Twitter personaliza los ‘trending topics’ según el usuario y su localización

Susana Caballero | 12 de junio de 2012 a las 20:48

Tendencias a medida. Eso es lo que promete el último cambio introducido por Twitter, que hace unas semanas mejoró la pestaña Descubre para destacar historias y temas compartidos o comentados por nuestros contactos y ahora anuncia Tailored Trends, una funcionalidad que nos permitirá personalizar las tendencias (o trending topics) que aparecen en nuestro panel de navegación. Hasta ahora, podíamos seleccionar dichos temas por país y ciudad (sólo en algunos casos) o decantarnos por la versión global de lo más comentado en el servicio. Twitter no sólo ha mejorado sus opciones de localización para ajustarse mejor a las preferencias de sus usuarios, sino que además tendrá en cuenta a quién seguimos y qué nos interesa para mostrarnos contenido que encaje con esos parámetros.

El cambio se irá introduciendo paulatinamente en las distintas cuentas y se podrá disfrutar tanto en la web como en las aplicaciones móviles oficiales de Twitter. Si no nos gusta ese traje a medida siempre podremos volver a los trending topics tradicionales, con todo lo que ello implica, porque hace tiempo que dejaron de ser un termómetro fiel de la actualidad y son pasto fácil de juegos, bromas… y de las believers.

El páramo de Google+

Susana Caballero | 20 de mayo de 2012 a las 22:30

Las bromas sobre si Google se volvería a estrellar con su Google+ empezaron casi desde el anuncio de la nueva red social de la empresa. Vale que los antecedentes de Wave y Buzz no auguraban nada bueno, pero había muchos que se empeñaban en que ésta era la buena y que poco menos que iba a acabar con Facebook. La propia Google incluida, claro. Ha puesto muchos huevos en esta cesta y otro fracaso más en la guerra de lo social podría ser el definitivo.

Desde luego, no se le puede reprochar no haber hecho todo lo que se le ha ocurrido para que su red social triunfe. Entre otras cosas, actualizar las cuentas de sus usuarios para endosarles perfiles de Google+ o enfarragar dos de los servicios de Google que mejor funcionan y más valoran quienes los usan: su buscador y su correo electrónico. Por si no teníamos bastante con lo de entremezclar Google+ (de aquella manera) en los resultados de búsqueda y con el batiburrillo que montaron con los contactos de Gmail (lo de unificar las listas de contactos en círculos está bien si usas a menudo tanto Google+ como Gmail y quieres tenerlo ordenado y, sobre todo, si quieres hacerlo), ahora amenazan con “mejorar” esa integración entre Gmail y Google+. Me da tanto miedo que no quiero ni enterarme demasiado. Ya me quejaré cuando me encuentre las “mejoras”. Entre los cambios menos molestos están el rediseño de la propia red social y el de las aplicaciones móviles, que al menos tienen mejor aspecto que antes.

Volvamos a Google+. Como decía, las bromas sobre que Google+ no lo usan ni quienes lo diseñaron y que, entres cuando entres, nunca encontrarás allí a nadie son habituales desde hace meses, pero nadie sabe realmente cuántas personas usan Google+. La propia empresa calla y se limita a presumir de sus 170 millones de usuarios (cuando debería hablar de cuentas activadas, porque una cosa es tener una cuenta -que puede que ni hayas abierto tú, sino que te la hayan regalado- y otra muy distinta hacer uso de esa cuenta) pero no dice qué hacen esos presuntos usuarios, porque en este tipo de servicios lo importante no es cuánta gente tenga cuenta, sino lo que esa gente haga con ella y cuánto tiempo dedique a usar esa cuenta.

Pero, poco a poco, van saliendo estudios que amenazan con reventar la burbuja social de Google+. Uno de ellos es este gráfico publicado en la web GO-Gulf.com que compara cifras de Facebook, Twitter, Pinterest, LinkedIn y Google+. El gráfico, que les aconsejo que consulten completo, porque lo que incluyo aquí es sólo un apartado, reseña el número de usuarios, las visitas mensuales que recibe cada red social, qué proporción de hombres-mujeres las utilizan y su uso por franjas de edad, entre otros campos. Pero el que más me interesa es este: ¿cuánto tiempo pasa la gente al mes en Google+? Tres minutos. Al mes.

No es la única estadística conocida estos días sobre el uso real de Google+. RJ Metrics publicó hace unos días un estudio fruto del análisis de las publicaciones públicas de 40.000 usuarios de la red social escogidos al azar (en su web pueden consultar más datos sobre la metodología del estudio). Y los resultados, que les recomiendo que consulten completos, no son mucho mejores para Google. Les dejo algunos datos:

  • Cada publicación tiene de media menos de un +1 (los me gusta de Google+), y son recompartidos menos de una vez.
  • El 30% de los usuarios que publican algo de modo público (para que lo pueda ver todo el mundo) no vuelven para publicar una segunda vez. E incluso en el caso de usuarios que han publicado cinco veces hay un 15% de posibilidades de que no vuelvan a poner nada de forma pública.
  • Desde que un usuario publica su primer post público en Google+ hasta que publica el segundo transcurren, de media, 15 días. Los datos generales entre publicaciones (sin tener en cuenta si es la primera, segunda, tercera…) arrojan una media de 12 días.
  • Después de que un usuario publique algo de forma pública, la media de posts públicos en los meses siguientes va cayendo gradualmente. Y la tendencia no mejora en análisis más recientes.

Hay otros datos (y análisis de esos mismos datos, como este de Fast Company, que incide en un punto interesante: Google puede contabilizar como “participación” en Google+ el uso de productos relacionados, como el buscador o YouTube, si hemos iniciado sesión),  pero creo que con esto es suficiente para hacernos una idea de que lo de los 170 millones de usuarios en realidad es 170 millones de cuentas de Google+, no personas que realmente lo usen. Como apuntan en sus conclusiones en RJ Metrics:

Google Plus has a long way to go before it becomes a real threat to the social networking landscape. While user growth is strong, it is unclear how much of that is driven by tie-ins with other Google products. […] Google Plus simply does not show the same level of ravenous user adoption and engagement that we’ve seen in other social networks.

Como decía al principio, dudo que Google vaya a reconocer que su red social no es, ni de lejos, el Facebook-killer que soñaron que sería. Y si lo reconoce, desde luego no va a ser a corto plazo. Hay demasiado en juego. Mientras ese día llega, seguirán “mejorando” su integración con todo lo que se les ocurra, por si suena la flauta. A veces es justo esa la sensación que me da, que están sentados, perplejos, desconcertados, con la única esperanza de escuchar en algún momento el sonido de una flauta… o de las trompetas del apocalipsis, lo que llegue antes.

Novedades en Facebook: tienda de aplicaciones, cupones para comercios locales y archivos compartidos

Susana Caballero | 10 de mayo de 2012 a las 20:39

Aunque ya tenía numerosas aplicaciones integradas, Facebook se ha decidido a agruparlas en un mismo espacio, una tienda propia de aplicaciones cuyo aspecto, según se desprende de lo anunciado por la red social, recuerda bastante a las de Apple y Google.

Como ocurre con la AppStore, Facebook revisará las aplicaciones y se reserva el derecho de eliminar aquellas que a su juicio no cumplan sus criterios de calidad. A dicha tienda, en la que aparecerán destacadas las apps más valoradas por los usuarios, los desarrolladores podrán enviar aplicaciones que funcionen dentro de la propia web de Facebook u otras móviles diseñadas para iOS, Android o navegadores móviles que empleen como método de autentificación la cuenta y contraseña de Facebook (en Facebook hay más detalles de qué tipo de aplicaciones se pueden enviar y cómo hacerlo). Si la aplicación en cuestión requiere instalación independiente de Facebook, se remitirá al usuario a la tienda de Apple o Google para que la descarguen de allí.

