Manuel Alexandre por la Gracia de Dios

Francisco Andrés Gallardo | 20 de noviembre de 2008 a las 10:23

Manuel Alexandre, todo un icono del cine costumbrista, genial secundario y brillante en los trabajos artesanales, interpreta hoy, a sus 92 años, al ‘invicto caudillo’ en la miniserie ’20-N: los últimos días de Franco’.

En las páginas de papel, con el título ‘Españoles, Franco… ha vuelto’ detallamos asuntos de la producción realizada por Roberto Bodegas que no tiene mala pinta. Esperemos que los resultados definitivos no nos decepcionen.

Con esto del 20-N publico un par de anécdotas de Franco, que era muy aficionado a la televisión (no sólo como controlador, sino como simple espectador), que aquí os dejo…

Pensemos en un anciano que ha tenido un estilo de vida cuartelero. El televisor se convierte en su mejor compañía. TVE, además de ser su juguete político, “de interés general”, era el mundano vehículo de entretenimiento en El Pardo. En 1968 Adolfo Suárez decidió emitir el incómodo ‘Historias de la frivolidad’ al término de la emisión, asegurándose de que Franco se había ido ya a la cama. El programa debía salir al aire para poder presentarse en los festivales internacionales. Sólo ‘La cabina’ y ‘Cuéntame’ le superan en premios.

Del sillón al Valle

El estado de salud de Franco comenzó a empeorar en el verano del 74. La flebitis que fue el principio del fin se agudizó cuando el forofo sofalícola se empeñaba en seguir todos los partidos del Mundial de Alemania, encandilado sobre todo por la selección holandesa de Cruyff. Para Franco fue un mazazo psicológico el especial biográfico que ofreció TVE el 17 de julio de 1974 y que siguió postrado, impotente, en la cama. La situación le produjo un ataque de nervios. La persistencia telespectadora agravó su estado en los últimos meses.

Presentador con pifias

El primer mensaje navideño televisado en España fue el de 1954, casi dos años antes del inicio de las emisiones oficiales de TVE. Franco verdaderamente sufría en cada grabación de diciembre, porque se equivocaba mucho en cada discurso. El más accidentado fue el de la Navidad de 1972, interrumpido en 16 ocasiones. Yeso que su primera aparición ante las cámaras fue en una película en 1926 (‘La mal casada’). Franco tenía más vocación de realizador. Rodó muchas imágenes de la guerra de Marruecos, desaparecidas, y firmó con seudónimo el guión de la película ‘Raza’. Él estaba inscrito en la SGAE desde 1964.

Os cuelgo aquí el vídeo de su último mensaje navideño, el 1974. Como orador era también bastante malo. Malísimo.

Y os dejo esta última perla. En el mensaje navideño de 1955, el paternal caudillo advertía a de los riesgos que corrían los pocos espectadores televisivos, la amenaza a sus hogares de dejar que entraran los contenidos de la Televisión. Y eso que entonces no podía imaginarse a qué extremos iba a llegar el invento. El tipo advertía del peligro, pero después se llevó casi 30 años controlando la fábrica de TVE. Je, je.

Etiquetas: , ,

  • […] Franco enfermó por su afición a la tele ¿Quién dijo que la TV no era útil a la sociedad?blogs.grupojoly.com/sofalicola/2008/11/20/manuel-alexandre-p… por Pascualin2004 hace pocos segundos […]

  • Belén

    Me encantaría que también comentaras sobre las añoradas locutoras de continuidad. ¿Qué habrá sido de Adela Cantalapiedra, Jana Escribano, Isabel Bauzá? Imagino que todas jubiladas, pero… ¿se sabe algo de ellas? Sé que la mujer de Pepe Ruiz, el viejo de Escenas de Matrimonio, es Amelia Muñoz, de la que has hablado aquí en el Sofalícola, y está jubilada. Seguro que tú nos puedes iluminar, oh, Francis. :-)

  • Belén

    Por cierto, al hilo de lo anterior…

  • proby

    Como orador, Franco no era malo. Era bueno. Y tú eres un gilipollas que no tiene ni puta idea de lo que fue aquella época. ¡¡¡ VIVA FRANCO !!! ¡¡¡ VIVA EL CAUDILLO !!!