Archivos para el tag ‘iCloud’

Google Drive, la oscura ‘nube’ de Google

Susana Caballero | 25 de abril de 2012 a las 19:24

Tras varios meses de rumores, Google al fin se ha decidido a lanzar Drive, su aplicación para almacenar archivos on line. Como suele ocurrir con los productos estrella de Google (recordemos que durante mucho tiempo se necesitaba invitación para crear una cuenta de Gmail) hay lista de espera para probarlo, aunque se supone que poco a poco irán incorporándolo a todas las cuentas de Google. Drive ofrece a sus usuarios cinco GB de espacio gratuitos. Si se desea incrementar esa capacidad de almacenamiento, hay diversos planes de datos con los que, previo pago, se pueden alcanzar hasta 16 TB.

A simple vista, Google, que parece que últimamente va siempre un paso por detrás (o varios) de sus competidores, no ofrece nada que no ofreciesen ya servicios como Dropbox, SkyDrive de Microsoft, Box o el propio iCloud de Apple, por poner sólo cuatrolos tres ejemplos más conocidos. Tampoco ofrece mayor capacidad (sin pasar por caja, claro), así que ni siquiera queda ese consuelo (SkyDrive ofrece siete GB -hay una oferta por tiempo limitado para que los que ya son usuarios puedan ampliarlos hasta 25-, iCloud cinco, en Dropbox, aunque de inicio proporciona dos, es muy sencillo llegar hasta esos cinco invitando a amigos o instalando la aplicación en dispositivos móviles, por ejemplo, y algo similar ocurre con los cinco GB iniciales que ofrece Box).

En cuanto a su funcionamiento, es similar al de Dropbox. El usuario descarga un programa en su ordenador o dispositivo móvil que, al instalarlo, creará una carpeta en nuestro disco duro para compartir archivos desde ahí. Si queremos subir algo a Drive, sólo tenemos que ponerlo en esa carpeta y se sincroniza con nuestra cuenta y con las carpetas que tengamos en todos los dispositivos en los que lo tengamos instalado. Si queremos compartirlo con alguien, podemos hacerlo desde el propio Drive. Pero tiene una pega: por ahora no está disponible para dispositivos con iOS (iPad, iPhone, iPod Touch), así que habrá que esperar.

La novedad es que Drive permite editar on line los documentos que tengamos subidos ahí, gracias a que integra Google Docs. En realidad lo que ha hecho ha sido absorberlo, como comprobarán los usuarios de teléfonos o tablets con Android que usen Docs, que verán que al actualizar la aplicación se transforma en Drive:

La aplicación para móviles de Google Drive es la nueva forma de acceder a los documentos de Google Docs y a Google Drive desde tu dispositivo o tablet Android. Con la aplicación de Google Drive, podrás acceder a tus documentos y modificarlos sin necesidad de utilizar un navegador. La versión anterior de la aplicación, Google Docs, se actualizará a Google Drive con la próxima actualización en Google Play.

Obviamente, la actualización nos permitirá subir y disponer on line de más tipos de archivos de los que hasta ahora soportaba Docs, pero no me gusta esta política de Google de obligarte a usar sus nuevos servicios, quieras o no (algo similar a lo que ocurrió con Google+). Si a mí me va bien con Docs y con Dropbox, por ejemplo, ¿por qué tengo que usar Drive? En la web (desde el ordenador) es por ahora voluntario, pero si uno tiene un dispositivo móvil y usa Docs y le gusta tenerlo actualizado, a partir de ahora tendrá que usar Drive, lo quiera o no. Sin duda, acciones como esa ayudan a maquillar las cuentas de resultados. Puede que llegue un momento en que adjudiquen a todos los usuarios de Google una cuenta de Drive. Y, claro, los contarán como clientes de Drive, lo utilicen o no.

Pese a que la recepción general del anhelado disco duro virtual de Google ha sido discreta, cinco millones de dispositivos han descargado Drive en sus primeras 24 horas en la Red. ¿Cuántas de esas descargas habrán sido ‘actualizaciones automáticas’ de Docs? ¿Cuántas personas se habrán pegado un rato buscando Docs entre sus aplicaciones hasta que se han dado cuenta de que ahora lo que deben usar es Drive? Y, lo más importante: de esos cinco millones de personas (prefiero hablar de personas a hacerlo de cacharros, aunque la cifra se refiera a los segundos), ¿cuántas se han leído las condiciones de uso?:

Algunos de nuestros servicios te permiten enviar contenido. Si lo haces, seguirás siendo el titular de los derechos de propiedad intelectual que tengas sobre ese contenido. En pocas palabras, lo que te pertenece, tuyo es.

