Archivos para el tag ‘Alfonso Guerra’

Guerras ganadas

Juan Manuel Marqués Perales | 7 de noviembre de 2014 a las 5:16

Alfonso  Guerra es el único diputado que ha permanecido de modo ininterrumpido en el Congreso desde el inicio de la democracia. Manuel Chaves también es de la cosecha del 77, pero a diferencia de su compañero, ha salido y entrado de la Cámara Baja. La marcha de Guerra es un símbolo más del fin de una época, como la abdicación del Rey de la Transición y la ascensión de Podemos. Tras la dictadura de Franco, España inauguró la Democracia de la Reconciliación que se acaba en los mandatos de los presidentes menores, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy. Guerra fue uno de los hombres de la reconciliación, el verdadero motor de la Transición: el miedo a no numerar una segunda Guerra Civil. Los viejos republicanos se sentían a gusto con el rey Juan Carlos, como si hubiesen ganado la prórroga de la guerra, y la derecha, tranquila de que la izquierda les hubiera respetado en su pasado y no le cercenara su futuro. Alfonso Guerra pactó con Abril Martorel los asuntos más complicados de la Constitución del 78, se hizo amigo de su contrincante, le lloró en su muerte y visitó a Adolfo Suárez en su retiro de la desmemoria.
La reconciliación llevaba implícito el miedo vigilante, el perdón de los crímenes, la responsabilidad de Estado, el blindaje de la Corona, la contextualización de los delitos de los GALy de otras tantas desmesuras cometidas en las alcantarillas para consolidar lo que Adolfo Suárez quiso que no fuera un paréntesis más en la Historia de España. En el país apenas quedan personas que vivieron la Guerra Civil y las que transitaron por el franquismo ya no cuentan con argumentos para explicar por qué se jodió todo: la ética de la izquierda, la incorruptibilidad de los sindicatos de clase, la moral liberal de la derecha económica. Fue el blindaje el que los mató, y una nueva generación llega dispuesta a hacer tabla rasa del consenso del 78. Digámoslo, no es una tragedia, sino ley de vida, ni el futuro es de Podemos, ni el PP y el PSOE han muerto, vivirán tanto como coraje tengan sus nuevos dirigentes.
Acabada la Democracia de la Reconciliación, vendrá otra, ésta que nacerá con el final del bipartidismo que alumbró el parto amargo del afloramiento de las corruptelas. La togas y los tricornios manejarán la agenda política de España hasta que todo vuelva a encontrar su encaje, será otro país con retos igual de graves pero sin el miedo responsable de la reconciliación, es ley de vida, una de las pocas guías que realmente dirige la Historia.