Archivos para el tag ‘PP andaluz’

“Ni yo ni nadie conocemos la agenda de Susana Díaz”

Juan Manuel Marqués Perales | 22 de septiembre de 2014 a las 11:21

Entrevista con Juan Manuel Moreno

Juan Manuel Moreno (Barcelona, 1975) fue elegido presidente del PP andaluz en marzo del año pasado. Volvió de Madrid, y lleva seis meses en Andalucía, donde ha instalado su residencia familiar, en Sevilla, con su esposa y sus tres hijos.

-El 10 de marzo pasado, la presidenta de la Junta, Susana Díaz, le recibía en San Telmo. Se intercambiaron los números de teléfonos, usted dijo que se wasapearían, y que comenzaba un nuevo tiempo de hacer oposición en Andalucía. Parece que no ha sido así. Estamos en lo mismo.

-Debo confesar hoy que la señora Díaz me ha producido una enorme decepción, porque pensé que una mujer de mi misma generación cambiaría estas cosas y pensé además que, cuando me recibió, que la vi amable, cordial, iba a salir algo fructífero. Yo había hecho gestos. En mi primera rueda de prensa no hablé de corrupción, me tiré dos meses así, a pesar de las demandas de los medios de comunicación y del peso de la actualidad. En fin, hice ofertas, se la hice en Bruselas, cuando le pedí que fuéramos allí a hablar con algunos eurodiputados de otros países que son muy remisos a que Andalucía siga recibiendo cursos de formación. Y la verdad es que nunca me ha contestado, ni en público ni en privado.

-¿Nunca más han hablado?

-No, recuperé el método epistolar, el de enviarle cartas, ese método tan antiguo.

-¿Y por whatsapp?

-Por whatsapp no lo he intentado; pero, de verdad, yo ese día salí pensando que íbamos a encontrar puntos de encuentro. El fracaso se debe a la faltad de voluntad de Susana Díaz. Yo fui franco; creía, como creo, que es posible llegar a acuerdos, a pesar de que hubo gente que me decía que aquello era como el abrazo del oso. La sensación que yo tengo es de absoluto ninguneo, de desprecio por parte del PSOE hacia mis propuestas. Cada vez que hacía alguna, salía uno de sus adláteres a vociferar en contra mía sin habérsela leído.

-¿Se siente usted maltratado?

-Decepcionado. Pensaba que la señora Díaz representaba otro estilo de hacer política, y me equivoqué.

-Y, desde entonces, parece que la corrupción es el monocultivo estratégico del PP.

-Nunca lo ha sido.

-Bueno…

-Mire, cuando a lo largo de una semana, y son todas las semanas, la prensa lleva en portada todos los días temas de corrupción en Andalucía, te ves en la obligación de fiscalizar al Gobierno. Es que ése es nuestro deber como oposición, la que marca el Estatuto de Autonomía.

-¿Cree que Andalucía es la comunidad más corrupta, más que Valencia o Cataluña?

-Yo no soy presidente de Cataluña ni de Valencia, soy el presidente del PP andaluz, y lo que me importa es Andalucía. Y yo quiero saber qué ha pasado con esos cientos, esos miles de millones de formación, por ejemplo, que han sido desviados.

-¿Y qué cree que ha ocurrido con ellos?

-Primero, una absoluta negligencia por no poner los controles ni la fiscalización, y luego ha habido un enriquecimiento de personas del entorno socialista.

-Elecciones anticipadas. ¿Cree que habrá? ¿Están ustedes preparados?

-Me importa muy poco cuándo van a ser las elecciones. Llevo seis meses de presidente del PP, y no ha habido ni un sólo día en que, desde los alrededores del poder, no se aliente a la posibilidad de unas elecciones. Me parece una irresponsabilidad por parte del Gobierno de la señora Díaz. Un Gobierno debe dar estabilidad y certidumbre porque ello da estabilidad económica y, por tanto, progreso y empleo. Me parece un riesgo que todos los días intente amedrentar a sus socios de Gobierno y desestabilizar; es inaudito por parte de una presidenta. Por tanto, apelo a que se ponga a gobernar. Ni yo ni nadie conoce la agenda de Gobierno de la señora Díaz. Vaya a la calle, y pregunte qué ha hecho. Y cuando convoque, el PP va a estar preparado para generar una mayoría social en Andalucía.

-Vaya, que ni hace cálculos.

-Es que son cortinas de humo. Lo que el PSOE hace aquí es generar cortinas para no hablar de otras cosas. Es que es absurdo hablar de cuándo van a ser; ella tiene la potestad, que ella decida. Y ya le exigiremos la responsabilidad de una legislatura fallida.

-Usted le prestó su apoyo para aprobar el Presupuesto de 2015 si le fallaba IU. ¿Eso iba en serio?

-Completamente en serio. Y cuando la crisis de la Corrala, le ofrecí los 50 diputados del PP para dar estabilidad de Gobierno.

-¿Usted apoyaría al PSOE?

-Con condiciones. Y se lo dije a ella. No voy a darle un cheque en blanco. Puse varias condiciones para el Presupuesto. Primero, que se evitaran los recortes en política social, sanitaria y de educación; segundo, que introdujéramos parte de la reforma fiscal, con rebajas en tramos del IRPF; tercero, que hiciéramos una auditoría interna a los cursos de formación y todo los relacionado con el empleo, y lo cuarto fueron las reformas para dar mayor seguridad jurídica, estabilidad normativa y un marco de inversión. Lo que pasa es que, cuando yo hago esto, salen sus adláteres con las descalificaciones de siempre.

-También le ha pedido que cambie el Gobierno.

-Claro, es que tiene un Gobierno quemado, de perfil bajo, insignificante. Hace falta un revulsivo. ¿No quiere que retorne el talento? Pues que incorpore el talento en su Gobierno. Yo le daría nombres.

-¿Cuáles?

-Se los dije a ella.

-¿Qué le ha parecido el Debate sobre el estado de la Comunidad?

-Más de lo mismo. He visto a la presidenta huidiza, le quemaba el debate, quería acabarlo cuanto antes. No agotaba sus tiempos, y no lo hacía porque no había ningún proyecto cumplido. En las formas, la señora Díaz es muy de Zapatero, y la música es de Chaves: confrontación, la culpa es del Gobierno nacional. Todo muy manido. Mire, mi padre era autonomista y conocí a mucha gente, y muchos tuvieron problemas, y me da mucha pena que todavía sigamos actuando como si esto fuera una delegación, tenemos una de las cuotas más altas de autogobierno pero sólo miramos a Madrid. No nos comportemos como una comunidad de segundo, todo el día llorando a Madrid. Es lamentable la actitud de la señora Díaz de llorarle todo el día a Madrid.

-Bueno, pero aún no se ha aclarado cómo se reparte el Fondo de Convergencia entre comunidades autónomas o por qué Valencia se lleva 1.000 millones de euros mientras Andalucía apenas si son 400 millones.

-Sí está aclarado. Es muy curioso. El PSOE en el Gobierno y con José Luis Rodríguez Zapatero llegaron a un acuerdo, al que se opuso el PP, para reformar el sistema de financiación autonómica. Ese modelo dispone de una serie de comisiones técnicas, y hasta ahora no ha habido ningún problema. La señora Díaz aplaudió ese modelo y todo el socialismo andaluz. Y cuando cambia el Gobierno, ya no le gusta el modelo. Las comisiones técnicas, que no políticas, deciden con criterios técnicos aprobados por el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

-¿Pero cómo puede haber un reparto tan desigual de un fondo?

-Ella está manipulando la información contable para tapar la pésima gestión del Gobierno de Andalucía, y es exclusivamente eso. Esto sería creíble si, desde el minuto uno, la señora Díaz se hubiese opuesto al sistema de financiación.

-La Junta ha recurrido los anteriores repartos de ese fondo de otros Gobiernos.

-Pero su actitud no fue beligerante. Es que pactaron el sistema con Esquerra Republicana y el PSC del señor Montilla. Estamos en la vieja estrategia del enemigo exterior, es que esto ya lo sabemos.

-¿Por qué Carlos Rojas, que es el portavoz, fue sustituido por Dolores López, la secretaria general, en este debate?

-Porque así lo decidí yo.

-¿Y eso?

-Tengo dos puntales: el portavoz y la secretaria general, y jugaré con los dos; creo que era mejor que, en este debate, saliese Lola. Y estoy contento, probablemente mucho de los nervios de la señora Díaz viene de eso. La prueba es que le sacó no se qué de las multas de Valverde del Camino, un municipio de 12.000 habitantes (Dolores López es su alcaldesa), qué poco nivel.

-¿El interlocutor del PP quién es?

-Eso es una excusa para no interlocutar. Hay dos: el portavoz, en los temas de Parlamento, y los más políticos, la secretaria general, y si la señora Díaz quiere uno más directo, aquí estoy yo.

