La NASA, en Flickr

Susana Caballero | 1 de septiembre de 2010 a las 19:30

STS-121 Shuttle Mission

Hace ya un par de años que la Agencia Espacial Estadounidense, la NASA, comenzó a publicar en internet su vastísimo archivo fotográfico y videográfico con la colaboración de The Internet Archive. Aquella aventura se llamó (y se llama, porque sigue creciendo) NASA Images, y es una oportunidad única de asistir a los entresijos, los triunfos (y derrotas, que también las ha habido) y, en definitiva, los hitos de eso que se suele llamar la conquista espacial.

Apollo 11 Launch

La NASA ha dado un paso más en ese afán divulgador gracias a Flickr, integrándose en el proyecto The Commons, o patrimonio público, un proyecto que reúne imágenes procedentes de colecciones de dominio público proporcionadas por instituciones de todo el mundo, entre ellas la Biblioteca del Congreso de EEUU y, ahora, la NASA.

Con la finalidad no sólo de dar a conocer esas fotografías sino de, además, ofrecer a los internautas la posibilidad de comentar o añadir historias o anécdotas referentes a esas imágenes, la NASA se estrena en Flickr con 180 fotografías organizadas en tres álbumes: Construyendo la NASA, Lanzamientos y Centros homónimos, con imágenes de las personalidades que dan nombre a algunas de las instalaciones de la agencia, como John F. Kennedy, que aparece en varias, incluida una de aquel histórico discurso en el que prometió que su país pondría a un hombre en la Luna (y le traería de vuelta a la Tierra sano y salvo) antes de que terminase la década de los 60.

John F. Kennedy Giving Historic Speech to Congress

A Telefónica no le gustan las tarifas planas

Susana Caballero | 31 de agosto de 2010 a las 13:46

Telefónica está preocupada. ¿Por las deficiencias de su red? No. ¿Porque su ADSL –al igual que el de la mayoría de las operadoras que trabajan en España- es peor, más lento y mucho más caro que la media de la Unión Europea? No. ¿Porque le gustaría ofrecer a sus clientes españoles las velocidades siderales de que disfrutan los internautas japoneses al precio que pagan los nipones? No. A Telefónica le preocupa que la gente que paga por tarifas planas de conexión a internet (insisto: más caras y más lentas que la media de la UE) las use de forma “ilimitada”. O sea, que las use, porque el concepto tarifa plana lleva implícito el matiz ilimitado.

No se sabe si es otro globo sonda de la operadora como aquel que lanzó hace unos meses su presidente, César Alierta, que planteó cobrar a Google por usar su red (como decía uno de los comentarios a esta noticia, sería algo tan disparatado como cobrar a Telepizza porque sus clientes llaman por teléfono para hacer los pedidos), pero el caso es que el consejero delegado de la compañía, Julio Linares, manifestó ayer la “preocupación por el uso ilimitado” que algunos clientes (desaprensivos ellos; esto lo añado yo) hacen de las tarifas planas de conexión a internet.

El señor Linares quiso tranquilizar a quienes escuchaban y temían que Telefónica pensase en acabar con las tarifas planas, y por eso aclaró: “En Telefónica no estamos en contra de las tarifas planas y vamos a seguir dándolas. Lo que creemos que es negativo son las tarifas planas ilimitadas que permiten manejar cualquier volumen de información”. Como dije más arriba, las tarifas planas son por definición ilimitadas, así que esa frase, por sí sola, es una barbaridad.

El consejero delegado de Telefónica intentó arreglarlo más tarde, y apuntó que no es justo que paguen lo mismo aquellos que “sólo quieran conectarse y acceder al correo” y los que “además, quieran hacer descargas”. En eso sí estoy de acuerdo (al menos en parte, como comentaré enseguida), en que el actual modelo de tarificación podría ampliarse para ofrecer a cada usuario un módulo acorde a sus necesidades, lo que entre otras cosas podría contribuir a una bajada general de precios. (Parto del supuesto de que a los que menos consuman les bajará la cuota, aunque me temo que, al final, los que más gasten pagarán bastante más que ahora y el resto no notarán la diferencia; aquí, como en los casinos, la banca siempre gana).

Pero hablar de “descargas” es una falacia que puede llevar a más de una confusión entre los usuarios. Hablar de “consumo” o “tráfico” sería mucho más acertado, porque para el usuario medio (la gente normal, para entendernos), descargar significa bajar archivos para guardarlos en el ordenador, no escuchar música on line (Spotify, Grooveshark…), ver un vídeo en Youtube, la Fórmula 1 en la web de La Sexta o ver un partido de fútbol en cualquiera de esas webs que ofrecen gratis el fútbol de pago (y que todos sabemos cuáles son…). Pero todo eso cuenta como descarga, por mucho que en nuestro ordenador no quede rastro, porque de lo que se trata es del tráfico consumido, de los datos enviados o recibidos. Pero esos no son los términos que usó el señor Linares, y no son los que la mayoría de clientes usan, sobre todo porque es difícil (aunque hay algún método) saber cuánto consumimos cada mes, así que será también difícil determinar, en caso de que extiendan a las líneas fijas los módulos tarifarios que ya rigen la conexión a internet móvil, qué tarifa es la que cada uno vamos a necesitar.

Pese a que mucho indocumentado cree que en internet impera el todo gratis y que muchos internautas se acogen a ese espíritu con la peregrina excusa del “ya bastante pago por mi conexión”, la que esto suscribe no milita en esas filas. Yo sí pago por algunos servicios, pero sólo si lo que me ofrecen lo merece. En principio lo que haga Telefónica no me afecta porque no es a ellos a quienes pago todos los meses, pero esta nueva y brillante idea bien podría extenderse a las demás operadoras.

Y pagar más por el mismo servicio, sin solucionar ninguna de sus deficiencias ni ofrecer ninguna mejora, es sencillamente un timo.

Etiquetas: ,