Archivos para el tag ‘iPhone’

El iPhone 5: mejor pero no revolucionario

Susana Caballero | 12 de septiembre de 2012 a las 21:12

Después de casi un año de rumores, o puede que algo más, porque su llegada se esperaba para el otoño pasado (entonces los usuarios tuvieron que conformarse con el 4S), Apple ha presentado su nuevo teléfono, el iPhone 5, más ligero, más fino, más potente, con mejor batería, mejor pantalla, mejor cámara y… bueno, casi mejor de todo que su antecesor. Que ya era, todo hay que decirlo, un gran teléfono, así que este iPhone 5 es una simple (aunque muy completa) mejora del anterior.

Tim Cook, consejero delegado de Apple; Phil Shiller, vicepresidente de marketing; y Scott Forstal, responsable de iOS, subieron una vez más al escenario del Yerba Buena Center de San Francisco para mostrar el esperado nuevo teléfono y, de paso, presentar la nueva versión de iTunes y la nueva gama de iPods.

Pero la estrella de la sesión era el iPhone 5, que en países como Estados Unidos se podrá reservar desde este viernes, día 14, y sólo dos semanas después, el 28 de septiembre, en otros países como España. Sale al mercado en EEUU al mismo precio que el 4S (199 dólares para el de 16 GB, 299 para el de 32 GB y 399 el de 64 GB). En España habrá que esperar y, en cualquier caso, dependerá de los contratos con las operadoras de telefonía.

Pese a los rumores de que Apple cedería a la tentación de poner una pantalla considerablemente más grande, al igual que han hecho sus competidores (Samsung y su Note son el mejor ejemplo, aunque no el único), la del iPhone 5 se queda en cuatro pulgadas, eso sí, cambiando ligeramente su formato. Tiene el mismo ancho pero ahora es más alta (una resolución de 1136×640), y el software también se ha adaptado a ese reformateo, desde el propio sistema operativo, el iOS 6 (que por cierto estará disponible para su descarga el 19 de septiembre), hasta las aplicaciones propias de Apple. El escritorio muestra ahora una fila más de programas y aplicaciones como Keynote, Pages, Numbers, iMovie o GarageBand, entre otras, mostrarán ahora más contenido en pantalla.

Como decía más arriba, el iPhone 5 tiene 7,6 milímetros de grosor (un 18% más fino) y pesa 112 gramos (un 20% más ligero). Lleva el nuevo chip A6, dos veces más potente y más rápido que su antecesor y además un 22% más pequeño y más eficiente energéticamente. Es compatible con las principales redes de comunicaciones, incluida la LTE, y promete una conexión inalámbrica ultrarrápida. Apple ha mejorado también los altavoces y ha instalado en el teléfono tres micrófonos, para optimizar las conversaciones pero también el reconocimiento por voz. La cámara también cambia. Mantiene su resolución pero mejoran todos sus componentes internos. Además, se incorporan dos nuevas funcionalidades, una para compartir imágenes o series de imágenes con mayor comodidad para el usuario (Shared Photo Stream), y otra (Panorama) que permite tomar imágenes panorámicas de hasta 28 megapíxeles. (En la web de Apple se pueden ver en detalle todas las características del teléfono)

Una de las novedades más esperadas es el cambio del conector, que permanecía inalterable desde el lanzamiento del primer iPhone (desde antes, en realidad, porque era el que llevaban los iPod desde 2003). El nuevo es más pequeño (un 80%), reversible y, claro, incompatible con los numerosos accesorios que hay en el mercado para el teléfono de Apple. Que nadie se alarme: la compañía anuncia adaptadores. Por 29 euros cada uno. (También han presentado unos nuevos auriculares, aunque de entrada el anuncio ha sido menos traumático. Habrá que esperar a que los expertos los prueben).

Aunque el iPhone 5 era la estrella de la tarde (mañana en San Francisco), no fue el único protagonista. Apple anunció un nuevo iTunes, con importantes mejoras tanto en la tienda de música como en el reproductor (que tendrá una especie de mini-reproductor y se integrará con iCloud, el servicio en la nube de Apple), así como en la App Store y la tienda de libros, y una renovación de la gama de iPods, al menos de dos de sus modelos: el Nano y el Touch.

El nuevo iPod Nano es una especie de cruce entre el antiguo Nano y el iPhone, con un frontal copado casi por completo por su pantalla (de dos pulgadas y media y multitouch), en la que también hay, como en el teléfono, un botón de home. Es compatible con Nike+, tiene conexión por Bluetooth y cuesta 169 euros (con 16 GB de capacidad).