Hasta el momento, las aplicaciones integradas con Facebook eran gratuitas. A partir de ahora los desarrolladores podrán también publicar apps de pago, aunque eso, igual que la fecha en la que podremos ver todo esto, está aún por determinar.

Los cupones comerciales se extienden

Tras lanzar hace unos meses los cupones de ofertas para grandes marcas e, imagino, una vez comprobado que ha tenido éxito (de lo contrario no lo extenderían), Facebook ha ampliado esa opción a los comercios locales y a las tiendas que operan sólo por internet. Por el momento el apartado de comercios locales no está disponible en todos los países ni para todas las empresas y el de e-commerce es un mero anuncio, pero no creo que tardemos mucho en verlos ambos por aquí.

Por si no están familiarizados con este concepto, esta opción permite a las empresas y comercios lanzar cupones con ofertas, promociones y descuentos en sus páginas de Facebook con los que premiar y fidelizar a sus seguidores y, puesto que es una red social y las buenas (y las malas) nuevas corren como la pólvora, también encontrar nuevos seguidores y clientes. Si, mientras llega o no, les interesa saber qué es eso de los cupones y cómo funciona este servicio (por ahora) gratuito, pueden pasarse por el propio Facebook o echarle un vistazo a este artículo en inglés o a este otro en español.

Un sistema para compartir archivos

Por si todo esto fuera poco, veo en Mashable que también han incorporado un sistema para compartir archivos, de momento sólo para hacerlo dentro de un grupo. Esta característica, que la red social irá implementando progresivamente en todas las cuentas de sus usuarios, admite archivos de hasta 25 MB, salvo ficheros musicales o ejecutables (.exe). Como opción para compartir cosas con contactos adscritos a un grupo no es mala opción, aunque en principio no lo veo como una alternativa a servicios que ofrecen almacenamiento on line como Dropbox o Google Drive. Habrá que probarlo.

¿Cansado de decir “te lo dije”?

Susana Caballero | 9 de mayo de 2012 a las 21:05

¿Cansado de decir “te lo dije” a amigos, conocidos o familiares a los que advirtió de que iban a cometer un error pero no le hicieron caso? Si es su caso, o si simplemente disfruta demostrando a los demás que suele tener razón en sus predicciones, puede probar la web I Told Y’All!, con la que además de cumplir con esa responsabilidad social/costumbre/placer (táchese lo que no proceda) podrá divertirse un rato y dejar constancia en la Red de que usted es mucho más listo que los demás. Ya sé que la idea puede parecer un poco tonta, pero cosas más tontas se ven todos los días tanto en internet como en el cada vez más irreal mundo real.

El funcionamiento de este servicio, aún en fase beta, es bien simple: basta entrar con nuestra cuenta de Facebook (anuncian que en un futuro también podrá hacerse con Twitter), decir qué tipo de mensaje queremos crear (predicción, consejo, aviso, profecía o ultimátum), escribir el mensaje en cuestión, indicar quién es el destinatario y anotar cuándo queremos decirle “Te lo dije”. El servicio crea una alerta que llegará al destinatario en la fecha indicada, que podemos seguir con una cuenta atrás. Algo así:

Ya dije que es una tontería, pero siempre se pueden echar unas risas a costa de algún amigo o conocido, que falta nos hace en estos tiempos que nos hagan reír.

Etiquetas: ,

Google Drive, la oscura ‘nube’ de Google

Susana Caballero | 25 de abril de 2012 a las 19:24

Tras varios meses de rumores, Google al fin se ha decidido a lanzar Drive, su aplicación para almacenar archivos on line. Como suele ocurrir con los productos estrella de Google (recordemos que durante mucho tiempo se necesitaba invitación para crear una cuenta de Gmail) hay lista de espera para probarlo, aunque se supone que poco a poco irán incorporándolo a todas las cuentas de Google. Drive ofrece a sus usuarios cinco GB de espacio gratuitos. Si se desea incrementar esa capacidad de almacenamiento, hay diversos planes de datos con los que, previo pago, se pueden alcanzar hasta 16 TB.

