Rajoy se lía con el empleo

Juan Manuel Marqués Perales | 16 de marzo de 2015 a las 6:00

GOBERNAR es una gozada, siempre es mejor que permanecer en la oposición aunque hay un problema: hay que cumplir lo prometido. Al menos grosso modo. Felipe González, asesorado por Joaquín Almunia y Carlos Solchaga, prometió 800.000 puestos de trabajo en 1982, y aunque la economía española los creó, tardó no una sino dos legislaturas en hacerlo. Tal fue el sonrojo que nadie se atrevió después a realizar este tipo de anuncios. Bueno, la campaña socialista de las andaluzas de 2008 se centró en el pleno empleo, Manuel Chaves lo vislumbró con notable fracaso, y a ello ha vuelto Rajoy en Roquetas.
En septiembre de 2011, el entonces opositor del PPse fotografió en la cola del Inem y aseguró que él crearía 3,5 millones de empleo. Es posible, al menos si se atiende a todos los sondeos, que Juanma Moreno, el candidato del PP, no gobierne en Andalucía después del 22 de marzo, es un candidato a medio y largo plazo, no le va a ocurrir como a Javier Arenas hace tres años, aguantará. Digamos que se puede tomar ciertas licencias, y por ello, hace una semana, prometió de 500.000 a 600.000 empleos netos en Andalucía si el PP gobernaba. Y en 2016. Rajoy dobló ayer la cifra, unos 500.000 gracias a Juanma Moreno y otros 575.000, debido a él, con lo que suman 1.075.000. De este modo, Andalucía, según Rajoy, se aproximaría a la media de paro que habrá en España en 2020. Un 10%, cerca del pleno empleo, pero hay más. Quizás hasta nos convirtamos en tierra para los emigrantes.
En la comunidad hay ahora 1.039.837 andaluces inscritos en las oficinas del paro. El número es menor, por tanto, al empleo neto que la comunidad generaría si gobernase el PP a la vez en Andalucía y en Madrid. Eso dice el presidente. En fin, que Rajoy se lió, sumó las peras (los míos) con las manzanas (los de Juanma) y confundió una perspectiva verosímil con un deseo.
Susana Díaz, la candidata socialista, lleva varios meses con un objetivo más modesto, pero que no llega: bajar del millón de parados inscritos en Andalucía. Aunque Díaz anuncia mes tras mes su descenso, éste se resiste.
Pero Rajoy en Roquetas, donde acompañó a Moreno por antepenúltima vez –viene otra vez mañana y el viernes–, tiró la casa por la ventana, vengan empleos, vengan contratos, que las campañas lo aguantan todo. El PP comienza a dar la apariencia de recurrir en estos últimos días de campaña a los manotazos de ahogado, que es lo que hacen los que no saben nadar cuando todo está perdido: montar un jaleo acuático a ver si le salva una campanada.
No se líen; es fácil comprender. En el Debate del estado de la Nación, Rajoy aseguró que la economía española generaría tres millones de empleo si seguía creciendo al mismo ritmo del PIB, de más del 2%. No es descabellado, entre 2014 y 2015 habrá un millón de nuevos puestos de trabajo, y a un compás de medio millón al año, en 2020, final de la próxima legislatura, se sumarán los tres millones de los que habló el presidente del Gobierno. Bien, quédense con esa cifra: tres millones de empleos netos de ahora al final de la siguiente legislatura.
De ésos tres millones, el presidente calcula que 575.000 deberían corresponder a Andalucía. Pero Juanma Moreno habló en televisión de 500.000 de ahora a 2016, lo que es una cifra claramente exagerada. La economía andaluza creó algo más de 700.000 puestos de trabajo en cinco años; cinco y en pleno boom de la construcción. El PP ha negado durante estos días que lo de Moreno Bonilla sea una exageración de campaña, y que lo que él mantenía y lo que Rajoy proclamaba coincidían. Pues no, no coincidían, pero el presidente ha salido en defensa de su candidato y ha doblado la cifra. Son 575.000 los suyos de ahora a 2020 más los 500.000 de Juanma Moreno, que suman el millón, el necesario para que la Encuesta de Población Activa (EPA) deje el desempleo andaluz en el 10%, la que se supone será la media española. La última EPA calculaba los parados andaluces en 1.395.000 personas.
El mejor momento del mercado laboral en Andalucía fue en el segundo trimestre de 2007, cuando el porcentaje de paro fue del 11,9% y los parados, 442.000. Rajoy mejoraría la cifra.
El presidente, sin citarlos, criticó a Ciudadanos, el partido que se ha puesto en el centro de la escena porque podría dar al PSOE la mayoría que no tendría para gobernar. Un “aval” para el socialismo, dijo de ellos Rajoy, unos “bisagristas”. Si líder Albert Rivera aseguró en Sevilla que pactará sin hay “cambios drásticos”. Hoy en La 1, a las 22:00 horas, Moreno disparará su última bala. Susana Díaz estará en frente.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber