Archivos para el tag ‘Macintosh’

Apple presenta el iPad mini, un nuevo iPad y sus renovados iMacs

Susana Caballero | 23 de octubre de 2012 a las 21:29

Una vez más, se cumplieron las previsiones. Los rumores decían que Apple presentaría un iPad mini en octubre y así ha sido. Además, han aprovechado la ocasión para mostrar los nuevos iMacs, el nuevo MacBook Pro de 13 pulgadas y el nuevo Mac Mini. Y otro iPad. Uno de los normales, la cuarta generación de un dispositivo del que la compañía ha vendido 100 millones de unidades en dos años y medio.

El iPad mini es un 23% más fino y un 53% más ligero que el iPad de tercera generación. Fabricado con cristal y aluminio, tiene 7,2 mm de grosor y 308 gramos de peso. Tiene una pantalla de 7,9 pulgadas, cámaras FaceTime HD e iSight y 10 horas de autonomía. Además del iOS 6 ya instalado, también incluye de serie la prestación Compartir Fotos en Streaming de iCloud. Según demostró Philip Schiller, vicepresidente senior de Marketing Mundial de Apple, durante la presentación, la pantalla útil del iPad mini, con sus 7,9 pulgadas, es considerablemente superior a la de rivales como el Nexus 7 (mostrado sobre el escenario del teatro en el que tuvo lugar la presentación pero sin decir de qué dispositivo se trataba). Además, la versión mini tiene la misma resolución que la normal, por lo que la experiencia tanto al usar aplicaciones como al navegar por internet es muy similar (y, además, ahorra a los desarrolladores la tediosa tarea de tener que retocar sus programas para adaptarlos al nuevo cacharro).

Con él llega también el iPad de cuarta generación, con pantalla Retina, el nuevo chip A6X de Apple (que ofrece un rendimiento gráfico y de la CPU hasta el doble de rápido que el A5X sin afectar a la duración de la batería) y cámara FaceTime HD.

Las versiones Wi-Fi del iPad mini y del nuevo iPad saldrán a la venta en España la próxima semana, el viernes 2 de noviembre, aunque se pueden reservar en la web de Apple desde este mismo viernes. Ambos estarán disponibles en blanco y negro, el primero desde 329 euros (la versión de 16 GB) y el segundo desde 499 euros (también 16 GB). Los modelos con 3G empezarán a comercializarse dos semanas después, desde 459 euros el iPad mini y 629 el iPad de cuarta generación.

Un nuevo iMac, más potente y estilizado, y también un nuevo Mini

Este lanzamiento es mucho menos mediático que el del iPad mini, pero no por ello es menos impresionante lo que Apple ha hecho con sus iMacs, unos equipos mucho más potentes encerrados en una carcasa mucho más fina y ligera. Procesadores de cuatro núcleos de Intel de tercera generación, gráficos NVIDIA y una nueva opción de almacenamiento llamada Fusion Drive son sólo algunos de los regalos del nuevo iMac, que ha sido totalmente rediseñado y ahora tiene un volumen hasta un 40% menor y unos bordes de 5 mm de grosor. La pantalla, también remozada, reduce los reflejos en un 75% sin renunciar al contraste y a los colores brillantes. Los equipos traen desde ahora de serie 8 GB de memoria a 1.600 Mhz y un disco duro de 1 TB, aunque todo ello se puede mejorar al escoger la configuración del equipo.

Esa nueva opción de almacenamiento de la que hablaba más arriba, Fusion Drive, ofrece, según explica Apple, “las prestaciones del almacenamiento flash y la capacidad de un disco duro. Combina 128 GB de memoria flash con un disco duro convencional de 1 ó 3 TB para crear un único volumen que gestiona de forma inteligente los archivos para optimizar las operaciones de lectura y escritura. Fusion Drive se adapta a tu forma de usar el iMac y traslada automáticamente al almacenamiento flash los archivos y apps que usas con más frecuencia para acelerar el rendimiento y el acceso”. El iMac se puede adquirir con pantalla de 21,5 o 27 pulgadas. El primero estará a la venta en noviembre y el segundo en diciembre. Si están interesados en los precios detallados y las reservas, dense una vuelta por la web de Apple.

En dicha web podrán también ver el nuevo Mac mini, al que Apple ha incorporado procesadores  Core i5 de doble núcleo y Core i7 de cuatro núcleos de Intel de tercera generación. Viene de serie con 4 GB de memoria a 1.600 Mhz que se pueden ampliar a 16. Trae cuatro puertos USB 3.0, además de los puertos Thunderbolt, HDMI, SDXC, Gigabit Ethernet y FireWire 800. A la venta desde 649 euros.

Al MacBook Pro de 13 pulgadas también le toca renovación

El portátil MacBook Pro de 13 pulgadas, uno de los ordenadores más populares de la compañía, tiene ahora pantalla Retina y almacenamiento completo en flash en un diseño más compacto (1,9 centímetros de grosor y 1,6 kilos de peso, un 20% más fino y 500 gramos más ligero que su predecesor). Las especificaciones completas, las opciones de configuración y los precios (1.779 euros con IVA el más barato) las tienen en la web de Apple, donde se pueden comprar ya.

