Archivos para el tag ‘blogs’

La web social se reúne de nuevo en Sevilla en el EBE

Susana Caballero | 1 de noviembre de 2012 a las 20:33

De nuevo en noviembre, de nuevo en Sevilla y de nuevo, tras el paréntesis del año pasado, en el Hotel Renacimiento de La Cartuja. Evento Blog (EBE) abre este viernes las puertas de su séptima edición, con el objetivo de batir los 1.800 asistentes del año pasado y llegar a los 2.500. Pero EBE es más que una cuestión de números. Mucho más.

Salvo la primera edición (de la que admito no tuve noticia alguna, de lo contrario no me lo habría perdido) no he faltado a ninguna. Aun así no tengo claro cómo explicar qué es EBE. “La gran cita de la web social”, que es algo así como su eslogan oficioso, se acerca bastante, aunque no del todo. Ya decía hace ahora más o menos un año que el EBE ha ido evolucionando con el tiempo, a la par que han ido evolucionando sus asistentes y el mundo de los medios sociales en general, que se ha profesionalizado, por así decirlo, con todo lo bueno y malo que ello implica. Eso se notó mucho el año pasado, tanto en la confección del programa de actividades como, sobre todo, en el perfil de los asistentes. Imagino que esa línea continuará este año, aunque debo confesar que el programa de este EBE 12 me resulta personalmente más atractivo.

Resumir el programa no es tan difícil como explicar qué es EBE, pero casi. El lema de este año es “Comparte tu experiencia”, pero bien podría ser “Cómo no perderse nada del EBE sin volverse loco por el camino”. Porque este año el equipo liderado por Benito Castro y Luis Rull ha creado una programación intensa (y extensa) que satisfará a casi todos los paladares.

Las actividades comienzan este viernes por la mañana, con la sesión De-Muestra, en la que empresas que están empezando, normalmente relacionadas con la tecnología, enseñan a los asistentes sus proyectos. Por la tarde, tras la inauguración oficial, Pau García Milá, un jovencísimo emprendedor responsable de eyeOS, pronunciará una conferencia con la que, anuncia, insuflará a los asistentes un poco de optimismo. No nos vendrá nada mal.


A partir de ahí, la cosa se complica, porque en este EBE habrá hasta cuatro salas con programaciones simultáneas (cinco, si incluimos las sesiones de proyecciones el sábado a cargo de la Fundación Audiovisual de Andalucía).

La bautizada como sala amarilla se reservará para las grandes conferencias. Por ahí pasarán a lo largo del fin de semana ponentes como Ignacio Escolar (que contará cómo es eso de crear un periódico), Xabier Uribe-Etxebarría, de Sherpa (el asistente de voz más popular para Android); Mitchell Baker, presidenta de la Fundación Mozilla; Mark Tran, del diario británico The Guardian; Pep Gómez, otro jovencísimo empresario que hablará de Fever; Alexandre Huot, responsable de redes sociales del Comité Olímpico durante los recientes Juegos de Londres, u Oleg Gutsol, CEO de 500px.

Mientras, la sala azul se reserva para charlas temáticas. Allí se hablará de analítica web, de social media, de WordPress (a cargo de Rafael Poveda, que además de trabajar en Mecus y ser un experto en dicho gestor de contenidos es uno de los muchos que hacen posible EBE cada año), de derechos de autor e internet, de activismo en redes sociales, de política, de educación, de moda, de televisión (y humor)… En esta sala tendrá lugar el domingo la sesión que pondrá fin a este EBE, a cargo de José Antonio Pérez, autor de Mi mesa cojea. Su título: Derecho a la ofensa.

En la sala verde habrá talleres prácticos: libros interactivos para niños, fotografía en redes sociales, crowdfunding, gamificación, interfaces táctiles, redes sociales para profesionales y diseño y animación en 3D, además de diseño de aplicaciones, entre otros temas.

Por si todo esto fuera poco, en la sala rosa habrá durante los tres días una zona de networking, con charlas, tertulias y, en definitiva, un espacio de conversación, intercambio, negocio y, seguramente, también bastante diversión.

¿Abrumados? Yo también, lo reconozco. Pero si les ha llamado la atención alguna de las propuestas de este año, pueden darse un paseo por su web para consultar a fondo el programa (aquí en pdf) y, si están interesados en ver por sí mismos qué es eso del EBE, aún están a tiempo de apuntarse. No creo que se arrepientan.

PD: Si no pueden acercarse al EBE y no quieren perderse nada, pueden recurrir a la emisión en streaming.

Etiquetas: , , ,

EBE11: Un EBE diferente

Susana Caballero | 14 de noviembre de 2011 a las 19:51

Se presentaba como un EBE de cambios (en otro escenario y por primera vez de pago) y de transición (¿hacia dónde? Aún está por ver), pero sobre todo ha sido un EBE raro, muy diferente a los anteriores y casi en las antípodas de aquel primero (su segunda edición, en realidad, porque me perdí la primera) al que fui hace cuatro años.