A simple vista, Google, que parece que últimamente va siempre un paso por detrás (o varios) de sus competidores, no ofrece nada que no ofreciesen ya servicios como Dropbox, SkyDrive de Microsoft, Box o el propio iCloud de Apple, por poner sólo cuatrolos tres ejemplos más conocidos. Tampoco ofrece mayor capacidad (sin pasar por caja, claro), así que ni siquiera queda ese consuelo (SkyDrive ofrece siete GB -hay una oferta por tiempo limitado para que los que ya son usuarios puedan ampliarlos hasta 25-, iCloud cinco, en Dropbox, aunque de inicio proporciona dos, es muy sencillo llegar hasta esos cinco invitando a amigos o instalando la aplicación en dispositivos móviles, por ejemplo, y algo similar ocurre con los cinco GB iniciales que ofrece Box).

En cuanto a su funcionamiento, es similar al de Dropbox. El usuario descarga un programa en su ordenador o dispositivo móvil que, al instalarlo, creará una carpeta en nuestro disco duro para compartir archivos desde ahí. Si queremos subir algo a Drive, sólo tenemos que ponerlo en esa carpeta y se sincroniza con nuestra cuenta y con las carpetas que tengamos en todos los dispositivos en los que lo tengamos instalado. Si queremos compartirlo con alguien, podemos hacerlo desde el propio Drive. Pero tiene una pega: por ahora no está disponible para dispositivos con iOS (iPad, iPhone, iPod Touch), así que habrá que esperar.

La novedad es que Drive permite editar on line los documentos que tengamos subidos ahí, gracias a que integra Google Docs. En realidad lo que ha hecho ha sido absorberlo, como comprobarán los usuarios de teléfonos o tablets con Android que usen Docs, que verán que al actualizar la aplicación se transforma en Drive:

La aplicación para móviles de Google Drive es la nueva forma de acceder a los documentos de Google Docs y a Google Drive desde tu dispositivo o tablet Android. Con la aplicación de Google Drive, podrás acceder a tus documentos y modificarlos sin necesidad de utilizar un navegador. La versión anterior de la aplicación, Google Docs, se actualizará a Google Drive con la próxima actualización en Google Play.

Obviamente, la actualización nos permitirá subir y disponer on line de más tipos de archivos de los que hasta ahora soportaba Docs, pero no me gusta esta política de Google de obligarte a usar sus nuevos servicios, quieras o no (algo similar a lo que ocurrió con Google+). Si a mí me va bien con Docs y con Dropbox, por ejemplo, ¿por qué tengo que usar Drive? En la web (desde el ordenador) es por ahora voluntario, pero si uno tiene un dispositivo móvil y usa Docs y le gusta tenerlo actualizado, a partir de ahora tendrá que usar Drive, lo quiera o no. Sin duda, acciones como esa ayudan a maquillar las cuentas de resultados. Puede que llegue un momento en que adjudiquen a todos los usuarios de Google una cuenta de Drive. Y, claro, los contarán como clientes de Drive, lo utilicen o no.

Pese a que la recepción general del anhelado disco duro virtual de Google ha sido discreta, cinco millones de dispositivos han descargado Drive en sus primeras 24 horas en la Red. ¿Cuántas de esas descargas habrán sido ‘actualizaciones automáticas’ de Docs? ¿Cuántas personas se habrán pegado un rato buscando Docs entre sus aplicaciones hasta que se han dado cuenta de que ahora lo que deben usar es Drive? Y, lo más importante: de esos cinco millones de personas (prefiero hablar de personas a hacerlo de cacharros, aunque la cifra se refiera a los segundos), ¿cuántas se han leído las condiciones de uso?:

Algunos de nuestros servicios te permiten enviar contenido. Si lo haces, seguirás siendo el titular de los derechos de propiedad intelectual que tengas sobre ese contenido. En pocas palabras, lo que te pertenece, tuyo es.

Ahora bien:

Al subir contenido o al enviarlo por otros medios a nuestros Servicios, concedes a Google (y a sus colaboradores) una licencia mundial para usar, alojar, almacenar, reproducir, modificar, crear obras derivadas (por ejemplo, las que resulten de la traducción, la adaptación u otros cambios que realicemos para que tu contenido se adapte mejor a nuestros Servicios), comunicar, publicar, ejecutar o mostrar públicamente y distribuir dicho contenido.

Las condiciones de uso se aplican por igual a todos los productos de la compañía (las unificaron hace unas semanas), pero hay productos en los que esto es más trivial y otros en los que no lo es en absoluto. No sé ustedes, pero a mí esto no me anima a usar esos cinco GB, sobre todo porque compañías como Dropbox no me piden una “licencia mundial” para hacer lo que les plazca con mis cosas.

Por si no lo leyeron en su día, les recuerdo que Pinterest tenía unas condiciones de uso similares que cambió tras las protestas de los usuarios. Si creen que las condiciones que impone Google son abusivas, quéjense o, lo que es mejor, no usen sus productos. Recuerden que no tienen por qué hacerlo. Hay mundo más allá de Google. Al menos por ahora…

—————————————–

PD: Además de Drive, Dropbox, iCloud, SkyDrive y Box, hay muchos otros servicios que ofrecen espacio de almacenamiento en la nube. Por ejemplo, SugarSync (cinco GB gratuitos), CloudApp (para Mac) o Ubuntu One (también cinco GB gratuitos).

S·Dos renueva su aplicación móvil para no perderse en la Feria de Sevilla

Susana Caballero | 22 de abril de 2012 a las 20:30

Hace un año traía por aquí una aplicación titulada Encuentra tu caseta que, lanzada por la empresa con sede en Sevilla S·Dos, ofrecía lo que prometía su título: que encontrásemos lo que buscásemos y no nos perdiésemos por la Feria de Sevilla. Ahora, un año después, y tras el éxito de aquella primera versión, la firma lanza una actualización (también gratuita) que ya está disponible para usuarios de dispositivos con Android y que pronto lo estará para los fabricados por Apple.

La app, elegida este año por el Ayuntamiento de Sevilla como aplicación oficial de la Feria, sigue contando con su completo localizador, tanto del propio individuo que se ha extraviado como de un sitio concreto o de las casetas y servicios públicos (con información detallada sobre cada localización). A ese útil listado de emplazamientos se añaden también los aparcamientos o la predicción meteorológica y, como en su primera versión, la posibilidad de compartir desde la propia aplicación nuestra ubicación o nuestros planes para la Feria en las cuentas que tengamos en Twitter o Facebook.

Más información en la web de S·Dos o en el enlace de descarga para Android.

Google+ estrena nuevo diseño

Susana Caballero | 11 de abril de 2012 a las 21:15

Más limpio, más simple, más fácil… Son algunos de los calificativos que tanto la propia Google como quienes han escrito sobre ello han empleado para definir el nuevo diseño de Google+, que acaban de estrenar y con el que la compañía pretende, dicen en su blog oficial, hacer su red social más funcional y flexible.

Tiene mejor aspecto, es cierto, y añade novedades interesantes como la posibilidad de personalizar los botones que queremos que aparezcan (ya no son estáticos, en la parte superior, sino que aparecen en vertical y podemos ponerlos en el orden que deseemos) o que muestre a mayor tamaño las fotos y vídeos que compartimos (que en la versión anterior quedaban en ocasiones un poco ridículos, la verdad). Además, se ha mejorado el diseño de casi todas las secciones, incluida la del perfil de cada usuario, que ahora muestra, además de la foto del perfil propiamente dicha, otra imagen de portada, horizontal, que cubre casi todo el ancho de la página. Sí, como Facebook. Otra vez.

La verdad es que no tengo demasiado que objetar a los cambios en Google+, salvo ese insondable espacio en blanco a la derecha (sobre el que hay unas cuantas bromas en el propio G+), mayor cuanto más panorámica sea la pantalla desde la que se consulta. Medio en broma, medio en serio, muchos apuntan que es ahí donde Google meterá la publicidad que, no lo dudemos, acabará manchando la blancura de Google+. Pero para que esa publicidad sea rentable debe serlo también el sitio en el que se inserta y, por mucho que Google presuma de los 170 millones de usuarios que tiene su red social, no tengo muy claro cuántos de ellos realmente la usan, a diario y de forma más o menos intensiva (no entrar, pegar un enlace y salir corriendo). Tampoco tengo muy claro que estos cambios vayan a atraer a quienes tienen cuenta pero no hacen mucho uso de ella ni a quienes ni la tienen ni la quieren.

Facebook compra Instagram

Susana Caballero | 9 de abril de 2012 a las 19:42

Hace unas semanas, cuando Twitter anunció que compraba Posterous, me preguntaba si nos acercábamos a un punto en el que, hiciéramos lo que hiciéramos en internet, siempre estaríamos en manos de Facebook, Google y Twitter. Hoy estamos un poco más cerca de ese punto: Facebook ha comprado Instagram.

Instagram es, dicho de modo muy resumido, una mezcla entre aplicación fotográfica para dispositivos móviles y red social en la que los usuarios comparten sus fotografías con sus contactos, a los que pueden seguir, comentar y hacer todo lo que uno hace normalmente en una red social. Hasta hace un par de semanas, sólo estaba disponible para los usuarios de dispositivos móviles de Apple (iPhones, iPads, iPods Touch), pero hace unos días lanzó su versión para Android, lo que disparó aún más su ya elevada popularidad (y cierta rivalidad entre usuarios de cacharros de uno y otro sistema operativo, por cierto).

Facebook pagará, entre efectivo y acciones, unos 1.000 millones de dólares por Instagram, según la compañía de Mark Zuckerberg, que espera cerrar el acuerdo este mismo trimestre. Como apunta el New York Times, es la compra más importante de Facebook, que hasta ahora había adquirido empresas o servicios mucho más baratos y sin duda no tan populares como Instagram.

Precisamente esa popularidad es la que, además, puede salvar a Instagram del destino que corrió, por ejemplo, Gowalla, o eso dice Zuckerberg en su anuncio, en el que garantiza que la red fotográfica seguirá funcionando de forma independiente a Facebook y que los usuarios que deseen mantener separada su actividad en ambas redes sociales podrán hacerlo. Desde Instagram, su CEO Kevin Systrom dice básicamente lo mismo, que las aplicaciones serán las mismas y se mantendrán los contactos de cada usuario. Veremos cómo evoluciona la cosa…

Pinterest rectifica y cambia sus condiciones de uso

Susana Caballero | 27 de marzo de 2012 a las 18:24

Tras las quejas de numerosos usuarios por sus poco razonables condiciones de uso, de las que hablé hace unos días, Pinterest ha anunciado unos cuantos cambios a partir del 6 de abril. Recomiendo tanto a los que ya son usuarios como a los que se plantean serlo que les echen un vistazo, aunque me permito comentar aquí algunos de esos cambios.