Ahora bien:

Al subir contenido o al enviarlo por otros medios a nuestros Servicios, concedes a Google (y a sus colaboradores) una licencia mundial para usar, alojar, almacenar, reproducir, modificar, crear obras derivadas (por ejemplo, las que resulten de la traducción, la adaptación u otros cambios que realicemos para que tu contenido se adapte mejor a nuestros Servicios), comunicar, publicar, ejecutar o mostrar públicamente y distribuir dicho contenido.

Las condiciones de uso se aplican por igual a todos los productos de la compañía (las unificaron hace unas semanas), pero hay productos en los que esto es más trivial y otros en los que no lo es en absoluto. No sé ustedes, pero a mí esto no me anima a usar esos cinco GB, sobre todo porque compañías como Dropbox no me piden una “licencia mundial” para hacer lo que les plazca con mis cosas.

Por si no lo leyeron en su día, les recuerdo que Pinterest tenía unas condiciones de uso similares que cambió tras las protestas de los usuarios. Si creen que las condiciones que impone Google son abusivas, quéjense o, lo que es mejor, no usen sus productos. Recuerden que no tienen por qué hacerlo. Hay mundo más allá de Google. Al menos por ahora…

—————————————–

PD: Además de Drive, Dropbox, iCloud, SkyDrive y Box, hay muchos otros servicios que ofrecen espacio de almacenamiento en la nube. Por ejemplo, SugarSync (cinco GB gratuitos), CloudApp (para Mac) o Ubuntu One (también cinco GB gratuitos).

Diez motivos para escoger iOS esta Navidad

Susana Caballero | 23 de diciembre de 2011 a las 21:06

Estos días es posible que más de uno esté pensando en regalar (o regalarse) un nuevo móvil, o un tablet, y esté algo confuso por la avalancha de ofertas que ve en folletos de hipermercados, de operadoras telefónicas o por esos anuncios en la tele que de vez en cuando se cuelan entre anuncio y anuncio de colonia (¿nadie más se pregunta qué se han tomado algunos creativos publicitarios?). Puede que incluso haya dado el paso y se haya acercado a una tienda de telefonía para preguntar y haya terminado mareado por planes de datos, contratos de permanencia, cuotas mensuales y todo ese lío. Aunque me gustaría, en esto último no puedo ayudarles. Tengo un móvil de tarjeta, no quiero pasarme a contrato y nada sé de todo eso.

Lo que sí quería la última vez que cambié de móvil era un iPhone, pero ni quería pagar lo que cuesta libre ni estaba dispuesta a vender mi alma a ninguna compañía. Por eso tengo un teléfono con Android. Y no me quejo, pero ni de lejos es un iPhone. Ni Android es iOS. Y de eso sí puedo hablarles, de por qué creo que iOS es mejor que Android.

¿No saben de qué hablo cuando digo Android e iOS? No me extraña. Hay mucha gente que no sabe (ni, si me apuran, tiene por qué saberlo) qué es eso. Tanto iOS como Android son sistemas operativos (un equivalente a Windows, Mac OS X o Linux para ordenadores) para dispositivos móviles. Un sistema operativo es, muy resumidamente, el intermediario entre nosotros y el cacharro, el responsable de cómo funciona, cómo se comporta y cómo vemos todo lo que se puede hacer con él. IOS es el sistema que llevan los dispositivos móviles de Apple (iPad, iPhone e iPod Touch). Android, diseñado por Google, es el sistema operativo que podemos encontrar en la mayor parte de móviles y tablets no-Apple del mercado (hay otros, como Windows Phone, pero por ahora tienen poca cuota).

No voy a engañar a nadie. Uso Android, pero no me gusta (no me gustó desde mi primer contacto con él, en este análisis que publiqué hace unos meses). En general me parece una versión inacabada de iOS y me siento mucho más cómoda con cualquier cacharro Apple (mi iPad, por ejemplo). No me gusta cómo funciona el Android Market (me parece demasiado caótico) y me desespera la política de actualizaciones del sistema (habitualmente cada fabricante de móviles configura Android a su gusto para instalarlo en sus dispositivos, lo que tiene su parte buena pero hace imposible al usuario actualizarlo hasta que lo autoriza la compañía fabricante o hasta que el dueño del dispositivo lo rootea, la versión Android del jailbreak, así que lo normal es que el móvil esté atrasado).

