Profiteroles rellenos de nata

David De Melo Guimerá | 15 de noviembre de 2012 a las 16:12

 

INGREDIENTES:

– 250 ml de agua
– 100 g de mantequilla
– 150 g de harina floja tamizada
– 4 huevos
– Una pizca de sal
– 1 yema de huevo (para pintar)
– 500 ml de nata para montar (para relleno)
– 125 g de azúcar glas (para relleno)

 

ELABORACIÓN:

Colocar en un recipiente al fuego el agua junto con la mantequilla y la sal. Cuando hierva añadir la harina y con una pala mover energicamente mezclando hasta formar una pasta o engrudo.

Retirar del fuego y añadir los huevos de 1 en 1, mezclando bien para que la masa los vaya absorbiendo. Trabajar hasta conseguir una masa homogénea.

Colocar la masa en una manga pastelera y escudillar con la forma deseada en una placa de horno provista de papel parafinado. Hay que dejar espacio entre las piezas ya que durante el horneado aumentan su tamaño considerablemente. Pintar las piezas con yema de huevo batida y meter al horno precalentado a 200ºC hasta que las piezas queden doradas y cocidas.

IMPORTANTE: no abrir el horno durante la cocción de las piezas hasta asegurarnos que estan bien cocidas, ya que la masa se vendría abajo y no quedarían huecas para poder rellenar.

Una vez cocidas sacar del horno y dejar enfriar completamente ante de rellenar.

Montar la nata con varilla o máquina. Cuando esté semimontada, añadir el azúcar en forma de lluvia y seguir montando hasta que esté. Para facilitar el proceso de montado de la nata, es conveniente que tanto el recipiente como la propia nata estén muy fríos. De esta manera montará mas rápido y mejor.

Llenar una manga con la nata montada. Con ayuda de cualquier utensilio, hacer un orificio en la base o lateral de los profiteroles y rellenar con la nata a través de la manga. Decorar al gusto.

 

NOTAS: los profiteroles son piezas de pasta choux cocidas. Así se denomina a este tipo de masa. Se pueden rellenar de muchas cosas (crema pastelera, trufa, crema de vainilla, de fresa, mermeladas, etc.) y dar formas variopintas. Su elaboración es sencilla teniendo precaución con el horneado. Si os resulta más cómodo a la hora de rellenar, podéis abrir los profiteroles con un cuchillo a la mitad. ¡Buen provecho!

Los comentarios están cerrados.