El lobo Carrasco

Francisco Andrés Gallardo | 27 de noviembre de 2008 a las 1:20

Antes de nada: excelente noticia judicial, la que ha ordenado embargar a Telecinco los 50.000 euros que tenía destinados para Luis Roldán. Ya que estaría feo sancionar a la cadena, por lo menos que los sinvergüenzas no se lo lleven calentito.

A lo que iba. Pablo Carrasco se fue de la lengua el lunes, el día antes de su toma de posesión, y media Andalucía sabía de sobra el organigrama del nuevo director general antes de presentarlo al consejo de administración. El nuevo máximo responsable de la RTVA, el de consenso truncado por el PP, no comenzó con un afortunado pie, porque se fueron de la lengua unos cuantos parlamentarios. Carrasco deberá aprender a medir más sus palabras y a controlar sus informaciones.

Los del PP aúllan porque en la cúpula de Canal Sur no hay grandes variaciones. No, no hay grandes revoluciones, pero si nuevas tendencias. Algo es algo. El lobo Carrasco ha reunido una cuadrilla para repartir labores, porque el nuevo director general, que ha asumido personalmente la dirección de Canal Sur Televisión (el primer canal), quiere tener más tiempo que su antecesor para crear una parrilla con su idea preconcebida. A su lado tiene a un chaval de 30 años, Mario López, el director de marketing de TVE. Ha fichado como gerente a José María Guillén y los demás son promociones, o no, de gente de la casa.

El que era director de la radio, Manolo Casal, pasa a ser el director comercial, para abrir nuevos ingresos y caminos por las nuevas tecnologías (no es mal destino para quien ha levantado la radio), mientras que el director de antena en la televisión, Joaquín Durán, queda ‘apartado’ de la tele y pasa a dirigir la radio (hábil estrategia de Carrasco para no coincidir en la parrilla con quien hasta ahora era el responsable y quien aspiraba, por parte de Luis Pizarro, a la dirección general). Marisa Doctor sigue al frente del minoritario y juvenil Canal Sur 2.

Como directora de Informativos pasa a ser la subdirectora, Pilar Vergara. Una parcela de interés político fundamental, hacia donde se han dirigido las primeras cerbatanas del PP (IU por lo menos concede los 100 días de cortesía), y el hasta ahora director, desde hace diez años, Antonio Ramírez, hombre de confianza del Gobierno de Chaves, muy de gaspar Zarrías, pasa a ocupar la dirección del gabinete de Carrasco, algo así como un adjunto al director general.

Sólo se puede esperar que el nuevo director no se conforme con el tipo de audiencia que tiene Canal Sur, pese a su liderazgo, y se decante por la calidad. Aunque tratándose de quien ha levantado ‘La tarde con María’ nos pone ahora mismo en el lado de la incertidumbre.

Demos a Carrasco (¿lobo o cordero?) un margen. A ver si damos otra imagen, que no ésta…

De paso os enlazo con el perfil que sobre el director general saliente, Rafael Camacho, publiqué en papel este domingo.

Los comentarios están cerrados.