Como indica el título de este artículo, esto no va sobre Android (si quieren leer los diez motivos de Txema Marín para recomendarlo, pueden pasarse por su blog), sino sobre Apple, en concreto sobre su sistema operativo para móviles. Se me han quedado unos cuantos puntos fuera, como iBooks, la aplicación para leer y comprar libros (pueden echarle un vistazo a todas sus funcionalidades en la web de Apple). Pero bueno, me encargaron que escribiera diez razones para escoger un dispositivo con iOS y aquí van mis diez motivos (en realidad son once):

1.- La App Store: Apple ha conseguido crear un magnífico ecosistema de aplicaciones alrededor de sus dispositivos, con el favor de los desarrolladores, que prefieren iOS porque se obtienen más beneficios y porque la ausencia de fragmentación del mercado hace que sea más sencillo hacer apps de mayor calidad. La naturaleza cerrada de la tienda tiene cosas buenas y malas, pero son más las buenas (sobre todo, más control sobre el software malicioso y sobre el correcto funcionamiento de la tienda). El excelente diseño de la tienda hace que sea muy fácil buscar, encontrar y descargar las apps (y también recorrerla para encontrar curiosidades o novedades). Al igual que el resto del sistema operativo, está pensada para que la experiencia del usuario sea lo mejor posible.

2.- Las Apps: La tienda de aplicaciones de Apple para sus dispositivos con iOS está inmensamente poblada. Para iPod Touch e iPhone se pueden encontrar más de 500.000 apps y para iPad más de 140.000. Evidentemente no todo en la App Store es bueno, pero el famoso eslogan “There’s an app for that” (“Hay una app para eso”) no es sólo un gancho publicitario, porque el usuario puede estar seguro de encontrar casi cualquier cosa que busque. La exigencia de mayor control por parte de Apple también repercute en la calidad de las aplicaciones.

3.- Sin confusión de modelos: La política de Apple con respecto a sus dispositivos móviles es clara: menos es más. El hecho de tener solamente tres dispositivos con iOS (iPhone, iPod Touch, iPad) facilita saber qué escoger según cada necesidad y evita cualquier fragmentación del mercado (y de paso la confusión del potencial cliente ante una oferta apabullante). Además, esa gama controlada unida al habitual mejor diseño de los productos de Apple garantiza a sus usuarios productos de calidad impecable y, por así decirlo, bien acabados.

4.- La interfaz: La usabilidad y el diseño están pulidos hasta el más mínimo detalle para que, como decía más arriba, la experiencia de uso sea perfecta. Además de elegante y muy amigable, se mueve con gran fluidez, sin retrasos (seguramente debido a la habitual optimización hardware/software de Apple), tiene una capacidad de respuesta contrastada y una estabilidad a prueba de bomba y está unificada tanto a lo largo del sistema como entre dispositivos, lo que hace su aprendizaje extremadamente fácil para principiantes y que no haya sobresaltos cuando se cambia, por ejemplo, de iPhone a iPad. La introducción del asistente por voz Siri en iOS5 ha cambiado el paradigma de interacción con el dispositivo y supone un enorme salto cualitativo.

5.- Las actualizaciones: Al contrario que otras plataformas, las actualizaciones de firmware suelen tardar más en llegar, pero cuando lo hacen llegan a la inmensa mayoría de dispositivos iOS (con excepciones motivadas sobre todo por razones de incompatibilidad de hardware en dispositivos más antiguos). Al no haber fragmentación ni multitud de marcas distintas (que pueden incluir modificaciones propias del sistema), los usuarios pueden estar seguros de disponer de la última versión del sistema cuando ésta esté disponible, al contrario que ocurre con Android, donde es habitual, como decía antes, tener que esperar a que el fabricante concreto de un teléfono se decida a actualizar su sistema con independencia de lo que haga Google.