Por su parte, el iPod Touch es, de nuevo, casi como un iPhone, salvo por el teléfono, claro (aunque sí tiene una mayor variedad cromática). Tiene el mismo grosor que el iPhone y su pantalla (la conocida como Retina). Incorpora el chip A5 y la cámara iSight, similar a la del iPhone 4S, además de FaceTime y la reproducción en espejo AirPlay. Lo dicho, casi como un iPhone. Está a la venta desde el 14 de septiembre por los 319 euros que cuesta el modelo de 32 GB o los 429 del de 64. Si les parecen demasiado caros, siempre pueden comprar el modelo anterior, que sigue a la venta (209 euros el más barato).

Etiquetas: , , ,

Cinco años del iPhone

Susana Caballero | 9 de enero de 2012 a las 19:00

Un iPod con teléfono, un móvil que permite navegar por internet y ver el correo electrónico, un dispositivo que permite ver la televisión y que además lleva cámara

Estas fueron algunas de las cosas que se dijeron hace ahora cinco años, cuando Steve Jobs se subió al escenario para presentar un aparato con el que Apple “reinventaba el teléfono móvil”. La frase fue pronunciada por el propio Jobs, experto en proporcionar a los periodistas el titular que quería ver publicado y que muchos medios replicaron, obedientes, como encabezamiento de textos cuyo tono dejaba entrever que no se creían demasiado aquello de la “reinvención”.

Pero, como tantas otras veces, Jobs tenía entonces razón.

El iPhone, presentado en sociedad el 9 de enero de 2007, lo cambió todo. Cambió la telefonía móvil, cómo nos relacionamos con los teléfonos y puso en el bolsillo de todo aquel que quisiera (y pudiera permitírselo) un teléfono con el que se podía hacer buena parte de lo que hacemos sentados ante un ordenador y por cuya pantalla, que ocupaba casi toda su parte frontal, podíamos movernos sólo con los dedos. Por no hablar de que ese cacharrito nos permitía llevarnos internet con nosotros a todas partes. Y, como suele ocurrir con los productos salidos de la firma de Cupertino, era extraordinariamente fácil de usar.

Basta con echar un vistazo al mercado de eso que llamamos smartphones para comprobar cuán decisivo ha sido el diseño del iPhone, en el que casi todos los fabricantes se han inspirado con mayor o menor acierto, aunque tan importante como el dispositivo es su sistema operativo, el iOS, que tanto ha inspirado también, por ejemplo, a Android.

Un iPod, un teléfono e internet, decía Jobs. El iPhone es todo eso y mucho más, mucho más que un teléfono, o dispositivo en general. Es un concepto, uno muy bueno, que además gustó mucho al público.

Aunque fue presentado en enero, el iPhone no llegó al mercado estadounidense hasta finales de junio de 2007 (tuvo que ser certificado por la Comisión de Comunicaciones). No sé si antes también se producían colas cuando Apple lanzaba un producto, pero sí recuerdo que fue entonces cuando empezamos a verlas en informativos y periódicos, siempre con alguna coletilla que indudablemente suscitaba en el espectador un “estos americanos están locos”. El iPhone comenzaría a llegar al año siguiente al resto del mundo (no fueron pocos los que aprovecharon un viaje a EEUU para traerse uno o lo encargaron a algún amigo), y en todos los países se fue repitiendo el mismo ritual de colas interminables ante las tiendas (sí, los americanos no eran los únicos que estaban locos).

Tras el iPhone vendrían el 3G y el 3GS. Cada uno fue mejorando los registros de su antecesor, hasta el pelotazo del iPhone 4, que batió todos los récords… hasta la llegada del iPhone 4S, del que se vendieron cuatro millones de unidades en tres días. El iPhone 4S fue el primer producto que la compañía lanzó sin Steve Jobs, que fallecería sólo unas horas después de la presentación. Se dice que cuando la muerte le alcanzó el cofundador de Apple trabajaba en el iPhone 5, del que poco se conoce aunque se augura que, una vez más, volverá a revolucionarlo todo. ¿Apostamos?

Etiquetas: , , ,

Diez motivos para escoger iOS esta Navidad

Susana Caballero | 23 de diciembre de 2011 a las 21:06

Estos días es posible que más de uno esté pensando en regalar (o regalarse) un nuevo móvil, o un tablet, y esté algo confuso por la avalancha de ofertas que ve en folletos de hipermercados, de operadoras telefónicas o por esos anuncios en la tele que de vez en cuando se cuelan entre anuncio y anuncio de colonia (¿nadie más se pregunta qué se han tomado algunos creativos publicitarios?). Puede que incluso haya dado el paso y se haya acercado a una tienda de telefonía para preguntar y haya terminado mareado por planes de datos, contratos de permanencia, cuotas mensuales y todo ese lío. Aunque me gustaría, en esto último no puedo ayudarles. Tengo un móvil de tarjeta, no quiero pasarme a contrato y nada sé de todo eso.