No forma parte estrictamente de las condiciones de uso, pero el servicio ha cambiado también su apartado de etiqueta, eliminando cosas poco razonables como lo de evitar la autopromoción o lo de conminar a sus usuarios a que sólo publicasen contenido propio (sí, ya dije que ambos conceptos entraban en contradicción y parece que se han dado cuenta). Ahora nos piden que seamos respetuosos y auténticos (“Pinterest es una expresión de quién eres”, dicen, algo con lo que por cierto no estoy del todo de acuerdo), nos animan a denunciar contenido inapropiado y a que indiquemos la fuente de lo que publicamos, con enlaces que remitan a dichas fuentes. Un considerable avance con respecto a la anterior política de “publica sólo contenido tuyo pero no te pases autopromocionándote”.

En cuanto a lo que son las condiciones de uso propiamente dichas, se deja bien clarito que el usuario conserva todos los derechos de todos los contenidos que publique en el sitio, y de este farragoso y polémico párrafo

you hereby grant to Cold Brew Labs [los creadores de Pinterest] a worldwide, irrevocable, perpetual, non-exclusive, transferable, royalty-free license, with the right to sublicense, to use, copy, adapt, modify, distribute, license, sell, transfer, publicly display, publicly perform, transmit, stream, broadcast, access, view, and otherwise exploit such Member Content only on, through or by means of the Site, Application or Services.

Se ha pasado a esto (un poco farragoso también, sí):

Subject to any applicable account settings you select, you grant us a non-exclusive, royalty-free, transferable, sublicensable, worldwide license to use, display, reproduce, re-pin, modify (e.g., re-format), re-arrange, and distribute your User Content on Pinterest for the purposes of operating and providing the Service(s) to you and to our other Users. Nothing in these Terms shall restrict Pinterest’s rights under separate licenses to User Content. Please remember that the Pinterest Service is a public platform, and that other Users may search for, see, use, and/or re-pin any User Content that you make publicly available through the Service.

Es decir, que esa licencia no-exclusiva que adquieren sobre nuestros contenidos al publicarlos en su sitio ya no es ni irrevocable, ni perpetua ni, sobre todo, les permite vender lo que publiquemos. “Vender contenidos nunca ha sido nuestra intención”, explicaban en el correo que han enviado a los usuarios con los cambios y que se puede leer también en el blog de la compañía.

Como no todo iba a ser bueno, sigue donde estaba el párrafo en el que nos amenazan con tener que pagarles los abogados y las costas judiciales si por nuestra culpa (por cómo usemos su servicio) se meten en algún pleito:

You agree to indemnify and hold harmless Pinterest and its officers, directors, employees and agents, from and against any claims, suits, proceedings, disputes, demands, liabilities, damages, losses, costs and expenses, including, without limitation, reasonable legal and accounting fees (including costs of defense of claims, suits or proceedings brought by third parties), arising out of or in any way related to (i) your access to or use of the Services or Pinterest Content, (ii) your User Content, or (iii) your breach of any of these Terms.

Habrá que esperar a la próxima revisión de las condiciones, a ver si alguien se da cuenta de que es un disparate…

La polémica por las condiciones de uso de Pinterest

Susana Caballero | 16 de marzo de 2012 a las 18:30

En alguna ocasión, al hablar de Facebook o Google, he insistido en que hay que leerse siempre los términos y condiciones de los servicios a los que nos apuntamos (y ajustar la privacidad) para no llevarnos después sorpresas desagradables. Lo que no dije es que eso vale para todos, también para mí. Suelo leerme las condiciones de los servicios que uso, aunque sea por encima, pero admito que no siempre lo hago. Y desde luego no lo hice con Pinterest.