La inspiración de Steve Jobs

Susana Caballero | 6 de octubre de 2011 a las 13:25

Hay mucha gente que no sabe quién es Steve Jobs, ni siquiera qué es Apple, ni por supuesto conocen ninguno de los productos de su catálogo. Hay otros para los que Apple no es más que la empresa esa que vende cacharritos para jugar y navegar por internet. Y otros para los que, aun conociendo la empresa, sus productos y al hombre tras todo eso, la muerte de Steve Jobs no es más que la desaparición de un tipo que vendía juguetitos tecnológicos caros y que hacía presentaciones de las que se hablaba mucho por internet. Puede que muchos de los integrantes de este último grupo incluso tengan un iPhone, o un iPad, o ambos, pero sean de esos que tienen que tener las cosas de las que habla todo el mundo y que tiene todo el mundo. Todo el mundo importante, claro.

Para todos los anteriores la muerte de Steve Jobs no significará nada, sólo otro acontecimiento del que hablan en los informativos y que tiene monopolizado Twitter desde que anoche, más o menos a las 02:00, hora española, Apple anunció que había fallecido.

Todos esos de arriba pensarán que no es para tanto, se reirán de quienes lloran la pérdida en internet y ante las tiendas Apple, el campus de Cupertino y hasta la casa en la que vivió y murió. Los más avezados en esto de criticar cualquier cosa que lleve el sello de la manzana no dudarán en llamar despectivamente fanboys a todos aquellos que sientan la pérdida como algo personal. Y pensarán que es estúpido lamentarse por la muerte del fundador de una empresa.

Quién sabe. A lo mejor tienen razón.

Yo no lo creo.

Como cada vez que fallece alguien de la talla de Steve Jobs, los obituarios se llenan de vocablos ampulosos y rimbombantes. El más repetido puede que sea visionario, aunque también se le ha llamado inventor, creador, revolucionario, innovador y otras muchas cosas que en pocas ocasiones han resultado tan apropiadas para definir a una persona. Pero, aunque acertadas, todas esas ideas se quedan cortas para explicar quién era Steve Jobs.

De todo lo que se ha dicho sobre él en las últimas horas yo me quedo con “inspirador”. Era una persona empeñada en sacar lo mejor de cada uno, de todos los que trabajaban con él, de todos los que una vez cruzaron sus caminos con el suyo. Y no quería que fuesen mejores para ganar más dinero, o poder o cualquiera de esas cosas por las que la gente se afana en sus vidas cotidianas. Quería que fuesen mejores, punto, quería que persiguiesen sus sueños, que pensasen diferente, que averiguasen qué es lo que les hace vibrar, lo que mantiene sus corazones en funcionamiento, y que fuesen, que fuésemos, a por ello.

Si han tenido alguna vez un progenitor, un familiar, un amigo, un profesor o un jefe que les haya hecho sentir eso, que les haya inspirado, seguro que saben apreciar este vídeo, que recoge el discurso -muchos ya lo habrán visto, pero este vídeo tengo que ponerlo- que pronunció en la Universidad de Stanford en 2005, que resume su actitud ante la vida y la muerte y que demuestra, mucho mejor de lo que yo podría explicarlo, por qué la mejor cualidad de Steve Jobs fue su capacidad para inspirar a quienes le rodeaban.

Pero, además de todo eso, Steve Jobs fundó, junto a su amigo Steve Wozniak, una empresa tecnológica, una de las más importantes del mundo, que como seguro ya saben nació en uno de esos famosos garajes californianos donde tantas otras grandes firmas tecnológicas vieron la luz.

Probablemente conozcan todo el catálogo de productos de Apple, desde su primer ordenador al iPad, y puede que se pregunten a qué viene tanto ruido, si no sacó ni el primer ordenador, ni el primer reproductor de música, ni por supuesto el primer teléfono, ni tampoco el primer tablet. Y hay quien discute siquiera que ninguno de ellos sea el mejor de su sector. Pero todos han cambiado algo, han supuesto un antes y un después en cada uno de esos sectores. Apple no sólo vende ordenadores o cacharritos, Apple vende conceptos, ideas, como que los ordenadores entren en los hogares y no se limiten a ser herramientas de las grandes empresas, que esos ordenadores sean fáciles de usar y no una maraña de códigos y comandos, que podamos llevar internet en el bolsillo o que cualquiera pueda comunicarse, navegar por la Red y hacer casi cualquier cosa sin tener ni idea de cómo funciona un ordenador.

Apple, y Steve Jobs, porque pocos ejemplos hay más claros de identificación de persona con marca, se empeñaron desde sus inicios en fabricar productos atractivos, hermosos y sobre todo cómodos para quienes los usaban, porque los clientes, los usuarios, siempre han estado en el centro de todo el proceso creativo e innovador que emana del cuartel general de Apple en Cupertino.

Habrá quien discuta si Steve Jobs ha cambiado o no el mundo (yo creo que sí), pero sí que lo ha hecho, para mucha gente, más cómodo, más sencillo, mejor. No creo que el fin de Steve Jobs sea el final de Apple, ni mucho menos de la innovación tecnológica, pero el mundo es un poquito peor sin él. Gracias por todo, Steve.