazón y en el mueble de mi tele.

Etiquetas: , ,

‘El Quijote interactivo’

Susana Caballero | 26 de octubre de 2010 a las 21:28

No es el primer libro que digitalizan, pero sí la iniciativa más mediática que la Biblioteca Nacional ha emprendido hasta ahora, sobre todo porque su objetivo ha sido el Quijote de Cervantes. La institución ha presentado su versión enriquecida, digitalizada e interactiva de la obra de Cervantes, un proyecto en el que ha trabajado casi una treintena de personas para hacer de él mucho más que un simple libro digitalizado. Y tan bien les ha quedado que han hecho hasta un vídeo para celebrarlo (ya sabemos que el Ministerio de Cultura y todos los que de él dependen no se llevan demasiado bien con las nuevas tecnologías):

Este Quijote interactivo ofrece, además de la propia lectura del ejemplar digitalizado (y una transcripción instantánea a caracteres más propios de nuestro tiempo, para que todo el mundo entienda lo que tiene ante sus ojos), mapas con los viajes del hidalgo y su escudero, un apartado con música de la época, la posibilidad de echar un vistazo a medio centenar de ediciones de la novela y secciones que aportan contexto histórico y literario a la obra.

Pero en el apartado interactivo se echan en falta algunos detalles, como la posibilidad de incrustar los módulos en blogs o webs, formas de compartirlo más allá del correo electrónico o Facebook (podemos compartir una página, varias o el libro entero) e incluso una opción de descarga para poder hojearlo sin necesidad de conexión a internet (eso nunca va a ocurrir, lo sé, pero no pasa nada por pedirlo).

Dicen en la Biblioteca Nacional que este no es sino el primero de muchos libros que serán interactivizados en los próximos años, aunque no hay ni un calendario ni una lista de títulos (van a llevar a cabo una encuesta entre los lectores para escoger a los afortunados), así que puede que se haga y puede que no, y tampoco sabemos lo que van a tardar. Y mientras tanto, la Biblioteca Nacional (como tantas otras instituciones públicas) sigue acumulando años y polvo en su sede del Paseo de Recoletos madrileño, custodiando sus valiosos fondos, a los que casi solamente los investigadores pueden acceder, mientras lectores y bibliófilos esperan(mos) que se decidan a difundir de una vez por todas esos fondos, que también son nuestros, y también, de paso, que dejen de hacerles la puñeta a quienes, como Google, sí están dispuestos a que todos disfrutemos de ellos.

PD: Aprovecho para recordar que sigue abierta en YouTube la convocatoria para enviar vídeos en los que leamos un fragmento de la novela de Cervantes.

Etiquetas: ,