La oportunidad de Dolores Vázquez

Francisco Andrés Gallardo | 18 de junio de 2008 a las 13:48

El juicio mediático que se le hizo a Dolores Vázquez como presunta asesina de Rocío Wanninkhof influyó en la decisión del jurado que ya la había considerado responsable antes de ponerse a deliberar. El acoso televisivo hacia Dolores fue vergonzoso y una chiripa posterior permitió encarcelar al verdadero culpable, Anthony King. Con las premisas de una tormentosa relación sentimental entre la madre de la víctima y la acusada, las investigaciones, la presión psicólogica que sufrió Vázquez y el asesino en serie ya hay elementos de sobra para crear no una miniserie, sino todo un culebrón.

La 1 estrena mañana jueves El caso Wanninkhof, basada en lo ocurrido con la infortunada joven de Mijas. Es una serie tan oportuna que peca de demasiado oportunista y esperemos que la garantía de Pedro Costa (productor de La huella del crimen) haya creado una producción de calidad no sólo en su puesta en escena sino en cómo se cuenta lo que conoce de antemano el espectador. Las llamadas instant movies están emergiendo en la televisión. Crucemos los dedos de que las que están por llegar (como la de Miguel Ángel Blanco) estén un poquito mejor que la de Fago.

wanninkhofsofalicola.jpg

Luisa Martín, una actriz tan antipática en la vida real como camaleónica en la ficción, es la encargada del papel bombón de Dolores Vázquez. Es el gancho de atracción de la serie. Tras haber hecho un papelón en Desaparecida, por lo visto en las promos que ha emitido TVE, ha calcado el personaje de la acosada. Juanjo Puigcorbé hace de abogado escéptico que descubre que merece la pena luchar, y mucho, por su defendida.

Etiquetas: ,

  • pep

    Sr.Andrés, veo que se autoproclama como “Atrapado en el plasma”.Descripción sutil pero dura,muy dura.Creo que ejerce como crítico o comentarista de televisión que no es ningúna menudencia.Yo no sé que canales somete usted a su veredicto,pero aún ignorándolo,le imagino con unas trifulcas diarias de mucho cuidado.La razón es simple,casi baladí,porque el nivel de televisión en el solar hispano es de pura vergüenza por lo malo,panderetero y vacuo desde cualquier punto de vista.Lo cual no merma ni devalúa su trabajo.Me manifiesto publicamente incapacitado,inepto y contrario a desempeñar una labor como la suya.Pero seguiré en el sofá leyendo al Sofalícola.Un saludo.