A Raquel Sánchez Silva y a Mario Biondo

Francisco Andrés Gallardo | 31 de mayo de 2013 a las 10:57

Hay  que vivir, cantaba Joan Baptista Humet en los 80. Sobre todo sentirse vivo y vivir con sentido. No es fácil del todo, porque dejarse arrastrar por el falso carpe diem de lajuerga sin más, del  “hacer lo que nos da la gana” sin más intenciones, no es vivir a tope sino deglutir el tiempo. Hay que vivir, paladear los momentos bien distribuidos en una existencia sustanciosa. Hay que dedicar nuestra atención a hacer el bien y hacer bien nuestros quehaceres, a formarnos y a nutrir mente y espíritu; y también a nutrir la experiencia con la familia y con los amigos. Saber vivir es percibir que el tiempo pasa aprovechado, disfrutando de todo lo bueno, porque la vida sobre todo es alegría y optimismo, sí, y aprendiendo de lo malo mientras vislumbramos un camino y un destino: dándonos cuenta de que la vida es valiosa y que no cuesta tanto darle su valor.
No salimos del asombro de la muerte de Mario Biondo, el marido de la reportera y presentadora Raquel Sánchez Silva (la presentadora televisiva de SupervivientesPekín Exprés).  El  cámara  italiano, que ahora estaba trabajando en el programa Masterchef, tenía 36 años y un estúpido accidente, bien estúpido, lo fulminó.
Una muerte tan prematura nos avisa de lo frágil que es todo esto de estar aquí. La muerte de una pareja al poco de contraer matrimonio, cuando aún te sientes en una luna de miel, multiplica el dolor y la frustración, así que imagínense en qué estado debe de encontrarse Raquel y toda su familia.
Sacando una enseñanza para este entrenamiento de saber apurar siempre lo que tenemos por delante, el infortunado Mario Biondo nos acentúa el aviso de que la vida, efectivamente, es más corta de lo que parece y que puede interrumpirse en cualquier momento sin haber puesto en orden todo aquello que quisimos hacer, decir o amar. Que la vida se construye cada hora y que deberíamos darnos cuenta  de que el tiempo  (que es muy limitado)  y el amor (que no tiene límites) no pueden desperdiciarse.

Los comentarios están cerrados.