Entiendo que no tiene que ser fácil elaborar la programación (mucho menos organizarlo) de un encuentro de este tipo, al que han acudido unas dos mil personas de distinto perfil, intereses y ámbito de procedencia de las que, además, al menos la mitad eran debutantes en el EBE. La preocupación por reflejar, como decía ayer, todas esas tendencias que se mueven hoy día por la Red (no hay más que darse una vuelta por Twitter) ha dado lugar a un menú en mi opinión demasiado ecléctico que no sé si habrá colmado las expectativas de quienes acudían este año por primera vez, porque creo que tanto los perfiles empresariales, por así decirlo, como los internautas/tuiteros/blogueros de a pie pueden haberse sentido en algún momento un poco descolocados.

Esa variedad de perfiles e intereses dificulta no sólo elaborar la programación, sino supongo que también la preparación de las ponencias y mesas redondas para los propios ponentes. Hace unos años, el auditorio era más homogéneo (había excepciones, claro, porque no es que las empresas o los profesionales hayan aparecido este año de repente) y sus intereses también lo eran (también había excepciones en eso). Ahora, muchos habrán considerado ciertas charlas o talleres demasiado avanzados, otros que se han quedado cortos y otros (los más veteranos, como es mi caso) estarán ya un poco cansados de escuchar todos los años a alguien empeñado en matar los blogs, de ver a otros vendiendo su libro (o su Orbyt) o de comprobar que algunos amortizan una y otra vez la charla que prepararon hace decenios o que simplemente no preparan nada y se limitan a decir lo que en ese momento les pasa por la cabeza (y que conste que nada de esto es culpa de los organizadores, que llaman a quienes consideran más idóneos para cada ámbito y poco pueden hacer si les salen rana).

Hay otras sesiones que, por mucho que recuperen argumentos ya escuchados o leídos, siempre es un placer presenciar, bien por el interés del conferenciante, por el de lo que cuenta o, simplemente, porque dice, con micro y sobre un escenario, cosas que uno ha pensado, dicho o escrito más de una vez.

Esa variedad de perfiles y procedencias provoca que haya casi tantas opiniones sobre lo que se ha visto y escuchado en este EBE11 como asistentes, como se puede comprobar echando un vistazo a lo que se iba diciendo en Twitter mientras duraba el encuentro y a lo que quienes estuvieron allí irán publicando durante los próximos días. No sé cuántos de los que allí estuvieron repetirán el año que viene y cuántos lo recomendarán a sus contactos. Me gustaría saber qué llevó a los debutantes a asistir este año por primera vez y qué es lo que se llevan o lo que han aprendido. También saber qué piensan los sospechosos habituales de este EBE tan peculiar.

Como digo, cada uno tendrá su opinión sobre lo mejor y lo peor de este EBE. (Estoy recopilando en Storify lo que más me ha llamado la atención de esta edición. He completado la historia de De Muestra, la del viernes y la del sábado, por si le quieren echar un vistazo). La mía es que esto ha sido lo mejor de este año:

-La sesión De Muestra, previa al propio EBE, en la que se presentan proyectos nuevos cada año más interesantes. En relación directa con esto, aunque ya en el programa oficial, las charlas de emprendedores como Laura Valverde y Ana Ormaechea (o cómo sobrevivir a la experiencia de intentar hacerse un hueco en Silicon Valley), Sebastián Muriel (sobre las diferencias entre Europa y EEUU a la hora de montar un proyecto tecnológico y algunas claves para sacar adelante una empresa de estas características y superar los obstáculos) o Jared Hecht, el invitado internacional de este año, que, al igual que hicieron en otras ediciones figuras como Biz Stone, presentó el servicio del que es cofundador, la red social GroupMe.

-Las charlas de David Bravo sobre el trato que los medios de comunicación dan en ocasiones a todo lo que tiene que ver con internet, la piratería y las redes sociales, la de Javier de la Cueva sobre la dicotomía abierto-cerrado y la de Josep Jover, que dejó perlas como que “la ley Sinde sólo se cumplirá si lo quieren los ciudadanos”, llamó a la participación ciudadana para cambiar normas injustas (“Las cosas primero las ganamos en la calle, luego en los juzgados y después en el BOE”, como el canon digital) y tranquilizó a quienes creen que las distintas leyes Sinde pueden amenazar la libertad en internet y, de paso, la innovación y el progreso: “Ustedes tiren adelante, que los juristas estamos detrás para cubrirles”.

-La ponencia de Javier Llinares sobre Open Government, que puso de manifiesto que la transparencia gubernamental en España simplemente no existe, y recordó que “tenemos la base, las herramientas, para hacer una democracia abierta de verdad” pero que aún se necesitan cambios culturales y de organización para hacer efectiva esa evolución. “Los políticos tienen miedo”, dijo Llinares, y llegará el día en que no tengan más remedio que escuchar a los ciudadanos. En la misma línea, la mesa redonda del sábado sobre democracia recordó que los ciudadanos, y no sólo los políticos, tenemos también responsabilidad política, porque, por ejemplo, a Silvio Berlusconi no lo han apartado del poder ni los ciudadanos ni los jueces, sino eso que llamamos mercados.

-Los talleres, útiles y muy buenos, tanto el de WordPress de Rafa Poveda como el de analítica web de Pere Rovira.

-El encuentro sobre videojuegos moderado por Txema Marín (escuché sólo un ratito pero los numerosos elogios que leí en Twitter merecen que lo incluya).

-La mesa redonda sobre periodismo, en la que se habló de un tema que empieza a ser un clásico: medios tradicionales contra nuevos medios y nuevos profesionales. La conclusión es que ahí fuera hay muchos autores aficionados que saben en ocasiones mucho más que los profesionales que publican en los sitios tradicionales y que ahora tienen los medios necesarios para desarrollar esa afición o esa pasión, para publicar sobre lo que les gusta y lo que saben y para decirles a los profesionales que se han equivocado. Julio Alonso explicó que lo que ahora se publica en la Red no es un producto terminado, sino una versión preliminar que se puede enriquecer con la conversación que suscita y con las aportaciones de esos expertos, unas voces que algunos medios tradicionales siguen siendo reacios a escuchar.

-La charla de Ismael El-Qudsi sobre marketing y publicidad. Muy divertida.

-La conferencia de clausura de Pablo Arrieta (@xpectro). Más que una charla, como dicen en la web de EBE (en este post se puede ver la conferencia), es una experiencia en sí misma. Puede que sea lo mejor que he visto en los cinco EBE a los que he asistido.

Me preguntaba más arriba qué es lo que habrían pensado ese casi millar de personas que asistían este año por primera vez. Si llegaron buscando respuestas, los secretos del éxito en la Red o la solución a todos sus problemas puede que se hayan sentido decepcionados. EBE no tiene la fórmula secreta de la Coca-Cola, simplemente pone sobre la mesa temas interesantes para debatir, preguntas que a veces llevan a otras preguntas, un punto de encuentro para que personas procedentes de distintos lugares y entornos puedan trabajar juntas para encontrarlas y, sobre todo, anima a quienes cruzan sus puertas a la acción, a que hagan realidad ese proyecto al que llevan tiempo dándole vueltas, a que participen, a que escuchen, a que conversen. Porque al final, de eso va todo esto. Por eso lo llaman web social.

PD: Si se perdieron algo y quieren escuchar o ver alguna de las conferencias, en Ágora Directo pueden recuperar (casi) todos los vídeos y en Radio Podcastellano los audios. Que los disfruten.

EBE11: Más chaquetas que camisetas

Susana Caballero | 13 de noviembre de 2011 a las 22:06

Primeras impresiones sobre el EBE11, la sexta edición del Evento Blog, del que mañana, con más calma, recopilaré enlaces, resúmenes e imágenes para que quienes se lo hayan perdido puedan echar un vistazo a algunas de las cosas de las que se han hablado estos tres días en Sevilla. Por ahora, les dejo con un adelanto y con un enlace a la web de Radio Podcastellano, donde pueden escuchar casi todas las sesiones.

Foto: Juan Carlos Muñoz

Foto: Juan Carlos Muñoz

Desde su primera edición, Evento Blog España, el EBE, ya demostró su habilidad para reflejar casi a la perfección las tendencias de internet y los intereses e inquietudes de quienes en ella se mueven y al mismo tiempo para anticipar por dónde se moverían una y otros en los meses posteriores. Cuando los blogs eran poco más que un reducto de frikis, el trío compuesto por José Luis Antúnez, Benito Castro y Luis Rull puso en marcha un foro en torno a ellos. Sólo unos meses después del nacimiento de Twitter invitaron a Biz Stone al EBE para explicar qué era eso del pajarito, y antes de que nadie imaginase el alcance global que iba a tener colocaron pantallas durante las ponencias y charlas para que la gente pudiese seguir lo que del EBE se decía en Twitter, conversaciones paralelas en ocasiones más interesantes que las que tenían lugar sobre el escenario.

El EBE que terminó hoy, el sexto, tanto por su programación como por el perfil de sus asistentes, ha sido una vez más reflejo de la Red y se ha contagiado de la transformación que en los últimos meses se ha vivido en las redes sociales e internet en general, con el desembarco de muchos profesionales, empresas, medios y periodistas que casi han tomado Twitter, por ejemplo, y que en los últimos tiempos han dado lugar a todo un ecosistema hasta hace poco desconocido (que incluye nuevos términos y hasta nuevas profesiones). Por decirlo en pocas palabras, este año ha habido más chaquetas que camisetas.

Como en otras ediciones, ha habido emprendedores tecnológicos sobre el escenario contando sus experiencias (como Sebastián Muriel, Laura Rivera y Ana Ormaechea), el recurrente debate sobre si las redes sociales amenazan a los blogs (no es así), talleres (como el de analítica web de Pere Rovira o el de Rafa Poveda sobre WordPress), encuentros temáticos como el que moderó Txema Marín sobre videojuegos, o ponencias (las de David Bravo, Javier de la Cueva y Josep Jover) sobre la propiedad intelectual y las normas que, con el pretexto de luchar contra la piratería, amenazan la libertad en internet, o mesas redondas sobre periodismo en las que se ha hablado de cómo están enfocando los medios tradicionales este nuevo escenario que ha propiciado la Red, en el que tienen que competir con muchos más medios y con autores, apasionados y con grandes conocimientos, que ahora tienen mucho más fácil escribir y publicar sobre lo que les interesa y también decirles a los periodistas profesionales cuándo se equivocan.

Pero, además de todo eso, también ha habido unas cuantas sesiones orientadas a empresas y a quienes utilizan las redes sociales como herramienta de trabajo que a buen seguro han servido de orientación a muchos recién llegados que no saben por dónde empezar.

Desde sus inicios, el EBE ha propiciado el encuentro entre aficionados, expertos, profesionales y simples ciudadanos unidos por su interés por un medio que hace mucho que dejó de ser un reducto de frikis. Y, si alguien sigue teniendo dudas, no tiene más que echarle un vistazo al programa de este EBE, en el que se ha hablado de política y democracia, de cómo mejorarlas y cómo fortalecerlas frente a eso que llaman mercados o de la necesidad de exigir a los gobiernos una gestión transparente (la charla de Javier Llinares sobre Open Government) y que escuchen a los ciudadanos, esos mismos que el domingo irán a votar y que poco a poco, gracias en buena medida a internet, las redes sociales y foros como el EBE, están dejando de ser esa gente a la que sólo se le pregunta una vez cada cuatro años.

Actualización: Por una de esas casualidades de la vida, se me han acumulado tres comentarios en la bandeja de aprobación y los tres me aclaran quiénes son los protagonistas de la foto de Juan Carlos Muñoz que ilustra este texto: son Nati, autora del blog La cocina de Kety, y su nieto Germán. Como me decían hace un rato en Twitter y también se ha dicho en este EBE, ellos dos demuestran que lo de la brecha digital a veces no es más que un mito. Lo que importa es la actitud.

Abierta la preinscripción para el EBE11

Susana Caballero | 28 de septiembre de 2011 a las 20:35

Periodismo, educación, política o negocios son algunos de los muchos temas de los que se hablará este año en el Evento Blog, el EBE, que se celebrará del 11 al 13 de noviembre y que por primera vez cambia su ubicación tradicional (casi ya un hogar) en el Hotel Renacimiento de la Isla de la Cartuja de Sevilla por el Pabellón del Futuro, no muy lejos del anterior.

El cambio de sede no es más que una de las muchas novedades que ofrece este EBE11, que multiplica su oferta de ponencias, talleres y encuentros (durante las próximas semanas se irá confirmando la lista de ponentes que configurarán el programa definitivo) y hay actividades casi para todos los gustos; una pena no disponer del don de la ubicuidad. Otro de los cambios es que, por primera vez, deja de ser gratuito, aunque todo lo que ofrece bien vale los 15 euros que cuesta la entrada. La organización abrió la inscripción el pasado lunes y aún hay algunas de las 3.000 plazas disponibles, así que si le interesa yo no esperaría demasiado para apuntarme.

Si no tiene muy claro qué es eso del EBE puede echarle un vistazo a lo que escribí por aquí hace más o menos un año, darse una vuelta por su web oficial o ver este vídeo de presentación:

Etiquetas: , , ,

Llegan (al fin) los cambios a Blogger

Susana Caballero | 2 de septiembre de 2011 a las 16:10

Ya comenté en su momento, cuando publiqué el tutorial de Blogger, que el servicio de blogs propiedad de Google preparaba unos cuantos cambios para la recta final del año. Esas novedades, que hasta incluirán un poco más adelante un cambio de nombre, han arrancado con un necesario cambio de look, ahora más moderno, más limpio, más blanco y, en definitiva, más Google.

[Google está implementando el cambio progresivamente, así que si tiene un blog pero aún no ve opción alguna de probar el nuevo aspecto, no desespere; si lo hace (desesperarse), puede activar Blogger in Draft (Blogger en borrador), donde se prueban los cambios que después pasarán al Blogger 'normal', y activarlo desde ahí]

Aparte de su remozada apariencia, hay algunos otros cambios interesantes, como una ampliación del editor de entradas, para que sea más cómodo escribir (sobre todo si se hace desde una pantalla pequeña), o la posibilidad de ver de un vistazo las estadísticas de todos nuestros artículos. Lo curioso, sin embargo, es que lo han cambiado casi todo pero cuando le das a editar a cualquier elemento del menú desde la pestaña de diseño se abre la misma ventana de siempre. A lo mejor se les ha pasado…

Otra de las mejoras es que ya se puede crear un blog desde una sola pantalla (tampoco es que antes fuese muy complejo, pero sí había que dar algún paso más), en la que basta indicar el título, la dirección y escoger una plantilla.

No sé si estos cambios servirán para revitalizar el servicio (habrá que ver lo que aún está por venir) y tampoco si esto va a suponer una amenaza para plataformas como WordPress o Tumblr, pero al menos da la impresión de que Google no se ha olvidado de Blogger, como parecía en ocasiones por el poco caso que le han hecho desde su adquisición.

Etiquetas: , ,

Vacaciones

Susana Caballero | 29 de julio de 2011 a las 11:00

No sé si serán merecidas o no pero, como diría Rhett Butler, “francamente, querida, me importa un bledo”, porque me voy a ir igual. Servidora se marcha de vacaciones por unos días y, aunque sé que no me van a echar de menos, les dejo un par de recomendaciones por si no se han ido aún o ya han vuelto (lo peor: mis condolencias). Estas recomendaciones, claro, son también válidas para quienes disfrutan en estos momentos de su tiempo de descanso, que marcharse de vacaciones y seguir conectado no son conceptos incompatibles.

Aquí van unas cuantas sugerencias con cosas que pueden hacer estos días:

Por supuesto, aparte de las redes sociales que menciono hay una nueva, revolucionaria y recomendada por los principales expertos que ni siquiera precisa de invitación. Quizás aún no la conozca: se llama vida real y quien la ha probado habla maravillas, si bien tiene inconvenientes como que no se puede cerrar la sesión cuando a uno le plazca, ni siquiera ponerse el estado no disponible si no se tienen demasiadas ganas de hablar con nadie. Pero a pesar de eso dicen que no está mal. Habrá que probarla, ¿no?

Nada más por ahora. Lo habitual en textos de este tipo es incluir una foto de una playa o algún escenario idílico cuya principal finalidad es dar envidia a quienes la ven. No es mi estilo. Además, tampoco soy mucho de playa. Que lo pasen bien.

Tutorial de Blogger

Susana Caballero | 3 de junio de 2011 a las 19:00

Sí, ya sé que los recopilatorios apestan. Pero a mí me gusta tener las cosas ordenaditas, y como imagino que habrá lectores a los que no les hará gracia eso de ir saltando de post en post buscando la respuesta a su duda, reúno aquí las cuatro entregas del tutorial de Blogger como ya hice en su momento con el de Twitter:

Primera entrega: Cómo crear una cuenta, un blog y cómo configurarlo, paso a paso.

Segunda entrega: Familiarizarnos con el panel de edición para aprender a escribir y publicar artículos.

Tercera entrega: El diseño de plantillas de Blogger y cómo instalar una plantilla externa.

Cuarta entrega: El diseño de los elementos de la página, los gadgets o artilugios con los que podemos enriquecer los menús.

Y un par de bonus tracks. El primero, este vídeo, que tiene ya unos añitos pero sigue siendo igual de bueno que cuando fue publicado. Explica, “in plain English”, o sea, en cristiano (aunque esté en inglés) qué es un blog:

El segundo es un vistazo a lo que fue el año 2010 para Blogger:

Y el tercero es en realidad un avance de lo que se nos viene encima, porque todo lo que les he contado en los artículos de arriba tiene los días contados (bueno, la base será la misma, aunque se añadirán nuevas opciones), porque este es el inminente nuevo Blogger. Lo que nadie sabe es cuándo llegará, pero yo estoy deseando echarle el guante.

Etiquetas: , , ,

Cómo hacer un blog en Blogger (IV)

Susana Caballero | 2 de junio de 2011 a las 16:11

Cerramos este tutorial de Blogger (salvo que se me ocurra cualquier otra cosa o alguno de los presentes quiera saber más del tema, en cuyo caso habría una quinta entrega) con el diseño y la disposición de los distintos elementos del blog, desde el cuerpo central donde aparecen los posts hasta los distintos elementos del menú. Para acceder a eso, tenemos que ir a Diseño y, ahí, a Elementos de la página, donde veremos esto:

Ahí podemos cambiar la barra de navegación (lo que se ve arriba, con el logo de Blogger, cuando tenemos la sesión abierta y estamos navegando por alguno de sus blogs), la cabecera (donde podemos cambiar el título del blog -como ya dije en su momento, esto no afecta a la dirección-, la descripción o añadir una imagen, con sus diferentes opciones de ajuste).

Si pulsamos en Editar en el bloque de entradas del blog, se abrirá una ventana emergente como la de la imagen de la izquierda, donde podemos configurar diferentes opciones como la cantidad de textos que queremos mostrar en la portada, cómo queremos que se vean (si queremos que se vean, porque podemos desactivarlo) la fecha, la firma, la hora, los comentarios, las etiquetas (no recuerdo si lo he explicado en algún momento, pero las etiquetas permiten ordenar los contenidos; a los lectores les deja claro de qué va el artículo y cómo encontrar textos semejantes y a nosotros nos ayuda a tener mejor localizados los temas y las piezas que publicamos), la edición rápida (esto es recomendable mantenerlo; sólo lo veremos nosotros y nos permite acceder a la edición mientras vemos el blog, sin tener que ir al panel de Blogger; sí debemos, sin embargo, tener la sesión abierta), las reacciones, los enlaces para envío de entradas (por correo electrónico) o los botones para compartir (si queremos utilizar algo más personalizable, escogiendo qué servicios queremos ofrecer, podemos probar soluciones como Share This. Puede ver un ejemplo al pie de este mismo post: el botón de compartir, que abre un desplegable al pulsarlo).

Debajo de todo eso vemos algo parecido al esquema de un post. Si arrastramos los elementos podemos colocarlos a nuestro gusto, por encima o por debajo del texto, por ejemplo, y ordenarlos como queramos. (Si usa una plantilla instalada desde otro sitio o en algunas plantillas del propio Blogger puede que los elementos no se muevan por mucho que los arrastre; no se preocupe, a veces pasa).

Ahora pasemos a la parte de los gadgets. Así es como se llaman todos los cacharritos que se pueden ver en las barras laterales de los blogs, desde el archivo a la lista de blogs que seguimos (que se conoce como blogroll), pasando por tuits, fotos y casi cualquier cosa que se nos ocurra. Podemos añadir cualquiera de estos gadgets, o artilugios, como también se les conoce, en todo aquel punto en que veamos Añadir un gadget. La cantidad de cacharritos que se pueden añadir y las zonas en que se pueden incluir dependen de la plantilla que hayamos escogido.

Si pulsamos en cualquiera de esos Añadir un gadget se abrirá una ventana emergente con, literalmente, más de un millar de cosas que podemos incluir en nuestro blog. En la primera venta, bajo el epígrafe Lo básico, están los oficiales, los 24 más habituales (archivo, etiquetas, el blogroll, el perfil, los seguidores, cuadro de búsqueda, RSS y unos cuantos más). Si tiene cuenta de Google Reader y quiere que en su blog aparezca la lista de los sitios que frecuenta, pulse en Añadir lista de blogs. Ahí le aparecerá la opción de añadir los títulos a mano y también la de importar sus suscripciones de Reader; puede combinar ambas como guste. Obviamente, no es necesario tener una cuenta en Reader para configurar un blogroll. Tampoco es necesaria una en YouTube para disfrutar de la Barra de vídeo. Puede mostrar ahí los vídeos más vistos, valorados o recientes, sus propios vídeos o los de otro usuario o, simplemente, lo que se le antoje rellenando la casilla de palabras clave. Probemos con los más vistos, que no quiero que nadie me critique por mis aficiones…

Si queremos añadir un texto tal cual, como una cita que nos guste, por ejemplo, debemos usar la opción Añadir texto. Si queremos incluir contenido directamente desde otro servicio, como Twitter, Facebook o Flickr, a partir del código que éstos nos proporcionan, necesitamos un módulo de html. Añadimos, pegamos ahí lo que queremos y guardamos. Voy a probar con un módulo de Twitter. El código lo conseguimos en el apartado de Recursos de Twitter, donde debemos buscar los widgets. Casi todos los servicios contemplan la posibilidad de insertar en blogs su contenido. Si cuando haya terminado quiere reordenar los módulos, sólo tiene que arrastrar los módulos desde la opción del diseño y ponerlos donde quiera. Del mismo modo que la edición rápida nos permite acceder a los artículos mientras los estamos viendo en el propio blog, podemos acceder a los artilugios desde el propio blog. Basta con pulsar en las herramientas que aparecen al lado de cada uno de ellos. Así podemos editarlos sin tener que volver a Blogger.

Soy consciente de que el resultado es un tanto kitsch. Lo mismo puede pasarles a ustedes. Pero esto, por suerte, tiene fácil arreglo. Basta con cambiar cosas de sitio, quitar unas, añadir otras, modificar las que queramos conservar o sumar o restar columnas hasta que nuestro blog se parezca lo máximo posible a lo que queramos. Y cuando nos cansemos de su aspecto, no tenemos más que volver a empezar. Cambiar de vez en cuando la decoración siempre es saludable.

Etiquetas: , , ,

Cómo hacer un blog en Blogger (III)

Susana Caballero | 1 de junio de 2011 a las 18:37

Después de haber visto cómo crear y configurar un blog en Blogger y cómo familiarizarnos con el panel de escritura de artículos, en esta entrega veremos cómo personalizar la plantilla de nuestro blog sin necesidad de saber html. Evidentemente, si se conoce las opciones son más amplias, porque no sólo se puede modificar lo que tengamos, sino también crear lo que se ajuste a nuestros deseos. Pero por ahora lo haremos sin html.

Para cambiar la plantilla podemos usar el diseñador de plantillas de Blogger o instalar alguna que hayamos creado o hayamos encontrado en cualquiera de los numerosos sitios que ofrecen plantillas (gratuitas y de pago). En páginas como Blog and Web explican, además, como instalarlas, aunque, en resumen, se accede desde la opción Edición de html del menú de diseño del blog. Ahí se sube la plantilla y después se le hacen las modificaciones necesarias (si alguien tiene alguna consulta al respecto, no tiene más que dejar un comentario).

En cuanto al diseñador de plantillas (en la pestaña de Diseño), una novedad incluida por Blogger hace relativamente poco, permite cambiar de forma sencilla los modelos de plantilla que proporciona de serie (agrupados en seis bloques: Sencillo, Picture window, Fantástico SA, Filigrana, Etéreo y Viajes). Basta con escoger un modelo de cualquiera de los bloques e ir cambiando cada uno de sus aspectos. Veremos qué es lo que se puede cambiar.

Como escogimos en su momento una del bloque Sencillo en el blog en el que estamos haciendo las pruebas, seguiremos con ella para modificarla.

En el apartado Fondo podemos seleccionar una gama de colores principal. Eso significa que todos los colores que usemos en los distintos elementos de nuestro blog combinarán, aunque más adelante podremos cambiar individualmente cada uno de esos elementos. También podemos escoger una imagen de fondo. Si no nos gusta el catálogo que nos ofrece Blogger, podemos subir una que nos guste.

En Ajustar ancho, obviamente podemos determinar el ancho de todo nuestro blog y también el de la columna de la derecha, aunque si no es ese diseño predeterminado el que queremos conservar, porque preferimos tres columnas, o sólo una, por ejemplo, será mejor que volvamos aquí cuando tengamos eso claro. Vamos, pues, a Diseño. Creo que no hace falta explicarlo mucho más, porque las imágenes son lo suficientemente elocuentes, así que dejo una captura del menú: podemos cambiar la distribución (y cantidad) de las columnas laterales (o menús) y también el pie de página (lo que va a los pies del blog).

En esto, como en otras muchas cosas, soy una clasicista, así que la opción que me gusta es la de un bloque central con un menú, con una sola columna a la derecha (en alguna ocasión he necesitado, eso sí, una segunda columna, pero siempre al lado de la otra), aunque me decantaré aquí por una opción algo menos ortodoxa para que vean las posibilidades: doble columna a la izquierda y el pie de página en tres bloques. Volvemos al apartado de diseño para ajustar el ancho del blog y el del bloque de columnas de la izquierda a nuestro gusto, y lo que tenemos es lo que podemos ver en la imagen de la izquierda (click para ampliar).

El último apartado es el Avanzado. Ahí veremos distintos elementos (texto de la página, fondos, enlaces, título del blog, descripción del blog, texto de la pestaña, fondo de las pestañas, título de entrada, cabecera de fecha, pie de página de la entrada, gadgets, imágenes, acentos y añadir CSS).

A esos elementos (conforme los vayamos seleccionando se irán destacando en la previsualización que tenemos abajo, para saber siempre por dónde andamos) podemos cambiarles aspectos como la fuente de la letra (y ponerla en cursiva o negrita si así lo deseamos), su cuerpo (el tamaño) y el color. Blogger nos indica qué colores son los que están en esa plantilla y cuáles son los que encajan con el patrón cromático de nuestro diseño, pero si no tenemos miedo a las combinaciones osadas de colores, podemos coger cualquiera que nos plazca. A las fotos, además, podemos cambiarles el borde con que se muestran en el blog, o ponérselo o quitárselo, según lo que nos ofrezca la plantilla que hemos escogido. Y con un par de cambios aquí y allá, lo hemos dejado como se puede ver en la imagen de la izquierda (click para ampliar).

En la siguiente entrega seguiremos con el diseño, pero esta vez a partir de los bloques de la página.

Etiquetas: , , ,

Cómo hacer un blog en Blogger (II)

Susana Caballero | 8 de abril de 2011 a las 18:42

En la primera entrega vimos cómo crear y configurar un blog en Blogger. Ahora veremos cómo escribir un artículo, a los que Blogger llama entradas. En otros sitios verá referirse a ellos como posts. No importa cómo se les llame. Son el alma de todo blog. Da igual cuántos aderezos pongamos alrededor, lo bonita que sea nuestra plantilla, lo cargado que esté el menú lateral/superior/inferior o que al entrar nos salte un gatito con un cartel diciéndonos lo maravillosos que somos. Lo verdaderamente importante de un blog, lo único importante, es su contenido. Si lo que publicamos, nuestros posts, no le interesan a quienes nos visitan, no volverán.

Vamos a por nuestro primer post, entonces. Para entrar en el apartado de creación de nuevas entradas puede hacerlo desde el inicio de Blogger, en el escritorio (Nueva Entrada) o desde el menú de configuración (Creación de entradas). Veremos esto:

Si están familiarizados con procesadores de textos sabrán lo que significa cada símbolo, o casi, pero aun así permítanme que sea redundante, por si hay alguien que no los conoce (pasando el cursor por encima nos dice qué es cada cosa). Los botones que hay bajo el campo título son, de izquierda a derecha: deshacer, rehacer, tipo de fuente (de letra), tamaño de la letra, negrita, cursiva, subrayado, tachado, color de la letra, color del fondo, insertar enlace, insertar imagen, insertar vídeo, insertar salto de línea, alineación del texto, lista numerada, lista con viñetas, cita, deshacer formato y revisar ortografía.

Entre el título y todos estos botones hay dos pestañas: edición de html y redactar. Normalmente emplearemos la segunda. La primera, si no se sabe html y se quiere escribir normal, sólo se usa para pegar el código de algún vídeo, foto o similar. En la parte inferior de la caja de texto hay una casilla en blanco: etiquetas. Se usan, entre otras cosas, para organizar los contenidos y para indicar a nuestros lectores de qué va el asunto y cómo encontrar otras piezas similares. A su izquierda, está Opciones de entrada, un menú desplegable en el que podrá indicar si permite o no comentarios, editar los saltos de línea y configurar la composición (recomiendo que estos dos últimos los deje tal como los encuentre) y especificar la fecha y hora de la entrada. Si lo deja en automático, al publicarse constará el día y la hora en que le dé a publicar. Si quiere, por ejemplo, programarla para que se publique otro día o a otra hora, no tiene más que marcarlo. Debajo de todo eso verá los botones de Publicar, Guardar y Vista previa, que le muestra precisamente eso, una vista previa de cómo se verá su artículo cuando lo publique sin necesidad de que lo haya antes publicado.

Para nuestro primer post, cogeremos prestado el clásico Lorem Ipsum (si no sabe de qué demonios hablo, pulse en el enlace y le explicarán qué es). Si queremos incluir un enlace en alguna parte del texto, seleccionamos la palabra o palabras en cuestión y le damos a enlace:

Si queremos meter una foto, lo hacemos desde el botón insertar imagen. Si la imagen está en nuestro ordenador, pulsamos en elegir archivos. Si está en otro sitio web, podemos añadirla desde la opción añadir url.