6.- iTunes: El popular software de reproducción de archivos multimedia y de gestión de dispositivos iOS está a años luz de cualquier otro software de este tipo de la competencia, sobre todo en lo que se refiere a facilidad de uso (mantra de Apple) y escaso número de clicks necesarios para hacer cualquier cosa. Con iTunes se accede tanto a la iTunes Store como a la App Store desde un único lugar, lo que facilita una vez más todo frente al usuario. Con la llegada de iCloud su funcionalidad aumenta de forma exponencial.

7.- Safari: La navegación web con iOS es una experiencia casi idéntica a la que se puede tener delante de un ordenador, y además hereda características de la versión de sobremesa que mejoran la experiencia (renderizado de texto de gran calidad, Lector, multipestaña…). El progresivo retroceso de Flash en favor del estándar HTML5 para, por ejemplo, el uso de animaciones o visualización de vídeos, hace que la ausencia del plugin de Adobe en iOS no suponga un inconveniente. Está perfectamente optimizado para las pantallas de estos dispositivos y su motor le hace ser el mejor y más usado navegador móvil del mercado (es el que utilizan el 62% de los usuarios).

8.- Un dispositivo con iOS es un iPod: La música sigue siendo buena parte del leit motiv de los cacharros de Apple. La iTunes Store dispone de uno de los mayores catálogos de música (20 millones de canciones), películas y podcasts del mercado y se encuentra perfectamente integrada en el sistema para que quien lo desee pueda comprar lo que quiera. Su interfaz es también un prodigio de facilidad de uso y la integración extendida entre dispositivos y ordenadores (Mac y PC) a través de iTunes logra una simbiosis difícil de igualar. Ahora, con iCloud, se amplían aún más sus posibilidades.

9.- Un dispositivo con iOS es una consola de videojuegos: La oferta de juegos de la App Store y el parque de aparatos disponibles convierten a esta plataforma en un rival muy serio para los tradicionales fabricantes de consolas portátiles (Nintendo y Sony). Además, se pueden encontrar títulos de gran calidad (por ejemplo, la saga de Infinity Blade), apoyados por un hardware cada vez mejor y un sistema cada día más optimizado. Por si fuera poco, la plataforma cuenta con el apoyo de algunas de las grandes firmas desarrolladoras de juegos (Electronic Arts, Gameloft, Konami, 2K), lo que garantiza un catálogo rico y amplio.

10.- iCloud: Tardó en llegar, pero Apple nunca saca al mercado nada sobre lo que tenga el menor atisbo de duda. La idea que Apple tiene de la cada vez más conocida nube es diferente y ese concepto se plasma en este servicio, que promete una sincronización total entre todos los contenidos (fotos, música, documentos, apps, libros, calendarios, contactos, correo y próximamente vídeo) y dispositivos de que disponga el usuario. Está perfectamente integrado con las apps del sistema, por lo que una vez más la fluidez en su uso está garantizada. Con funciones como iTunes Match, streaming de fotos, correo electrónico, calendario, copias de seguridad o gestión de contactos, es un servicio en la nube a tener muy en cuenta de ahora en adelante que añade aún más valor a cualquier dispositivo basado en iOS. Además, la mayoría de lo que ofrece es gratis.

11.- Bonus: “Simplemente funciona”. Una de las frases que más pronunciaba Steve Jobs y que se puede aplicar a toda la gama de productos de Apple, incluidos iOS y los dispositivos que lo integran. La idea que la sustenta es sencilla: el usuario que se acerque por primera vez a cualquier producto diseñado por la casa de Cupertino encontrará un aparato intuitivo, accesible, fácil de usar y en el que todo se puede hacer sin experiencia previa alguna ni esfuerzos por encima de lo razonable. La usabilidad hecha tecnología, la experiencia de uso convertida en placer y la seguridad de poseer un dispositivo con una calidad por encima de la media.

Steve Jobs presenta iCloud y la revolución de los sistemas operativos de Apple

Susana Caballero | 7 de junio de 2011 a las 10:00

El consejero delegado de Apple, Steve Jobs, volvió a subirse al escenario del Moscone West, en San Francisco, para protagonizar el acto central de la Conferencia Mundial de Desarrolladores de la firma (WWDC), en el que mostró las nuevas versiones de sus sistemas operativos, tanto para sus ordenadores (Lion) como para sus dispositivos móviles (iOS 5, para iPhone, iPad e iPod Touch), y el anticipado y esperado iCloud, la versión de la nube de la compañía californiana.

