Terelu y Belén, al salón, a salvar

Francisco Andrés Gallardo | 11 de octubre de 2013 a las 10:54

“Campooooos de España” , exhalaban los pelotas cuando se encontraban a María Teresa en la sala de maquillaje en aquellos tiempos imperiales de Hermida. Cuando el sol salía para todos, pero en especial para el onubense, mientras crecía a la sombra de sus pantorrillas el fenónemo de esta Teresa, con sus hijas al lado, viendo y aprendiendo. Campos de España, pisando firme. Y a Dios ponía por testigo, mientras alzaba el puño aún teñido de rojo sociata.

Terelu (arriba, en el vídeo, en el zapping catalán Alguna pregunta més?) tuvo su oportunidad a la vera de mamá y nunca pudo despegarse de ese origen. Pepe Navarro, también en los buenos tiempos del palmeño (que los llegó a tener y todo), se sacó de la manga lo de su hijo postizo, Pepelu, en Antena 3 y después en Telecinco, cuando nadie le tosía a Teresita en las mañanas de la Primera Cadena. Era una parodia osada.

Terelu voló por su cuenta, sola y también junto a esos novios que le salían y que cobraban un pastizal por sus confesiones. Llegó el acoso tomatero y se terminó de estropear el viaje de las malagueñas. Regresaron a Telecinco y la Campos junior ha sabido tirar de oficio cuando la cadena le enseñó las riendas. Ahora, tras pasar por la enfermedad y encarar horas personales bajas, Terelu salta a la cancha para contar sus penas, mejorar su vida y, de paso, auparle unas décimas a Telecinco.

Para que la cadena de Mediaset gane en audiencia a la de Antena 3 en octubre tiene que avivar el fuego de la tarde. Si Sálvame toca el 20% de audiencia tendría la victoria casi garantizada. Y allá van, a salvar, Terelu, Kiko Rivera y sus carambolas sentimentales; y próximamente, la despechada de Ambiciones. No renunciarán a todo lo que ayude. Ha llegado el mes de oro de los salvadores, porque en Telecinco hace ya semanas que sonaron las alarmas.

Un ruego a Sálvame: que fichen a Montoro y que se quede allí, creciendo moderadamente. Escupe contra el cine y contra quien sea. Ya en su momento, cuando quiso deshacerse de RTVE, decía que la tele era una “cosa para pasar el rato”. Es un convencido del talento ajeno.

Los comentarios están cerrados.