Chelo y Pantoja, amistad a simple visa

Francisco Andrés Gallardo | 17 de febrero de 2009 a las 0:29

Los comentaristas hepáticos televisivos cuidan a sus famosos como una alcancía bancaria, con mimo inversor. Son su seguro de vida en la profesión y a su vez garantizan la cuota de protagonismo y encalado de imagen de sus protegidos. Cada uno va adoptando, en asociación benéfica, a sus personajes de portada y van formando familias, redes sociales premium, de intereses, desmentidos y primicias, que acaban traduciéndose en cheques de cuentas nada corrientes. Los contertulios tienen derecho al pataleo de las fuentes privilegiadas de los demás y hacer daño sensacional y sensacionalista en antena.

Chelo García Cortés es periodista del corazón, comentarista del catodicismo cardíaco, pero, sobre todo, es la amiga más amiga de Isabel Pantoja. Chelo firma el último exclusivón en Hola por el que Isabel se ha desmarcado de Cachuli, no por previsible, suculento.

Con la cantada ruptura esto no ha concluido. Todo lo contrario. García Cortés forma un dueto con Isabel que va a seguir dando réditos de minutos televisados y páginas coloreadas. Mientras Chelo sea la portavoz de la última novia de Julián Muñoz no le van a faltar los picotazos de exclusivas. Los compañeros de programas, como el DEC de Antena 3, se seguirán mordiendo las uñas y le seguirán dándole bocados en la credibilidad. A fin de cuentas, hay mucha gente que come de esto.

(Este es el artículo que hoy publico en papel en la sección ‘Sombras de la China’ de las páginas de Pasarela. En la foto, Chelo con su ex marido, José Manuel Parada, cuando ellos eran jóvenes y, a tenor por sus sonrisas, la mar de felices)

En este vídeo, Jesús Quintero entrevista a la Chelito.

Etiquetas: ,

  • Chelo y Pantoja, amistad a simple visa

    […] the original post here: Chelo y Pantoja, amistad a simple visa TVantena-3, cuatro, dubi, eduard-punset, en-la-sexta, europasur-es, francisco-andrs-gallardo, […]

  • Rafael Almensilla

    Yo conocí a Chelo cuando era una chavalilla y estaba de becaria en un periódico de Madrid. Apuntaba maneras pero me sigo sorprendiendo cuando veo a lo que ha terminado dedicandose. Una pena de profesional descarriada