Una vez subida la foto, la seleccionamos y la insertamos en la entrada. Al pulsar sobre ella veremos esto (pulse para ampliar):

Aquí podemos determinar su tamaño (lo ideal es que al subirla la hayamos cortado con el ancho de nuestra plantilla, para poder después usar la opción tamaño original sin miedo a quedarnos cortos o pasarnos) y alinearla para ponerla donde queramos. Para insertar un vídeo se sigue el mismo proceso, sólo que se arranca en el botón insertar vídeo (más adelante veremos cómo insertar un vídeo de YouTube, Vimeo o Daily Motion y también cómo usar fotos de Flickr).

Voy a publicar la prueba para que vean cómo queda. Tiene un par de enlaces, una foto y un bloque de cita. Al pie del post verán la firma, la hora a la que se publicó y las etiquetas. Además, hay un lápiz con el que se puede volver a editar si advertimos algún error o que algo no ha quedado como nos gustaría (esto también se puede hacer en el propio Blogger, en el apartado Editar entradas). Junto a él hay botones para compartirlo por correo, Blogger, Twitter, Facebook y Buzz.

Cómo insertar contenidos de otros servicios

Ahora haremos una segunda prueba para probar la inserción de objetos desde otros servicios. Empecemos por YouTube.

No hace falta tener cuenta en YouTube o acceder a la web con nuestra cuenta abierta para poder insertar un vídeo. Basta ir al vídeo en cuestión y copiar su código de inserción. Como en el caso de las distintas formas de llamar a los artículos de los blogs, aquí también encontrará diferente nomenclatura: insertar, incrustar y hasta embeber. Es lo mismo: poner en nuestro blog un contenido procedente de otro sitio sin necesidad de cargarlo en nuestro servidor o nuestro blog. Tomemos, por ejemplo, uno sobre el revuelo levantado en Twitter por la negativa de los eurodiputados a apretarse el cinturón ya que tanto nos piden a los ciudadanos que lo hagamos. Bajo el vídeo vemos un botón que pone insertar. (Si no lo vemos es que el usuario que lo ha publicado ha desactivado la opción de insertarlo). Al pulsarlo se despliega un menú con opciones como si queremos mostrar vídeos relacionados, activar la mejora de la privacidad o el https (acceso seguro). Debajo de eso, veremos las medidas predeterminadas en que se mostrará el vídeo:

Si la plantilla de nuestro blog no encaja con ninguna de ellas no pasa nada. Se puede indicar manualmente qué tamaño queremos que tenga (si no sabe qué medidas tiene, puede probar a instalar en su navegador la extensión Measure It, disponible tanto para Firefox como para Chrome, o cualquier otra similar). Nuestro blog tiene 520 píxeles de ancho, así que marcamos esa cifra y copiamos el código. Para meterlo en un post tenemos que irnos a la pestaña edición de html. Ahí, buscamos el punto en que queremos insertarlo y lo pegamos. Este es el resultado.

En el resto de servicios de vídeo el proceso es similar. En Vimeo, por ejemplo, hay que pulsar en Embed y se abre una pantalla donde se puede personalizar el código que queremos insertar (customize embed options): tamaño, autoreproducción o mostrar texto con enlace por debajo.

En Daily Motion las opciones se despliegan pulsando Incrustar:

Pego en el mismo post de antes un vídeo de Vimeo y otro de Daily Motion para que vean cómo queda.

Veamos ahora cómo incluir una foto de Flickr. Lo primero que tiene que tener en cuenta es que no todas las fotos de Flickr se pueden publicar donde a uno se le antoje. Existen distintos tipos de licencia y debe fijarse en ello antes de coger el código de ninguna. El tema de las licencias daría para otro artículo, pero resumiendo mucho, digamos que si pone (abajo a la derecha, en la página de la foto en cuestión) Todos los derechos reservados no puede usarla. Si indica Algunos derechos reservados y un logo de Getty Images, debe pedir primero permiso a Getty para poder publicarla. Si no aparece el logo de Getty debe mirar igualmente los términos de esa licencia, porque si prohíbe su uso para fines comerciales sólo puede usarla en un proyecto personal.

Una vez aclarado todo esto, busquemos una foto cualquiera para ponerla en nuestro blog, por ejemplo esta de bombones. Para obtener el código de inserción debe pulsar en la flecha junto a los logos de Facebook y Twitter y luego en Obtener el código HTML/BBCode. Ahí podremos seleccionar el tamaño que más se ajuste a nuestro blog.

Cuando pegue ese código en su post, podrá editarlo como cualquier otra imagen (como vimos más arriba), ajustando su tamaño y su alineación. Lo pego en el post de prueba.

Hay otros muchos servicios que permiten insertar contenido, como Scribd o Slideshare, por ejemplo. El mecanismo en todos ellos es similar a los que ya hemos visto. De todas formas, si tienen alguna duda sobre alguno de ellos en concreto, no tienen más que usar el apartado de comentarios.

Etiquetas: , , ,