El ecuador pasa por Italia

Juan Manuel Marqués Perales | 13 de marzo de 2015 a las 20:18

El día de los tomates. En todas las campañas electorales hay un día de tomates, pimientos, pepinos y aceite de oliva; después de los niños, de las mujeres y de los ancianos, las hortalizas son los motivos que mejor pintan en las escenas de los candidatos. Antes eran los pescadores, pero en Andalucía los pocos que siguen faenando no están para este tipo de agradecimientos. Los tomates están en Almería, y Almería es la circunscripción diana del 22-M: su resultado definirá el nuevo Parlamento. En 2012, el PP obtuvo tres parlamentarios más que el PSOE, pero ahora Susana Díaz puede vencer o empatar con los populares, que han dejado a Javier Arenas de cuarto en la lista por si acaso. Por si acaso es todo lo que el lector pueda imaginar: en caso de debacle, siempre les quedará Javier.
A ocho días de la campaña, los sondeos siguen dibujando un Parlamento muy dividido y pentacolor en el que el PSOE sería el mayoritario pero con un grupo que apenas llegaría a los 47 escaños actuales. Muy lejos de los 55 de la mayoría absoluta. La cadena Ser hizo público ayer la última de sus encuestas, y las que se conocerán este fin de semana van en el mismo sentido: Italia.
A las fuerzas tradicionales de PSOE, PP e IU, se sumarán los dos partidos cool, Ciudadanos y Podemos, aunque UPyD sigue sin mostrarse en los sondeos. Tampoco el PA. Vamos hacia un Parlamento al estilo italiano, donde las alianzas serán necesarias, aunque el número que obtenga el PSOE definirá qué tipo de pacto es necesario. Un buen resultado para Susana Díaz es el que pasa de los 47 escaños, que son los que obtuvo Griñán. Es un dato óptimo para el momento, aunque llamaría a otras elecciones en dos o tres años si no hay un pacto serio de Gobierno. Por encima de 50 diputados, Susana Díaz podrá trenzar una alianza sin coalición, pero sustentada por los acuerdos que se den en los ayuntamientos andaluces a partir de mayo. A medida que se aproxime a los 55, irá rozando su sueño de bailar sola. Por debajo de 47, serán muchos quienes le pregunten para qué ha convocado unas elecciones anticipadas.
Susana Díaz y Juanma Moreno coincidieron ayer en Almería. La candidata recorrió el terreno amatista (de Gabriel Amat, el gran patrón del PP almeriense), todo el Poniente, Roquetas, El Ejido y Vícar, donde invitó a su secretario general, Pedro Sánchez, a dar un mitin. La ruptura entre ambos es evidente, prácticamente ni se hablan, el secretario general quedó relegado al segundo puesto en la tipografía de los carteles y desde Ferraz se contestó con una fotografía en Twitter, donde el madrileño se ve mucho más alto que la sevillana. y claro, es que lo es. Pero esta son cuitas que se verán después de las elecciones. Susana Díaz baila sola, no ha querido a nadie que le interfiera en la campaña, ni Sánchez ni Carme Chacón ni su amigo Ximo Puig. Es su estrategia de campaña, de algunos carteles ha desaparecido hasta el logo del PSOE porque Susana suma y el partido resta. Desde Almería, la candidata se mostró convencida de que va a conseguir una “mayoría más amplia” de la que le otorgan los sondeos.
Juanma Moreno también está preocupado por las encuestas. Viene una que le pinta mal en un medio amigo, y el candidato del PP intenta convencer, o convencerse, de que los sondeos están mal hechos porque la mayor parte del crecimiento de Podemos se debe a los populares y no al PSOE como sería normal por la cercanía ideológica. No obstante, quienes realmente hacen daño al PP son Ciudadanos y Albert Rivera, aunque Juanma Moreno tuvo que corregir el rumbo anticatalán de algunos de sus dirigentes. En una conversación con periodistas, Moreno reconoció que Antonio Sanz “no estuvo acertado” al asegurar en Sanlúcar que no quería que en Andalucía mandase un partido que es catalán. Los populares se van a centrar en los días que restan hasta el 22-M en el 20% de antiguos electores del PP que aún no ha decidido su voto. Ahí hay muchos escaños. Los diseñadores de la campaña están deseando que llegue el lunes, cuando se celebrará en Televisión Española el segundo de los debates. Mantiene que si le sale como el primero, tendrán ese 20% en sus manos.
Pero en el día del tomate también los hay tóxicos. Antes, al menos hasta la irrupción de las redes sociales, los periodistas tiraban a la basura los tomates podridos, las intoxicaciones, que es deber del político filtrarlas y del cronista rechazarla. Pero desde hace tres días, el PP anda empeñado en sugerir, deslizar y filtrar que Susana Díaz se pondrá mala el día del debate. Que enfermará. Con ello se demostraría su temor a verse otra vez con Juanma Moreno. Maledicencias de caravanas, basura tóxica, pero el inefable Rafael Hernando, portavoz parlamentario del PP, el que acuñó el término naranjito para Ciudadanos, afirmó ayer en Nerja:
– “Espero que no, que esté en buenas condiciones de salud para poder afrontar el siguiente debate, que no se nos ponga enferma, y es un deseo que hago con toda mi buena voluntad. Espero que el lunes acuda al debate y podamos seguir contrastando los proyectos de cada uno y podamos ver exactamente esto”.
Desde Nerja. Para esconderse en las cuevas, aunque Hernando, ese cunero de Almería, siguió rebautizando partidos: al PSOEle llamó Fastidiemos.
A Susana Díaz llegaron a preguntarle por esta versión agiprop de El enfermo imaginario, a lo que contestó: “Para pisarme a mí los talones hay que echar muchas horas”. “Ya dije que no soy Arenas”, es decir, que no deja sillas vacías en los debates. A la candidata, el encuentro a tres de Canal Sur no le salió bien, el lunes vuelven a repetir en La1 con María Casado de moderadora. Los debates no son, especialmente, decisivos en una campaña, pero marcan hitos y Moreno ansía que llegue el lunes para darle la vuelta a unas encuestas que aún le son desfavorables. El candidato del PP no baila solo, como Susana Díaz, y contará con Mariano Rajoy todo el fin de semana. Como Teresa Rodríguez, la candidata de Podemos, que estará con Pablo Iglesias en Málaga en esta campaña. Albert Rivera irá a Cádiz con los naranjitos, aunque esto será hoy: ayer fueron los tomates.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber