Archivos para el tag ‘Atresmedia’

Salvados con ‘Puédamos’

Francisco Andrés Gallardo | 27 de octubre de 2014 a las 13:43

 

 

A Pablo Iglesias, tan iluminado, se le encienden los ojillos ensoñando un futuro programa estelar en RTVE como presidente del Gobierno, donde un grupo de “periodistas cabrones” le asaeteran de preguntas mientras él, héroe victorioso, dolmen del consenso y el sentido común para salvar la patria, respondería sagaz, siesa y brillantemente, como  hizo en la plaza mayor de Quito. Pincha aquí para ver el programa

Las figuras cobardonas, como la mayoría de tipos (señores, señoras y nicolasillos) que nos mandan se arrugan, tartamudean o se encorajinan ante los periodistas que preguntan y repreguntan, pero al líder de Puédamos le va la marcha. Que le pongan en aprietos, que le echen en cara lo que sea, incluso sus bandazos. Pablete lo tiene todo controlado y respondido de antemano. Ahora pone énfasis de estadista, porque se ve con la jefatura del Gobierno. E Iglesias hace guiños a la ídem, al ejército, a la policía y a nuestra reina experiodista. A los ricos piensa tratarlos como niños pequeños, para que no enfaden. Un rato con Évole siempre da para mucho, pero a Pablo Iglesias le cunde como a nadie, porque para eso es el transunto político de lo que el de Salvados es en el periodismo. Coinciden en el atuendo, pero al europarlamentario no hay quien le mueva la pose adusta. Dos resultados distintos con un mismo sistema de juego. A Oriol Junqueras le fue fatal con su ingratitud y a Iglesias le fue muy bien con su mano tendida.

En un país donde no sólo es necesaria la regeneración o el reseteo, sino que es imprescindible, el de Puédamos  lleva unos palmos de ventaja desde sus tertulias televisivas, las que ha reconocido él mismo como el más cercano de los parlamentos (y de ahí que Telecinco haya reabierto su cámara de debate, con lo que les gusta una bronca). El encuentro con el ecuatoriano Rafael Correa, el de “Anita Pástor”, fue fugaz, pero suficiente para ver cómo  también se embelesaba ahí. Évole volvió este domingo a hacer lo que mejor sabe hacer: gran intro, charlar en la calle, preguntar por todo y de paso dar la voz a la gente que pasa por ahí. Menuda fiesta para Pablo.

Se cierran canales, pero el 3 y el 5 seguirán ahí

Francisco Andrés Gallardo | 30 de abril de 2014 a las 1:26

Los Telecinco o Antena 3 harán mejor o peor televisión, que guste más o menos a cada cual, pero demuestran cada día que, tras los años transcurridos, son los que saben hacer la mejor televisión comercial y suculenta. Cada uno en su estilo, en sus detalles y en su línea editorial. Telecinco, eran otros tiempos en facturación publicitaria y en número de canales, llegó a ser la empresa más rentable de toda Europa (la que con menos conseguía más beneficios: no es difícil recordar de qué manera). Ha habido intentos de competencia más o menos ambiciosos. Desde canales que llegaban con respaldo y bendiciones como La Sexta o Cuatro, que terminaron siendo zampados, a proyectos cutres como los de Veo o Net; y otros de ínfulas pero con corto presupuesto como 13 TV. En TVE es donde estaban los profesionales más curtidos, pero ya hicieron una criba quitándose en su momento a más de 3.500 trabajadores que tenían más de 52 años: la cadena pública depende ya mucho de las productoras. En Canal Sur es en parte incomprensible que 25 años después no sepa sacar más rédito a su abultada y veterana plantilla.

Para dar lecciones de cómo sobrevivir y convertir sus cadenas en empresas solventes los ejemplos son Telecinco, con todos sus defectos, y Antena 3, que ha adoptado el papel que encarnaba la mejor TVE. Son dos cadenas que se han mantenido durante más de veinte años entre las predilecciones del espectador español, por encima de todos los cambios, y las que mejor han sabido jugar sus cartas en lo empresarial y en lo financiero. Si se fijan, aunque se equivoquen en algunas inversiones, no dan grandes pasos en falso, aunque las cuentas les han salido en los últimos años gracias a que el presidente Zapatero le quitó la publicidad a RTVE, pese a que no sirvió para salvar el cuello a Cuatro y a La Sexta.

El actual Gobierno ha visto una oportunidad en la sentencia contra la TDT para reconfigurar el panorama mediático a su gusto, para favorecer a grandes empresas y a corporaciones amigas y, de paso, pararle los pies a estos dos gigantes. Atresmedia y Mediaset saldrán de esta. Abofeteadas, recelosas. Pero sus primeros y segundos canales seguirán mandando en el mando.

Terror en La Sexta

Francisco Andrés Gallardo | 2 de octubre de 2013 a las 13:54

Me alegro que  Charge.org haya ayudado a la liberación de una presa española enferma terminal (una mujer de La Línea) cuyo caso fue desvelado en el programa Encarcelados, al que dedico mi columna de papel de hoy…

Cuando usted se va a renovar el DNI o el pasaporte suele acudir a las oficinas de la comisaría con cierto aire incómodo aunque los funcionarios son de lo más amable. No es un lugar al que se acuda de buena gana. Y en las paredes lucen esos carteles que recomiendan dejarse de tonterías en las exóticas fronteras y no idealizar el riesgo de traficar con drogas. Una de esas advertencias gráficas recoge una maleta fosilizada con artilugios de los años 80, recreación de las largas condenas que se suelen sufrir en esos rincones del globo; y en otra aparece, al filo de la caricatura, el dibujo de un muchacho rodeado de reclusos amenazantes nada recomendables para trabar amistad (foto de abajo).

Esos carteles se quedaban allá, en la memoria de una fugaz mañana, pero ahora en La Sexta le hemos puesto cara real. Muy real, como podemos ver en el vídeo de arriba. Puede parecer sensacionalista meter la cabeza en las cárceles de Bolivia, Perú o Brasil, que de vez cuando abren la página de internacional con un montón de muertos en sus motines, pero bien visto Encarcelados es toda una disuasión sobre el camelleo, donde pueden pagar el pato simples desdichados en busca de unos miles de euros. De la cantera de Callejeros surgen las visitas a estos españoles por el mundo presidiario, con Jalis de la Serna y Alejandra Andrade, que se la juegan franqueando los pasillos y, nos tememos, se las hacen jugar a más de uno por las declaraciones que revelan. Y un trabajo que sólo se puede hacer con tesón y soborno. No dejan nada bien a los países protagonistas.

Encarcelados, que sigue el formato de otras cadenas foráneas, más que en el apartado de reportajes habría que encuadrarlo directamente en el género de terror. Sería una serie amarilla de puro Cuatro, pero en La Sexta encaja como un guante en su parrilla por ese carácter de denuncia implícita que llevan estas excursiones por unos recintos que tienen más parecido a un campo de concentración que a un centro de rehabilitación.

 

 

Mundo visiteo: ‘Vaya casas’ y ‘Hoteles extraordinarios’

Francisco Andrés Gallardo | 27 de septiembre de 2013 a las 10:35

http://www.youtube.com/watch?v=Uc1aMhxZF0E
Ropones suntuosos, escaleras de caracol, muebles de diseño y molduras minimalistas. Desde lo rococó a lo snob, desde lo cazurro a lo sibarita, con una catarata de visiteos donde los inquilinos, habitualmente sin agobios de metros cuadrados, exhiben y se vanaglorian de sus aposentos. La Sexta para ser una cadena de “centro-izquierda”, como desea su presidente, se aburguesa por completo en las mañanas de los fines de semana entre Vaya casas y Quién vive ahí. Una exposición de decoraciones, piscinas y jardines que deja los dientes largos a la mayoría de la concurrencia y nos tememos que hasta el alma cariacontecida a más de uno.
Ambos programas de casoplones y alcobas almidonadas satisfacen esa curiosidad tan común de curiosear de puertas para adentro de los demás. Y los dueños encienden las luces de los cuartos de baño como aquellas vecinas recién casadas que enseñaban a las amigas de las madres sus pisos de protección oficial. Con poses a veces ficticias y con un tanto de pavoneo, Vaya casas se acopla a esta televisión nuestra de cotilleo vecinal donde el país se convierte en un gran patio de vecinos. Y de paso, alguna inmobiliaria intenta colocar la mercanía a algún ruso que esté viendo el programa por internet.
En los recovecos de Divinity acaban de estrenar Hoteles extraordinarios, un formato similar que en este caso recorre establecimientos extravagantes, traspasando lo friki, y habitaciones tan espantosas que uno no desearía ni a un sindicalista langostinero de UGT. Hoteles extraordinarios nos reconcilia con la buena oferta que, en general, tenemos en nuestro país y que veces, por exigencias tiquismiquis de otros tiempos, no habíamos valorado.

Españolisto que ves la tele…

Francisco Andrés Gallardo | 24 de septiembre de 2013 a las 9:36

Entre el duelo de sables (y una puntita de corcho) de Ana Pastor y Alfredo Pérez Rubalcaba de este domingo en El Objetivo se incluyó esta nueva entrega de El Españolisto, el segmento de animación-infografía del programa de La Sexta que se dedicaba a Los Hombres de Negro, los que mueven todos los hilos. Simpático y didáctico. Deberían abundar cosas así en la TDT de nuestras desdichas (hoy hablamos en el papel de los 15 millones que se deberán devolver desde Andalucía por la antenización rural según la sentencia de Bruselas que ha sido recurrida)