Archivos para el tag ‘Universidad de Sevilla’

Los últimos pasos de Morales Padrón

Luis Sánchez-Moliní | 24 de marzo de 2015 a las 13:08

padrón

Los textos apócrifos de la historia negra de la tauromaquia cuentan que Belmonte, antes de pegarse un tiro en su cortijo de Utrera, proclamó: “Nadie me va a ver arrastrando los pies por la calle Sierpes”. Cosas de toreros y de hombres de vida extrema para los que la sobreactuación es parte esencial de la personalidad. A don Francisco Morales Padrón, que tuvo una existencia mucho más pausada que la del diestro de Triana, no le importó arrastrar los pies (y bien que hizo). Yo mismo lo veía por Santa María la Blanca, ayudado por un cuidador, racheando las pisadas y con la mirada ya perdida. No había que ser muy listo para comprender que el que antaño había sido uno de los americanistas más brillantes se había adentrado en las brumas de la demencia y que, probablemente, su cerebro se estaba deshilachando lenta e irremediablemente. Nada indigno ni raro, sólo un hombre dando sus últimos pasos por un mundo que ya no comprendía.

Don Francisco fue uno de esos dinosaurios de la cátedra que ya son imposibles en la universidad de hoy, un hombre de saber enciclopédico y de producción intelectual abundante, clientelista, caballeroso, un punto (o dos) soberbio y con una concepción del cargo y de la obligación casi sacerdotal. Un librero de antiguo me contó que el profesor acudió a él para que le comprase su biblioteca americanista y que cuando aquél le dijo el precio que le podía ofrecer Morales Padrón se enfadó porque lo consideraba muy bajo -“Es que está subrayado y anotado de mi puño y letra”-, clamaba muy ofendido mientras se marchaba del ya desparecido local del Barrio de Santa Cruz. “No le dije que eso, precisamente, era lo que bajaba el precio de los volúmenes. No quería herirlo”. Más allá del mercado del libro antiguo y de la personalidad del catedrático, lo importante es que dejó una gran obra en la que destacan títulos monumentales como Jamaica Española (1952), El comercio canario-americano (siglos XVI, XVII, XVIII) (1995), Historia de la Conquista de América (1973) o Sevilla insólita, uno de los libros más vendidos de la historia del Secretariado de Publicaciones de la Hispalense.

Americanista por destino manifiesto, Morales Padrón tuvo cuna canaria y residencia sevillana, los dos lugares de Europa donde América se manifiesta de una manera más clara. A las tres tierras le dedicó amor y estudios que se sintetizan en su libro Sevilla, Canarias y América (1970). La capital andaluza se lo agradeció en vida con el reconocimiento y el prestigio social, aunque tuvo momentos muy dolorosos, como el silencio violento con el que se recibió su pregón de Semana Santa (eso pasa por meterse en ciertos charcos insondables).

Viene a cuento el recuerdo a Morales Padrón porque el Archivo de Indias ha inaugurado esta mañana el busto realizado por Manuel González dedicado a su memoria. Un homenaje discreto y mesurado, como deben ser estas cosas, sin las estridencias de otras propuestas que degradarán aún más nuestro espacio urbano (sí, me refiero al monumento al costalero). Francisco Morales Padrón acabó arrastrando sus últimos pasos por Santa María la Blanca pero, sobre todo, arrastró a una nueva generación de americanistas a seguir una disciplina que tanto brillo le ha dado a Sevilla. Eso, y no otras cosas, es lo que importa.

La ‘Gutenberg’ vuelve a la Hispalense

Luis Sánchez-Moliní | 9 de marzo de 2015 a las 14:28

biblia_gutenberg1 - copia

Hoy es un buen día para Eduardo Peñalver, el sabio y discreto responsable del Fondo Antiguo de la Universidad de Sevilla. Tras unos meses en el dique seco del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH) para someterse a una necesaria restauración, la joya de la corona de la Hispalense, la Biblia de Gutenberg, vuelve a casa, esa inmensa colección de más de 60.000 volúmenes que la convierten en una de las más importantes de España en su género. A nadie se le escapa la importancia de la Biblia de Gutenberg (también conocida como Biblia de las 42 líneas o de Mazarino), el libro que simboliza una de las revoluciones tecnológicas más importantes y decisivas de la humanidad: la impresión con tipos móviles, algo comparable al inicio de la agricultura en el Neolítico o a la invención de internet en la segunda mitad del siglo XX. El ejemplar de la Universidad de Sevilla, aunque incompleto, es uno de los pocos que quedan en el mundo -apenas 40- y perteneció a la antigua casa profesa de la Compañía de Jesús de la calle Laraña (no convento, los jesuitas no son frailes, como se empeñan algunos), cuyo patrimonio mueble e inmueble pasó a manos de la Universidad de Sevilla tras su expulsión del reino de España por Carlos III.