-¿El PP ha congelado el proyecto de reforma de la elección de alcaldes, para otorgar la mayoría absoluta a la lista que obtuviera más del 40% de los apoyos?

-A nivel nacional, se está hablando con otros partidos para obtener una mayoría más amplia.

-¿Y si no la hubiera? ¿Se congelaría la reforma de la ley electoral?

-No lo sé, ésa es una decisión del presidente del Gobierno. Creo que, de todos modos, al PSOE le pierde el regate corto, su miedo a no sacar un buen resultado electoral. Es una iniciativa que la gente ve bien, que la apoya el 62% de la población, es un cambio.

-No parece edificante que se intente cambiar la ley a seis meses de las elecciones.

-En Andalucía se aprobó una ley, sin negociar, para evitar que los alcaldes pudieran ser parlamentarios autonómicos, y en plena campaña.

-Es cierto, pero eso no quita…

-¿Pero por qué, entonces, utilizan ese argumento?

-Hablemos de otros acuerdos y desacuerdos. ¿Qué le parece el caso del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón?

-De su boca no he oído decir que se vaya a ir, sí he leído eso en los medios de comunicación. No lo sé, yo creo que no.

-¿A usted le gustaba el proyecto de ley del aborto que él presentó?

-El proyecto nace por dos razones: porque la última reforma, la de Zapatero, incorporó a las menores y porque no generaba consenso social. Por eso, su reforma iba en el programa electoral. Y, por eso, el presidente dijo que se haría con el máximo consenso posible, y en eso es en lo que se está trabajando.

-Pero entre no permitir que algunas jóvenes puedan abortar sin conocimiento paterno y la ley de dos supuestos de Gallardón hay un abismo.

-No es una ley, es un borrador, un anteproyecto, y por tanto es sólo eso.

-¿Pero a usted le gusta?

-Si hubiese salido adelante, me pronunciaría, pero por qué me voy a pronunciar sobre algo que es un borrador.

-Entiendo, entonces, que no le gusta.

-Cuando haya un proyecto, diré si me gusta o no me gusta.

-Este domingo hay manifestaciones a favor de ese anteproyecto, y los obispos presionan al Gobierno para que lo saque.

-La sociedad es plural, y se manifiesta en ambos sentidos.

-José Luis Sanz, alcalde de Tomares, está atrapado por lo que es la propia doctrina del PP sobre la culpabilización de los imputados.

-Con una salvedad, él no está imputado.

-Bueno, porque es aforado, pero su caso está en el Supremo.

-No está imputado.

-Bueno, es el mismo caso que los ex presidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán, tampoco están imputados, están en el Supremo.

-El mismo caso no es. José Luis Sanz no ha sido presidente de la Junta, y su caso es administrativo.

-Es penal.

-Pero por una cuestión administrativa en una contratación de una persona. No puede decir que lo que ocurre en Andalucía desde hace más de una década es comparable con una persona que no está imputada.

-Ya, pero lo que le digo es si mantiene la doctrina de que un imputado guarda alguna culpabilidad.

-Culpable sólo se es si se es juzgado. Un imputado es una persona con una causa abierta, que se le imputa para que vaya a declarar con su abogado, pero después hay imputados con indicios serios de delitos e imputados con casos administrativos y con una casuística amplia. Cuando hay un imputado en un partido político, es una mala noticia, pero hay que ver por qué, es que se puede imputar por un problema en la recogida de la basura o por tirar un muro.

-Usted ha criticado la subastas de medicamentos porque mantiene que no se aseguran los estándares de calidad.

-Traslado dos quejas. Quizás no me expresé correctamente. Estoy en desacuerdo en que se haga una subasta de medicamentos. Que se hagan de bienes inmuebles, de coches oficiales, de bienes inmuebles…. Eso es un criterio economicista.

-Y se abaratan.

-Es economicista, y limita el amplio mercado. Los farmacéuticos me dicen que es una auténtica aberración y las asociaciones de consumidores se quejan de que hay pastillas para personas mayores a las que se les ha cambiado de color o medicamentos que no son exactamente igual que los que tomaban antes. Medicamentos que se fabrican en Lituania, en la India…

-Pero pasan por la Agencia Española del Medicamento.

-Sí, claro, pero limita las posibilidades de acceso de los andaluces al medicamento. ¿Por qué, nosotros, que somos los que más impuestos pagamos, sólo podemos tomar aquel medicamento concreto que dice el SAS? ¿Por qué debemos ser menos? De eso es lo que me quejo, que coartamos la libertad del paciente y hay margen en el SAS para introducir otros elementos economicistas.