Para quienes no hayan oído hablar de Pinterest, es una red social en la que sus usuarios comparten sobre todo fotos y vídeos (pinear) y los exponen en una especie de tableros. Uno puede suscribirse tanto a otros usuarios como a tableros concretos y en cada publicación puede decir si le gusta, comentarla o compartirla en uno de sus propios tablones (repinear). Los usuarios pueden subir contenidos propios o compartir cosas que ven en la Red, una labor que muchos sitios propician incluyendo botones al efecto, como éste:

Pin It

El problema es que si uno combina las palabras compartir e internet suele aparecer también el término copyright. Hace unas semanas ya leí a Enrique Dans hablar sobre el tema, centrándose en el aspecto filosófico (por llamarlo de alguna manera) del asunto. Creo que compartir una foto de algo que nos gusta remitiendo al sitio original (y sin sacar provecho económico de ello) ni siquiera debería ser delito (por mucha ley que se saquen de la manga, sigue siendo una estupidez), pero Pinterest advierte que, al acceder a los términos de su servicio,

you represent and warrant that: (i) you either are the sole and exclusive owner of all Member Content that you make available through the Site, Application and Services or you have all rights, licenses, consents and releases that are necessary to grant to Cold Brew Labs the rights in such Member Content, as contemplated under these Terms; and (ii) neither the Member Content nor your posting, uploading, publication, submission or transmittal of the Member Content or Cold Brew Labs’ use of the Member Content (or any portion thereof) on, through or by means of the Site, Application and the Services will infringe, misappropriate or violate a third party’s patent, copyright, trademark, trade secret, moral rights or other proprietary or intellectual property rights, or rights of publicity or privacy, or result in the violation of any applicable law or regulation.

Lo que, en cristiano y muy resumidamente, viene a decir que el usuario garantiza que es el único y exclusivo propietario de todo el contenido que sube a su cuenta y que nada de lo que publica viola la patente, copyright, marca registrada o derechos de publicidad o privacidad ni ninguna otra ley en general.

De entrada, eso choca con el botoncito que publiqué más arriba, un botoncito que proporciona el propio Pinterest a quien lo desee incluir en su sitio para propiciar que sus contenidos se compartan en Pinterest. Además, choca con otro punto de sus condiciones, éste englobado en el apartado Pin Etiquette:

Avoid Self Promotion
Pinterest is designed to curate and share things you love. If there is a photo or project you’re proud of, pin away! However, try not to use Pinterest purely as a tool for self-promotion.

Es decir, piden que lo uses para “compartir las cosas que amas” y que evites utilizarlo solamente para autopromoción.

¿En qué quedamos? Si publicamos sólo cosas nuestras y respetamos el copyright de los demás incurrimos en la autopromoción. Y si compartimos “las cosas que amamos” nos pueden denunciar por violar el copyright de otros.

Source: knoed.com via Junior on Pinterest

 

Pero el festival del humor, como denunciaba este post (acertadamente titulado ‘Pinterest: cambia tus condiciones o nos vamos’), que circuló hace unos días por Twitter, va mucho más allá. Si accedes a usar Pinterest,

you hereby grant to Cold Brew Labs [los creadores de Pinterest] a worldwide, irrevocable, perpetual, non-exclusive, transferable, royalty-free license, with the right to sublicense, to use, copy, adapt, modify, distribute, license, sell, transfer, publicly display, publicly perform, transmit, stream, broadcast, access, view, and otherwise exploit such Member Content only on, through or by means of the Site, Application or Services.

O sea, que básicamente pueden hacer con lo que publica cada usuario lo que les salga de las narices. Y si hay algún problema de copyright, vendrán a buscarnos a nosotros, no a Pinterest. Y en caso de que vayan a por ellos, seremos nosotros los que les paguemos los abogados:

You agree to defend, indemnify, and hold Cold Brew Labs, its officers, directors, employees and agents, harmless from and against any claims, liabilities, damages, losses, and expenses, including, without limitation, reasonable legal and accounting fees, arising out of or in any way connected with (i) your access to or use of the Site, Application, Services or Site Content, (ii) your Member Content, or (iii) your violation of these Terms.

Hace un par de meses que tengo cuenta de Pinterest y hasta ahora no lo he usado demasiado. Saber todo lo de arriba no me anima precisamente a usarlo más. ¿Hay alguien en la misma tesitura?