Archivos para el tag ‘Belen Esteban’

Terelu y Belén, al salón, a salvar

Francisco Andrés Gallardo | 11 de octubre de 2013 a las 10:54

“Campooooos de España” , exhalaban los pelotas cuando se encontraban a María Teresa en la sala de maquillaje en aquellos tiempos imperiales de Hermida. Cuando el sol salía para todos, pero en especial para el onubense, mientras crecía a la sombra de sus pantorrillas el fenónemo de esta Teresa, con sus hijas al lado, viendo y aprendiendo. Campos de España, pisando firme. Y a Dios ponía por testigo, mientras alzaba el puño aún teñido de rojo sociata.

Terelu (arriba, en el vídeo, en el zapping catalán Alguna pregunta més?) tuvo su oportunidad a la vera de mamá y nunca pudo despegarse de ese origen. Pepe Navarro, también en los buenos tiempos del palmeño (que los llegó a tener y todo), se sacó de la manga lo de su hijo postizo, Pepelu, en Antena 3 y después en Telecinco, cuando nadie le tosía a Teresita en las mañanas de la Primera Cadena. Era una parodia osada.

Terelu voló por su cuenta, sola y también junto a esos novios que le salían y que cobraban un pastizal por sus confesiones. Llegó el acoso tomatero y se terminó de estropear el viaje de las malagueñas. Regresaron a Telecinco y la Campos junior ha sabido tirar de oficio cuando la cadena le enseñó las riendas. Ahora, tras pasar por la enfermedad y encarar horas personales bajas, Terelu salta a la cancha para contar sus penas, mejorar su vida y, de paso, auparle unas décimas a Telecinco.

Para que la cadena de Mediaset gane en audiencia a la de Antena 3 en octubre tiene que avivar el fuego de la tarde. Si Sálvame toca el 20% de audiencia tendría la victoria casi garantizada. Y allá van, a salvar, Terelu, Kiko Rivera y sus carambolas sentimentales; y próximamente, la despechada de Ambiciones. No renunciarán a todo lo que ayude. Ha llegado el mes de oro de los salvadores, porque en Telecinco hace ya semanas que sonaron las alarmas.

Un ruego a Sálvame: que fichen a Montoro y que se quede allí, creciendo moderadamente. Escupe contra el cine y contra quien sea. Ya en su momento, cuando quiso deshacerse de RTVE, decía que la tele era una “cosa para pasar el rato”. Es un convencido del talento ajeno.

Miénteme, Julián

Francisco Andrés Gallardo | 8 de noviembre de 2009 a las 19:41

http://www.youtube.com/watch?v=CnZrvLs1HvI
Ya están los pobres reporteros enviando sus crónicas desde pueblos perdidos de Burgos y Palencia, cubiertos de nieve y poniendo cara de estar pasando mucho frío, porque para eso abren los informativos y tienen que justificar el despliegue. Los noticieros de ayer, como los de Antena 3, atemorizaban diciendo además que “ahora viene lo peor”. Hace unos días los telediarios estaban quejándose de las altas temperaturas y del cambio climático y ahora parece que sobreviene un apocalipsis de hielo y ventiscas. “Lo peor”. La información televisiva, como los mismos rigores meteorológicos que sufrimos, no admite tibiezas. Todo es alarma griposa, económica, social o climática. Como un primo cenizo, los informativos tienen la consigna de poner mal cuerpo cuando no se trata de dar sitio a las promociones musicales, cinematográficas o gastronómicas, todo ese baúl gordo de nimiedades que discurre entre las noticias alarmistas y lo que pasa en el Real Madrid. Si se fijan, los informativos de las cadenas generalistas dejan de contar historias para proferir amenazas con suavidad engolada.

El doctor Lightman (Tim Roth), de Miénteme, se iría por la pata abajo contemplando a los Piqueras en sus exageraciones. Lightman, un polígrafo andante, detecta a través de un simple parpadeo si el confesor está distorsionando sus historias. Si lo hubieran invitado este viernes al plató de Sálvame hubiera estado en su salsa con los gestos esquivos de Julián Muñoz y Belén Esteban, líderes del despecho y ahora bien pagados. (Por cierto, ¿en qué inopia estaban los marbellíes cuando votaban al cínico este del bigote?). Sálvame es un imperativo suplicante que esconde un programa de arrogancia. Miénteme es la invitación aguerrida de una serie que se caerá un día de estos. Y será un pena. Véanla en Antena 3 antes de que la manden al limbo de la TDT.

Belén Esteban, madre caraja

Francisco Andrés Gallardo | 16 de septiembre de 2009 a las 9:50

Qué pereza me da todo lo que rodea a la extra ordinaria Belén, la reina del precariado. Ahora el Defensor del Menor la ha convertido en una víctima y muchos cierran filas a una chica lamentable y a un negociete jugoso para Telecinco y Antena 3, que andan a la gresca. Ya el domingo pasado en el papel hablaba de aquí la ex de Jesulín, cuyo único motivo para estar en la televisión es haber parido una hija del de Ubrique y aunque participa en las tertulias de ‘Sálvame’ y de todo aquello que haga falta, su verdadera razón para existir como criatura catódica es Andreíta, la del pollo. Vaya madre caraja.

‘El hormiguero’ ayer cantaba este rap sobre Belén, la Ben Laden del tomateo.

Belén Esteban, reina del precariado

Francisco Andrés Gallardo | 22 de abril de 2008 a las 9:11

En los periódicos del Grupo Joly, en las páginas de Pasarela, he inaugurado la sección ‘Sombras de la China’ (homenaje al gran Serrat). Nos hemos estrenado con la impagable Belén Esteban…

Cada vez que habla gesticula como una matriarca abandonada en un naufragio, espantando moscas muertas, mosquitas como la que ella misma parecía cuando apareció de la mano de Jesulín.Amortizada su vertiente de self made girl underground, Belén es ejemplo de madre soltera que ha encarado sin ambages los vaivenes de la vida y los columpios del amor. Las abuelas y matronas lloriquean con ella cuando pronuncia sus testimonios con cicatrices en el alma y protagoniza una telenovela imaginaria que algún día acabaría con su reconciliación con el padre de su hija Andrea, aquella niña que no quería comerse el pollo. Ese fin de culebrón es el soñado por mucha de su clientela televisiva que brindó con sidra cuando supo de su boda con Fran, un amigo de barriada, anónimo camarero y nos imaginamos que sufrida pareja.Telecinco y Ana Rosa Quintana quieren montar un belén, por lo menos la boda del medio siglo, para celebrar el enlace de la princesa de geles, de esta autocoronada reina del precariado, que gana una pasta cuando habla en encíclica exclusiva. Nunca ha ocultado su deficiente formación académica, que suple con soltura con su formación profesional de tertuliana gritona. Ella es el yin matinal, y el conde Lecquio, el que propinaba “bofetadas light”, el yang. Ana Rosa es el yen, el dólar y el euro. Se lo lleva calentito con las cuitas de esta oxigenada y dermoestética chica que el día 27 dirá el “sí quiero”. Sí quiero a seguir siendo el personaje que se ha fabricado. Se vista como se visa.

En este vídeo se demuestra el nivelazo artístico de la aludida.