Más que una evolución de sus sistemas operativos, lo normal de cualquier actualización, lo que Apple ha presentado en San Francisco es toda una revolución, que revitaliza algunos de sus componentes y ofrece multitud de nuevas características que satisfacen las demandas de sus usuarios, que en ocasiones debían hacer uso de aplicaciones externas para solucionar sus necesidades.

Lion, disponible desde ya para los desarrolladores y para el público en general en julio, se descargará directamente desde la tienda de aplicaciones para Mac, por 23,99 euros y con una sola descarga cada usuario podrá actualizar todos sus Macs registrados. Ofrece un buen puñado de mejoras, pero lo primero que llama la atención es su aspecto, claramente inspirado en el sistema operativo de Apple para dispositivos móviles (incluida la distribución en carpetas). Además, incorpora plenamente el multi-touch (o toque múltiple), que ya permiten todos los trackpads de sus ordenadores y que facilita multitud de operaciones con sólo mover los dedos. También añade AirDrop, una funcionalidad que permite compartir archivos con otros usuarios de nuestra red de forma mucho más fácil que con otros servicios como discos duros virtuales, y remoza completamente su programa de correo.

En cuanto al sistema operativo para dispositivos móviles, el iOS, la versión cinco incluye un mejorado y más sutil (es decir, menos intrusivo) sistema de notificaciones, el Newstand o quiosco de prensa (de aspecto muy similar a la tienda de libros y a la estantería de iBooks, con suscripciones a decenas de publicaciones; habrá que ver cómo se traslada eso al mercado español); la integración total de Twitter en el propio OS, no como una aplicación externa, sino como parte del sistema y, por tanto, en conexión con nuestros contactos, con la navegación con Safari y con el resto de tareas que ejecutemos en nuestro dispositivo; un nuevo gestor de tareas (para recordar cosas que tenemos que hacer, listas de la compra y demás; ya no habrá que descargar aplicaciones externas para hacerlo); mejoras en la cámara (ahora se pueden editar las fotos en el dispositivo, sin necesidad de software adicional); la mensajería o el teclado (que incluso puede separarse en dos para facilitar la escritura).

Y si hasta ahora era fácil empezar a usar un dispositivo móvil de Apple, ya que bastaba sacarlo de la caja y conectarlo a un ordenador para configurarlo y empezar a usarlo, a partir de ahora (estará disponible en otoño para los usuarios) será aún más fácil: ya ni siquiera será necesario enchufarlo a un ordenador.

La ‘nube’ de Apple

Pero aunque la renovación de los sistemas operativos era esperada, la estrella de la presentación era iCloud, la versión de la nube de Apple, que permite almacenar on line (y sin cables) archivos y actualizarlos automáticamente en todos los dispositivos de cada usuario, sin que tenga que pulsar un solo botón. En el apartado de documentos, se pueden subir archivos de aplicaciones como Pages, Numbers o Keynote, calendarios y contactos. Y también, con la funcionalidad PhotoStream, hacer lo propio con fotos que tengamos en cualquier dispositivo con iOS, un Apple TV, un Mac e incluso un PC con Windows, y sincronizarlo en la nube, donde se guardarán durante 30 días.

Junto a iCloud, Jobs presentó el también esperado servicio en la nube de Apple, iTunes in the Cloud, que no es un servicio de streaming, como se había especulado, pero permite descargar en todos los dispositivos de cada usuario la música que haya comprado en la tienda a través de cualquiera de ellos y disfrutarlo sin ningún cargo adicional. Junto a ello, la opción iTunes Match permite disponer de toda nuestra música desde la nube en todos nuestros dispositivos, por 24,95 dólares al año (no se sabe aún la equivalencia en euros), pero no tendremos que subirla toda a internet. iTunes escaneará nuestra biblioteca de música, detectará cuáles de esas canciones están en su catálogo (casi infinito a estas alturas) y pondrá en nuestro espacio en la nube una copia (a máxima calidad) de esos temas, para ahorrarnos tener que subirlas (las que no estén en el catálogo de iTunes sí habrá que subirlas). Por ahora, los servicios en la nube de Apple funcionan sólo con WiFi, según Steve Jobs porque los elevados costes actuales de las tarifas de datos pueden inflar en exceso nuestra factura telefónica sólo por escuchar unas cuantas canciones.

Etiquetas: , , , , , , ,