Lo que sí quería la última vez que cambié de móvil era un iPhone, pero ni quería pagar lo que cuesta libre ni estaba dispuesta a vender mi alma a ninguna compañía. Por eso tengo un teléfono con Android. Y no me quejo, pero ni de lejos es un iPhone. Ni Android es iOS. Y de eso sí puedo hablarles, de por qué creo que iOS es mejor que Android.

¿No saben de qué hablo cuando digo Android e iOS? No me extraña. Hay mucha gente que no sabe (ni, si me apuran, tiene por qué saberlo) qué es eso. Tanto iOS como Android son sistemas operativos (un equivalente a Windows, Mac OS X o Linux para ordenadores) para dispositivos móviles. Un sistema operativo es, muy resumidamente, el intermediario entre nosotros y el cacharro, el responsable de cómo funciona, cómo se comporta y cómo vemos todo lo que se puede hacer con él. IOS es el sistema que llevan los dispositivos móviles de Apple (iPad, iPhone e iPod Touch). Android, diseñado por Google, es el sistema operativo que podemos encontrar en la mayor parte de móviles y tablets no-Apple del mercado (hay otros, como Windows Phone, pero por ahora tienen poca cuota).

No voy a engañar a nadie. Uso Android, pero no me gusta (no me gustó desde mi primer contacto con él, en este análisis que publiqué hace unos meses). En general me parece una versión inacabada de iOS y me siento mucho más cómoda con cualquier cacharro Apple (mi iPad, por ejemplo). No me gusta cómo funciona el Android Market (me parece demasiado caótico) y me desespera la política de actualizaciones del sistema (habitualmente cada fabricante de móviles configura Android a su gusto para instalarlo en sus dispositivos, lo que tiene su parte buena pero hace imposible al usuario actualizarlo hasta que lo autoriza la compañía fabricante o hasta que el dueño del dispositivo lo rootea, la versión Android del jailbreak, así que lo normal es que el móvil esté atrasado).

Como indica el título de este artículo, esto no va sobre Android (si quieren leer los diez motivos de Txema Marín para recomendarlo, pueden pasarse por su blog), sino sobre Apple, en concreto sobre su sistema operativo para móviles. Se me han quedado unos cuantos puntos fuera, como iBooks, la aplicación para leer y comprar libros (pueden echarle un vistazo a todas sus funcionalidades en la web de Apple). Pero bueno, me encargaron que escribiera diez razones para escoger un dispositivo con iOS y aquí van mis diez motivos (en realidad son once):

1.- La App Store: Apple ha conseguido crear un magnífico ecosistema de aplicaciones alrededor de sus dispositivos, con el favor de los desarrolladores, que prefieren iOS porque se obtienen más beneficios y porque la ausencia de fragmentación del mercado hace que sea más sencillo hacer apps de mayor calidad. La naturaleza cerrada de la tienda tiene cosas buenas y malas, pero son más las buenas (sobre todo, más control sobre el software malicioso y sobre el correcto funcionamiento de la tienda). El excelente diseño de la tienda hace que sea muy fácil buscar, encontrar y descargar las apps (y también recorrerla para encontrar curiosidades o novedades). Al igual que el resto del sistema operativo, está pensada para que la experiencia del usuario sea lo mejor posible.

2.- Las Apps: La tienda de aplicaciones de Apple para sus dispositivos con iOS está inmensamente poblada. Para iPod Touch e iPhone se pueden encontrar más de 500.000 apps y para iPad más de 140.000. Evidentemente no todo en la App Store es bueno, pero el famoso eslogan “There’s an app for that” (“Hay una app para eso”) no es sólo un gancho publicitario, porque el usuario puede estar seguro de encontrar casi cualquier cosa que busque. La exigencia de mayor control por parte de Apple también repercute en la calidad de las aplicaciones.

3.- Sin confusión de modelos: La política de Apple con respecto a sus dispositivos móviles es clara: menos es más. El hecho de tener solamente tres dispositivos con iOS (iPhone, iPod Touch, iPad) facilita saber qué escoger según cada necesidad y evita cualquier fragmentación del mercado (y de paso la confusión del potencial cliente ante una oferta apabullante). Además, esa gama controlada unida al habitual mejor diseño de los productos de Apple garantiza a sus usuarios productos de calidad impecable y, por así decirlo, bien acabados.

4.- La interfaz: La usabilidad y el diseño están pulidos hasta el más mínimo detalle para que, como decía más arriba, la experiencia de uso sea perfecta. Además de elegante y muy amigable, se mueve con gran fluidez, sin retrasos (seguramente debido a la habitual optimización hardware/software de Apple), tiene una capacidad de respuesta contrastada y una estabilidad a prueba de bomba y está unificada tanto a lo largo del sistema como entre dispositivos, lo que hace su aprendizaje extremadamente fácil para principiantes y que no haya sobresaltos cuando se cambia, por ejemplo, de iPhone a iPad. La introducción del asistente por voz Siri en iOS5 ha cambiado el paradigma de interacción con el dispositivo y supone un enorme salto cualitativo.

5.- Las actualizaciones: Al contrario que otras plataformas, las actualizaciones de firmware suelen tardar más en llegar, pero cuando lo hacen llegan a la inmensa mayoría de dispositivos iOS (con excepciones motivadas sobre todo por razones de incompatibilidad de hardware en dispositivos más antiguos). Al no haber fragmentación ni multitud de marcas distintas (que pueden incluir modificaciones propias del sistema), los usuarios pueden estar seguros de disponer de la última versión del sistema cuando ésta esté disponible, al contrario que ocurre con Android, donde es habitual, como decía antes, tener que esperar a que el fabricante concreto de un teléfono se decida a actualizar su sistema con independencia de lo que haga Google.

6.- iTunes: El popular software de reproducción de archivos multimedia y de gestión de dispositivos iOS está a años luz de cualquier otro software de este tipo de la competencia, sobre todo en lo que se refiere a facilidad de uso (mantra de Apple) y escaso número de clicks necesarios para hacer cualquier cosa. Con iTunes se accede tanto a la iTunes Store como a la App Store desde un único lugar, lo que facilita una vez más todo frente al usuario. Con la llegada de iCloud su funcionalidad aumenta de forma exponencial.

7.- Safari: La navegación web con iOS es una experiencia casi idéntica a la que se puede tener delante de un ordenador, y además hereda características de la versión de sobremesa que mejoran la experiencia (renderizado de texto de gran calidad, Lector, multipestaña…). El progresivo retroceso de Flash en favor del estándar HTML5 para, por ejemplo, el uso de animaciones o visualización de vídeos, hace que la ausencia del plugin de Adobe en iOS no suponga un inconveniente. Está perfectamente optimizado para las pantallas de estos dispositivos y su motor le hace ser el mejor y más usado navegador móvil del mercado (es el que utilizan el 62% de los usuarios).

8.- Un dispositivo con iOS es un iPod: La música sigue siendo buena parte del leit motiv de los cacharros de Apple. La iTunes Store dispone de uno de los mayores catálogos de música (20 millones de canciones), películas y podcasts del mercado y se encuentra perfectamente integrada en el sistema para que quien lo desee pueda comprar lo que quiera. Su interfaz es también un prodigio de facilidad de uso y la integración extendida entre dispositivos y ordenadores (Mac y PC) a través de iTunes logra una simbiosis difícil de igualar. Ahora, con iCloud, se amplían aún más sus posibilidades.

9.- Un dispositivo con iOS es una consola de videojuegos: La oferta de juegos de la App Store y el parque de aparatos disponibles convierten a esta plataforma en un rival muy serio para los tradicionales fabricantes de consolas portátiles (Nintendo y Sony). Además, se pueden encontrar títulos de gran calidad (por ejemplo, la saga de Infinity Blade), apoyados por un hardware cada vez mejor y un sistema cada día más optimizado. Por si fuera poco, la plataforma cuenta con el apoyo de algunas de las grandes firmas desarrolladoras de juegos (Electronic Arts, Gameloft, Konami, 2K), lo que garantiza un catálogo rico y amplio.

10.- iCloud: Tardó en llegar, pero Apple nunca saca al mercado nada sobre lo que tenga el menor atisbo de duda. La idea que Apple tiene de la cada vez más conocida nube es diferente y ese concepto se plasma en este servicio, que promete una sincronización total entre todos los contenidos (fotos, música, documentos, apps, libros, calendarios, contactos, correo y próximamente vídeo) y dispositivos de que disponga el usuario. Está perfectamente integrado con las apps del sistema, por lo que una vez más la fluidez en su uso está garantizada. Con funciones como iTunes Match, streaming de fotos, correo electrónico, calendario, copias de seguridad o gestión de contactos, es un servicio en la nube a tener muy en cuenta de ahora en adelante que añade aún más valor a cualquier dispositivo basado en iOS. Además, la mayoría de lo que ofrece es gratis.

11.- Bonus: “Simplemente funciona”. Una de las frases que más pronunciaba Steve Jobs y que se puede aplicar a toda la gama de productos de Apple, incluidos iOS y los dispositivos que lo integran. La idea que la sustenta es sencilla: el usuario que se acerque por primera vez a cualquier producto diseñado por la casa de Cupertino encontrará un aparato intuitivo, accesible, fácil de usar y en el que todo se puede hacer sin experiencia previa alguna ni esfuerzos por encima de lo razonable. La usabilidad hecha tecnología, la experiencia de uso convertida en placer y la seguridad de poseer un dispositivo con una calidad por encima de la media.

Adobe se rinde con el Flash para dispositivos móviles

Susana Caballero | 9 de noviembre de 2011 a las 22:55

Este texto podría haberse titulado también Steve Jobs tenía razón”, porque el anuncio de Adobe de que abandona el desarrollo de su programa Flash para dispositivos móviles no hace sino darle la razón a un hombre que ya cuando presentó el iPhone auguró que la relación entre los cacharros móviles y el Flash no iba a terminar bien.

No sé si lo recordarán, pero entonces (y con cada nueva versión del sistema operativo de Apple, y con el iPad…) a Jobs le llovieron las críticas porque su teléfono era incapaz de reproducir Flash y eso impediría a quienes lo comprasen disfrutar de buena parte de la web, plagada de Flash aquí y allá. Jobs defendió entonces, y lo hizo más ampliamente en una carta abierta publicada el año pasado en la que explicaba por qué no quería que los dispositivos móviles de su empresa fuesen compatibles con Flash, que el programa de Adobe “fue creado durante la era del PC, para PC y ratones (…) La era móvil es la de dispositivos de bajo consumo de batería, interfaces táctiles y estándares web abiertos”. Y nada de eso encaja con la descripción de Flash (la carta es muy larga y no tiene desperdicio). De hecho, los problemas de Apple con el Flash son incluso anteriores a la era iPhone. Jobs consideraba que el plugin para Mac era malo, un producto poco profesional que para colmo estaba lleno de bugs.

Desde la salida de los dispositivos móviles (y su sistema operativo, iOS), Apple apostó por el estandar web HTML5, que fue progresivamente adoptado por sitios tan populares como YouTube. Y no debían de andar muy equivocados en Cupertino, porque hasta Microsoft siguió su camino. Pese a todo, sí que hay dispositivos (con Android) capaces de reproducir Flash, aunque Adobe sólo pudo proveerles de versiones beta, inestables y poco seguras.

No sé si la decisión de abandonar el desarrollo de la versión de Flash para móviles (sí seguirán trabajando en el apartado de ordenadores y también con dispositivos móviles, pero a través de Adobe Air) será por la reducción de costes (y los despidos) que ha anunciado Adobe o simplemente porque se han dado cuenta de que Steve Jobs tenía razón. No sería la primera vez. Apple ya fue la primera en usar en sus ordenadores de forma masiva el ratón, la interfaz gráfica y las unidades ópticas (CD primero y más tarde el DVD). Y también fueron los primeros en quitar algunas cosas, empezando por la disquetera y siguiendo con esos mismos lectores de CD y DVD. El único que sobrevive es el ratón, aunque, de alguna manera, las pantallas táctiles puede que anticipen su desaparición. Lo que está claro es que, donde quiera que esté Steve Jobs, si es que está en alguna parte, debe de haberse reído mucho hoy.

La inspiración de Steve Jobs

Susana Caballero | 6 de octubre de 2011 a las 13:25

Hay mucha gente que no sabe quién es Steve Jobs, ni siquiera qué es Apple, ni por supuesto conocen ninguno de los productos de su catálogo. Hay otros para los que Apple no es más que la empresa esa que vende cacharritos para jugar y navegar por internet. Y otros para los que, aun conociendo la empresa, sus productos y al hombre tras todo eso, la muerte de Steve Jobs no es más que la desaparición de un tipo que vendía juguetitos tecnológicos caros y que hacía presentaciones de las que se hablaba mucho por internet. Puede que muchos de los integrantes de este último grupo incluso tengan un iPhone, o un iPad, o ambos, pero sean de esos que tienen que tener las cosas de las que habla todo el mundo y que tiene todo el mundo. Todo el mundo importante, claro.

Para todos los anteriores la muerte de Steve Jobs no significará nada, sólo otro acontecimiento del que hablan en los informativos y que tiene monopolizado Twitter desde que anoche, más o menos a las 02:00, hora española, Apple anunció que había fallecido.

Todos esos de arriba pensarán que no es para tanto, se reirán de quienes lloran la pérdida en internet y ante las tiendas Apple, el campus de Cupertino y hasta la casa en la que vivió y murió. Los más avezados en esto de criticar cualquier cosa que lleve el sello de la manzana no dudarán en llamar despectivamente fanboys a todos aquellos que sientan la pérdida como algo personal. Y pensarán que es estúpido lamentarse por la muerte del fundador de una empresa.

Quién sabe. A lo mejor tienen razón.

Yo no lo creo.

Como cada vez que fallece alguien de la talla de Steve Jobs, los obituarios se llenan de vocablos ampulosos y rimbombantes. El más repetido puede que sea visionario, aunque también se le ha llamado inventor, creador, revolucionario, innovador y otras muchas cosas que en pocas ocasiones han resultado tan apropiadas para definir a una persona. Pero, aunque acertadas, todas esas ideas se quedan cortas para explicar quién era Steve Jobs.

De todo lo que se ha dicho sobre él en las últimas horas yo me quedo con “inspirador”. Era una persona empeñada en sacar lo mejor de cada uno, de todos los que trabajaban con él, de todos los que una vez cruzaron sus caminos con el suyo. Y no quería que fuesen mejores para ganar más dinero, o poder o cualquiera de esas cosas por las que la gente se afana en sus vidas cotidianas. Quería que fuesen mejores, punto, quería que persiguiesen sus sueños, que pensasen diferente, que averiguasen qué es lo que les hace vibrar, lo que mantiene sus corazones en funcionamiento, y que fuesen, que fuésemos, a por ello.

Si han tenido alguna vez un progenitor, un familiar, un amigo, un profesor o un jefe que les haya hecho sentir eso, que les haya inspirado, seguro que saben apreciar este vídeo, que recoge el discurso -muchos ya lo habrán visto, pero este vídeo tengo que ponerlo- que pronunció en la Universidad de Stanford en 2005, que resume su actitud ante la vida y la muerte y que demuestra, mucho mejor de lo que yo podría explicarlo, por qué la mejor cualidad de Steve Jobs fue su capacidad para inspirar a quienes le rodeaban.

Pero, además de todo eso, Steve Jobs fundó, junto a su amigo Steve Wozniak, una empresa tecnológica, una de las más importantes del mundo, que como seguro ya saben nació en uno de esos famosos garajes californianos donde tantas otras grandes firmas tecnológicas vieron la luz.

Probablemente conozcan todo el catálogo de productos de Apple, desde su primer ordenador al iPad, y puede que se pregunten a qué viene tanto ruido, si no sacó ni el primer ordenador, ni el primer reproductor de música, ni por supuesto el primer teléfono, ni tampoco el primer tablet. Y hay quien discute siquiera que ninguno de ellos sea el mejor de su sector. Pero todos han cambiado algo, han supuesto un antes y un después en cada uno de esos sectores. Apple no sólo vende ordenadores o cacharritos, Apple vende conceptos, ideas, como que los ordenadores entren en los hogares y no se limiten a ser herramientas de las grandes empresas, que esos ordenadores sean fáciles de usar y no una maraña de códigos y comandos, que podamos llevar internet en el bolsillo o que cualquiera pueda comunicarse, navegar por la Red y hacer casi cualquier cosa sin tener ni idea de cómo funciona un ordenador.

Apple, y Steve Jobs, porque pocos ejemplos hay más claros de identificación de persona con marca, se empeñaron desde sus inicios en fabricar productos atractivos, hermosos y sobre todo cómodos para quienes los usaban, porque los clientes, los usuarios, siempre han estado en el centro de todo el proceso creativo e innovador que emana del cuartel general de Apple en Cupertino.

Habrá quien discuta si Steve Jobs ha cambiado o no el mundo (yo creo que sí), pero sí que lo ha hecho, para mucha gente, más cómodo, más sencillo, mejor. No creo que el fin de Steve Jobs sea el final de Apple, ni mucho menos de la innovación tecnológica, pero el mundo es un poquito peor sin él. Gracias por todo, Steve.

Apple presentará su nuevo iPhone el 4 de octubre

Susana Caballero | 27 de septiembre de 2011 a las 19:07

Aún no se sabe si será el tan rumoreado iPhone 5 o una mera actualización del 4 (un 4S, tal vez). Tampoco si se verá el nuevo iPad, los iPod Touch con 3G o si se lanzará al fin el iOS 5. Por ahora lo único que sabemos es que el 4 de octubre hay presentación de Apple (ya con Tim Cook, el relevo de Steve Jobs) y que en ella se hablará del iPhone. También que no se celebrará como es tradicional en San Francisco, sino en el cuartel general de la compañía, en el Infinite Loop de Cupertino. Habrá quien esté ya dándole vueltas a ese cambio en busca de algún significado oculto…

Como de costumbre, la presentación comenzará a las 10:00 hora del Pacífico, es decir, las 19:00 en España, por si alguien quiere seguirlo en directo. Los no interesados (y alérgicos a los cacharros de la manzana en general) ya saben a qué hora tienen que apagar las redes sociales.

Steve Jobs presenta iCloud y la revolución de los sistemas operativos de Apple

Susana Caballero | 7 de junio de 2011 a las 10:00

El consejero delegado de Apple, Steve Jobs, volvió a subirse al escenario del Moscone West, en San Francisco, para protagonizar el acto central de la Conferencia Mundial de Desarrolladores de la firma (WWDC), en el que mostró las nuevas versiones de sus sistemas operativos, tanto para sus ordenadores (Lion) como para sus dispositivos móviles (iOS 5, para iPhone, iPad e iPod Touch), y el anticipado y esperado iCloud, la versión de la nube de la compañía californiana.

Más que una evolución de sus sistemas operativos, lo normal de cualquier actualización, lo que Apple ha presentado en San Francisco es toda una revolución, que revitaliza algunos de sus componentes y ofrece multitud de nuevas características que satisfacen las demandas de sus usuarios, que en ocasiones debían hacer uso de aplicaciones externas para solucionar sus necesidades.

Lion, disponible desde ya para los desarrolladores y para el público en general en julio, se descargará directamente desde la tienda de aplicaciones para Mac, por 23,99 euros y con una sola descarga cada usuario podrá actualizar todos sus Macs registrados. Ofrece un buen puñado de mejoras, pero lo primero que llama la atención es su aspecto, claramente inspirado en el sistema operativo de Apple para dispositivos móviles (incluida la distribución en carpetas). Además, incorpora plenamente el multi-touch (o toque múltiple), que ya permiten todos los trackpads de sus ordenadores y que facilita multitud de operaciones con sólo mover los dedos. También añade AirDrop, una funcionalidad que permite compartir archivos con otros usuarios de nuestra red de forma mucho más fácil que con otros servicios como discos duros virtuales, y remoza completamente su programa de correo.

En cuanto al sistema operativo para dispositivos móviles, el iOS, la versión cinco incluye un mejorado y más sutil (es decir, menos intrusivo) sistema de notificaciones, el Newstand o quiosco de prensa (de aspecto muy similar a la tienda de libros y a la estantería de iBooks, con suscripciones a decenas de publicaciones; habrá que ver cómo se traslada eso al mercado español); la integración total de Twitter en el propio OS, no como una aplicación externa, sino como parte del sistema y, por tanto, en conexión con nuestros contactos, con la navegación con Safari y con el resto de tareas que ejecutemos en nuestro dispositivo; un nuevo gestor de tareas (para recordar cosas que tenemos que hacer, listas de la compra y demás; ya no habrá que descargar aplicaciones externas para hacerlo); mejoras en la cámara (ahora se pueden editar las fotos en el dispositivo, sin necesidad de software adicional); la mensajería o el teclado (que incluso puede separarse en dos para facilitar la escritura).

Y si hasta ahora era fácil empezar a usar un dispositivo móvil de Apple, ya que bastaba sacarlo de la caja y conectarlo a un ordenador para configurarlo y empezar a usarlo, a partir de ahora (estará disponible en otoño para los usuarios) será aún más fácil: ya ni siquiera será necesario enchufarlo a un ordenador.

La ‘nube’ de Apple

Pero aunque la renovación de los sistemas operativos era esperada, la estrella de la presentación era iCloud, la versión de la nube de Apple, que permite almacenar on line (y sin cables) archivos y actualizarlos automáticamente en todos los dispositivos de cada usuario, sin que tenga que pulsar un solo botón. En el apartado de documentos, se pueden subir archivos de aplicaciones como Pages, Numbers o Keynote, calendarios y contactos. Y también, con la funcionalidad PhotoStream, hacer lo propio con fotos que tengamos en cualquier dispositivo con iOS, un Apple TV, un Mac e incluso un PC con Windows, y sincronizarlo en la nube, donde se guardarán durante 30 días.

Junto a iCloud, Jobs presentó el también esperado servicio en la nube de Apple, iTunes in the Cloud, que no es un servicio de streaming, como se había especulado, pero permite descargar en todos los dispositivos de cada usuario la música que haya comprado en la tienda a través de cualquiera de ellos y disfrutarlo sin ningún cargo adicional. Junto a ello, la opción iTunes Match permite disponer de toda nuestra música desde la nube en todos nuestros dispositivos, por 24,95 dólares al año (no se sabe aún la equivalencia en euros), pero no tendremos que subirla toda a internet. iTunes escaneará nuestra biblioteca de música, detectará cuáles de esas canciones están en su catálogo (casi infinito a estas alturas) y pondrá en nuestro espacio en la nube una copia (a máxima calidad) de esos temas, para ahorrarnos tener que subirlas (las que no estén en el catálogo de iTunes sí habrá que subirlas). Por ahora, los servicios en la nube de Apple funcionan sólo con WiFi, según Steve Jobs porque los elevados costes actuales de las tarifas de datos pueden inflar en exceso nuestra factura telefónica sólo por escuchar unas cuantas canciones.

Etiquetas: , , , , , , ,

Las aplicaciones para iOS más populares de todos los tiempos

Susana Caballero | 19 de enero de 2011 a las 23:04

(Mira que me gusta el español, pero para ciertas cosas el inglés es mucho más versátil -y más corto-, y en lugar de la parrafada del título la cosa podría quedarse en un escueto ‘All-time top Apple apps’, o algo así…)


Apple está a punto de llegar a las 10.000 millones (otro ejemplo de lo que decía más arriba: ten billions) de aplicaciones descargadas desde su App Store, y para celebrarlo (o porque se les ha ocurrido, vete a saber) han hecho pública la lista de las aplicaciones, tanto gratuitas como de pago, más descargadas de todos los tiempos para iPhone (que incluyen los iPod Touch, aunque nadie se acuerde de ellos) e iPad. La lista, que se puede consultar en Techcrunch o en el propio iTunes (hay que tenerlo instalado para poder verla, algo que no me permite el férreo sistema de seguridad informático que rige la redacción en la que estoy -ni cambiar el fondo de escritorio (hay otras formas, claro) o ver (no ya cambiar, sino ver) el calendario, actividades que como todos sabemos ponen en peligro la estabilidad y comprometen la seguridad de cualquier ecosistema tecnológico-, así que me fiaré del enlace de Techcrunch).

Un primer vistazo a las listas da que pensar que la gente se descarga gratis aplicaciones y paga por los juegos. La mayor parte de las aplicaciones de los diez primeros puestos en las listas de pago de iPhone (Doodle Jump, Tap Tap Revenge 3, Pocket God, Angry Birds, Tap Tap Revenge 2.6, Bejeweled 2 + Blitz, Traffic Rush, Tap Tap Revenge Classic, AppBox Pro Alarm y Flight Control) y de iPad (SoundHound, StickWars, FlightTrack, Backbreaker Football, Calorie Tracker, BlocksClassic, iFart Mobile, GoodReader for iPad, Cro-Mag Rally y Ambiance) son juegos.

Lo de que haya tantas entregas del Tap Tap Revenge me ha dejado un poco fría. Lo del iFart, directamente a cuadros, aunque en el episodio de The Big Bang Theory del que hablaba el otro día justo salía esa app, pero para iPhone.

Y las gratuitas son utilidades, por así decirlo: Facebook, Pandora, Google Mobile App, Shazam, Movies by Flixster, The Weather Channel, Google Earth, Bump, Skype y Paper Toss para el iPhone y Pandora, Google Mobile App, Movies by Flixster, Google Earth, Yelp, Fandango Movies, Remote, iBooks, Bible y Solitaire para el iPad.

Llama la atención que en ninguna de las cuatro listas haya una sola aplicación para acceder a Twitter desde cualquiera de los dispositivos móviles de Apple, ni la oficial ni otras como TweetDeck, Echofon o Twitterrific. Pese a que me consta que son muchos los que las usan, está visto que no son (somos) un segmento significativo.

Que no esté en las listas del iPad la app de Facebook, como ocurre con el iPhone, es sencillamente porque no existe. El fundador de la red social y flamante persona del año de Time, Mark Zuckerberg, ya aclaró a principios de noviembre pasado que no habrá una aplicación oficial para iPad: “El iPad no es móvil. Siguiente pregunta”, fue lo que dijo. Mientras el mío y los otros millones que hay en el mundo demuestran día tras día que son unos cacharros bastante móviles, quienes quieran acceder a Facebook desde su iPad tendrán que conformarse con hacerlo desde la web, con la app para iPhone o con otras como Facepad, Friendly o Buddy.

Etiquetas: , , , ,