Archivos para el tag ‘Tartas’

Tarta de Limón – receta

David De Melo Guimerá | 9 de mayo de 2012 a las 17:56

 

INGREDIENTES:
Para la masa quebrada:

– 400 g de harina
– 250 g de mantequilla pomada
– 20 g de azúcar
– 50 g de agua
– 1 huevo
– Pizca de sal

Para el relleno:

– 4 huevos
– 250 g. de azúcar
– Piel rallada de 4 limones
– 150 g de zumo de limón
– 300 g de mantequilla
– 1/2 L de crema pastelera
– 2 hojas de gelatina neutra

Para la crema pastelera:

– 1/2 L de leche
– 3 yemas
– 100 g de azúcar
– 30 g de maicena
– 1 rama de canela
– Piel de medio limón

 

ELABORACIÓN:

Masa quebrada: batir el huevo y mezclar con el agua. Por otro lado vamos a realizar el SABLAGE que no es otra cosa que mezclar azúcar, sal y harina en un bol, añadir mantequilla y amasar. Juntar este sablage con el líquido anterior, amasar, dar forma de bola y dejar reposar en frío tapada con film.

Sacar del frío a la media hora, estirar con el rodillo y colocar sobre un molde con borde. Si es desmontable mejor. Pinchar toda la masa con un tenedor para evitar que suba en el horno. Hornear a 180ºC durante 20 minutos.

Crema pastelera: separar medio vaso de leche para desleir la maicena. Hervir el resto de la leche con la rama de canela y la piel de limón. Nos aseguraremos que ésta no tiene parte de la piel blanca pues tiene un gusto amargo. Una vez hierva, retiramos del fuego y tapamos unos 20 minutos para que la leche se aromatice.

Mezclar las yemas, el azúcar y la maicena diluida. Colar la leche caliente sobre ésta mezcla SIN DEJAR DE REMOVER. Poner a fuego lento y espesar la mezcla removiendo continuamente. Retirar del fuego y enfriar con film en contacto para que no haga costra en la superficie. Reservar.

Crema de limón: mezclar huevos, azúcar, zumo de limón y ralladuras. Cocer al baño maría removiendo constantemente y llevar hasta 82ºC. Una vez alcanzada la temperatura, colar por un chino y enfriar hasta los 55ºC. Añadir la mantequilla pomada y batir a velocidad máxima unos 8 minutos.

Enfriar y mezclar con la crema pastelera. Batir si es necesario para que quede homogénea. Verter sobre la masa horneada y dejar enfriar.

Calentar 250 ml. de agua. Hidratar las hojas de gelatina en agua muy fría. Pasados 10 minutos escurrir muy bien la gelatina y añadir al agua caliente. Disolver bien y con una brocha pintar la superficie de la tarta. Enfriar en nevera para que cuaje bien.

 

NOTAS: esta tarta puede parecer muy laboriosa pero es sencilla de preparar, aunque precisa de bastante tiempo de trabajo. Se llama pomada a la textura que debe tener la mantequilla, es decir, como una pomada para poder trabajarla facilmente. Debemos mezclar siempre la misma cantidad de crema de limón y de crema pastelera. Es muy ligera y suave. ¡Buen provecho!

Tarta de queso horneada – receta

David De Melo Guimerá | 13 de febrero de 2012 a las 17:58

INGREDIENTES:

– 500 g de queso crema
– 200 g de azúcar
– 60 g de harina de trigo
– 3 huevos
– 3 yemas de huevo
– 100 ml de nata líquida
– 100 g de mermelada de frutos rojos
– 2 hojas de gelatina
– Mantequilla para engrasar el molde

ELABORACIÓN:

Engrasar un molde de tarta de unos 26 cm de diámetro con mantequilla y meter en el congelador. En un bol, mezclar los huevos, las yemas y el azúcar y montar con la varilla. Sin dejar de remover, verter la nata, luego la harina y por último el queso crema. Homogeneizar bien.

Sacar el molde del congelador y verter dentro el batido preparado anteriormente. Hornear a 180º C durante 40 minutos aproximadamente. Para comprobar que ya está terminada, introducir la punta de un cuchillo en el centro de la tarta. Ésta debe salir limpia. Una vez horneada, desmoldar en el plato donde se vaya a servir.

Hidratar las hojas de gelatina en agua fría al menos 10 minutos. Calentar la mermelada al fuego y cuando esté caliente, añadir la gelatina perfectamente escurrida y diluirla. Cubrir la superficie de la tarta y dejar enfriar para que cuaje. Reservar en frío hasta el momento de su consumo.

NOTAS:  esta fantástica tarta es una más de las múltiples variedades de tarta de queso que existen. El resultado final es una masa compacta, de intenso sabor y textura “gomosa” fácilmente masticable. La cobertura de frutos rojos le confiere un contraste de sabor agradable. Si lo deseáis podeis incluir otro tipo de mermelada a vuestro gusto. Es muy fácil de preparar y el resultado bastante bueno.  Ideal para sorprender en un cumpleaños o celebración con amigos. Espero que la disfruten. ¡Buen provecho!