Susana Díaz negará los pactos en un Parlamento pentacolor

Juan Manuel Marqués Perales | 12 de marzo de 2015 a las 5:00

Un tiempo nuevo. José Bono pregona su nuevo libro de memorias por las ondas radiofónicas. Es un artista. Emparentado con Raphael, en sus tiempos de ministro recurrió a Julio Iglesias para agraciarse con los Estados Unidos de George W. Bush y facilitó a Hugo Chávez el teléfono de Isabel Pantoja porque el espadón venezolano era un fan de la tonadillera del Tardón. Bono también pregona un tiempo nuevo: el esquema de partidos de 1978 se ha ido al garete, el surgimiento de Podemos y de Ciudadanos nos llevará a parlamentos multicolores donde los pactos serán necesarios para gobernar. Y, en caso de alianzas, sostuvo José Bono ayer, debe ser Ferraz y el comité federal del PSOE los que decidan la política de alianzas de su partido. Otra del Tardón, Susana Díaz, de campaña en Setenil de las Bodegas, se enfada: no habrá “interferencias” ni de Ferraz ni de nadie, ella no pactará con nadie, gobernara sola. Así de contundente, Díaz insistió en desafiar la aritmética de un Parlamento que los sondeos dibujan pentacolor y sin mayoría absoluta.
Ésta es una de las grandes incógnitas de esta campaña: la presidenta convocó elecciones para asegurarse la estabilidad, pero el único modo de conseguirla después del 22 de marzo será con un nuevo pacto. ¿Con quiénes? De momento, y tal como le insistió ayer a un grupo de empresarios de el Campo de Gibraltar en Los Barrios, Díaz pide una “mayoría amplia” para asegurar la “estabilidad” y “unir” a los andaluces. Éstas son sus palabras talismanes: estabilidad, mayoría y unidad. Mariano Rajoy, que sólo comparte con Susana Díaz las pinturas del pintor sevillano Jaime Burguillos que hay en la Moncloa y en San Telmo, ya tiene decidido que los pactos se decidirán a nivel local y regional, las elecciones municipales y autonómicas de junio darán para tantas combinaciones que será mejor oír el terreno.
Un tiempo nuevo. Susana Díaz se dio otro baño de masas en Setenil, aunque su alcalde, socialista, lleva ya 31 años en el cargo, fue elegido regidor cuando la presidenta contaba nueve años. Teresa Rodríguez, la candidata de Podemos, la más joven de todas las candidatas, introduce una práctica novedosa en las campañas electorales: se quita de enmedio un día entero por conciliación familiar. También lo hará el próximo miércoles. El partido que teñirá de morado parte del espectro parlamentario se quedó un día sin candidata. A cambio, Podemos recibió el apoyo de conocidos militantes socialistas de Cádiz, de donde es la candidata. Uno de ellos es Cristina Díaz-Pinés, una de las militantes socialistas más veteranas de la provincia. Fue detenida y apaleada en septiembre de 1974 en la Comisaría de su ciudad en represalia por un acto con el que el PSOE nada tuvo que ver: el atentado de ETA en la calle Correo de Madrid. La policía actuaba entonces así; le acompañaba solidariamente en la lluvia de tortazos el hoy presidente de la Autoridad Portuaria, José Luis Blanco, que recibió más que ella. Se le retiró el pasaporte. Un mes después, el PSOE celebró el congreso de Suresnes, y Blanco, que iba a representar a Cádiz, se quedó en su casa más dolorido que con pena. Sostienen en el PSOE que estas fugas obedecen a asuntos internos, puede ser, a Teresa Rodríguez también se le han ido tres dirigentes de su partido porque están hartos de la interferencia de la facción de la candidata, Izquierda Anticapitalista. Puede ser, pero el PSOEera la casa común, y recibía pero no prestaba.
Antonio Maíllo, candidato de IU, también se ha crecido con los debates de Canal Sur. Cuando vaya al de Televisión Española del lunes próximo, habrá participado en tres, y será casi un experto en esto de la dialéctica de plató. Ayer volvió a criticar a Podemos –parece que IU se ha dado cuenta de quienes le están quitando los votos–, y le pidió concreción en las propuestas. A ellos y al PSOE, del que criticó su ambigüedad. Es cierto, pasado el día de presentación del programa electoral, los candidatos siguen sin bajar al detalle, si aportar soluciones técnicas, sin cuantificar presupuestariamente sus medidas. Juanma Moreno, líder del PP, fue a Sanlúcar, de donde es su número uno por Cádiz, Ana Mestre, pero también el candidato de Ciudadanos, el comerciante Juan Marín, el quinto del Parlamento pentacolor, el que bebe de los electores populares. Aunque Díaz lo niegue, alguien deberán mezclar algunos tonos de esta paleta, aunque la presidenta seguirá detrás de su objetivo: el 40% de los apoyos. Eso es.
(Cualquier crónica que se precie debería haber comenzado por lo que ocurrió ayer en el Congreso de los Diputados, donde la campaña andaluza se coló en la sesión de control al Gobierno. El socialista Pedro Sánchez atacó a Rajoy por el caso Bárcenas, y el presidente contestó con los ERE. Pero esto se pudo haber contado hace un año, hace un mes y hace una semana, por los siglos de los siglos: y tú más.)


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber